La Es­cue­la Pa­la­ti­na de Aquis­grán

Muy Interesante (Chile) - - MUY ESPECIAL -

Es co­no­ci­do el in­te­rés de Car­lo­magno por la edu­ca­ción de su cor­te y del pue­blo, co­mo un mu­ro pa­ra for­ta­le­cer la uni­dad de su reino. Se­gún los es­pe­cia­lis­tas, él mis­mo era anal­fa­be­to, lo que pue­de ex­pli­car esa ac­ti­tud. Y da­do que en su épo­ca la cul­tu­ra se ha­lla­ba en ma­nos ecle­siás­ti­cas, el rey bus­có en­tre los mon­jes la ayu­da ne­ce­sa­ria pa­ra crear un nue­vo sis­te­ma edu­ca­ti­vo, de raí­ces de­ci­di­da­men­te clá­si­cas.

De los im­pli­ca­dos so­bre­sa­le Al­cuino de York, bri­tano, que co­no­ció al Rey en el año 781. Jun­tos, y con la ayu­da de otros in­te­lec­tua­les fran­cos (An­gil­ber­to, Ade­lar­do), ger­ma­nos (Egi­nar­do), ir­lan­de­ses (Cle­men­te, Do­na­to) e ita­los (Pa­blo, Teo­dul­fo), ini­cia­ron la lla­ma­da Es­cue­la Pa­la­ti­na en la se­de re­gia, Aquis­grán, con fun­cio­nes que po­drían ca­li­fi­car­se de uni­ver­si­ta­rias.

En la on­da gre­co­la­ti­na. Da­do su ori­gen, una de las prin­ci­pa­les dis­ci­pli­nas era la teo­lo­gía, pe­ro se en­se­ña­ba tam­bién el tri­vium (gra­má­ti­ca, dia­léc­ti­ca y re­tó­ri­ca) y el cua­tri­vium (arit­mé­ti­ca, geo­me­tría, as­tro­no­mía y mú­si­ca), he­ren­cias gre­co­la­ti­nas. La len­gua uti­li­za­da era el la­tín. En la Es­cue­la Pa­la­ti­na se die­ron ci­ta los hi­jos de los no­ta­bles ca­ro­lin­gios, y sus mé­to­dos y es­truc­tu­ra se co­pia­ron pa­ra eri­gir cen­tros edu­ca­ti­vos si­mi­la­res en otros lu­ga­res del reino. La ac­ti­vi­dad de es­tas es­cue­las y la di­fu­sión cul­tu­ral que se con­si­guió gra­cias a ellas se co­no­ce co­mo la eta­pa del Re­na­ci­mien­to Ca­ro­lin­gio.

Al­cuino de York mues­tra uno de los li­bros usa­dos en la Es­cue­la Pa­la­ti­na al em­pe­ra­dor Car­lo­magno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.