Des­pa­ci­to y bue­na le­tra

Se es­cri­be más que nun­ca, pe­ro el boom de te­cla­dos y pan­ta­llas tác­ti­les ame­na­za el ar­te de ras­gar el pa­pel con lá­piz, plu­ma o bo­lí­gra­fo. ¿Es­cri­bir a mano aca­ba­rá por des­apa­re­cer?

Muy Interesante (Chile) - - SOCIEDAD - Por Vi­cen­te Fer­nán­dez de Bo­ba­di­lla

La no­ti­cia se hi­zo co­no­ci­da a fi­na­les de 2014, y las re­des so­cia­les la ex­ten­die­ron por to­do el pla­ne­ta an­tes de que na­die tu­vie­ra tiem­po de exa­mi­nar­la con de­te­ni­mien­to: Fin­lan­dia, un pa­ra­dig­ma en cuan­to a la so­li­dez y efi­ca­cia de su sis­te­ma edu­ca­ti­vo, iba a eli­mi­nar la es­cri­tu­ra a mano de sus en­se­ñan­zas es­co­la­res. Los alum­nos de­ja­rían de usar el lá­piz y el bo­lí­gra­fo y, en su lu­gar, apren­de­rían di­rec­ta­men­te a te­clear. Las alarmas es­ta­lla­ron en los cen­tros edu­ca­ti­vos de to­do el mun­do: por pri­me­ra vez un país desecha­ba un co­no­ci­mien­to bá­si­co en la in­fan­cia. El he­cho de que Fin­lan­dia hu­bie­ra si­do ade­más du­ran­te mu­chos años el epi­cen­tro mun­dial de la te­le­fo­nía mó­vil fue la se­ñal pa­ra iden­ti­fi­car la vic­to­ria de­fi­ni­ti­va de la in­va­sión di­gi­tal.

La des­apa­ri­ción de la ca­li­gra­fía

La in­for­ma­ción no tar­dó en ser des­men­ti­da por el pro­pio Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Edu­ca­ción fi­nés, ya que en aquel país se en­se­ña­ban dos sis­te­mas de ca­li­gra­fía, la sim­pli­fi­ca­da y la de le­tra de im­pren­ta. Los cam­bios con­sis­tían en de­jar a la pri­me­ra co­mo asig­na­tu­ra op­ta­ti­va, mien­tras que la se­gun­da se con­ti­nua­ría im­par­tien­do. Lo que sí era cier­to es que la me­ca­no­gra­fía pa­sa­ría a ser nue­va ma­te­ria aca­dé­mi­ca. Acla­ra­do el ma­len­ten­di­do, lle­gó el mo­men­to de la re­fle­xión. ¿Ha­bría al­can­za­do esa no­ti­cia tan­ta re­le­van­cia si no ali­men­ta­ra cier­tos te­mo­res que lle­van la­tien­do des­de ha­ce años y que tie­nen sus­ten­to en los cam­bios con que nos agi­ta sin des­can­so la so­cie­dad di­gi­tal ac­tual? Pen­sar que la es­cri­tu­ra a mano es­tá con­de­na­da a muer­te no es una ex­tra­va­gan­cia. So­bre to­do por­que hay gen­te lu­chan­do pa­ra que des­apa­rez­ca.

Una de las ca­li­grá­fo­bas más ac­ti­vas en la ac­tua­li­dad es la pro­fe­so­ra

y edi­to­ra es­ta­dou­ni­den­se An­ne Tru­bek, quien crea­ra po­lé­mi­ca con la pu­bli­ca­ción de su li­bro The His­tory and

Un­cer­tain Fu­tu­re of Handw­ri­ting (La his­to­ria y el in­cier­to fu­tu­ro de la es­cri­tu­ra a mano). Des­pués de un ex­ten­so re­pa­so a su his­to­ria y su in­dis­cu­ti­ble im­por­tan­cia en el de­sa­rro­llo de la hu­ma­ni­dad, Tru­bek lle­ga a la con­clu­sión de que nos afe­rra­mos a ella por mo­ti­vos más sen­ti­men­ta­les que prác­ti­cos. En sus ar­tícu­los no du­da en abo­gar por la erra­di­ca­ción de la ca­li­gra­fía en las es­cue­las, y tras des­cri­bir de qué ma­ne­ra su­fre su hi­jo por in­ten­tar tra­zar con co­rrec­ción la G, de­cla­ra: “De­je­mos de bru­ta­li­zar a nues­tros ni­ños con años de ejer­ci­cios so­bre có­mo de­be es­cri­bir­se una ese ma­yús­cu­la; la es­cri­tu­ra a mano es un par­pa­deo en la lar­ga his­to­ria de las tec­no­lo­gías de la es­cri­tu­ra, y ya es ho­ra de ti­rar a la basura es­ta ma­ne­ra ar­ti­fi­cial de plas­mar las le­tras, igual que hi­ci­mos con las ta­blas de ar­ci­lla, las se­ña­les de hu­mo y otros in­ven­tos de la an­ti­güe­dad”.

