Los más des­ta­ca­dos

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO - Fuen­te: whc.unesco.org

Ca­da uno de los edi­fi­cios que con­for­man los cen­tros his­tó­ri­cos de las ciu­da­des son evi­den­cia del acon­te­cer de los paí­ses, y el tran­si­tar por sus ca­lles es un re­co­rri­do que ex­pre­sa en ca­da rin­cón una cul­tu­ra, a la gen­te y sus tra­di­cio­nes. La Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la Edu­ca­ción, la Cien­cia y la Cul­tu­ra (Unesco) se en­car­ga de re­co­no­cer los cen­tros his­tó­ri­cos que des­ta­can por su va­lor e im­por­tan­cia. Hoy son 29 los paí­ses que tie­nen al me­nos uno que ha si­do de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad, en­tre los que des­ta­can: Vie­na (Aus­tria), Bru­jas (Bél­gi­ca), Ma­cao (Chi­na), Cór­do­ba (Es­pa­ña), San Pe­ters­bur­go (Ru­sia) y Ro­ma (Ita­lia). A con­ti­nua­ción te pre­sen­ta­mos los de Amé­ri­ca La­ti­na y el año en que se les asig­nó tal dis­tin­ción.

Des­de fi­na­les del si­glo XX, en Amé­ri­ca La­ti­na se ha ge­ne­ra­do una re­va­lo­ri­za­ción de la im­por­tan­cia que jue­gan los cen­tros his­tó­ri­cos (CH) de las ciu­da­des, to­mán­do­se en cuen­ta los cam­bios so­cio­de­mo­grá­fi­cos, cul­tu­ra­les y eco­nó­mi­cos que han ocu­rri­do a lo lar­go de la his­to­ria. Al­gu­nas ciu­da­des, co­mo Qui­to, Cu­ba, Bo­go­tá, Car­ta­ge­na y la Ciu­dad de Mé­xi­co, han des­ta­ca­do en tér­mi­nos de con­ser­va­ción de es­tas zo­nas em­ble­má­ti­cas que re­fle­jan su his­to­ria y cam­bios a lo lar­go del tiem­po.

El mo­vi­mien­to pa­ra su pre­ser­va­ción y re­cons­truc­ción ocu­pa gran es­pa­cio a ni­vel mun­dial, so­bre to­do en la par­te eu­ro­pea, don­de al­gu­nas de las me­tró­po­lis que han mos­tra­do ma­yo­res ac­cio­nes en es­te te­ma son Bar­ce­lo­na, en Es­pa­ña; y las ciu­da­des por­tu­gue­sas de Lis­boa y Opor­to. Es­tas dos úl­ti­mas han lo­gra­do con­ser­var­los aun­que de una ma­ne­ra aus­te­ra.

La raíz del pro­ble­ma

En Amé­ri­ca La­ti­na, men­cio­na la doc­to­ra Ali­cia Zic­car­di Con­ti­gia­ni, del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cia­les (IIS), uno de los pio­ne­ros en te­ner una vi­sión no so­lo ar­qui­tec­tó­ni­ca sino ur­ba­nis­ta de su va­lor fue el ar­qui­tec­to de ori­gen ar­gen­tino Jor­ge Fe­rra­ri Har­doy, quien im­pul­só las pri­me­ras pu­bli­ca­cio­nes e in­ves­ti­ga­cio­nes co­lec­ti­vas so­bre el te­ma.

La tam­bién di­rec­to­ra de la Red Te­má­ti­ca Co­nacyt Cen­tros His­tó­ri­cos ase­gu­ra que una de las prin­ci­pa­les pro­ble­má­ti­cas que en­fren­ta no úni­ca­men­te ciu­da­des la­ti­noa­me­ri­ca­nas, la cual lle­va más de tres dé­ca­das es­tu­dian­do, sino mu­chos de los CH la­ti­noa­me­ri­ca­nos, es que no for­man par­te fun­da­men­tal de la agen­da ur­ba­na y cuen­tan con muy po­cos re­cur­sos por par­te de las au­to­ri­da­des pa­ra ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción.

