El Re­na­ci­mien­to chino

Cua­tro si­glos an­tes que en Eu­ro­pa, una gran eclo­sión cul­tu­ral, so­cial, po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca si­tuó al Im­pe­rio Ce­les­te muy por de­lan­te del res­to del mun­do.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ro­ber­to Piorno

Cua­tro si­glos an­tes que en Eu­ro­pa, un gran bro­te cul­tu­ral, so­cial, po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co si­tuó al Im­pe­rio Ce­les­te muy por de­lan­te del res­to del mun­do.

La ciu­dad de los 12.000 puen­tes, los 3.000 ba­ños y las 1.000 ca­lles em­pe­dra­das. Hangz­hou, “la más be­lla y no­ble ciu­dad del mun­do”, ma­jes­tuo­sa ca­pi­tal de la Chi­na de los mon­go­les, la cum­bre de una ci­vi­li­za­ción gran­dio­sa y re­fi­na­da. Un es­pe­jis­mo de lu­jo y es­plen­dor a ojos de un mer­ca­der ve­ne­ciano, Mar­co Po­lo, que lle­ga­ba a Chi­na des­de la ur­be más sun­tuo­sa y desa­rro­lla­da de una Eu­ro­pa que, to­da­vía en­ton­ces, en el si­glo XIII, era pe­ri­fe­ria del mun­do ci­vi­li­za­do.

Una Chi­na li­be­ra­da ha­ce si­glos de los im­pe­di­men­tos feu­da­les; una ci­vi­li­za­ción do­ra­da en un mo­men­to en que Eu­ro­pa era un con­ti­nen­te de hie­rro, tan ex­tra­or­di­na­ria­men­te avan­za­da co­mo pa­ra no su­cum­bir ja­más a la co­lo­ni­za­ción cul­tu­ral de un in­va­sor ex­tran­je­ro.

Lo que Mar­co Po­lo co­no­ció

Era la Chi­na de los Yuan, fun­da­da por los he­re­de­ros mon­go­les del gran Gen­gis Kan, com­ple­ta­men­te si­ni­za­dos, es de­cir, ab­sor­bi­dos por la cul­tu­ra ex­qui­si­ta de los con­quis­ta­dos. Chi­na, el ‘Reino del Cen­tro’ (sus ha­bi­tan­tes siem­pre vi­vie­ron co­mo si su im­pe­rio fue­ra el epi­cen­tro del mun­do ci­vi­li­za­do), ca­yó por vez pri­me­ra en su his­to­ria en las re­des de un in­va­sor ex­tran­je­ro en 1279. Ese año el im­pe­rio chino de la di­nas­tía de los Song del Sur se de­sin­te­gró an­te el in­con­te­ni­ble em­pu­je de los mon­go­les de Ku­blai Kan, pe­ro la irre­sis­ti­ble ca­pa­ci­dad de los chi­nos pa­ra ab­sor­ber la cul­tu­ra del enemi­go de­ter­mi­nó la su­per­vi­ven­cia y la con­ti­nui­dad del sis­te­ma. En reali­dad, la con­quis­ta mon­go­la po­nía fin a un pro­ce­so de de­sin­te­gra­ción te­rri­to­rial que hun­día sus raí­ces en el si­glo X, en el caó­ti­co pe­rio­do de las Cin­co Di­nas­tías. En el año 960, los Song del Nor­te lo­gra­ron una reuni­fi­ca­ción en­ga­ño­sa con el triun­fo del ge­ne­ral Zhao Kuang­yin, pri­mer em­pe­ra­dor de la di­nas­tía; pe­ro en los már­ge­nes del im­pe­rio, en el no­res­te y en el no­roes­te, se agi­ta­ban los Ki­tán y los Tan­gut, dos pue­blos que so­lo ce­sa­ron su aco­so con­tra las fron­te­ras de la Chi­na de los Song pre­vio pa­go de una gran in­dem­ni­za­ción. Los Song no te­nían re­cur­sos mi­li­ta­res pa­ra man­te­ner a ra­ya a sus in­quie­tos ve­ci­nos que, co­mo en el ca­so de los mon­go­les, ha­bían si­do cul­tu­ral­men­te co­lo­ni­za­dos por su enemi­go y si­ni­za­dos has­ta el pun­to de cons­ti­tuir­se en ‘di­nas­tías’ re­bel­des: los Liao y los Xia Oc­ci­den­ta­les, res­pec­ti­va­men­te. De es­te mo­do, des­de el si­glo X al XIII Chi­na fue víc­ti­ma de un ase­dio ca­si cons­tan­te, de una pre­sión fron­te­ri­za que ter­mi­na­ría por ex­plo­tar en tiem­po de los mon­go­les, en un fas­ci­nan­te pro­ce­so de acul­tu­ra­ción ca­rac­te­rís­ti­ca­men­te chino: el im­pe­rio era con­quis­ta­ble mi­li­tar­men­te, pe­ro an­tes o des­pués los in­va­so­res aca­ba­ban sien­do ab­sor­bi­dos por la so­li­dez es­truc­tu­ral de un mo­de­lo de Es­ta­do y so­cie­dad gra­ní­ti­co.