La me­jor in­ter­faz es el men­sa­je de voz

Bru­bek no es­tá so­la, sus ar­gu­men­tos coin­ci­den con los de al­gu­nos após­to­les de la so­cie­dad di­gi­tal, quie­nes han ma­ni­fes­ta­do que no ven el mo­men­to en que el pa­pel, los pi­za­rro­nes y los lá­pi­ces des­apa­rez­can en be­ne­fi­cio del te­cla­do y cual­quier otro sis­te­ma que per­mi­ta ga­nar en ve­lo­ci­dad y co­nec­ti­vi­dad. Otros van in­clu­so más allá, y pro­po­nen la des­apa­ri­ción de to­do ti­po de es­cri­tu­ra, es el ca­so del pe­rio­dis­ta tec­no­ló­gi­co es­ta­dou­ni­den­se Cli­ve Thom­pson, quien defiende los men­sa­jes de voz y el dic­ta­do co­mo me­jo­res y ex­clu­si­vos ca­na­les de crea­ción y co­mu­ni­ca­ción.

¿Has­ta qué pun­to tie­nen ra­zón? Hay dos he­chos in­ne­ga­bles. En pri­mer lu­gar, des­de que co­men­zó a tra­zar los pri­me­ros sig­nos grá­fi­cos, el ser hu­mano no ha ce­sa­do de uti­li­zar es­te co­no­ci­mien­to. Y por otra par­te, ca­da vez que ha apa­re­ci­do un nue­vo so­por­te o sis­te­ma que ha­cía más fá­cil la ta­rea de es­cri­bir, ca­si to­do el mun­do de­jó de la­do el vie­jo. La ex­pre­sión ma­nus­cri­ta ya se vio ame­na­za­da por el te­lé­fono y la má­qui­na de es­cri­bir ha­ce 150 años; y de he­cho, su uso dis­mi­nu­yó en be­ne­fi­cio de esas dos in­no­va­cio­nes, aun­que na­die se plan­teó en serio su des­apa­ri­ción. Hoy en día, en­tre la gen­te que es­cri­be –que no es to­do el mun­do: el 17% de la po­bla­ción glo­bal, al­re­de­dor de 775 mi­llo­nes de per­so­nas, es anal­fa­be­ta, se­gún da­tos de la UNESCO– se­ría muy di­fí­cil en­con­trar a al­guien que lo hi­cie­ra ex­clu­si­va­men­te a mano. Sin em­bar­go, los cua­der­nos y el pa­pel se re­sis­ten a des­apa­re­cer. Es po­si­ble en­con­trar­los in­clu­so en am­bien­tes pro­fe­sio­na­les ple­na­men­te in­te­gra­dos en el mun­do di­gi­tal, des­de la ofi­ci­na de un al­to di­rec­ti­vo a la me­sa de un ex­per­to en re­des so­cia­les o un con­sul­tor en co­mu­ni­ca­ción. To­dos coin­ci­den en que, aun­que lue­go pue­dan o no pa­sar­lo en el compu­tador, apun­tan a mano las co­sas im­por­tan­tes por­que “así se re­cuer­dan me­jor”.

Apun­tar, tra­zar o es­que­ma­ti­zar se sue­len aso­ciar con la crea­ción, pe­ro tie­ne otros mu­chos usos. De he­cho, los pri­me­ros do­cu­men­tos es­cri­tos ha­lla­dos, per­te­ne­cien­tes a la ci­vi­li­za­ción su­me­ria, no tie­nen na­da de li­te­ra­rio, ya que son ano­ta­cio­nes de con­ta­bi­li­dad so­bre grano y ca­be­zas de ga­na­do, re­gis­tra­dos en es­cri­tu­ra cu­nei­for­me –so­bre ta­bli­llas de ar­ci­lla, me­dian­te un pun­zón ve­ge­tal con for­ma de cu­ña– ha­ce unos 5.000 años.

