Los amos del co­mer­cio

En el si­glo XI Ve­ne­cia y Gé­no­va apro­ve­cha­ron su es­tra­té­gi­ca si­tua­ción en el Me­di­te­rrá­neo, su po­de­río na­val y la de­ca­den­cia de Bi­zan­cio pa­ra pro­ta­go­ni­zar el mi­la­gro eco­nó­mi­co de ini­cios de la Ba­ja Edad Me­dia.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Na­cho Ote­ro

Ha­ce 10 si­glos Ve­ne­cia y Gé­no­va apro­ve­cha­ron su es­tra­té­gi­ca si­tua­ción en el Me­di­te­rrá­neo, su do­mi­nio na­val y la de­ca­den­cia de Bi­zan­cio pa­ra pro­ta­go­ni­zar el mi­la­gro eco­nó­mi­co de co­mien­zos de la Ba­ja Edad Me­dia.

de Cris­to”. Unos ha­blan de to­le­ran­cia re­li­gio­sa y so­cial de la Re­pú­bli­ca de Ve­ne­cia ha­cia ju­díos y mu­sul­ma­nes; otros afir­man que, a esas al­tu­ras de su desa­rro­llo, su úni­ca re­li­gión era el di­ne­ro y que no hu­bie­ran per­mi­ti­do que nin­gu­na suer­te de es­crú­pu­lo les es­tro­pea­ra un ne­go­cio ren­ta­ble. De cual­quier mo­do, a los ju­díos se les per­mi­tió asen­tar­se li­bre­men­te en te­rri­to­rio ve­ne­ciano y ejer­cer el co­mer­cio y la in­dus­tria, lo que be­ne­fi­ció enor­me­men­te a la eco­no­mía lo­cal por dar­le ac­ce­so a las re­des de con­tac­tos fi­nan­cie­ros que la co­mu­ni­dad he­brea man­te­nía en to­da Eu­ro­pa; más au­daz aún fue el es­ta­ble­ci­mien­to de tra­ta­dos co­mer­cia­les con los Es­ta­dos is­lá­mi­cos del nor­te de Áfri­ca.

Así, a co­mien­zos del si­glo XI su po­de­río na­val y mi­li­tar ha­bía pro­gre­sa­do a la par que su ri­que­za. A par­tir del go­bierno del dux Pie­tro II Or­seo­lo, ini­cia­do en 991, Ve­ne­cia lim­pió el Adriá­ti­co de pi­ra­tas es­la­vos, so­me­tió a Is­tria, ins­ta­ló co­lo­nias o pues­tos mi­li­ta­res en Za­ra, Ve­glia, Ar­be, Trau, Spa­la­to, Cur­zo­la y La­gos­ta, se pu­so en con­tac­to con Pa­vía a tra­vés del río Po, ob­tu­vo de los em­pe­ra­do­res ger­má­ni­cos el de­re­cho de co­mer­ciar li­bre­men­te con to­da Ita­lia y el mo­no­po­lio del trans­por­te de to­dos los pro­duc­tos que lle­ga­ran a su puer­to. Su ex­pan­sión por las cos­tas dál­ma­tas y por las is­las del Me­di­te­rrá­neo –uti­li­za­das ade­más co­mo avan­za­das co­mer­cia­les ha­cia Asia Me­nor y el nor­te de Áfri­ca– no co­no­cía fron­te­ras; tal es así que, a me­dia­dos del si­glo XI, una bu­la pa­pal re­co­no­ció la so­be­ra­nía ve­ne­cia­na so­bre to­da la cos­ta orien­tal del Adriá­ti­co. A la par se fue desa­rro­llan­do en la Re­pú­bli­ca el es­pí­ri­tu de em­pre­sa y una in­ci­pien­te in­dus­tria co­men­zó a sus­ti­tuir los pro­duc­tos agrí­co­las por otros más so­fis­ti­ca­dos co­mo sus­ten­to de las re­la­cio­nes mer­can­ti­les.

