Cons­pi­ra­ción de la pól­vo­ra

La tra­ma con­sis­te en que un pe­que­ño gru­po de ca­tó­li­cos in­ten­tó vo­lar el Par­la­men­to in­glés y aca­bar con el rey Ja­co­bo I.

Muy Interesante (Chile) - - SOCIEDAD - Por Geor­gi­na Ve­ga

El rei­na­do de Isa­bel I de In­gla­te­rra re­sul­tó par­ti­cu­lar­men­te di­fí­cil pa­ra la fe ca­tó­li­ca de ese país (re­li­gión ofi­cial de Es­pa­ña, su acé­rri­ma na­ción enemi­ga). Con una Igle­sia pro­tes­tan­te, la mo­nar­ca en­du­re­ció las me­di­das que ya ha­bían to­ma­do sus an­te­ce­so­res. Se obli­ga­ba a asis­tir a las mi­sas pro­tes­tan­tes y aquel que no fue­ra po­día ser cas­ti­ga­do con la muer­te. Tam­bién se prohi­bie­ron las mi­sas ca­tó­li­cas y aque­llas per­so­nas que se atre­vían a en­cu­brir a sa­cer­do­tes re­ci­bían igual la pe­na ca­pi­tal.

En mar­zo de 1603, la rei­na mu­rió y su lu­gar fue ocu­pa­do por Ja­co­bo I, lo que hi­zo pen­sar que la si­tua­ción me­jo­ra­ría pa­ra la mi­no­ría ca­tó­li­ca a pe­sar de que el nue­vo rey era pro­tes­tan­te. Ha­bía una ra­zón po­de­ro­sa pa­ra creer­lo: la es­po­sa del mo­nar­ca, Ana de Di­na­mar­ca, pro­fe­sa­ba la re­li­gión ca­tó­li­ca, y ade­más era hi­jo de la rei­na ca­tó­li­ca Ma­ría I de Es­co­cia, quien fue en­car­ce­la­da y de­ca­pi­ta­da por ór­de­nes de Isa­bel I en 1587.

Al co­mien­zo de su go­bierno, Ja­co­bo in­si­nuó que ha­bría más to­le­ran­cia, sin em­bar­go, no pa­só mu­cho tiem­po pa­ra que si­guie­ra los pa­sos de la Rei­na Vir­gen. Pre­sio­na­do por los pro­tes­tan­tes, dic­tó nue­vas le­yes con­tra los ca­tó­li­cos du­ran­te la Con­fe­ren­cia de Ham­pton Court, que se lle­vó a ca­bo en fe­bre­ro de 1604. Or­de­nó que to­dos los sa­cer­do­tes y je­sui­tas aban­do­na­ran In­gla­te­rra y los que prac­ti­ca­ban la re­li­gión fue­ran per­se­gui­dos. An­te es­to, un gru­po de ca­tó­li­cos in­gle­ses to­mó una de­ci­sión: ha­cer ex­plo­tar el Par­la­men­to y ase­si­nar al rey, aun­que las co­sas no sa­lie­ron co­mo ima­gi­na­ban.

El com­plot

La idea de la cons­pi­ra­ción fue de sir Ro­bert Ca­tesby, un aris­tó­cra­ta que par­ti­ci­pó en la re­be­lión de Es­sex ha­cía tan so­lo cua­tro años e hi­jo de sir Wi­lliam Ca­tesby, un des­ta­ca­do lí­der ca­tó­li­co du­ran­te el rei­na­do de Isa­bel I. En ma­yo