Es­cri­bano, em­pleo pa­ra to­da la vi­da

Con la crea­ción de los pri­me­ros asen­ta­mien­tos hu­ma­nos per­ma­nen­tes, que evo­lu­cio­na­rían has­ta for­mar ciu­da­des, áreas de­ter­mi­na­das del co­mer­cio y la ad­mi­nis­tra­ción co­men­za­ron a ha­cer­se de­ma­sia­do gran­des co­mo pa­ra re­te­ner­las en la me­mo­ria. Por su­pues­to, la téc­ni­ca no es­ta­ba al al­can­ce de to­do el mun­do, y so­lo se po­día apren­der

Ca­da vez que ha apa­re­ci­do un nue­vo so­por­te, se ha desecha­do el an­ti­guo.

en las ri­gu­ro­sas es­cue­las de es­cri­bas. Pe­ro quien la do­mi­na­ba te­nía ase­gu­ra­do un em­pleo de por vi­da, y no uno cual­quie­ra, tras­pa­sar a un so­por­te só­li­do los edic­tos, le­yes y cuen­tas de los más po­de­ro­sos, mu­chos de los cua­les –des­de re­yes y fa­rao­nes a cor­te­sa­nos– no con­si­de­ra­ban ne­ce­sa­rio apren­der.

Por en­ton­ces, quie­nes se ga­na­ban el sus­ten­to es­cri­bien­do no se ‘asus­ta­ban’ an­te las no­ve­da­des que, po­co a po­co, fue­ron lle­gan­do. Gra­bar sig­nos con plu­mi­llas de caña era un pro­ce­so len­to y tra­ba­jo­so, así que na­die las echó de me­nos cuan­do en Egip­to apa­re­cie­ron las pri­me­ras ho­jas, tin­tas y plu­mas.

El ce­re­bro de los pro­fe­sio­na­les

Sus pa­pi­ros y, lue­go, los per­ga­mi­nos, que­da­ron atrás en el ins­tan­te en que el se­cre­to del pa­pel, in­ven­ta­do por los chi­nos en el si­glo II, pa­só al mun­do ára­be en el VIII y, de ahí, a Eu­ro­pa. En su His­to­ria de la es­cri­tu­ra, el ca­lí­gra­fo bri­tá­ni­co Ewan Clay­ton si­túa una de las pri­me­ras fá­bri­cas eu­ro­peas de ese so­por­te re­vo­lu­cio­na­rio en la lo­ca­li­dad de Já­ti­va, en la pro­vin­cia es­pa­ño­la de Va­len­cia, en el año 1120. Ca­be pre­gun­tar­se si el ce­re­bro de aque­llos pri­me­ros pro­fe­sio­na­les de la es­cri­tu­ra ex­pe­ri­men­tó al­gún ti­po de evo­lu­ción co­mo con­se­cuen­cia de su co­no­ci­mien­to.

“Cuan­do se es­cri­be a mano se ac­ti­van fun­da­men­tal­men­te tres re­gio­nes: el área mo­to­ra, que es lo nor­mal, por­que es­ta­mos ha­cien­do un mo­vi­mien­to con la mano; zo­nas re­la­cio­na­das con la vi­sión, co­mo el gi­ro fu­si­for­me, y re­gio­nes aso­cia­das a as­pec­tos cog­ni­ti­vos, que es­tán en la cor­te­za pa­rie­tal pos­te­rior”, ex­pli­ca el neu­ró­lo­go Car­los Te­je­ro. En ese ca­so, no les fal­ta­ron a los an­ti­guos es­cri­ba­nos opor­tu­ni­da­des de es­ti­mu­la­ción, ya que el apren­di­za­je de su ofi­cio, ya des­de los tiem­pos de los su­me­rios, era un pro­ce­so lar­go y la­bo­rio­so, y no mejoró sus­tan­cial­men­te con el pa­so de los si­glos.

Co­mo con­ta­ba el poe­ta y en­sa­yis­ta fran­cés Geor­ges Jean (1920-2011), la ta­rea de es­cri­bir co­rres­pon­día en la Eu­ro­pa de los si­glos XII y XIII a los ca­lí­gra­fos, cu­ya for­ma­ción co­men­za­ba por los tra­ba­jos sen­ci­llos –tra­zar ra­yas o pre­pa­rar los co­lo­res– y se pro­lon­ga­ba du­ran­te sie­te años. Al fi­nal, el alumno con­fec­cio­na­ba su pro­pia obra, que se­ría juz­ga­da por su maes­tro y sus com­pa­ñe­ros. Se les re­co­men­da­ba que, pa­ra con­ser­var el pul­so fir­me, evi­ta­ran to­do ex­ce­so de bue­nas co­mi­das o be­bi­das, las re­la­cio­nes de­ma­sia­do fre­cuen­tes con las mu­je­res y los tra­ba­jos pe­sa­dos.

