Los do­mi­nios de la Me­dia Lu­na

La fe mu­sul­ma­na se ex­pan­dió con ím­pe­tu has­ta ser la chis­pa que en­cen­dió la am­bi­ción. En dis­tin­tas la­ti­tu­des, las di­nas­tías aba­sí, ome­ya y fa­ti­mí lo­gra­ron cons­truir gran­des im­pe­rios, prós­pe­ras so­cie­da­des y re­fi­na­das cul­tu­ras.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Fer­nan­do Coh­nen

En el si­glo XI la fe mu­sul­ma­na se ex­pan­dió. En dis­tin­tas la­ti­tu­des, las di­nas­tías aba­sí, ome­ya y fa­ti­mí cons­tru­ye­ron gran­des im­pe­rios, prós­pe­ras so­cie­da­des y re­fi­na­das cul­tu­ras.

Una vez que lo­gra­ron des­ha­cer­se de los ome­yas, los aba­síes pu­sie­ron en pie un im­pe­rio que se man­tu­vo de 750 a 1258 y con­tro­ló un gran te­rri­to­rio, que iba des­de los con­fi­nes de Me­so­po­ta­mia has­ta el nor­te de Áfri­ca. Mu­chos de los gran­des pen­sa­do­res y ar­tis­tas de la cul­tu­ra mu­sul­ma­na clá­si­ca bri­lla­ron du­ran­te esos años de es­plen­dor. Al po­co tiem­po de lle­gar al po­der, los aba­síes se tras­la­da­ron a Bag­dad, en la ri­be­ra del río Ti­gris, que a par­tir de en­ton­ces fue la nue­va ca­pi­tal del is­lam, des­ban­can­do a Da­mas­co de ese lu­gar pri­vi­le­gia­do.

La li­qui­da­ción de la di­nas­tía ome­ya dio ori­gen a la pri­me­ra es­ci­sión im­por­tan­te sur­gi­da en los do­mi­nios mu­sul­ma­nes, pues­to que uno de los miem­bros del clan per­de­dor, Ab­de­rra­mán I, es­ca­pó con vi­da de las te­rri­bles de­pu­ra­cio­nes y con­si­guió lle­gar a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, don­de creó el emi­ra­to ome­ya de Cór­do­ba, que más tar­de se in­de­pen­di­zó de Bag­dad y se con­vir­tió en ca­li­fa­to. A ese hi­to se unió lo de los fa­ti­míes, un gru­po de tri­bus nor­te­afri­ca­nas de fe chii­ta asen­ta­das en el ac­tual Tú­nez que in­va­die­ron el va­lle del Ni­lo en 969 y fun­da­ron el ca­li­fa­to de Egip­to. La di­nas­tía fa­ti­mí, cu­yo ape­la­ti­vo de­ri­va­ba del nom­bre de la hi­ja del pro­fe­ta Maho­ma, Fá­ti­ma az-Zah­ra, per­te­ne­cía a la co­rrien­te is­mai­lí den­tro de la fe chii­ta.

A par­tir de aquel mo­men­to, el im­pe­rio aba­sí no so­lo se frac­cio­nó te­rri­to­rial y eco­nó­mi­ca­men­te sino tam­bién en el ám­bi­to po­lí­ti­co, aun­que si­guió re­pre­sen­tan­do la je­fa­tu­ra del po­der re­li­gio­so y de la um­ma (co­mu­ni­dad de cre­yen­tes mu­sul­ma­nes). Du­ran­te gran par­te de los si­glos X y XI co­exis­tie­ron tres ca­li­fa­tos en el mun­do is­lá­mi­co: el aba­sí de Bag­dad, el ome­ya de Cór­do­ba y el fa­ti­mí de Egip­to. Tres po­de­res que hi­cie­ron gran­de al is­lam en Orien­te Me­dio y en la cuen­ca me­di­te­rrá­nea.

Por su par­te, los ca­li­fas aba­síes hi­cie­ron de Bag­dad un im­por­tan­tí­si­mo cen­tro co­mer­cial, en cu­yo ba­zar des­lum­bra­ban las es­me­ral­das de Egip­to, las tur­que­sas de Nis­ha­pur (ciu­dad en el no­res­te del ac­tual Irán), las per­las del gol­fo Pér­si­co, el vino y las al­fom­bras per­sas, las se­das de Chi­na, el oro su­da­nés y los ru­bíes ye­me­níes, en­tre otros pro­duc­tos de lu­jo.

