El te­rrí­co­la más poderoso N

Es­ta di­mi­nu­ta cria­tu­ra se rehú­sa a mo­rir, y los in­ves­ti­ga­do­res quie­ren sa­ber có­mo lo ha­ce. En­ten­der la re­sis­ten­cia de los tar­dí­gra­dos po­dría ser pa­ra la hu­ma­ni­dad al­go así co­mo des­cu­brir el fue­go.

Muy Interesante (Chile) - - BIOLOGÍA - Por Án­ge­la Po­sa­da-Swaf­ford

adan­do en una pe­lí­cu­la de agua ba­jo el mi­cros­co­pio de Nad­ja Møb­jerg en la Uni­ver­si­dad de Co­pen­ha­gue, Di­na­mar­ca, hay un gru­po de tar­dí­gra­dos anaran­ja­dos de me­dio mi­lí­me­tro. Vis­tos con 30x de mag­ni­fi­ca­ción, pa­re­cen oru­gas obe­sas, con cua­tro pa­res de gor­das ex­tre­mi­da­des que ter­mi­nan en ga­rri­tas bien afi­la­das. Pa­ra al­gu­nas per­so­nas son co­mo mi­núscu­los y ado­ra­bles osi­tos, pe­ro a otras les pa­re­cen mons­truos mi­nia­tu­ri­za­dos. Sin em­bar­go, es su ca­ra la que pro­vo­ca más co­men­ta­rios, por­que da la sen­sa­ción de que el ani­mal es­tu­vie­ra me­ti­do den­tro de un tra­je es­pa­cial, o un tra­je de bu­ceo que ter­mi­na en un ex­tra­ño apa­ra­to bu­cal que se ex­tien­de y se con­trae co­mo el tu­bo te­les­có­pi­co de un trom­bón.

La cria­tu­ra es de por sí una de las más bi­za­rras de nues­tro reino ani­mal (aun­que no es un ex­tra­te­rres­tre, co­mo quie­ren afir­mar al­gu­nos). Pe­ro su apa­rien­cia pa­li­de­ce al la­do de sus su­per­po­de­res, que se lle­van por de­lan­te a los de los hé­roes de los có­mics jun­tos. Por­que el di­mi­nu­to tar­dí­gra­do, me­jor co­no­ci­do co­mo oso de agua o cer­di­to de los mus­gos, es el ser más re­sis­ten­te idea­do por la na­tu­ra­le­za. En efec­to, es­ta pe­que­ña bes­tia –de la que se han des­cri­to al me­nos mil es­pe­cies, pe­ro se sos­pe­cha que exis­ten 10 ve­ces más– so­por­ta que la con­ge­len ca­si al ce­ro ab­so­lu­to du­ran­te dé­ca­das; que la di­se­quen y no le den ali­men­to ni lí­qui­dos; que la echen al agua y al al­cohol hir­vien­do; que la so­me­tan a pre­sio­nes muy al­tas; que la irra­dien con do­sis que ma­ta­rían a ca­si cual­quier otro, y sí: has­ta que la man­den al va­cío del es­pa­cio, bom­bar­dea­da de ra­yos cós­mi­cos (el pri­mer or­ga­nis­mo en so­bre­vi­vir a esa odi­sea).

El ani­ma­li­to sim­ple­men­te se rehú­sa a mo­rir, en­tran­do cuan­do lle­gan los ma­los tiem­pos en un es­ta­do acer­ta­da­men­te lla­ma­do “crip­to­bio­sis”, que po­dría pen­sar­se co­mo una hi­ber­na­ción

ZOOM. As­pec­to de un tar­dí­gra­do (Pa­ra­ma­cro­bio­tus cra­ter­la­ki) ba­jo la vis­ta de un mi­cros­co­pio elec­tró­ni­co de ba­rri­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.