La Hangz­hou de Mar­co Po­lo era un es­pe­jo del ex­cep­cio­nal desa­rro­llo ur­bano del im­pe­rio chino en los si­glos pre­ce­den­tes, ba­jo los mo­nar­cas de la di­nas­tía Song; la cris­ta­li­za­ción de un es­plen­dor po­lí­ti­co y cul­tu­ral que se ges­tó des­de fi­na­les del si­glo X en los do­mi­nios del Hi­jo del Cie­lo (tí­tu­lo an­ces­tral que po­nía en pa­la­bras la di­men­sión di­vi­na del em­pe­ra­dor). Mien­tras Eu­ro­pa se con­su­mía en­tre som­bras y su­pers­ti­cio­nes mi­le­na­ris­tas, el im­pe­rio chino po­nía los ci­mien­tos de su par­ti­cu­lar Edad de Oro. Así, en los al­bo­res del año 1000 Chi­na era la an­tí­te­sis de la pri­mi­ti­va Eu­ro­pa. Tal es así, que en el cam­bio de mi­le­nio, ba­jo la di­nas­tía Song, el im­pe­rio chino ini­cia­ba su par­ti­cu­lar co­yun­tu­ra po­lí­ti­ca, eco­nó­mi­ca y cul­tu­ral. El Re­na­ci­mien­to chino se con­so­li­dó, de he­cho, pre­ce­dien­do en cua­tro si­glos a su equi­va­len­te eu­ro­peo.

Ger­men de la Chi­na mo­der­na

Efec­ti­va­men­te, con­flu­yen en Chi­na a par­tir de fi­na­les del si­glo X va­rias trans­for­ma­cio­nes sis­té­mi­cas ra­di­ca­les. La pri­me­ra, una nue­va cos­mo­lo­gía, alen­ta­da por un pen­sa­mien­to uni­ver­sal, na­tu­ra­lis­ta y ra­cio­nal que si­túa al hom­bre en el cen­tro del uni­ver­so, co­mo bi­sa­gra del or­den mo­ral y cós­mi­co, en un re­torno a las esen­cias del pa­sa­do, a la an­ces­tral tra­di­ción con­fu­cia­na, a la ob­ser­van­cia de los ri­tos y pa­tro­nes mo­ra­les que ga­ran­ti­zan una so­cie­dad ar­mo­nio­sa, que re­gu­lan la re­la­ción del so­be­rano con sus súb­di­tos, y con los di­fe­ren­tes miem­bros del nú­cleo fa­mi­liar.

Es­te pro­ce­so ra­cio­na­lis­ta coin­ci­de con el fin de la he­ge­mo­nía del bu­dis­mo, que des­de el si­glo V ha­bía mo­no­po­li­za­do ca­si por com­ple­to el de­ba­te fi­lo­só­fi­co. Así, a di­fe­ren­cia de lo que su­ce­día en Eu­ro­pa (y tam­bién en el mun­do is­lá­mi­co), el pen­sa­mien­to chino se li­be­ra­ba de las in­je­ren­cias de una re­li­gión do­mi­nan­te. La fi­lo­so­fía se se­cu­la­ri­za­ba en pleno au­ge asom­bro­so de la so­cie­dad ci­vil: se for­ja­ba un hom­bre nue­vo, li­bre de las ata­du­ras so­cia­les y re­li­gio­sas que tan pro­fun­da­men­te en­cor­se­ta­ban a la so­cie­dad eu­ro­pea con­tem­po­rá­nea. Se tra­ta­ba del re­sul­ta­do de una nue­va re­fle­xión acer­ca de los gran­des clá­si­cos de la tra­di­ción con­fu­cia­na. El pen­sa­mien­to neo­con­fu­ciano reivin­di­ca el le­ga­do de Con­fu­cio y sus su­ce­so­res (pie­dad fi­lial, hu­ma­ni­ta­ris­mo, jus­ti­cia, ob­ser­va­ción de los ri­tos, etc.) en opo­si­ción a una re­li­gión ‘ex­tran­je­ra’, el bu­dis­mo, que ha­bía ver­te­bra­do la ac­ti­vi­dad in­te­lec­tual en Chi­na en los si­glos pre­ce­den­tes.

