Es­pe­ji­to, es­pe­ji­to, ¿más ra­ro es más bo­ni­to?

Per­si­guien­do idea­les es­té­ti­cos inal­can­za­bles, po­ne­mos nues­tra fe en pro­duc­tos y tra­ta­mien­tos que no siempre cum­plen lo que pro­me­ten.

Muy Interesante (Chile) - - A LA LUZ DE LA RAZÓN - Por Gua­da­lu­pe Ale­mán Las­cu­rain

La ob­se­sión por la be­lle­za ha cau­sa­do es­tra­gos mu­cho an­tes de que In­ter­net se vie­ra in­fes­ta­do por los atri­bu­tos de las her­ma­ni­tas Kar­das­hian, y pa­ra­dó­ji­ca­men­te, ha en­gen­dra­do al­gu­nos de los mons­truos más ho­rren­dos de la his­to­ria. Uno de ellos fue Erz­sé­bet Bát­hory (1560-1614), aris­tó­cra­ta hún­ga­ra que se ga­nó a pul­so el so­bre­nom­bre de “la Con­de­sa San­grien­ta”. Se cuen­ta que Bát­hory tor­tu­ró y de­go­lló a unos 650 ado­les­cen­tes pa­ra ba­ñar­se en su san­gre, convencida de que ha­bía ha­lla­do el an­tí­do­to con­tra el en­ve­je­ci­mien­to. Que­da cla­ro que na­die en su sano jui­cio re­cu­rre a ta­les ex­tre­mos; sin em­bar­go, tam­bién es cier­to que en nom­bre de la eter­na ju­ven­tud lle­ga­mos a apli­car­nos me­jun­jes ex­tra­ñí­si­mos. Te mos­tra­mos un par de ejem­plos.

Ba­ba de ca­ra­col: exis­ten sue­ros y cre­mas que con­tie­nen o di­cen con­te­ner “ba­ba de ca­ra­col”, re­me­dio ca­si mi­la­gro­so que bo­rra las arru­gas. Al pa­re­cer, la se­cre­ción que emi­te el ca­ra­col de la es­pe­cie Cry­ptomp­ha­lus as­per­sa tie­ne pro­pie­da­des re­ge­ne­ra­do­ras, so­bre to­do pa­ra el mis­mo ca­ra­col. Dos pre­ci­sio­nes: en pri­mer lu­gar, no se tra­ta de ‘ba­ba’, sino de la se­cre­ción que emi­te ese mo­lus­co cuan­do es­tá es­tre­sa­do. En se­gun­do lu­gar, los efec­tos de es­ta sus­tan­cia en la piel hu­ma­na –y la me­jor ma­ne­ra de apro­ve­char­los– siguen sien­do es­tu­dia­dos.

Le­che de bu­rra: di­ce la le­yen­da que Cleo­pa­tra se ba­ña­ba a dia­rio en le­che de bu­rra pa­ra con­ser­var la ter­su­ra y elas­ti­ci­dad de su piel. Pue­de ser, aun­que si ca­da bu­rra pro­du­ce me­nos de me­dio li­tro de le­che al día, la rei­na de Egip­to hu­bie­ra te­ni­do que con­tar con 500 équi­das pa­ra lle­nar su ba­ñe­ra. Por otro la­do, el his­to­ria­dor la­tino Ju­ve­nal na­rra que Po­pea, la con­cu­bi­na de Ne­rón, via­ja­ba con una co­mi­ti­va de 500 bu­rras no­dri­zas pa­ra ba­ñar­se en su le­che, así que ¿se­rá? En es­te ca­so, hoy se sa­be que la le­che de bu­rra es muy si­mi­lar a la le­che ma­ter­na hu­ma­na por los nu­trien­tes que con­tie­ne y su pro­por­ción de gra­sa y lac­to­sa. Tam­bién po­see agen­tes an­ti­alér­gi­cos y gran can­ti­dad de vi­ta­mi­na A, que es un po­de­ro­so an­ti­oxi­dan­te. ¿Sir­ve ba­ñar­se en ella? Sí, tan­to co­mo sir­ve hu­mec­tar la piel con otros pro­duc­tos de bue­na ca­li­dad.

