Aves fé­nix

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

En el co­rrer del tiem­po han si­do dis­tin­tos los fac­to­res que han in­flui­do en la des­truc­ción, con­ser­va­ción y re­cons­truc­ción de los cen­tros his­tó­ri­cos en Amé­ri­ca La­ti­na y Eu­ro­pa. En el con­ti­nen­te ame­ri­cano los desas­tres na­tu­ra­les –en es­pe­cial inun­da­cio­nes y tem­blo­res– pro­vo­ca­ron la des­apa­ri­ción de va­rios si­tios em­ble­má­ti­cos, en tan­to que del otro la­do del mun­do las gue­rras tu­vie­ron gran in­fluen­cia, por ejem­plo des­en­ca­de­na­ron la re­cons­truc­ción com­ple­ta del cen­tro his­tó­ri­co de Var­so­via o más re­cien­te­men­te la des­truc­ción de las ciu­da­des de Da­mas­co y Ale­po en Si­ria.

En am­bos la­dos del pla­ne­ta los cen­tros his­tó­ri­cos han co­bra­do es­pe­cial im­por­tan­cia des­de la dé­ca­da de 1980 y co­men­za­ron a te­ner más pre­sen­cia en el de­ba­te y for­mu­la­ción de po­lí­ti­cas ur­ba­nas pa­ra me­jo­rar las ciu­da­des.

por ejem­plo, el al­za de un 6% en el arrien­do pro­vo­có la pér­di­da de 17,6% de la po­bla­ción. Uno de los prin­ci­pa­les pro­ble­mas es que al ha­cer es­ta par­te de la ciu­dad más atrac­ti­va pa­ra el tu­ris­mo, el co­mer­cio lo­cal que­da des­pla­za­do y el comprar pro­duc­tos tan bá­si­cos co­mo una man­za­na, una lechuga o le­che se di­fi­cul­ta de­bi­do a que los co­mer­cios de pro­xi­mi­dad desaparecen y so­la­men­te se ven­den ar­tícu­los pen­sa­dos en tu­ris­tas co­mo sou­ve­nirs.

“Si tú pien­sas que el pro­pó­si­to de un cen­tro his­tó­ri­co co­mo po­lí­ti­ca es que sea ha­bi­ta­ble, exac­ta­men­te el tu­ris­mo tie­ne efec­tos ne­ga­ti­vos fren­te a es­te pro­pó­si­to; pe­ro si tú pien­sas que tu cen­tro his­tó­ri­co de­be pro­por­cio­nar re­cur­sos al ayun­ta­mien­to, pue­de ser que el tu­ris­mo sea bien­ve­ni­do e in­clu­so que bus­ques in­cre­men­tar­lo. De he­cho se es­tán vien­do de­ci­sio­nes de reha­bi­li­ta­ción de los es­pa­cios pú­bli­cos en fun­ción de la ac­ti­vi­dad tu­rís­ti­ca y no de los ha­bi­tan­tes”, men­cio­na Cou­lomb.

Ade­más, el cam­biar de ve­ci­nos cons­tan­te­men­te cau­sa mo­les­tias en cuan­to a in­se­gu­ri­dad pa­ra los ha­bi­tan­tes cer­ca­nos a los de­par­ta­men­tos o ca­sas que a tra­vés de In­ter­net se ren­tan a tu­ris­tas. Has­ta el mo­men­to no se ha lle­ga­do a ana­li­zar si es­tos efec­tos son po­si­ti­vos o ne­ga­ti­vos, pe­ro es un acon­te­ci­mien­to re­cu­rren­te que es­tá pro­vo­can­do el enojo de los re­si­den­tes lo­ca­les.

¡Es mío!

Los pro­ble­mas in­clu­so han lle­ga­do a los juz­ga­dos. El si­tio Airbnb re­ci­bió a fi­na­les de ju­nio pa­sa­do una que­ja por un de­par­ta­men­to que fue pues­to en al­qui­ler por un in­qui­lino en el ba­rrio de la Bar­ce­lo­ne­ta y per­te­ne­cía a otra per­so­na. En ese país la le­gis­la­ción

res­pec­to a es­te si­tio web no es­tá muy cla­ra, y mu­chas de las per­so­nas que pu­bli­can en él lo ha­cen al mar­gen de la ley, sin te­ner una li­cen­cia o sin de­cla­rar im­pues­tos a Ha­cien­da, ade­más de col­gar anun­cios de más de una pro­pie­dad.

Lo an­te­rior se di­fe­ren­cia de Nue­va York o San Fran­cis­co, Es­ta­dos Uni­dos, don­de la le­gis­la­ción es­tá ba­jo la po­lí­ti­ca de “una ley, una ca­sa”, la cual con­sis­te en que ca­da anun­cian­te so­la­men­te pue­de pro­mo­cio­nar una vi­vien­da, y ha me­jo­ra­do el ser­vi­cio. Ade­más, en otras ciu­da­des co­mo Áms­ter­dam y Lon­dres se es­ta­ble­ció el lí­mi­te de 60 y 90 días anua­les, res­pec­ti­va­men­te, pa­ra al­qui­lar una ca­sa a un turista, ya que si se re­ba­sa es­te lí­mi­te, se con­si­de­ra­rá co­mo ac­ti­vi­dad pro­fe­sio­nal.

“El tu­ris­mo es el gran de­to­na­dor de ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas pe­ro tam­bién ne­ce­si­ta­mos te­ner po­lí­ti­cas muy cla­ras pa­ra ga­ran­ti­zar la con­ser­va­ción por­que en mu­chas ciu­da­des del mun­do ya no es tan bien vis­to. Ne­ce­si­ta­mos ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas que reac­ti­ven la economía lo­cal, eso no pue­de ser a cos­ta de des­truir el pa­tri­mo­nio, hay que pro­te­ger el pa­tri­mo­nio y ha­cer esas ac­ti­vi­da­des tu­rís­ti­cas”, ex­pre­sa Ali­cia Zic­car­di.

Pa­ra lle­var de la mano el tu­ris­mo y la comodidad de los ha­bi­tan­tes se ten­dría que ga­ran­ti­zar el bie­nes­tar de to­das las cla­ses so­cia­les, es de­cir, que los sec­to­res po­pu­la­res tam­bién pue­dan ha­bi­tar y apro­piar­se de los cen­tros his­tó­ri­cos y las ciu­da­des, ade­más de que ha­ya con­di­cio­nes pa­ra que el tu­ris­mo se lle­ve a ca­bo sin me­nos­ca­bar la ca­li­dad de vi­da de la po­bla­ción lo­cal.

El “cen­tro his­tó­ri­co” es un con­cep­to

sur­gi­do en el si­glo XX pro­duc­to de un nue­vo mo­de­lo de ciu­dad que se­pa­ra la cen­tra­li­dad ur­ba­na de la

cen­tra­li­dad his­tó­ri­ca.

DEL OTRO LA­DO. El re­cons­trui­do Cen­tro His­tó­ri­co de Var­so­via (Izq.) Arri­ba se ve el mer­ca­do de Ha­mi­di­ye, en el cen­tro de Da­mas­co, y en la ima­gen aba­jo el pa­tio de la Mez­qui­ta Ome­ya de Ale­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.