Ge­no­ve­ses en ar­mas

El mar fue asi­mis­mo el es­ca­pe de Gé­no­va pa­ra pros­pe­rar. Su his­to­ria es más an­ti­gua que la de Ve­ne­cia, pe­ro su desa­rro­llo se­ría más len­to y aza­ro­so. Na­ci­da co­mo una al­dea en las co­li­nas de Sar­za­na (Li­gu­ria) en épo­ca pre­rro­ma­na, en el si­glo I a. C. era co­no­ci­da co­mo el ma­yor puer­to de la Ga­lia Ci­sal­pi­na. Ais­la­da en la cos­ta no­roc­ci­den­tal ita­lia­na por una ca­de­na mon­ta­ño­sa, y por tan­to tam­bién bas­tan­te in­de­pen­dien­te, no obs­tan­te co­no­ció nu­me­ro­sas des­truc­cio­nes y re­fun­da­cio­nes y fue su­ce­si­va­men­te con­quis­ta­da por Bi­zan­cio, por los lon­go­bar­dos y por los fran­cos, y du­ran­te si­glos sub­sis­tió sin pe­na ni glo­ria co­mo en­se­na­da pes­que­ra con es­ca­sa ac­ti­vi­dad. To­da­vía en el año 935 su­frió sa­queo e in­cen­dio por par­te de los pi­ra­tas sa­rra­ce­nos, pe­ro el mo­men­to de des­qui­tar­se es­ta­ba a pun­to de lle­gar.

La re­vuel­ta con­tra los in­va­so­res, di­ri­gi­da por el obis­po y los viz­con­des ge­no­ve­ses, lo­gró re­pe­ler el ata­que y re­si­tuó a la ciu­dad. Su ague­rri­da ac­tua­ción an­te los mu­sul­ma­nes hi­zo que en 958 los re­yes de Ita­lia, Be­ren­ga­rio II y Adal­ber­to II (pa­dre e hi­jo), otor­ga­ran a Gé­no­va los pri­me­ros pri­vi­le­gios de au­to­no­mía que re­ci­bía un mu­ni­ci­pio per­te­ne­cien­te a la co­ro­na ita­lia­na, lo que ini­ció el ca­mino ha­cia su in­de­pen­den­cia de fac­to, cul­mi­na­da con su de­sig­na­ción co­mo Se­re­ní­si­ma Re­pú­bli­ca en 1096.

Com­pe­ten­cia, ene­mis­tad... y coope­ra­ción

Ya an­tes, des­de 1005, ha­bía em­pe­za­do su ex­pan­sión mi­li­tar y co­mer­cial por el Me­di­te­rrá­neo y es­ta­ble­ci­do sus pri­me­ras co­lo­nias. El es­pí­ri­tu be­li­co­so de Gé­no­va po­co te­nía que ver con el ta­lan­te con­tem­po­ri­za­dor de Ve­ne­cia: su mar­ca­da re­li­gio­si­dad mís­ti­ca,

aun­que uni­da a un tam­bién pu­ri­fi­ca­do áni­mo em­pre­sa­rial, no le per­mi­tía fir­mar tra­ta­dos co­mer­cia­les con los enemi­gos de su fe. Los ge­no­ve­ses se abrie­ron pa­so en el mar ar­ma­dos has­ta los dien­tes. En 1016, en alian­za con Pi­sa, con­quis­ta­ron Cer­de­ña y ex­pul­sa­ron de ella a los in­fie­les; en 1034, arra­sa­ron Bo­na, en la cos­ta afri­ca­na; nue­va­men­te jun­to a los pi­sa­nos, en 1087 ata­ca­ron Meh­día, en Ma­rrue­cos, y so­lo des­pués de pro­fa­nar su mez­qui­ta y ma­sa­crar a sus sa­cer­do­tes se acer­ca­ron a ne­go­ciar un ven­ta­jo­so acuer­do co­mer­cial. Pa­re­ce co­mo si el re­sen­ti­mien­to por su se­cu­lar pos­tra­ción an­te la de­ca­den­te Ve­ne­cia hu­bie­ra lle­va­do a Gé­no­va a co­brar­se una tar­día y san­grien­ta ven­gan­za en el nom­bre de Cris­to.