To­da­vía en el si­glo XVIII, mu­chas per­so­nas apren­dían a leer, pe­ro no a es­cri­bir, y el por­cen­ta­je de hom­bres al­fa­be­ti­za­dos su­pe­ra­ba en mu­cho al de mu­je­res. Eso sí, se cui­da­ba enor­me­men­te la ca­li­gra­fía, pues si es­cri­bir era pro­pio de gen­te ins­trui­da, ha­cer­lo ade­más con bue­na le­tra les otor­ga­ba un sím­bo­lo de dis­tin­ción. Pa­ra quie­nes no po­dían ac­ce­der a es­tos co­no­ci­mien­tos es­ta­ban los es­cri­bien­tes, que se es­ta­ble­cían en las ca­lles con sus úti­les de tra­ba­jo y leían o re­dac­ta­ban car­tas pa­ra el am­plio por­cen­ta­je de po­bla­ción anal­fa­be­ta.

La má­qui­na de es­cri­bir

¿Y los li­te­ra­tos? Ló­gi­ca­men­te, uti­li­za­ban las mis­mas he­rra­mien­tas que el res­to, aun­que la ima­gen ro­mán­ti­ca del es­cri­tor ara­ñan­do pa­cien­te­men­te el pa­pel con su plu­ma de ave no se sos­tie­ne en cuan­to se con­si­de­ran al­gu­nos acon­te­ci­mien­tos. Por ejem­plo, cuan­do la ca­sa Re­ming­ton –la mis­ma de los ri­fles– lan­zó sus pri­me­ras má­qui­nas de es­cri­bir en 1874 en Es­ta­dos Uni­dos, uno de sus pri­me­ros com­pra­do­res fue el gran es­cri­tor Mark Twain. Con ella me­ca­no­gra­fió Las aven­tu­ras de Tom Saw­yer, a pe­sar de que aquel mo­de­lo pri­mi­ti­vo no per­mi­tía ver lo que se es­ta­ba es­cri­bien­do has­ta que se lle­ga­ba al fi­nal de la lí­nea.

En las si­guien­tes dé­ca­das, ya con má­qui­nas más ase­qui­bles y per­fec­cio­na­das, fue ha­cién­do­se po­pu­lar la fi­gu­ra del crea­dor en un es­tu­dio lleno de hu­mo de ci­ga­rri­llos, acri­bi­llan­do con vi­gor su te­cla­do. Pe­ro al­gu­nos se se­guían re­sis­tien­do, al me­nos en sus pri­me­ros bo­rra­do­res: Tru­man Ca­po­te (1924-1984) y Geor­ges Si­me­non (1903-1989) los ga­ra­ba­tea­ban a lá­piz an­tes de pa­sar­los a má­qui­na; el se­gun­do se ase­gu­ra­ba de te­ner siem­pre so­bre la me­sa un buen nú­me­ro de lá­pi­ces bien afi­la­dos, con el

fin de no in­te­rrum­pir­se sa­cán­do­les pun­ta. Los pri­me­ros bos­que­jos de Ro­bert Gra­ves, el au­tor de la no­ve­la Yo, Clau­dio (1934), son un re­vol­ti­jo in­des­ci­fra­ble de fra­ses suel­tas, re­cua­dros, apun­tes y ta­cha­du­ras, rea­li­za­das con pin­cel. Gra­ves, co­mo otros mu­chos de la épo­ca pre­di­gi­tal, re­cu­rría a un se­cre­ta­rio o a un ser­vi­cio de me­ca­no­gra­fía pro­fe­sio­nal pa­ra que le pa­sa­ran los tex­tos en lim­pio. In­clu­so hu­bo quie­nes so­lo dic­ta­ban, bien a un asis­ten­te o bien a una de las pri­me­ras má­qui­nas gra­ba­do­ras, lla­ma­das en­ton­ces dic­tá­fo­nos.