Una den­sa red co­mer­cial

En el año 1000, el co­mer­cio desem­pe­ñó un pa­pel de vi­tal im­por­tan­cia en la vi­da eco­nó­mi­ca del is­lam. Pa­ra ac­ti­var­lo se uti­li­za­ron nu­me­ro­sas ru­tas te­rres­tres, a tra­vés de gran­des ca­ra­va­nas de ca­me­llos, y vías ma­rí­ti­mas que en­la­za­ban los puer­tos del im­pe­rio y los del mun­do cris­tiano. Una de las ru­tas im­por­tan­tes era la que atra­ve­sa­ba por Si­ria, Irak, Irán, el gol­fo Pér­si­co, la In­dia y Chi­na. Los ára­bes tam­bién pe­ne­tra­ron en el Áfri­ca Ne­gra y man­tu­vie­ron con­tac­tos co­mer­cia­les con nú­cleos no mu­sul­ma­nes, co­mo Ve­ne­cia, Gé­no­va y los pue­blos va­re­gos (vi­kin­gos pro­ce­den­tes de Sue­cia) que se ha­bían asen­ta­do en las es­te­pas ru­sas.

Los aba­síes tam­bién tra­ta­ron co­mer­cial­men­te con la ri­quí­si­ma Cons­tan­ti­no­pla, ca­pi­tal del Im­pe­rio Bi­zan­ti-

no, y so­ña­ron con con­quis­tar­la al­gún día. De he­cho, las tro­pas ára­bes in­ten­ta­ron to­mar­la sin éxi­to en los pri­me­ros años del is­lam, mu­rien­do en el asal­to Eyüp En­sa­ri, el que fue­ra com­pa­ñe­ro del Pro­fe­ta. Los cre­yen­tes afir­man que sus res­tos des­can­san aho­ra en el ce­men­te­rio de un ba­rrio de Es­tam­bul que lle­va su mis­mo nom­bre.

El co­mer­cio cons­ti­tu­yó la ver­da­de­ra ra­zón de ser del mun­do aba­sí. Pa­ra ha­cer­se una idea de la im­por­tan­cia que tu­vie­ron las ex­pe­di­cio­nes de ca­ra­va­nas, hay que te­ner en cuen­ta que un ca­me­llo po­día trans­por­tar unos 300 kg de car­ga útil y una ca­ra­va­na po­día re­unir en­tre 5.000 y 6.000 ca­me­llos, que en con­jun­to te­nían una ca­pa­ci­dad de trans­por­te si­mi­lar a la de los gran­des ve­le­ros de car­ga de la épo­ca. En los si­glos X y XI, los bar­cos mu­sul­ma­nes do­mi­na­ron el co­mer­cio en el Me­di­te­rrá­neo, en los ma­res Ro­jo y Cas­pio, en el gol­fo Pér­si­co y en el océano Ín­di­co.

La Ma­ri­na ára­be es­ta­ba com­pues­ta por na­víos de gran ta­ma­ño, con dos más­ti­les y ve­las trian­gu­la­res, uti­li­za­dos tan­to pa­ra la gue­rra co­mo pa­ra el co­mer­cio. Aque­llos enor­mes bar­cos iban es­col­ta­dos por bar­cos más pe­que­ños, por lo ge­ne­ral con re­mos. Las ba­ses na­va­les se en­con­tra­ban re­par­ti­das por to­do el Me­di­te­rrá­neo, des­de Tar­so en Ci­li­cia has­ta Tú­nez, pa­san­do por Egip­to, Cre­ta o Si­ria. “Mien­tras cre­cía el po­de­río na­val mu­sul­mán, el bi­zan­tino dis­mi­nuía has­ta el pun­to de que, en el año 904, una flo­ta com­pues­ta por bar­cos cre­ten­ses, egip­cios y si­rios lo­gró sa­quear Te­sa­ló­ni­ca, la se­gun­da ciu­dad del Im­pe­rio Bi­zan­tino”, re­cuer­da Jean Car­pen­tier en su His­to­ria del Me­di­te­rrá­neo. La gran dis­tan­cia que exis­tía en­tre Cór­do­ba y Bag­dad no era obs­tácu­lo pa­ra que se pro­du­je­ra un con­ti­nuo e in­ten­so in­ter­cam­bio co­mer­cial en­tre am­bas ciu­da­des. Des­de Al­me­ría, el ma­yor puer­to de Al-Án­da­lus, se ex­por­ta­ban es­cla­vos afri­ca­nos, el pre­cia­do acei­te de la Bé­ti­ca y las mo­ne­das de oro acu­ña­das en la cul­ta y ri­ca ciu­dad de Cór­do­ba. Las mo­di­fi­ca­cio­nes agrí­co­las que in­tro­du­je­ron los ára­bes en la cuen­ca me­di­te­rrá­nea y la im­po­si­ción de lle­var a ca­bo una equi­ta­ti­va dis­tri­bu­ción de re­cur­sos hí­dri­cos fue­ron lo­gros que to­da­vía hoy se per­ci­ben en la Eu­ro­pa me­ri­dio­nal. Aún exis­te en Va­len­cia el lla­ma­do Tri­bu­nal de las Aguas, que se reúne en la puer­ta de la ca­te­dral (co­mo an­ti­gua­men­te se ha­cía fren­te a la puer­ta de la mez­qui­ta) pa­ra re­par­tir los tiem­pos de rie­go en­tre los agri­cul­to­res.