Por­que lo cier­to es que la re­la­ción en­tre las re­pú­bli­cas fue siem­pre muy di­fí­cil: os­ci­ló en­tre la ló­gi­ca ri­va­li­dad por ha­cer­se con los nue­vos mer­ca­dos y la hos­ti­li­dad abier­ta. A Gé­no­va, co­mo ya he­mos di­cho, le ofen­día la ac­ti­tud des­creí­da y pre­po­ten­te de la “rei­na del Adriá­ti­co”, pe­ro sus pro­gre­sos y los de Pi­sa sus­ci­ta­ron tam­bién los ce­los de Ve­ne­cia, que se ne­ga­ba a com­par­tir con ad­ve­ne­di­zos lo que ha­bía si­do su mo­no­po­lio. Así, por ejem­plo, en la pri­ma­ve­ra de 1100 una es­cua­dra ve­ne­cia­na em­bos­ca­da an­te Ro­das ata­có y hun­dió a la flo­ta pi­sa­na que re­gre­sa­ba de Je­ru­sa­lén. Y Gé­no­va no se que­dó en eso: tra­di­cio­nal­men­te alia­da de la muy cris­tia­na Pi­sa, se en­fren­tó a ella no obs­tan­te en nu­me­ro­sas gue­rras, en 1119, en 1163, en 1282. Las de­más re­pú­bli­cas tam­po­co se li­bra­ron de tan des­leal com­pe­ten­cia: Pi­sa rom­pió uni­la­te­ral­men­te su acuer­do co­mer­cial con Amal­fi de 1126 y, al ata­car­la, pre­ci­pi­tó el fin de su au­to­no­mía po­lí­ti­ca; Ve­ne­cia, en 1174, unió sus fuer­zas a las del em­pe­ra­dor ger­má­ni­co Fe­de­ri­co Bar­ba­rro­ja pa­ra so­me­ter a An­co­na, y en 1205 con­quis­tó tem­po­ral­men­te Ra­gu­sa. La paz en las aguas del Me­di­te­rrá­neo, en efec­to, era co­sa de un re­mo­to pa­sa­do.

El en­fren­ta­mien­to más en­co­na­do y du­ra­de­ro fue el sos­te­ni­do por las dos gran­des enemi­gas. Has­ta co­mien­zos del si­glo XIII, las hos­ti­li­da­des no pa­sa­ron de ac­tos de pi­ra­te­ría y pe­que­ñas es­ca­ra­mu­zas; en 1218, in­clu­so, fir­ma­ron un pac­to pa­ra aca­bar con los pi­ra­tas y ga­ran­ti­zar­se mu­tua pro­tec­ción. Pe­ro es­ta for­za­da coope­ra­ción no du­ró mu­cho y Ve­ne­cia y Gé­no­va vol­vie­ron a en­zar­zar­se en agrias dispu­tas du­ran­te el res­to de la Edad Me­dia y el Re­na­ci­mien­to, lle­gan­do a la gue­rra en 1255, 1298, 1372.

Sin em­bar­go, era mu­cho más lo que unía a am­bas re­pú­bli­cas, y a las res­tan­tes en con­flic­to, que lo que las se­pa­ra­ba. Por­que su desa­rro­llo y ex­pan­sión no ha­brían si­do po­si­bles –o al me­nos no a tal ve­lo­ci­dad– si no hu­bie­ran go­za­do del es­ta­tus de ciu­dad-Es­ta­do. Es­ta ins­ti­tu­ción, que ya ha­bía exis­ti­do en la An­ti­güe­dad en Me­so­po­ta­mia y Gre­cia y que bá­si­ca­men­te con­sis­tía en la ac­tua­ción co­mo Es­ta­do in­de­pen­dien­te de una ur­be prós­pe­ra en lo eco­nó­mi­co y pu­jan­te en lo po­lí­ti­co, ad­qui­rió en la Edad Me­dia su ple­na con­so­li­da­ción, no so­lo en el nor­te de Ita­lia sino tam­bién en torno a los ríos Rin y El­ba, al mar del Nor­te y al mar Bál­ti­co. Pe­ro fue­ron las re­pú­bli­cas ma­ri­nas me­di­te­rrá­neas las que al­can­za­ron un gra­do ma­yor de li­ber­tad.