No hay que ex­tra­ñar­se en­ton­ces de que es­cri­to­res de to­dos los gé­ne­ros re­ci­bie­ran con en­tu­sias­mo al compu­tador –o, me­jor di­cho, una de sus pri­me­ras apli­ca­cio­nes de soft­wa­re: el pro­ce­sa­dor de tex­tos– tan pron­to co­mo lle­gó a los mercados. De to­dos mo­dos, Isaac Asi­mov (1920-1992), uno de los más gran­des es­cri­to­res de cien­cia fic­ción, quien se pre­cia­ba de ser un me­ca­nó­gra­fo ver­ti­gi­no­so, no en­con­tra­ba mu­chas no­ve­da­des al cam­biar el pa­pel por la pan­ta­lla, sal­vo que le aho­rra­ba el pro­ce­so de pa­sar en lim­pio.

Ga­briel Gar­cía Már­quez (1927-2014), en­tu­sias­ta con­ver­so a la era di­gi­tal, no cam­bió por ello el rit­mo pau­sa­do y exi­gen­te que ha­bía ca­rac­te­ri­za­do to­da su pro­duc­ción li­te­ra­ria an­te­rior.

Ano­tar en cua­der­nos

En los úl­ti­mos años, es in­dis­cu­ti­ble que el pí­xel se im­po­ne, aun­que no del to­do. Ma­ría Jo­sé Ru­cio Za­mo­rano, je­fa del Ser­vi­cio de Ma­nus­cri­tos e In­cu­na­bles de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal de Es­pa­ña, don­de se guar­dan los ar­chi­vos y do­cu­men­tos de va­rios au­to­res con­tem­po­rá­neos, de­cla­ra que con­ti­núan re­ci­bien­do abun­dan­te ma­te­rial ma­nus­cri­to: “Mu­chos que es­cri­ben con compu­tador usan con fre­cuen­cia los cua­der­nos, las notas, to­do ese pro­ce­so crea­ti­vo que no siem­pre sur­ge de­lan­te de una pan­ta­lla. Ahí se ha­cen ano­ta­cio­nes o se plas­ma la pri­me­ra idea de lo que se­rá una fu­tu­ra no­ve­la”. Ella opi­na que eso se­rá lo que nos va a que­dar en for­ma­to de pa­pel, y que “los ma­nus­cri­tos com­ple­tos se han per­di­do, sal­vo qui­zá en el ca­so de la poe­sía”.

Con­vie­ne pre­ci­sar que cuan­do es­cri­bi­mos lo ha­ce­mos con di­ver­sos pro­pó­si­tos, y ni nues­tro cuer­po ni nues­tro ce­re­bro fun­cio­nan de la mis­ma ma­ne­ra en ca­da oca­sión. No es igual jun­tar in­for­ma­ción y plas­mar­la en un in­for­me, un ar­tícu­lo pe­rio­dís­ti­co o una te­sis que co­piar un tex­to o lan­zar­se abier­ta­men­te a crear sin más lí­mi­tes que los que pon­ga la ima­gi­na­ción. “Cuan­do co­pia­mos, hay muy po­cas par­tes del ce­re­bro ac­ti­vas, mien­tras que en el mo­men­to de crear, ge­ne­ral­men­te ve­mos nues­tros pen­sa­mien­tos. Las áreas vi­sua­les es­tán muy pre­sen­tes”, ex­pli­ca el doc­tor Te­je­ro. A la ho­ra de atra­par di­chas imá­ge­nes es cuan­do el te­cla­do le ga­na a la

Si no se le ocu­rría na­da, Ca­mi­lo Jo­sé Cela ga­ra­ba­tea­ba por pu­ro pla­cer.

To­mar apun­tes a mano

plu­ma: “So­le­mos re­cu­rrir a mé­to­dos más rá­pi­dos, co­mo la es­cri­tu­ra a má­qui­na, pa­ra que la idea no se es­ca­pe”, di­ce el ex­per­to.

Pe­ro ¿qué per­de­ría­mos si no apren­dié­ra­mos a es­cri­bir a mano? Ma­ri Car­men Such, ex­per­ta en ca­li­gra­fía, lo tie­ne muy cla­ro: “Una for­ma­ción com­ple­ta de­be as­pi­rar a su­mar ha­bi­li­da­des, no a res­tar­las. Y la eli­mi­na­ción de la es­cri­tu­ra ma­nus­cri­ta lle­va con­si­go su in­vo­lu­ción y, por tan­to, su atro­fia. El ser hu­mano ma­ni­fies­ta una se­rie de ca­pa­ci­da­des a tra­vés de ella”. Uno de los ejem­plos que po­ne Such es la to­ma de apun­tes, en prin­ci­pio más rá­pi­da y li­te­ral con te­cla­do: “Al ser más len­ta, la es­cri­tu­ra a mano obli­ga a se­lec­cio­nar, a fil­trar to­do lo que el po­nen­te es­tá di­cien­do, y ex­traer lo fun­da­men­tal”. La cla­ve es­ta­ría en com­ple­men­tar más que en ex­cluir. “¿Des­de cuán­do hay cal­cu­la­do­ras en el mer­ca­do? Y sin em­bar­go, se­gui­mos obli­gan­do a los ni­ños a que es­tu­dien las ta­blas de mul­ti­pli­car. Por­que es fun­da­men­tal que lo se­pan pa­ra su vi­da dia­ria, pa­ra no es­tar pen­dien­tes de un apa­ra­to, pa­ra su de­sa­rro­llo in­te­lec­tual, pa­ra to­do”, afir­ma.