Efer­ves­cen­cia cul­tu­ral

El im­pe­rio aba­sí ha que­da­do en la His­to­ria co­mo el mo­men­to de ma­yor es­plen­dor de la cul­tu­ra ára­be clá­si­ca. Los teó­lo­gos Al-Gha­za­li e Ibn Hazn, los mís­ti­cos Al-Ha­llaj, At­tar e Ibn Ara­bi,

los li­te­ra­tos Abu Nu­was y Omar Khay­yam, los fi­ló­so­fos y gran­des mé­di­cos Avi­ce­na y Ave­rroes y los geó­gra­fos Al-Mu­qad­da­si e Idri­si flo­re­cie­ron al am­pa­ro de la bri­llan­te di­nas­tía aba­sí. Aun­que to­dos se ex­pre­sa­ban en ára­be, mu­chos ha­bían na­ci­do en otras et­nias que fue­ron in­cor­po­ra­das al is­la­mis­mo.

En las ciu­da­des, so­bre to­do en las de Irak, se ela­bo­ró el pen­sa­mien­to mu­sul­mán. El mo­tor que mo­vía la fe su­ni­ta era el es­tu­dio del Co­rán y de la Sun­na, don­de se en­con­tra­ban to­das las re­glas de con­duc­ta de los mu­sul­ma­nes. Aquel pen­sa­mien­to, ex­pre­sa­do en ára­be, era teo­ló­gi­co y ju­rí­di­co. Los ule­mas de­ter­mi­na­ban la ley (“sha­ria al Is­la­mi­ya”) que se apli­ca­ba en la so­cie­dad y que uni­fi­ca­ba el com­por­ta­mien­to de los mu­sul­ma­nes de un ex­tre­mo a otro del im­pe­rio. Des­de en­ton­ces, la sha­ria es el cuer­po de De­re­cho is­lá­mi­co y un có­di­go de con­duc­ta en el que se in­clu­yen las nor­mas de cul­to y los cri­te­rios de mo­ral.

No es un dog­ma ni al­go in­dis­cu­ti­ble, co­mo pu­die­ra ser el Co­rán, sino un com­ple­jo con­cep­to de in­ter­pre­ta­ción. En las ciu­da­des aba­síes de Irak tam­bién sur­gió una vía in­ter­me­dia de pen­sa­mien­to, de­no­mi­na­da adab, que cen­tra­ba su aten­ción en la ra­zón y la cien­cia sin ob­viar las cues­tio­nes teo­ló­gi­cas. En esas ciu­da­des la éli­te ur­ba­na la com­po­nían los ma­wa­lis (no ára­bes con­ver­ti­dos al is­lam), y en ella pre­do­mi­na­ban los mer­ca­de­res, los se­cre­ta­rios y otros fun­cio­na­rios le­tra­dos cu­ya len­gua ya era el ára­be. El ob­je­ti­vo del adab era el co­no­ci­mien­to, que se apo­ya­ba en la he­ren­cia de la An­ti­güe­dad gre­co­la­ti­na. Los tex­tos clá­si­cos fue­ron ma­si­va­men­te tra­du­ci­dos del grie­go al ára­be en Bag­dad y otras ciu­da­des ira­quíes con el con­sen­ti­mien­to de los ca­li­fas.