Au­to­go­bierno y ca­pi­ta­lis­mo

To­das com­par­tían ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res. Po­lí­ti­ca­men­te se or­ga­ni­za­ban co­mo re­pú­bli-

A me­dia­dos del si­glo XI, una bu­la pa­pal le dio a Ve­ne­cia so­be­ra­nía so­bre to­da la cos­ta orien­tal del Adriá­ti­co.

cas re­gi­das por una oli­gar­quía lo­cal, con gran au­to­no­mía de go­bierno res­pec­to al reino o im­pe­rio del que for­ma­ban par­te. Con­ta­ban asi­mis­mo con in­de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca, ex­pre­sa­da en la acu­ña­ción de mo­ne­da pro­pia –que vol­vía a uti­li­zar el oro, aban­do­na­do tras la caí­da de Ro­ma– y en la exis­ten­cia de ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras au­tóc­to­nas. Pun­to esen­cial era tam­bién la au­to­su­fi­cien­cia mi­li­tar, fun­da­men­tal­men­te na­val: las flo­tas de Ve­ne­cia, Gé­no­va y Pi­sa se con­vir­tie­ron en las ma­yo­res y más mo­der­nas de los si­glos XI y XII. Hay que re­sal­tar en es­te pun­to la im­por­tan­cia de las Cru­za­das co­mo mo­tor de ex­pan­sión de las ciu­da­des-Es­ta­do: Ve­ne­cia, Amal­fi, An­co­na y Ra­gu­sa ya man­te­nían an­tes con­tac­to co­mer­cial con Orien­te, pe­ro las “gue­rras san­tas”, que co­men­za­ron en 1096, lo mul­ti­pli­ca­ron.

El au­to­go­bierno de Ve­ne­cia fue des­de el pri­mer mo­men­to el más per­fec­to y de­mo­crá­ti­co: pa­ra evi­tar que el dux (el prín­ci­pe) acu­mu­la­ra ex­ce­si­vo po­der, se le so­me­tía a la vi­gi­lan­cia del Se­na­do, en­car­ga­do de la po­lí­ti­ca ex­te­rior y los asun­tos mi­li­ta­res y eco­nó­mi­cos, y del Con­se­jo Ma­yor (Mag­gior Con­si­glio), que ela­bo­ra­ba las le­yes. Ade­más, al es­tar en la ór­bi­ta de Bi­zan­cio y no del Im­pe­rio de Oc­ci­den­te, que­dó bas­tan­te al mar­gen de las lu­chas que tu­vie­ron que li­brar las otras ur­bes, apo­ya­das por el pa­pa­do, con­tra los ger­ma­nos, aun­que el em­pe­ra­dor Fe­de­ri­co I tra­tó sin de­ma­sia­do éxi­to de re­cu­pe­rar­la pa­ra el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co.

La pri­me­ra con­se­cuen­cia del desa­rro­llo del co­mer­cio en las re­pú­bli­cas ma­ri­nas fue que, ob­via­men­te, hu­bo de ex­ten­der­se a otras áreas pa­ra que pros­pe­ra­ra el ne­go­cio. Así, des­de co­mien­zos del si­glo XII lle­gó a las cos­tas de Fran­cia y Es­pa­ña, re­vi­ta­li­zan­do el vie­jo puer­to de Mar­se­lla y dan­do bríos iné­di­tos al de Bar­ce­lo­na. En Ita­lia, la eco­no­mía de to­da la Lom­bar­día se in­cre­men­tó ex­tra­or­di­na­ria­men­te, y con ella cre­cie­ron las ciu­da­des y se ge­ne­ra­ron in­dus­trias y ma­nu­fac­tu­ras mo­der­nas: la tex­til, la ali­men­ta­ria, la far­ma­céu­ti­ca y la de jo­ye­ría, en­tre otras, sur­ti­das de ma­te­rias pri­mas mer­ced a esa ac­ti­vi­dad mul­ti­na­cio­nal (la­nas afri­ca­nas, pa­ños de Cons­tan­ti­no­pla, co­lo­ran­tes y es­pe­cias de Orien­te, me­di­ca­men­tos, co­ral, oro). A la vez, Flan­des ini­ció su pro­pia ex­pan­sión, y los mo­vi­mien­tos pro­ce­den­tes del nor­te y del sur de Eu­ro­pa se aca­ba­ron en­con­tran­do a me­dio ca­mino en­tre Bru­jas y Ve­ne­cia, en la lla­nu­ra fran­ce­sa de Cham­pa­ña-Ar­de­nas, en la que des­de el si­glo XII pro­li­fe­ra­ron las fe­rias de in­ter­cam­bio co­mer­cial (Tro­yes, Lagny, Pro­vins) que ha­cían las