Pe­ro en es­te nue­vo ama­ne­cer de las te­sis con­fu­cia­nas hay un in­gre­dien­te nue­vo: a pe­sar de las crí­ti­cas, el neo­con­fu­cio­nis­mo no da la es­pal­da a la di­men­sión cos­mo­ló­gi­ca y es­pi­ri­tual del bu­dis­mo y el taoís­mo. Es así co­mo el neo­con­fu­cio­nis­mo se afian­za co­mo el pri­mer sis­te­ma fi­lo­só­fi­co chino que aglu­ti­na la di­men­sión so­cial/mo­ral (he­re­da­da del con­fu­cio­nis­mo clá­si­co) y la di­men­sión cós­mi­ca en torno a una ex­pli­ca­ción sa­tis­fac­to­ria del uni­ver­so y del lu­gar que el hom­bre ocu­pa den­tro de él (en lí­nea con las tra­di­cio­nes bu­dis­ta y taoís­ta).

La cau­sa del len­to pro­ce­so de ca­pi­tu­la­ción fren­te a in­va­so­res

ex­tran­je­ros, que cul­mi­na­rá con la con­quis­ta mon­go­la, es­tá li­ga­da al tra­di­cio­nal des­pre­cio con­fu­ciano por el es­ta­men­to mi­li­tar. En tiem­pos de los Song, la de­fen­sa del país se en­con­tra­ba a car­go de mer­ce­na­rios y el ofi­cio de las ar­mas es­ta­ba peor con­si­de­ra­do que el ejer­ci­cio del co­mer­cio en la es­ca­la so­cial con­fu­cia­na. Es­ta cir­cuns­tan­cia tu­vo dos con­se­cuen­cias esen­cia­les. Por un la­do, no ha­bía aris­to­cra­cias gue­rre­ras co­mo ta­les, lo que su­ma­do a una po­lí­ti­ca de res­tric­ción de la pro­pie­dad agra­ria, que im­pe­día la acu­mu­la­ción de tie­rras en po­cas ma­nos y la pro­li­fe­ra­ción de gran­des te­rra­te­nien­tes, im­pi­dió el desa­rro­llo de un mo­de­lo feu­dal a la eu­ro­pea. Por otro la­do, el me­nos­pre­cio so­cial a la ca­rre­ra mi­li­tar aca­bó de­bi­li­tan­do la de­fen­sa del im­pe­rio fren­te a ame­na­zas ex­te­rio­res co­mo los Tan­gut, los Ki­tán o los mon­go­les.

Un tiem­po de re­for­mas

Si por al­go son pro­ta­go­nis­tas los em­pe­ra­do­res Song es, pre­ci­sa­men­te, por su fal­ta de pro­ta­go­nis­mo. Tai­zong, se­gun­do mo­nar­ca del Im­pe­rio Ce­les­te, sen­tó las ba­ses de un nue­vo or­den po­lí­ti­co y so­cial, en un pro­ce­so de cen­tra­li­za­ción que inau­gu­ró una era de im­por­tan­tes cam­bios en la es­truc­tu­ra de la so­cie­dad y del Es­ta­do: dos si­glos de pro­fun­do re­for­mis­mo en vir­tud del cual el em­pe­ra­dor da­ba un pa­so atrás en be­ne­fi­cio del pri­mer mi­nis­tro que, au­xi­lia­do por un Con­se­jo de Es­ta­do, iba a ma­ne­jar las rien­das del país eclip­san­do por com­ple­to al Hi­jo del Cie­lo.