Re­con­ci­liar fe y cien­cia

Los se­gui­do­res del adab se em­pa­pa­ron de aque­llos sa­be­res y los en­ri­que­cie­ron en al­gu­nos cam­pos, co­mo los de la li­te­ra­tu­ra, la me­di­ci­na, la as­tro­no­mía y las ma­te­má­ti­cas. La idea era con­ci­liar la fe mu­sul­ma­na con el ra­zo­na­mien­to fi­lo­só­fi­co clá­si­co y con ele­men­tos per­sas, in­dios y chi­nos. Aquel nue­vo co­no­ci­mien­to que sur­gió en Irak de la mano de los ma­wa­lis se pro­pa­gó ha­cia Oc­ci­den­te, lle­gan­do a Al-Án­da­lus, don­de flo­re­ció en el ca­li­fa­to de Cór­do­ba.

El uso co­mún del ára­be fue otro de los ras­gos que ca­rac­te­ri­za­ron la rá­pi­da ex­pan­sión del is­lam y su gran po­der en el año 1000. En po­co tiem­po, lo­gró crear una so­cie­dad mul­ti­cul­tu­ral que adop­tó el ára­be co­mo len­gua fran­ca. De la lar­ga lis­ta de in­te­lec­tua­les que bri­lla­ron du­ran­te el pe­rio­do aba­sí des­ta­ca la fi­gu­ra de Avi­ce­na, que na­ció en el año 980 y que pron­to fue lla­ma­do el “prín­ci­pe de los mé­di­cos”. Es­tu­dió a los clá­si­cos grie­gos (Aris­tó­te­les, Eu­cli­des y Pto­lomeo) y se con­vir­tió en el má­xi­mo ex­po­nen­te de los sa­bios ma­wa­lis que con­tri­bu­ye­ron a en­ri­que­cer la cul­tu­ra is­lá­mi­ca.

Pe­ro la gran fuer­za co­mer­cial y cul­tu­ral del do­mi­nio aba­sí no pu­do evi­tar la frag­men­ta­ción de su te­rri­to­rio, que con­du­ci­ría en el si­glo X a un re­equi­li­brio de fuer­zas en el Me­di­te­rrá­neo. Mien­tras el Im­pe­rio Bi­zan­tino se re­traía, el vas­to im­pe­rio is­lá­mi­co ex­pe­ri­men­tó ten­sio­nes so­cia­les y na­cio­na­les, co­mo las que cris­ta­li­za­ron en la re­be­lión de los fa­ti­míes en Egip­to o la crea­ción del ca­li­fa­to ome­ya en Cór­do­ba. Pe­se a to­do, en su con­jun­to, el is­lam era una po­de­ro­sa fuer­za cul­tu­ral y co­mer­cial que po­nía en se­rios aprie­tos a los bi­zan­ti­nos y a los cris­tia­nos que vi­vían en el li­to­ral me­di­te­rrá­neo o en el in­te­rior del Vie­jo Con­ti­nen­te.

En Egip­to, los in­tran­si­gen­tes fa­ti­míes cam­bia­ron de ac­ti­tud y vol­vie­ron a es­ta­ble­cer bue­nas re­la­cio­nes con los cris­tia­nos, los ju­díos y los mu­sul­ma­nes su­níes, una reac­ción to­le­ran­te que per­mi­tió du­ran­te un tiem­po el buen go­bierno y el or­den so­cial del país. A ellos se de­be la fun­da­ción de Al-Qahi­ra (El Cai­ro en ára­be, que sig­ni­fi­ca “la triun­fan­te”) y la crea­ción de la fa­mo­sa uni­ver­si­dad re­li­gio­sa de Al-Az­har, que to­da­vía pue­de ad­mi­rar­se en la ca­pi­tal egip­cia.