La im­por­tan­cia de es­tos lu­ga­res ra­di­ca en que en ellos se con­cen­tra y con­ser­va la his­to­ria de ca­da ciu­dad; el pa­tri­mo­nio cul­tu­ral, ar­qui­tec­tó­ni­co, tan­gi­ble e in­tan­gi­ble de las me­tró­po­lis. Ade­más, son pun­tos cla­ve en di­fe­ren­tes as­pec­tos co­mo la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral y po­lí­ti­ca, por ello es im­por­tan­te que tal le­ga­do se con­ser­ve y pa­se a las fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes.

En el ima­gi­na­rio

Aun­que pa­re­cie­ra que ca­da cen­tro his­tó­ri­co es­tá de­ter­mi­na­do por su ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca, en reali­dad son cons­truc­cio­nes so­cia­les y ju­rí­di­cas que tie­nen de­li­mi­ta­cio­nes ima­gi­na­rias. Es­tas de­mar­ca­cio­nes es­tán sus­ten­ta­das por la im­por­tan­cia que ca­da go­bierno da a los di­fe­ren­tes sec­to­res.

“Mu­chas ve­ces la gen­te de una ciu­dad di­ce ‘voy al cen­tro’; tú en­tien­des a dón­de va por­que se de­ri­va de es­ta de­li­mi­ta­ción ima­gi­na­ria pe­ro tam­bién prác­ti­ca; jus­ta­men­te de prác­ti­cas so­cia­les, de re­pre­sen­ta­cio­nes de to­do ti­po. Hay fun­ción de cen­tra­li­dad, sim­bó­li­ca, his­tó­ri­ca, los mo­nu­men­tos im­por­tan­tes, pe­ro tam­bién el in­ter­cam­bio po­lí­ti­co. Las ciu­da­des que no tie­nen uno es por­que, por al­gu­na ra­zón, a la au­to­ri­dad o a la mis­ma so­cie­dad no les in­tere­sa, no les im­por­ta de­li­mi­tar un es­pa­cio”, men­cio­na el doc­tor Re­né Cou­lomb Bosc, pro­fe­sor de so­cio­lo­gía ur­ba­na. Aun­que es­tas áreas de las ciu­da­des tie­nen enor­me re­le­van­cia pa­ra la so­cie­dad y los go­bier­nos, tam­bién pre­sen­tan una in­men­si­dad de di­fi­cul­ta­des pa­ra ga­ran­ti­zar su con­ser­va­ción. En los paí­ses que for­man Amé­ri­ca La­ti­na hay una en co­mún: tie­nen dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes que se so­bre­po­nen en el mis­mo te­rri­to­rio, es de­cir, un gran nú­me­ro de ac­to­res que de­ci­den qué pa­sa con los cen­tros his­tó­ri­cos, y por ello la ges­tión se di­fi­cul­ta.

En el ca­so de Li­ma, Pe­rú, por ejem­plo, la res­tau­ra­ción de su cen­tro his­tó­ri­co re­qui­rió la re­ubi­ca­ción del co­mer­cio am­bu­lan­te, y que to­do el pe­rí­me­tro re­cien­te­men­te re­no­va­do fue­ra vi­gi­la­do por

“Los cen­tros his­tó­ri­cos hay que con­ser­var­los, pe­ro exac­ta­men­te pa­ra con­ser­var­los hay que trans­for­mar­los”,

Dra. Ali­cia Zic­car­di.

po­li­cías lo­ca­les, quie­nes se en­car­ga­ron de ex­pul­sar a los am­bu­lan­tes que in­ten­ta­ban ins­ta­lar­se de nue­vo en las ca­lles. El plan fue idea­do en ju­nio de 1997 y te­nía co­mo eje prin­ci­pal la re­cu­pe­ra­ción de es­pa­cios pú­bli­cos y pla­zas.