de 1604, Ro­bert co­men­zó a re­unir­se en un pub de Lon­dres con quie­nes lle­va­rían a ca­bo su plan. Sus nom­bres eran John Wright, Tho­mas Percy, Tho­mas Win­tour y Guy Faw­kes, un sol­da­do que ha­bía lu­cha­do en los Paí­ses Ba­jos jun­to a un re­gi­mien­to de exi­lia­dos in­gle­ses ca­tó­li­cos al man­do del ejér­ci­to es­pa­ñol, y que desem­pe­ña­ría un pa­pel pro­ta­gó­ni­co en el aten­ta­do: su mi­sión se­ría en­cen­der la pól­vo­ra que ha­ría vo­lar el Par­la­men­to, en el Pa­la­cio de West­mins­ter, du­ran­te la ce­re­mo­nia de la aper­tu­ra de las se­sio­nes de la Cá­ma­ra de Lo­res, a la que asis­ti­rían el rey, su fa­mi­lia y to­da la aris­to­cra­cia pro­tes­tan­te.

Tho­mas Percy arren­dó una ca­sa cer­ca del pa­la­cio don­de Faw­kes, ba­jo el nom­bre fal­so de John John­son, pla­nea­ría su mi­sión cui­da­do­sa­men­te. Al prin­ci­pio que­rían cons­truir un tú­nel, pe­ro des­pués des­cu­brie­ron que jus­to de­ba­jo del pa­la­cio ha­bía un só­tano y no tar­da­ron en arren­dar­lo. Du­ran­te me­ses fue­ron al­ma­ce­nan­do ahí la pól­vo­ra, tiem­po en el que re­clu­ta­ron a más hom­bres, to­dos pro­ve­nien­tes de la no­ble­za ca­tó­li­ca al igual que Ca­tesby. Pa­ra oc­tu­bre de 1605, se ha­bían su­ma­do a la cons­pi­ra­ción ocho más: Ro­bert Ke­yes, Tho­mas Ba­tes, Ro­bert Win­tour, Christopher Wright, John Grant, sir Am­bro­se Rook­wood, sir Eve­rard Digby y Fran­cis Tres­ham.

La no­che de la de­ten­ción

El día del aten­ta­do se­ría el 5 de no­viem­bre de 1605. No obs­tan­te, el 26 de oc­tu­bre al­guien en­vió una car­ta anó­ni­ma a Wi­lliam Par­ker, ba­rón de Mon­tea­gle, cu­ña­do de Fran­cis Tres­ham, ad­vir­tién­do­le que no asis­tie­ra al Par­la­men­to por­que iba a ocu­rrir un aten­ta­do.

Par­ker le en­se­ñó la mi­si­va a Ro­bert Ce­cil, el se­cre­ta­rio de Es­ta­do, y es­te a su vez in­for­mó al rey Ja­co­bo. Des­pués de in­ves­ti­gar, hom­bres en­via­dos por el go­bierno ins­pec­cio­na­ron el só­tano el 4 de no­viem­bre pa­sa­da la me­dia­no­che. Ahí es­ta­ba Faw­kes, ba­jo una mon­ta­ña de le­ña y 36 ba­rri­les re­ple­tos de pól­vo­ra. Tras ser tor­tu­ra­do du­ran­te va­rias ho­ras, con­fe­só los nom­bres de sus cóm­pli­ces y el plan com­ple­to de la cons­pi­ra­ción.

La de­ten­ción de Faw­kes lle­gó rá­pi­da­men­te a oí­dos de Ca­tesby y los otros cons­pi­ra­do­res. Aun así de­ci­die­ron con­ti­nuar con la mi­sión. La ex­plo­sión ha­bía fa­lla­do, pe­ro to­da­vía fal­ta­ba po­ner en mar­cha la se­gun­da par­te del plan que era se­cues­trar a la hi­ja del rey, Isa­bel, de 9 años, y pro­vo­car un le­van­ta­mien­to con el pro­pó­si­to de co­lo­car a un rey ca­tó­li­co en el po­der.