El si­glo XI fue una cen­tu­ria de gran­des mi­nis­tros re­for­mis­tas. De en­tre to­dos ellos des­ta­ca por su ím­pe­tu y per­so­na­li­dad Wang Ans­hi, un re­for­ma­dor in­sa­cia­ble, en­tu­sias­ta de­fen­sor de la fun­ción re­gu­la­do­ra de las le­yes fren­te al fan­tas­ma del des­po­tis­mo. Wang fue un hom­bre ade­lan­ta­do a su tiem­po, en años en que la cor­te era un cam­po de ba­ta­lla per­ma­nen­te en­tre dos par­ti­dos an­ta­gó­ni­cos: los re­for­mis­tas, en­ca­be­za­dos por Wang, y los con­ser­va­do­res, li­de­ra­dos por el his­to­ria­dor Si­ma Guang, que no veían con bue­nos ojos el ar­dor pro­gre­sis­ta del mi­nis­tro del em­pe­ra­dor Shen­zong.

Al­gu­nos han que­ri­do ver un ger­men so­cia­lis­ta en las re­vo­lu­cio­na­rias re­for­mas del au­daz Wang, pe­ro lo cier­to es que el mi­nis­tro era un fir­me de­fen­sor del or­den es­ta­ble­ci­do. Su pro­gra­ma se es­truc­tu­ra­ba en torno a dos prin­ci­pios: por un la­do, sua­vi­zar las one­ro­sas car­gas del cam­pe­si­na­do, po­nien­do los ins­tru­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra evi­tar la com­pra y acu­mu­la­ción ma­si­va de tie­rras por par­te de una cas­ta de te­rra­te­nien­tes; por otro la­do, Wang en­ten­día que la ex­ce­si­va pre­sión fis­cal que pa­de­cían los cam­pe­si­nos, en be­ne­fi­cio de las in­sa­cia­bles cla­ses pu­dien­tes, era sín­to­ma de una fra­gi­li­dad es­truc­tu­ral del Es­ta­do y cau­sa de una de­fi­cien­te cir­cu­la­ción del di­ne­ro y la ri­que­za. Una con­cep­ción de la eco­no­mía ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­ná­mi­ca que, no obs­tan­te, po­nía en te­la de jui­cio de­ma­sia­dos pri­vi­le­gios. Y al fi­nal las pre­sio­nes del par­ti­do con­ser­va­dor sur­tie­ron efec­to: Si­ma Guang ace­le­ró la caí­da de Wang, de­jan­do en el ai­re no po­cas de sus in­cen­dia­rias pro­pues­tas.

La éli­te bu­ro­crá­ti­ca

Uno de los pun­tos cla­ve del pro­gra­ma de Wang go­za­ba de pleno con­sen­so en­tre re­for­mis­tas y con­ser­va­do­res. Du­ran­te su man­da­to, el ex mi­nis­tro ha­bía fun­da­do un sin­fín de hos­pi­ta­les, gra­ne­ros y es­cue­las pú­bli­cas a lo lar­go y an­cho de to­do el te­rri­to­rio. Le mo­vía el ideal de una so­cie­dad más igua­li­ta­ria, pe­ro no so­lo eso: el con­trol es­ta­tal de la edu­ca­ción era cru­cial pa­ra crear una só­li­da red na­cio­nal de pro­fe­sio­na­les de la po­lí­ti­ca, una can­te­ra de per­so­nal ad­mi­nis­tra­ti­vo adic­to al po­der que él mis­mo re­pre­sen­ta­ba. Así, el ac­ce­so a la fun­ción pú­bli­ca se con­vir­tió en la cla­ve de sus­ten­ta­ción de to­do el sis­te­ma. Una nue­va cla­se de bu­ró­cra­tas ver­sa­dos en la tra­di­ción con­fu­cia­na ejer­cía de col­chón fren­te al po­der de­cli­nan­te de la aris­to­cra­cia mi­li­tar.

El con­fu­cio­nis­mo gu­ber­na­men­tal fre­nó a los te­rra­te­nien­tes, lo que im­pi­dió un desa­rro­llo feu­dal co­mo el que te­nía lu­gar en Eu­ro­pa.