Uno de los ca­sos de re­cons­truc­ción y pre­ser­va­ción más so­bre­sa­lien­tes en Amé­ri­ca La­ti­na es el del Cen­tro His­tó­ri­co de Qui­to, Ecua­dor, el cual fue de­cla­ra­do en 1978 Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco, ya que po­see una de las ma­yo­res den­si­da­des pa­tri­mo­nia­les de los cen­tros his­tó­ri­cos de la re­gión. Es­te si­tio des­de 1988 tu­vo una im­por­tan­te par­ti­ci­pa­ción de ac­to­res pú­bli­cos y pri­va­dos, así co­mo de coope­ra­ción lo­cal, na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, que con­tri­bu­ye­ron a su con­ser­va­ción. Sin em­bar­go, la re­va­lo­ra­ción de es­ta zo­na se en­fo­có en un ini­cio más en la par­te ar­qui­tec­tó­ni­ca y lue­go en la ur­ba­na.

Con­tra el enemi­go

Los prin­ci­pa­les pro­ble­mas que en­fren­tan mu­chos de los cen­tros his­tó­ri­cos en to­do el mun­do son la pér­di­da de la po­bla­ción que vi­ve en es­ta zo­na de la ciu­dad, las per­so­nas sin ho­gar que deam­bu­lan por las ca­lles, y la fal­ta de mo­vi­li­dad.

Ade­más, a ello se su­man los ele­va­dos ni­ve­les de pobreza, las vi­vien­das de­te­rio­ra­das y los es­pa­cios pú­bli­cos de­gra­da­dos, así co­mo la de­bi­li­dad en las po­lí­ti­cas pú­bli­cas de trans­por­te, ser­vi­cios de basura, in­fra­es­truc­tu­ra y se­gu­ri­dad pú­bli­ca. To­do es­to pro­vo­ca un con­jun­to de pro­ble­má­ti­cas que ge­ne­ran con­di­cio­nes de vi­da y de tra­ba­jo precarias en es­tas de­li­mi­ta­cio­nes.

“Pa­ra con­ser­var los cen­tros ten­dría­mos que im­pul­sar la mo­vi­li­dad no mo­to­ri­za­da; que so­la­men­te pu­die­ran ser pea­to­nes y bi­ci­cle­tas los que tran­si­ten por ahí. Se­ría prio­ri­ta­rio te­ner un pro­gra­ma de mo­vi­li­dad y trans­por­te pa­ra el cen­tro ex­clu­si­va­men­te. En la ma­yor par­te del mun­do, de las ciu­da­des que se con­ser­van y tie­nen me­jor ca­li­dad de vi­da, no se pue­de en­trar al cen­tro con au­to”, de­ta­lla la doc­to­ra Ali­cia Zic­car­di. Pa­ra con­tra­rres­tar es­tos pro­ble­mas se tie­nen que ata­car des­de dis­tin­tas trin­che­ras pe­ro to­das te­nien­do co­mo ba­se las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es­tas de­be­rían te­ner co­mo eje cen­tral la idea de que la vi­da so­cial en el cen­tro his­tó­ri­co es to­tal­men­te di­fe­ren­te a la de las pe­ri­fe­rias ur­ba­nas; de que es un es­pa­cio con re­glas de jue­go pro­pias y por ello su con­ser­va­ción re­quie­re de di­ná­mi­cas de re­cons­truc­ción dis­tin­tas a las del res­to de la ciu­dad. “Tie­ne que ha­ber in­ter­ven­cio­nes fuer­tes de par­te de los go­bier­nos es­ta­tal, de­be ser una in­ter­ven­ción ar­ti­cu­la­da que le dé cen­tra­li­dad a la con­ser­va­ción”, se­ña­la la ex­per­ta de ori­gen ar­gen­tino.