La no­che del 5 de no­viem­bre, Ca­tesby se de­tu­vo en el cas­ti­llo de War­wick pa­ra ro­bar unos ca­ba­llos y lue­go con­ven­cer a más gen­te pa­ra que se unie­ra a su re­vuel­ta, pe­ro no tu­vo éxi­to. To­do pa­re­cía per­di­do. El 7 de no­viem­bre hu­yó pa­ra re­fu­giar­se en la Hol­be­che Hou­se, en Staf­fords­hi­re, jun­to con los otros cons­pi­ra­do­res. Al día si­guien­te 200 hom­bres ar­ma­dos, en­ca­be­za­dos por el she­riff de Wor­ces­ters­hi­re, ro­dea­ron la ca­sa. Ca­tesby y Tho­mas Percy sa­lie­ron a en­fren­tar­los y fue­ron aba­ti­dos. Se cuen­ta que el lí­der del plan se fue arras­tran­do has­ta la ca­pi­lla de la ca­sa, don­de mu­rió to­man­do la ima­gen de la Vir­gen Ma­ría. Su ca­be­za fue ex­hi­bi­da afue­ra del Pa­la­cio de West­mins­ter.

La muer­te de Faw­kes

La ma­yo­ría de los cons­pi­ra­do­res mu­rie­ron el mis­mo día que Ca­tesby, ex­cep­to Fran­cis Tres­ham y los her­ma­nos Tho­mas y Ro­bert Win­tour, ellos fue­ron en­car­ce­la­dos en la To­rre de Lon­dres jun­to a Faw­kes y juz­ga­dos en un jui­cio que du­ró tres días. To­dos fue­ron acu­sa­dos de al­ta trai­ción y con­de­na­dos a muer­te. An­tes de la fe­cha de eje­cu­ción, Tres­ham ca­yó en­fer­mó y mu­rió en di­ciem­bre.

Las eje­cu­cio­nes tu­vie­ron lu­gar el 30 y el 31 de enero de 1606. El se­gun­do día Faw­kes fue lle­va­do a la hor­ca afue­ra del Old Pa­la­ce Yard en West­mins­ter, pe­ro al su­bir a la pla­ta­for­ma se arro­jó por la es­ca­le­ra y se des­nu­có; mu­rió ins­tan­tá­nea­men­te. Su ca­dá­ver fue des­cuar­ti­za­do.

Co­mo con­se­cuen­cia del aten­ta­do, el go­bierno en­du­re­ció su po­lí­ti­ca de per­se­cu­ción con­tra los ca­tó­li­cos e im­pli­có en el aten­ta­do a otros per­so­na­jes, co­mo al je­sui­ta Henry Gar­net, quien fue acu­sa­do de es­tar en­te­ra­do de la cons­pi­ra­ción y no in­for­mar al rey. Fue juz­ga­do en mar­zo de aquel año y eje­cu­ta­do dos me­ses des­pués.

La ce­le­bra­ción

El 5 de no­viem­bre de 1605, en que se­ría ase­si­na­do, el rey Ja­co­bo I or­de­nó pren­der una gran ho­gue­ra y que­mó en ella a un mu­ñe­co con la fi­gu­ra de Guy Faw­kes pa­ra ce­le­brar la fa­lli­da cons­pi­ra­ción. Des­de en­ton­ces anual­men­te se con­me­mo­ra en Reino Uni­do, y en otros lu­ga­res co­mo Ca­na­dá, Nue­va Ze­lan­da y Sudáfrica, la No­che de Guy Faw­kes, tam­bién co­no­ci­da co­mo No­che de la Ho­gue­ra o la No­che de los Fue­gos Ar­ti­fi­cia­les.

ARRES­TA­DO. El cons­pi­ra­dor ca­tó­li­co Guy Faw­kes al mo­men­to de ser de­te­ni­do tras des­cu­brir­se la cons­pi­ra­ción pa­ra lle­var a ca­bo un aten­ta­do con­tra el Par­la­men­to in­glés en 1605.

A TIEM­PO. Wi­lliam Par­ker re­ci­be una car­ta de ad­ver­ten­cia don­de se re­ve­la­ban los pla­nes pa­ra el aten­ta­do con­tra el Par­la­men­to y la al­ta aris­to­cra­cia in­gle­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.