El sis­te­ma de exá­me­nes im­pe­ria­les co­bró for­ma en el si­glo VII ba­jo la di­nas­tía Tang, pe­ro fue en el si­glo XI, ba­jo los Song, cuan­do se con­so­li­dó co­mo uno de los ele­men­tos más ca­rac­te­rís­ti­cos del mo­de­lo so­cio­po­lí­ti­co del Re­na­ci­mien­to chino. Un sis­te­ma me­ri­to­crá­ti­co en vir­tud del cual cual­quier per­so­na, in­de­pen­dien­te­men­te de sus in­gre­sos y ren­tas, po­día lle­gar a lo más al­to en la ca­rre­ra po­lí­ti­ca gra­cias a los exá­me­nes, que po­nían a prue­ba los co­no­ci­mien­tos de los as­pi­ran­tes, so­bre to­do en el do­mi­nio de los tex­tos ca­nó­ni­cos con­fu­cia­nos.

Tra­di­cio­nal­men­te, el en­torno cor­te­sano y fa­mi­liar del mo­nar­ca ha­bía ejer­ci­do un pa­pel pro­ta­go­nis­ta en la to­ma de de­ci­sio­nes. Em­pe­ra­tri­ces y con­cu­bi­nas, por un la­do, y eu­nu­cos, por el otro, ha­bían si­do una in­fluen­cia de­ter­mi­nan­te en la po­lí­ti­ca chi­na en el pa­sa­do, pe­ro ba­jo el go­bierno de los em­pe­ra­do­res Song no tu­vie­ron par­ti­ci­pa­ción al­gu­na, en fa­vor de es­ta nue­va cla­se de bu­ró­cra­tas, man­da­ri­nes, que ac­ce­dían a los círcu­los de po­der por ri­gu­ro­sa opo­si­ción, que por su for­ma­ción clá­si­ca no cues­tio­na­ban el mo­de­lo y que ejer­ce­rían un con­trol ab­so­lu­to en la di­rec­ción del Es­ta­do en los tiem­pos ve­ni­de­ros.

Po­co a po­co, la ins­ti­tu­ción de­ge­ne­ra­ría en si­glos su­ce­si­vos, dan­do lu­gar a to­da cla­se de frau­des e irre­gu­la­ri­da­des, pe­ro du­ran­te la di­nas­tía Song el sis­te­ma de exá­me­nes im­pe­ria­les obró una re­vo­lu­ción so­cial sin pre­ce­den­tes en Chi­na. A di­fe­ren­cia de lo que ocu­rría en las na­cio­nes eu­ro­peas más avan­za­das, paí­ses en los que se al­can­za­ba la ci­ma de la je­rar­quía so­cial me­dian­te la ca­rre­ra mi­li­tar y ecle­siás­ti­ca, en el Im­pe­rio Ce­les­te el úni­co me­dio pa­ra al­can­zar ese te­cho era la Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca, cu­yo ac­ce­so es­ta­ba ri­gu­ro­sa­men­te (aun­que las tram­pas es­tu­vie­ran a la or­den del día) re­gu­la­do por un exa­men.

De es­te mo­do, en tiem­po de los Song se pro­du­ce una ra­di­cal re­de­fi­ni­ción del con­cep­to de no­ble­za. La po­se­sión de tie­rras, la ri­que­za eco­nó­mi­ca o las ha­za­ñas mi­li­ta­res no eran fac­to­res de­ci­si­vos pa­ra ac­ce­der a la éli­te so­cial. La nue­va no­ble­za son los le­tra­dos; los exá­me­nes im­pe­ria­les dic­ta­ban el ac­ce­so a la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de so­cial. Se tra­ta­ba, por tan­to, de una nue­va no­ble­za en la que la ri­que­za ya no ju­ga­ba un pa­pel re­le­van­te.

Kai­feng, cen­tro del mun­do

Fue­ron si­glos, ade­más, de un es­plén­di­do vi­gor de la vi­da ur­ba­na. El co­mer­cio go­za­ba de una sa­lud de hie­rro en un tiem­po en el que la na­ve­ga­ción, ma­rí­ti­ma y flu­vial, al­can­zó ni­ve­les de so­fis­ti­ca­ción ex­tra­or­di­na­rios. Sur­gie­ron ciu­da­des en to­dos los rin­co­nes del im­pe­rio, be­ne­fi­cián­do­se de esa bo­nan­za eco­nó­mi­ca que se tra­du­jo en la in­ven­ción y di­fu­sión del pa­pel mo­ne­da. De en­tre to­das ellas des­ta­ca­ba por su in­com­pa­ra­ble es­plen­dor la ca­pi­tal de los Song del Nor­te, Kai­feng, cu­ya po­bla­ción en el año 1021 ro­za­ba los 500.000 ha­bi­tan­tes, ci­fra que as­cien­de has­ta el mi­llón si in­clui­mos el am­plio en­tra­ma­do su­bur­bial; una ex­ten­sión tres ve­ces su­pe­rior a la de la an­ti­gua Ro­ma pa­ra una de las ciu­da­des más po­bla­das del pla­ne­ta en el si­glo XI, y con la que so­lo Bag­dad, ca­pi­tal del ca­li­fa­to aba­sí, po­día com­pe­tir en di­na­mis­mo, di­men­sio­nes y es­plen­dor.

