Dos em­pe­ra­tri­ces de Cons­tan­ti­no­pla: Zoé y Teo­do­ra

Muy Interesante (Chile) - - MUY ESPECIAL -

Zoé y Teo­do­ra Por­fi­ro­gé­ne­ta na­cie­ron en el año 978 y 981, res­pec­ti­va­men­te. Eran las úni­cas hi­jas de Cons­tan­tino VIII y go­za­ron siem­pre del fa­vor po­pu­lar co­mo re­pre­sen­tan­tes de la di­nas­tía ma­ce­dó­ni­ca, con in­de­pen­den­cia de su se­xo. Tras ser re­cha­za­do por Teo­do­ra, de ca­rác­ter más re­ser­va­do, el pre­ten­dien­te Ro­mano Ar­gi­ro se ca­só con Zoé en un ma­tri­mo­nio de con­ve­nien­cia que ella no res­pe­tó. Pron­to co­rrie­ron ru­mo­res so­bre sus in­fi­de­li­da­des, al tiem­po que des­pe­ja­ba la su­ce­sión en­vian­do a su her­ma­na le­jos de la ca­pi­tal. Ro­mano no su­po ga­nar­se al pue­blo por sus des­afor­tu­na­das me­di­das. En 1034 fa­lle­ció, al pa­re­cer en­ve­ne­na­do por su es­po­sa, que con­tra­jo ma­tri­mo­nio con su aman­te Mi­guel Or­fa­no­tro­po. Es­te mu­rió al po­co tiem­po, si bien por cau­sas na­tu­ra­les, y le su­ce­dió su hi­jo, lla­ma­do tam­bién Mi­guel, a quien Zoé ha­bía adop­ta­do. Sin em­bar­go, el se­gun­do Mi­guel la re­clu­yó en un mo­nas­te­rio y la des­po­jó de sus de­re­chos su­ce­so­rios, an­te el fu­ror de la po­bla­ción de Bi­zan­cio: pa­ra ellos no era ad­mi­si­ble la au­sen­cia de des­cen­dien­tes di­rec­tos de la di­nas­tía ma­ce­dó­ni­ca en el trono bi­zan­tino. De esa for­ma se pro­du­jo la re­be­lión del año 1042, que con­si­guió lle­var a Cons­tan­ti­no­pla a Teo­do­ra y Zoé, y nom­brar­las em­pe­ra­tri­ces ba­jo pro­tec­ción ecle­siás­ti­ca. Las dos her­ma­nas go­ber­na­ron jun­tas unos me­ses y, tras la muer­te de Zoé en 1050, lo hi­zo so­la Teo­do­ra.

La em­pe­ra­triz Teo­do­ra ex­hor­ta a su ma­ri­do a reac­cio­nar an­te la ame­na­za de las re­vuel­tas ciu­da­da­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.