Afren­ta y ven­gan­za

Sin em­bar­go, las co­sas se mo­di­fi­ca­ron con la lle­ga­da al po­der del ca­li­fa Al-Ha­kim (996–1021), cu­ya ra­di­ca­li­dad se plas­mó en una du­rí­si­ma po­lí­ti­ca de per­se­cu­ción con­tra to­dos aque­llos que no pro­fe­sa­ban la fe chii­ta, co­mo los cris­tia­nos y ju­díos, que fue­ron im­pla­ca­ble­men­te per­se­gui­dos y obli­ga­dos a lle­var ro­pas dis­tin­ti­vas. En 1009, Al-Ha­kim or­de­nó la des­truc­ción de la igle­sia del San­to Se­pul­cro de Je­ru­sa­lén, lo que años des­pués, en 1099, fue la ex­cu­sa uti­li­za­da por el Pa­pa pa­ra con­vo­car a los cris­tia­nos a par­ti­ci­par en

El uso co­mún de la len­gua ára­be fue una de las cau­sas de la rá­pi­da ex­pan­sión del is­lam y de la fuer­za que ad­qui­rió en el año 1000.

la Pri­me­ra Cru­za­da.

Mien­tras el ca­li­fa­to aba­sí per­día par­te del con­trol po­lí­ti­co en gran­des te­rri­to­rios de su im­pe­rio, Ab­de­rra­mán II co­men­zó a or­ga­ni­zar el go­bierno de Al-Án­da­lus. Su rei­na­do fa­vo­re­ció la for­ma­ción de una so­cie­dad más re­fi­na­da y cul­ta que la de sus pre­de­ce­so­res. El nue­vo so­be­rano su­po do­tar a sus te­rri­to­rios de una efi­caz or­ga­ni­za­ción ad­mi­nis­tra­ti­va y creó los mo­no­po­lios es­ta­ta­les de acu­ña­ción de mo­ne­da y fa­bri­ca­ción de te­las pre­cio­sas. Or­ga­ni­zó su Es­ta­do a imi­ta­ción del mo­de­lo de Bag­dad y fue el res­pon­sa­ble de la am­plia­ción del ora­to­rio de la mez­qui­ta de Cór­do­ba. Fa­lle­ció en el año 852.

En 912 Ab­de­rra­mán III lle­gó al po­der co­mo emir an­da­lu­sí, y ocho años des­pués lo­gró li­be­rar­se de la pre­sión que ejer­cían leo­ne­ses, cas­te­lla­nos, na­va­rros, ara­go­ne­ses y ca­ta­la­nes, con­quis­tan­do al­gu­nas de sus prin­ci­pa­les pla­zas de­fen­si­vas. En el año 929 adop­tó los tí­tu­los de ca­li­fa y prín­ci­pe de los cre­yen­tes, lo que im­pli­có la res­tau­ra­ción de la an­ti­gua di­nas­tía ome­ya en la Pe­nín­su­la y su in­de­pen­den­cia del ca­li­fa­to de Bag­dad. La de­ci­sión del nue­vo ca­li­fa de Cór­do­ba coin­ci­dió en el tiem­po con la pre­sión de los fa­ti­míes (chii­tas) en el nor­te de Áfri­ca, que crea­ron en Tú­nez otro ca­li­fa­to in­de­pen­dien­te de Bag­dad y que pos­te­rior­men­te fun­da­rían El Cai­ro, en Egip­to.

Tras la ocu­pa­ción de Me­li­lla en 927, los ome­yas con­tro­la­ban Ar­ge­lia y el océano Atlán­ti­co. Su po­der se ex­ten­día ha­cia el nor­te, ha­cia Fran­cia, y en el 950 in­ter­cam­bia­ron em­ba­ja­do­res con el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co. Tam­bién man­tu­vie­ron re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con el Im­pe­rio Bi­zan­tino, de las que hay cons­tan­cia do­cu­men­tal. Y, asi­mis­mo, con los reinos asen­ta­dos en el nor­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, que pa­ga­ban tri­bu­to al ca­li­fa­to. Sus má­xi­mos lí­de­res, Ab­de­rra­mán III y su su­ce­sor, Al-Ha­kam, re­du­je­ron el po­der de la aris­to­cra­cia ára­be en Al–Án­da­lus, alen­tan­do el sur­gi­mien­to de una bur­gue­sía que les fue adic­ta. Su apo­yo de­ci­di­do a las ar­tes y al pen­sa­mien­to y el im­pul­so eco­nó­mi­co que lo­gra­ron im­pri­mir al reino hi­cie­ron po­si­ble la edad de oro del ca­li­fa­to de Cór­do­ba. La eco­no­mía se ba­sa­ba en la mo­ne­da, cu­ya acu­ña­ción fue ad­mi­ra­da por su per­fec­ción; tam­bién con­tri­bu­yó al es­plen­dor fi­nan­cie­ro que dis­fru­tó el te­rri­to­rio, que se con­vir­tió en la pri­me­ra eco­no­mía co­mer­cial y ur­ba­na de Eu­ro­pa. Su ca­pi­tal su­pe­ra­ba los 250.000 ha­bi­tan­tes (al­gu­nas fuen­tes ha­blan de más de un mi­llón de po­bla­do­res, lo que cier­ta­men­te pa­re­ce po­co pro­ba­ble).