Kai­feng fue ade­más la pri­me­ra ciu­dad del pue­blo, mien­tras que las gran­des ur­bes del Im­pe­rio Ce­les­te has­ta tiem­pos de los Song ha­bían si­do cen­tros aris­to­crá­ti­cos y ad­mi­nis­tra­ti­vos en los que la ac­ti­vi­dad mer­can­til es­ta­ba ri­gu­ro­sa­men­te re­gu­la­da por el go­bierno. La nue­va ca­pi­tal ofre­cía un iné­di­to mo­de­lo de aglo­me­ra­ción po­pu­lar en torno a una vi­da co­mer­cial tre­men­da­men­te di­ná­mi­ca, di­ver­si­fi­ca­da al­re­de­dor de una cre­cien­te ini­cia­ti­va pri­va­da y de una ofer­ta de ocio pa­ra to­dos los bol­si­llos en torno a los wa­zi (ba­rrios de di­ver­sión don­de se da­ban ci­ta cuen­ta­cuen­tos, mú­si­cos, ac­to­res y ti­ti­ri­te­ros), que per­ma­ne­cían abier­tos has­ta al­tas ho­ras de la ma­dru­ga­da ofre­cien­do dis­trac­cio­nes y eva­sión a to­da cla­se de pú­bli­cos.

Es el triun­fo de la bur­gue­sía ur­ba­na: el lu­jo es­tá ca­da vez al al­can­ce de más per­so­nas, la ri­que­za es­tá ra­zo­na­ble­men­te bien re­par­ti­da y el Es­ta­do sa­ca ta­ja­da fis­ca­li­zan­do los enor­mes be­ne­fi­cios ama­sa­dos en la ar­te­sa­nía y el co­mer­cio. La Chi­na de los Song pre­su­me de una gran­dio­sa red na­ve­ga­ble de 50.000 ki­ló­me­tros, que lle­va los ré­di­tos del co­mer­cio a to­dos los rin­co­nes de un im­pe­rio en el que la in­dus­tria­li­za­ción, en el si­glo XI, pa­re­ce a la vuel­ta de la es­qui­na. Y pa­ra mues­tra un bo­tón: en pleno au­ge de la pro­duc­ción mi­ne­ra, Chi­na ge­ne­ra­ba anual­men­te 114.000 to­ne­la­das de hie­rro en bru­to, el do­ble que In­gla­te­rra

si­glos des­pués, en ple­na Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Pa­ra­le­la­men­te sur­gen nue­vos ins­tru­men­tos de cul­ti­vo e irri­ga­ción, fac­to­res que ex­pli­can una for­mi­da­ble ex­pan­sión del cul­ti­vo del arroz que per­mi­te acu­mu­lar ele­va­das re­ser­vas que li­be­ran a un gran nú­me­ro de per­so­nas del tra­ba­jo de la tie­rra: un es­tí­mu­lo de gran im­pac­to pa­ra la di­ver­si­fi­ca­ción de las ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y, no me­nos im­por­tan­te, pa­ra el desa­rro­llo de las ar­tes, la fi­lo­so­fía y, có­mo no, la cien­cia.

