El mun­do sin no­so­tros

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA -

Ima­gi­na que el ser hu­mano se es­fu­ma­ra de re­pen­te, co­mo su­ce­de en la pe­lí­cu­la Soy le­yen­da (2007). ¿Cuá­les se­rían los pri­me­ros efec­tos des­ta­ca­bles? Ho­ras des­pués, las lu­ces de las ciu­da­des em­pe­za­rían a apa­gar­se. En so­lo unos me­ses, nues­tras mas­co­tas es­ca­pa­rían de las ca­sas pa­ra bus­car ali­men­to y em­pe­zar una vi­da sal­va­je, y los ani­ma­les de gran­ja pe­re­ce­rían. El ma­yor da­ño, no obs­tan­te, ven­dría ori­gi­na­do por el agua: los reac­to­res de las cen­tra­les nu­clea­res no se re­fri­ge­ra­rían y al­gu­nos ex­plo­ta­rían, lo que ori­gi­na­ría al­tos ni­ve­les de ra­diac­ti­vi­dad.

Un cuar­to de si­glo más tar­de, las ur­bes em­pe­za­rían a cu­brir­se de ve­ge­ta­ción y moho. Eso sin con­tar con los efec­tos del ca­len­ta­mien­to glo­bal, que de se­guir su cur­so po­dría ele­var el ni­vel de los océa­nos un pro­me­dio de 2,4 me­tros de aquí al año 2100, con el con­si­guien­te ries­go de inun­da­cio­nes en las po­bla­cio­nes cos­te­ras.

Si le da­mos un ace­le­ra­ción a la má­qui­na del tiem­po, com­pro­ba­re­mos cuán efí­me­ro es nues­tro le­ga­do una vez que ha­ya­mos aban­do­na­do la es­ce­na. En un ar­tícu­lo pa­ra la re­vis­ta bri­tá­ni­ca New Scien­tist, la di­vul­ga­do­ra Lau­ra Spin­ney con­je­tu­ra­ba que, en 250 años, Lon­dres se­ría una cié­na­ga, su es­ta­do an­tes de con­ver­tir­se en ciu­dad.

De nues­tro pa­so no que­da­rá ni el plás­ti­co

Pa­sa­dos los pri­me­ros 1.000 años sin no­so­tros, po­cas es­truc­tu­ras ar­ti­fi­cia­les se­gui­rían en pie, sal­vo los gran­des ver­te­de­ros, las mi­nas a cie­lo abier­to, los ca­na­les, las carreteras o los edi­fi­cios más só­li­da­men­te cons­trui­dos. El alu­mi­nio y los ob­je­tos de ce­rá­mi­ca y plás­ti­co ten­drían más mi­le­nios de es­pe­ran­za de vi­da, pero al fi­nal el tiem­po bo­rra­rá to­do el ras­tro del pri­ma­te que do­mi­nó, du­ran­te un bre­ví­si­mo pe­rio­do geo­ló­gi­co, la Tierra.

APO­CA­LIP­SIS AHO­RA. Sin la pre­sen­cia hu­ma­na, ciu­da­des co­mo Nue­va York que­da­rían a mer­ced de los ele­men­tos. Los ras­ca­cie­los se des­mo­ro­na­rían, aun­que la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, cons­trui­da en bron­ce, po­dría du­rar al­gu­nos mi­le­nios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.