Por su par­te, el doc­tor Te­je­ro cree que apren­der a tra­zar le­tras es be­ne­fi­cio­so en sí mis­mo: “Mu­chas co­sas que ha­ce­mos con las ma­nos son mo­vi­mien­tos de precisión ejer­ci­ta­dos cuan­do es­cri­bía­mos y di­bu­já­ba­mos de pe­que­ños. Po­de­mos co­rrer el riesgo de que el ni­ño no en­tien­da la re­le­van­cia del es­fuer­zo de ha­cer bue­na le­tra y prac­ti­car ca­li­gra­fía, por­que es mu­chí­si­mo más fá­cil usar un compu­tador. La comodidad ha­rá que per­da­mos esa ca­pa­ci­dad”.

Hay un úl­ti­mo as­pec­to de la es­cri­tu­ra ma­nus­cri­ta que no de­be ol­vi­dar­se: el pro­pio pla­cer que da eje­cu­tar­la. El es­cri­tor Ca­mi­lo Jo­sé Cela, quien es­cri­bió siem­pre a mano, de­cla­ró en una oca­sión que cuan­do no se le ocu­rría na­da ga­ra­ba­tea­ba pa­la­bras suel­tas por el pu­ro pla­cer de ha­cer co­rrer la plu­ma. Ade­más, nues­tra le­tra es una ex­pre­sión de la per­so­na­li­dad a la que re­nun­cia­ría­mos si em­pleá­ra­mos úni­ca­men­te el te­cla­do.

¿Son es­tos mo­ti­vos su­fi­cien­tes pa­ra con­ser­var el há­bi­to de es­cri­bir? Por el mo­men­to, se­gún Clay­ton, “hay dos co­sas de las cua­les po­de­mos es­tar se­gu­ros, la pri­me­ra, que no to­da la an­te­rior tec­no­lo­gía de la es­cri­tu­ra va a des­apa­re­cer por com­ple­to en los años ve­ni­de­ros; y la se­gun­da, que se­gui­rán apa­re­cien­do nue­vas he­rra­mien­tas: ca­da ge­ne­ra­ción ten­drá que re­plan­tear­se lo que en su pro­pia épo­ca sig­ni­fi­ca leer y es­cri­bir”.

PA­LA­BRAS A FLOR DE PIEL. La ar­tis­ta ru­sa de pin­tu­ra cor­po­ral Po­kras Lam­pas es­tam­pa sus ori­gi­na­les crea­cio­nes ca­li­grá­fi­cas en el cue­llo, pe­cho, vien­tre y pier­nas de las mo­de­los.

EL IMPERIO DE LAS PAN­TA­LLAS. La ca­li­gra­fía es un ar­te en paí­ses co­mo Ja­pón, don­de in­clu­so se or­ga­ni­zan con­cur­sos in­fan­ti­les –arri­ba–, pe­ro mu­chos pien­san que las nue­vas tec­no­lo­gías (Der.) la es­tán de­jan­do ob­so­le­ta.

DE SU PU­ÑO Y LE­TRA. A la de­re­cha, el es­cri­tor tur­co y pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra Or­han Pa­muk po­sa jun­to a ori­gi­na­les de su obra co­rre­gi­dos a mano. Izq., por­ta­da del po­lé­mi­co li­bro de la pe­rio­dis­ta y edi­to­ra es­ta­dou­ni­den­se An­ne Tru­bek, don­de pro­nos­ti­ca el fin pró­xi­mo de la es­cri­tu­ra ma­nus­cri­ta.

NO LE TIEM­BLA EL PUL­SO. Un bra­zo ro­bó­ti­co ha­ce una co­pia de la To­rá –el li­bro sa­gra­do del ju­daís­mo– al es­ti­lo hu­mano en el Mu­seo Ju­dío de Ber­lín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.