Re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca

Se­me­jan­te bo­nan­za eco­nó­mi­ca, po­lí­ti­ca y so­cial ofre­ce el con­tex­to idó­neo pa­ra ex­pri­mir el in­ge­nio; pa­ra el desa­rro­llo de la tec­no­lo­gía y la cien­cia. La Chi­na de los Song es, tam­bién, la de la re­vo­lu­ción de la pól­vo­ra. Des­cu­bier­ta en épo­ca de los Tang por al­qui­mis­tas vin­cu­la­dos al taoís­mo, en­con­tra­rá fi­nal­men­te una apli­ca­ción al mun­do mi­li­tar en el trans­cur­so del si­glo X. De 1044 da­ta la pri­me­ra men­ción en las fuen­tes de la pól­vo­ra de ca­ñón, pre­ce­dien­do en más de dos si­glos a su apa­ri­ción en un con­tex­to eu­ro­peo, si bien el gran avan­ce en tiem­pos de los Song es el em­pleo de la pól­vo­ra co­mo pro­pul­sor de tu­bo, me­dian­te cohe­tes de bam­bú y ma­de­ra, téc­ni­ca que re­vo­lu­cio­na­rá en la Edad Mo­der­na los cam­pos de ba­ta­lla de la vie­ja Eu­ro­pa, que im­por­ta­rá la téc­ni­ca a tra­vés del mun­do is­lá­mi­co, se­llan­do la rui­na de las aris­to­cra­cias gue­rre­ras me­die­va­les.

No me­nos tras­cen­den­tes se­rán los avan­ces en el ám­bi­to de la as­tro­no­mía y la na­ve­ga­ción, con la in­ven­ción y di­fu­sión de la brú­ju­la a me­dia­dos del si­glo XI, el con­cep­to del Nor­te ver­da­de­ro y el for­mi­da­ble jun­co de al­ta mar, un gran ve­le­ro de en­tre cua­tro y seis más­ti­les, con has­ta cua­tro puen­tes y ca­pa­ci­dad pa­ra trans­por­tar a un mi­llar de per­so­nas.

Se­rá cru­cial la di­fu­sión del libro, fac­tor cla­ve en el es­pec­ta­cu­lar desa­rro­llo de la edu­ca­ción y en la con­so­li­da­ción de los le­tra­dos en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de so­cial. Es una in­no­va­ción de­ter­mi­nan­te que po­ne el sa­ber al al­can­ce de cual­quie­ra y que im­pul­sa la apa­ri­ción y di­fu­sión de en­ci­clo­pe­dias y tra­ta­dos de cien­cias na­tu­ra­les, téc­ni­ca o me­di­ci­na, que son el ob­je­to que me­jor re­su­me la nue­va Chi­na de los Song: un im­pe­rio de le­tra­dos don­de el co­no­ci­mien­to y el es­tu­dio son los fac­to­res que de­fi­nen el éxi­to o el fra­ca­so so­cial en un mun­do en trans­for­ma­ción asom­bro­sa.

Más que nun­ca an­tes o des­pués en la His­to­ria, el ‘Reino del Cen­tro’, ese “to­do ba­jo el cie­lo” al que se re­fie­ren las fuen­tes, es en efec­to el es­pe­jo en el cual mi­rar­se, el eje en torno al que or­bi­ta la ci­vi­li­za­ción uni­ver­sal, el mis­mí­si­mo co­ra­zón del mun­do.

Una re­vo­lu­ción so­cial sin pre­ce­den­tes fue el exa­men es­ta­tal que, abier­to a to­dos, era la úni­ca vía po­si­ble de ac­ce­so al po­der.

Co­lor pleno del pa­sa­do. Re­crea­ción ac­tual de la cor­te im­pe­rial Song en el Pa­be­llón del Dra­gón de la ciu­dad de Kai­feng.

1

2

3

Re­si­den­tes y vi­si­tan­tes. 1. Mar­co Po­lo lle­ga a Hangz­hou, ciu­dad que le pa­re­ció “la más sun­tuo­sa y ele­gan­te del mun­do”.

2. Ima­gen de Con­fu­cio (551-479 a. C.), fun­da­dor de un sis­te­ma de mo­ral que exal­ta la fi­de­li­dad a la tra­di­ción na­cio­nal y fa­mi­liar.

3. Pin­tu­ra so­bre se­da del si­glo XVII que re­pre­sen­ta la cor­te de la di­nas­tía Song en torno a 1100, con el em­pe­ra­dor Hui­zong an­te la sec­ta bu­dis­ta Tao-See.

5 El reino de los ríos y los ma­res

4. El sis­te­ma de exá­me­nes im­pe­ria­les co­bró for­ma en el si­glo VII ba­jo la di­nas­tía Tang.

5. Re­pre­sen­ta­ción de un jun­co de trans­por­te co­mer­cial co­mo los que fue­ron desa­rro­lla­dos en Chi­na ha­cia el año 1000.

6. Gran­des avan­ces en la na­ve­ga­ción se die­ron co­mo re­sul­ta­do de la in­tro­duc­ción de la brú­ju­la.

6

4

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.