ve­ces de Bol­sas de Cam­bio en la so­cie­dad me­die­val. Uni­da a lo an­te­rior, se pro­du­jo a par­tir del si­glo X la re­cu­pe­ra­ción de la ac­ti­vi­dad ban­ca­ria, ini­cia­da por co­mer­cian­tes lom­bar­dos que se aso­cia­ron y desa­rro­lla­ron téc­ni­cas cre­di­ti­cias: ope­ra­cio­nes de cam­bio, gi­ros, trans­fe­ren­cias. Pron­to sur­gie­ron en Ale­ma­nia e Ita­lia em­pre­sas fi­nan­cie­ras de ca­rác­ter fa­mi­liar, que ori­gi­nal­men­te pres­ta­ban so­bre la ba­se de su pro­pio ca­pi­tal, pe­ro que an­dan­do el tiem­po in­ven­ta­ron nue­vos ins­tru­men­tos co­mo la le­tra, el che­que o los de­pó­si­tos con in­tere­ses. Pue­de por ello de­cir­se que la ban­ca, y con ella el ca­pi­ta­lis­mo mo­derno y la bur­gue­sía en el sen­ti­do ac­tual, na­ció en la Ba­ja Edad Me­dia. Y Ve­ne­cia, có­mo no, fue tam­bién en es­to pio­ne­ra: el Ban­co de Ve­ne­cia se fun­dó en 1157, aun­que a Gé­no­va le ca­be el or­gu­llo de ha­ber alum­bra­do el pri­mer gran ban­co eu­ro­peo, el Ofi­cio de San Gior­gio, crea­do en 1407.

Se­re­ní­si­mas y es­plén­di­das

Co­mo re­sul­ta­do de es­te mi­la­gro eco­nó­mi­co, Ve­ne­cia y Gé­no­va ini­cia­ron ade­más una era de es­plen­dor ur­ba­nís­ti­co que cul­mi­na­ría en el Re­na­ci­mien­to. La ciu­dad de los ca­na­les, en su ori­gen, se ha­bía al­za­do so­bre ru­di­men­ta­rios pa­la­fi­tos de ma­de­ra que, con la lle­ga­da de la pros­pe­ri­dad, fue­ron sien­do sus­ti­tui­dos por ca­da vez más sun­tuo­sos pa­laz­zos: los pri­me­ros del Gran Ca­nal se eri­gie­ron en el si­glo XII, aun­que a esas al­tu­ras Ve­ne­cia con­ser­va­ba en ge­ne­ral el as­pec­to de una ciu­dad for­ti­fi­ca­da tí­pi­ca­men­te me­die­val, con un sis­te­ma de­fen­si­vo que com­pren­día to­rres en la Pun­ta de la Do­ga­na, San Gior­gio y la igle­sia de San­ta Ma­ria Zo­be­ni­go.Pe­ro ya en es­tas fe­chas se ha­bían em­pe­za­do a cons­truir dos de las se­ñas de iden­ti­dad de la ur­be. La igle­sia de San Mar­cos, edi­fi­ca­da en 832 pa­ra al­ber­gar el cuer­po del san­to traí­do de Ale­jan­dría y que­ma­da en un mo­tín en 975, co­men­zó su trans­for­ma­ción en Ba­sí­li­ca en el si­glo XI, con­vir­tién­do­se en el prin­ci­pal tem­plo ca­tó­li­co de Ve­ne­cia y en la obra maes­tra de la in­fluen­cia bi­zan­ti­na en el Vé­ne­to. Y so­bre el an­ti­guo cas­ti­llo du­cal for­ti­fi­ca­do se eri­gió la otra jo­ya de la co­ro­na en­tre los si­glos X y XI: el Pa­la­cio Du­cal de la pla­za de San Mar­cos (aun­que no al­can­zó su for­ma de­fi­ni­ti­va sino has­ta 1483).