El gran des­plie­gue cor­do­bés

En aque­llos años de es­plen­dor, Cór­do­ba ri­va­li­za­ba en pres­ti­gio y po­der con Bag­dad y Cons­tan­ti­no­pla, las ru­ti­lan­tes ca­pi­ta­les de los im­pe­rios aba­sí y Bi­zan­tino, res­pec­ti­va­men­te. La ca­pi­tal del ca­li­fa­to dis­po­nía de más de mil mez­qui­tas, cien­tos de mi­les de vi­vien­das, in­nu­me­ra­bles ba­ños pú­bli­cos y cer­ca de 70 bi­blio­te­cas. El ca­li­fa fun­dó una uni­ver­si­dad, una es­cue­la de me­di­ci­na y otra de tra­duc­to­res

Cór­do­ba dis­po­nía de mil mez­qui­tas, in­nu­me­ra­bles ba­ños pú­bli­cos y más de se­ten­ta bi­blio­te­cas.

del grie­go y del he­breo al ára­be. Ab­de­rra­mán III am­plió la Mez­qui­ta de Cór­do­ba, re­cons­tru­yó el al­mi­nar e hi­zo cons­truir la ciu­dad pa­la­ti­na de Me­di­na Azaha­ra, par­te de cu­yo ful­gor to­da­vía se pue­de per­ci­bir a las afue­ras de la ciu­dad. A ella acu­dían los em­ba­ja­do­res del con­de de Bar­ce­lo­na, de San­cho Gar­cés II de Na­va­rra, del reino de León y tam­bién de Cas­ti­lla.

Pe­ro aque­lla eta­pa de pros­pe­ri­dad ini­ció su de­cli­ve con la muer­te de Al-Ha­kam. Su su­ce­sor, His­ham II, de 11 años de edad, reinó ba­jo la re­gen­cia de Al-Mus­ha­fi y su ami­go el ge­ne­ral Abu Amir Muham­mad, más co­no­ci­do co­mo Al­man­zor. La fre­né­ti­ca ac­ti­vi­dad mi­li­tar de es­te te­mi­ble gue­rre­ro, que co­men­zó en el año 981, se plas­mó en más de 57 ex­pe­di­cio­nes con­tra los cris­tia­nos.

En una de ellas, Al­man­zor in­ten­tó fre­nar el au­ge que es­ta­ba co­bran­do en­ton­ces San­tia­go de Com­pos­te­la al em­pe­zar a re­ci­bir el flu­jo in­ce­san­te de pe­re­gri­nos de to­da Eu­ro­pa. Su ejér­ci­to de­vas­tó la ciu­dad, pe­ro fue res­pe­tuo­so con la tum­ba del san­to cris­tiano, que que­dó in­tac­ta. Es­te inusi­ta­do es­fuer­zo bé­li­co del gue­rre­ro mu­sul­mán in­cre­men­tó los pre­su­pues­tos y de­va­luó la mo­ne­da. Ca­da vic­to­ria de Al­man­zor hun­día más y más la ya frá­gil eco­no­mía de Al-Án­da­lus. A la muer­te del mi­li­tar an­da­lu­sí, sus su­ce­so­res fue­ron in­ca­pa­ces de evi­tar la des­mem­bra­ción del ca­li­fa­to de Cór­do­ba en una cons­te­la­ción de reinos de tai­fas, en los que se su­ce­die­ron las in­tri­gas y las lu­chas de po­der. Pe­se a to­do, los go­ber­nan­tes de aque­llos reinos man­tu­vie­ron el es­ti­lo de vi­da an­te­rior, muy ale­ja­do de cual­quier dog­ma­tis­mo re­li­gio­so. Fue en­ton­ces cuan­do apa­re­cie­ron en es­ce­na los al­mo­rá­vi­des, tri­bus nó­ma­das pro­ve­nien­tes del Sáha­ra y de Su­dán que ha­bían crea­do un im­pe­rio fun­da­men­ta­lis­ta en torno a la ciu­dad de Ma­rra­kech.