En el ca­so de los cen­tros his­tó­ri­cos de ciu­da­des en Amé­ri­ca La­ti­na, al­gu­nos cuen­tan con in­ver­sio­nes pri­va­das que adop­tan obras pa­ra re­no­var al­gún pre­dio pe­ro no el cen­tro en su con­jun­to. “Lo que hay que cons­truir es una po­lí­ti­ca pú­bli­ca so­bre ellos. Una po­lí­ti­ca don­de es­tén el go­bierno, to­dos los sec­to­res in­tere­sa­dos lo­ca­les, des­de la ciu­da­da­nía y sus or­ga­ni­za­cio­nes”.

En el pró­lo­go del li­bro Re­Vi­vir el cen­tro his­tó­ri­co, el geó­gra­fo ur­ba­nis­ta de ori­gen es­pa­ñol Jor­di Bor­ja ase­gu­ra que lo que se tie­ne que ha­cer es “reha­bi­li­tar más que re­no­var; man­te­ner los prin­ci­pa­les ele­men­tos fí­si­cos y so­cio­cul­tu­ra­les, que son los que dan iden­ti­dad al lu­gar; pre­ser­var a la po­bla­ción re­si­den­te y me­jo­rar sus con­di­cio­nes de vi­da, sin ex­cluir a nue­vos gru­pos de po­bla­ción; me­jo­rar las in­fra­es­truc­tu­ras bá­si­cas y la ac­ce­si­bi­li­dad y la mo­vi­li­dad; pro­mo­ver ac­ti­vi­da­des y equipamientos que ha­gan a es­tas zo­nas más atrac­ti­vas e in­te­gra­do­ras; po­ten­ciar su fun­ción eco­nó­mi­ca, que in­clu­ye siem­pre al tu­ris­mo; evi­tar la hi­per­es­pe­cia­li­za­ción, sea la mu­sei­fi­ca­ción, la fun­ción ad­mi­nis­tra­ti­va u otra for­ma de mo­no­fun­cio­na­li­dad; ha­cer del cen­tro his­tó­ri­co un lu­gar de con­vi­ven­cia y he­te­ro­ge­nei­dad, al­te­ri­dad y to­le­ran­cia tan­to pa­ra los lu­ga­re­ños co­mo pa­ra los tu­ris­tas”.

Mé­xi­co

(1987)

(1991)

(1993)

(1987)

(1987)

Bra­sil (1997)

(1999)

(1988) (1982)

(1985)

(2001)

(2000)

Co­lom­bia

1 6 7 8 9 10

13 Cen­tro His­tó­ri­co de la Ciu­dad de Mé­xi­co

Cen­tro His­tó­ri­co de Oa­xa­ca Cen­tro His­tó­ri­co de la ciu­dad de Olin­da Cen­tro His­tó­ri­co de San Sal­va­dor de Bahía Cen­tro His­tó­ri­co de São Luis

Cen­tro His­tó­ri­co de Dia­man­ti­na

Cen­tro His­tó­ri­co de la ciu­dad de Goiás

Cen­tro His­tó­ri­co de San­ta Cruz de Mom­pox

(1999)

(2008)

(1995)

Cu­ba

2 14 15 Cen­tro His­tó­ri­co ur­bano de Cien­fue­gos Cen­tro His­tó­ri­co de Ca­ma­güey

(2005) 3 4 Cen­tro His­tó­ri­co de Pue­bla Cen­tro His­tó­ri­co de Mo­re­lia

Pe­rú

Ecua­dor

5 11 12

16

Cen­tro His­tó­ri­co de Za­ca­te­cas Cen­tro His­tó­ri­co de Li­ma

Cen­tro His­tó­ri­co de la ciu­dad de Are­qui­pa Cen­tro His­tó­ri­co de San­ta Ana de los Ríos de la Cuen­ca

16

13

14

15

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.