En Gé­no­va se dio un desa­rro­llo pa­re­jo del ur­ba­nis­mo, cu­yos má­xi­mos ex­po­nen­tes fue­ron la Ca­te­dral de San Lo­ren­zo, de la que la pri­me­ra edi­fi­ca­ción de es­ti­lo ro­má­ni­co da­ta del año 1100 –en 1118 ya ha­bía si­do con­sa­gra­da pa­ra el cul­to por el pa­pa Ge­la­sio II– aun­que co­no­ce­ría su­ce­si­vas am­plia­cio­nes has­ta el si­glo XV, y la Lan­ter­na, el fa­ro del puer­to an­ti­guo, eri­gi­do en 1128, si bien su for­ma ac­tual es de 1543, tras ha­ber si­do muy da­ña­do en un in­cen­dio.

El ca­pi­ta­lis­mo y la ban­ca mo­der­na na­cen en la Ba­ja Edad Me­dia en Flan­des, Ve­ne­cia y Gé­no­va.

Or­so Ipa­to (es­cu­do de ar­mas y re­tra­to) fue el pri­mer dux de Ve­ne­cia (de 726 a

742) re­co­no­ci­do co­mo tal por el em­pe­ra­dor bi­zan­tino León III.

El puer­to de Gé­no­va. En el si­glo I a. C. era una en­se­na­da de pri­me­ra mag­ni­tud, pe­ro lue­go pa­só si­glos de de­ca­den­cia has­ta que en 958 la ciu­dad con­si­guió su au­to­no­mía y se con­vir­tió de nue­vo en una po­ten­cia na­val. Aquí, en una acua­re­la de J.L. Ge­nat­to de 1878.

Bu­cen­tau­ro. Era la ga­le­ra del dux de Ve­ne­cia, un au­tén­ti­co pa­la­cio flo­tan­te de 35 me­tros de es­lo­ra y dos pi­sos (mo­de­lo del úl­ti­mo, des­trui­do en 1798 por Na­po­león).

Eu­ro­pa des­pier­ta. En el si­glo XI se reac­ti­vó la eco­no­mía gra­cias al co­mer­cio y la agri­cul­tu­ra (cam­pe­si­nos aran­do y sem­bran­do, mi­nia­tu­ra me­die­val).

Mag­ni­fi­cen­cia. La del Pa­la­cio Du­cal (arri­ba, sa­la del Mag­gior Con­si­glio) y la Ba­sí­li­ca de San Mar­cos (de­re­cha, ro­bo del cuer­po del san­to en Ale­jan­dría pa­ra lle­var­lo a Ve­ne­cia, óleo, s. XVI).

Pie­tro II Or­seo­lo (re­tra­to y es­cu­do de ar­mas) fue dux de Ve­ne­cia en­tre 991 y 1009 y el gran im­pul­sor de su ex­pan­sión por Orien­te. Fue ca­no­ni­za­do co­mo San Pe­dro Or­seo­lo en 1731.

Cho­que de po­de­res Fe­de­ri­co I Bar­ba­rro­ja (es­ta­tua ecues­tre) tu­vo que ne­go­ciar con las ciu­da­des-Es­ta­do la Paz de Ve­ne­cia de 1177.

La re­li­gión del di­ne­ro Pres­ta­mis­tas y cam­bis­tas co­mo el de es­ta ilus­tra­ción pro­li­fe­ra­ron en Ve­ne­cia y Gé­no­va en la Edad Me­dia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.