Vo­lun­tad tor­ci­da

Ba­jo el man­do de Yu­suf Ibn Tas­fin, los aus­te­ros al­mo­rá­vi­des des­em­bar­ca­ron en Al­ge­ci­ras y se lan­za­ron al nor­te, don­de de­rro­ta­ron a las tro­pas de Al­fon­so VI. Pe­se a su fuer­za ini­cial, su im­pe­rio en­tró en de­ca­den­cia cuan­do sus ge­ne­ra­les des­cu­brie­ron los pla­ce­res de la vi­da re­fi­na­da en Al-Án­da­lus. Su de­rrum­be fi­nal se pro­du­jo en 1145, tras la to­ma de Za­ra­go­za por Al­fon­so I el Ba­ta­lla­dor. Sus su­ce­so­res fue­ron los al­moha­des, que tam­bién pro­ve­nían de Ma­rrue­cos y crea­ron una cul­tu­ra pro­pia an­da­lu­sí. Pau­la­ti­na­men­te, el es­plen­dor is­lá­mi­co en la

Pe­nín­su­la se iría apa­gan­do.

En 1060, el te­rri­to­rio en po­der de los fa­ti­míes se re­du­jo has­ta los lí­mi­tes egip­cios. Tras la muer­te del úl­ti­mo ca­li­fa, ocu­rri­da en 1171, Sa­la­dino su­mó las po­se­sio­nes fa­ti­míes al ca­li­fa­to aba­sí, ins­ti­tu­yen­do el cre­do su­ní en

Egip­to. Po­co a po­co, los tur­cos se hi­cie­ron con el po­der real en

Bag­dad, has­ta que en 1258 los mon­go­les ma­sa­cra­ron y des­tru­ye­ron los fo­cos de cul­tu­ra re­li­gio­sa, cien­tí­fi­ca y fi­lo­só­fi­ca de Irak, Irán y Si­ria, aca­ban­do de un plu­ma­zo con el ca­li­fa­to aba­sí.

Tes­ti­gos muy vi­si­bles. Mi­na­re­tes de va­rias mez­qui­tas se al­zan en el cas­co vie­jo de El Cai­ro, ciu­dad fun­da­da en 972 por los fa­ti­míes so­bre una an­ti­gua for­ta­le­za.

La ciu­dad so­ña­da El ca­li­fa aba­sí AlMan­sur fun­dó Bag­dad en 761 e im­pul­só su ur­ba­nis­mo ideal, ba­sa­do en la dis­po­si­ción cir­cu­lar que la ciu­dad to­da­vía man­te­nía a prin­ci­pios del si­glo XI.

Vie­jo re­cin­to del sa­ber. La mez­qui­ta cai­ro­ta de Al-Az­har, em­ble­má­ti­ca en Egip­to, fue fun­da­da por los fa­ti­míes y ha si­do siem­pre una pres­ti­gio­sa uni­ver­si­dad.

Abas­te­ci­mien­to de agua. Un cua­dro del si­glo XIX mues­tra el Tri­bu­nal de las Aguas de Va­len­cia. Re­par­tir los tiem­pos de re­ga­dío es una tra­di­ción he­re­da­da de los ára­bes.

El pri­mer ca­li­fa de Cór­do­ba (891-961) im­pu­so el or­den y lle­vó a su reino al es­plen­dor. Lis­to, cul­to, ca­pri­cho­so y cruel, se te­ñía la bar­ba de ne­gro, pues era pe­li­rro­jo y de ojos azu­les.

Su­per­po­si­cio­nes del des­tino. Aca­so por ser con­ver­ti­da en ca­te­dral cris­tia­na, la Mez­qui­ta de Cór­do­ba (arri­ba) ha man­te­ni­do en­te­ro su ful­gor or­na­men­tal is­lá­mi­co. En cam­bio, de lo que fue­ra el com­ple­jo pa­la­tino de Me­di­na Azaha­ra (de­re­cha) ape­nas ha so­bre­vi­vi­do su es­que­le­to ar­qui­tec­tó­ni­co.

El bri­llo que no ce­sa. En pri­mer plano, un di­nar de oro del tiem­po de Ab­de­rra­mán III. De­trás, mo­ne­da de la mis­ma épo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.