Ex­cre­men­to de pá­ja­ro: en Ja­pón, du­ran­te el pe­rio­do Edo (1603–1868), las geis­has y los ac­to­res de tea­tro Ka­bu­ki em­plea­ban Ugui­su no fun pa­ra des­ma­qui­llar­se y re­vi­ta­li­zar su cu­tis. Sue­na co­mo un ver­da­de­ro lujo asiá­ti­co, has­ta que nos en­te­ra­mos de que Ugui­su no fun sig­ni­fi­ca “ma­te­ria fe­cal de rui­se­ñor”. Ac­tual­men­te, hay spas que ofre­cen fa­cia­les ca­rí­si­mos de de­po­si­ción de pá­ja­ro pre­via­men­te es­te­ri­li­za­da bajo ra­yos UV. Los ‘fa­cia­les de geis­ha’ me­jo­ran el as­pec­to de la piel porque el ex­cre­men­to de ave con­tie­ne urea, sus­tan­cia uti­li­za­da en lo­cio­nes hi­dra­tan­tes. Tam­bién con­tie­ne gua­ni­na, que otor­ga tem­po­ral­men­te a la piel una cua­li­dad lu­mi­no­sa (pero no porque se tra­te de un ami­noá­ci­do, co­mo se ha pu­bli­ca­do erró­nea­men­te en to­das par­tes, pues la gua­ni­na es una ba­se nu­cleó­ti­da). Aho­ra bien, ¿re­sul­ta in­dis­pen­sa­ble que las he­ces sal­gan del in­tes­tino de un rui­se­ñor ali­men­ta­do con gu­sa­nos de se­da, o pue­de pro­ve­nir de cual­quier pro­le­ta­ria pa­lo­ma dia­rrei­ca? Es una pre­gun­ta, que cons­te.

Mascarillas de oro pu­ro: los spas y las clí­ni­cas que ofre­cen es­te tra­ta­mien­to ase­gu­ran que el oro de 24 ki­la­tes (apli­ca­do en for­ma de pan o de pol­vo so­bre la piel) ayu­da a fre­nar la des­com­po­si­ción de la elas­ti­na, reac­ti­va las cé­lu­las que pro­du­cen co­lá­geno y me­jo­ra la mi­cro­cir­cu­la­ción

a ni­vel ce­lu­lar. Sin em­bar­go, un es­tu­dio de la Uni­ver­si­dad de Stony Brook, Nue­va York, en­ca­be­za­do por la doc­to­ra Tat­sia­na Mi­ro­na­va, arro­jó da­tos que in­di­can lo con­tra­rio. En su ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en el jour­nal Na­no­to­xi­co­logy ex­pli­ca que, mien­tras las mi­cro­par­tí­cu­las de oro pue­den ser inofen­si­vas, las na­no­par­tí­cu­las de es­te ele­men­to ace­le­ran la for­ma­ción de arru­gas e in­hi­ben la ca­pa­ci­dad de la piel de sa­nar­se a sí mis­ma.

“Pe­ces doc­tor”: si quie­res que tus pies que­den sua­ves cual piel de be­bé, pue­des me­ter­los en una ti­na lle­na de ga­rra ru­fas o ‘pe­ces-doc­tor’. Es­tos pe­ces ori­gi­na­rios de Eu­ra­sia, de la fa­mi­lia de los Cy­pri­ni­dae, se comen la piel muer­ta, así que se uti­li­zan pa­ra ha­cer la pe­di­cu­ra más exó­ti­ca del mun­do. To­do bien, siempre y cuan­do sean los pe­ces de la es­pe­cie in­di­ca­da y en un es­ta­ble­ci­mien­to que les da ali­men­to es­pe­cial y los man­tie­ne en con­di­cio­nes im­pe­ca­bles de hi­gie­ne. De lo con­tra­rio, lo úni­co que vas a pes­car es una in­fec­ción de te­rror.

Ve­neno de ser­pien­te: es uno de los úl­ti­mos gri­tos de la cos­mé­ti­ca, y va­ya que vie­ne al ca­so lo de “gri­to”. A ver, vá­mo­nos po­co a po­co con es­ta. a) Es un he­cho que el ve­neno de una ví­bo­ra de Ma­la­sia, la Tro­pi­do­lae­mus wa­gle­ri, pa­ra­li­za los múscu­los. b) Se ven­den cre­mas an­ti­arru­gas que con­tie­nen Wa­gle­rin-1, una de las to­xi­nas de es­te rep­til. c) No exis­te la me­nor evi­den­cia cien­tí­fi­ca de que el Wa­gle­rin-1 agre­ga­do a es­tos pro­duc­tos re­la­je los múscu­los fa­cia­les res­pon­sa­bles de la for­ma­ción de arru­gas. Así, ¿o más cla­ro?

La be­lle­za cues­ta… y la ver­dad tam­bién

Na­ve­gan­do a la de­ri­va en­tre los con­se­jos de la abue­la, la pu­bli­ci­dad y los frau­des, po­de­mos ser pre­sa fá­cil de cier­tos mi­tos muy ex­ten­di­dos so­bre la be­lle­za. Una mues­tra de es­to, son los si­guien­tes:

Mi­to: “Be­ber mu­cha agua ayu­da a que la piel se vea hi­dra­ta­da”. Reali­dad: to­mar agua es esen­cial pa­ra con­ser­var la bue­na sa­lud, pero sal­vo en ca­sos de des­hi­dra­ta­ción ex­tre­ma, el H2O que to­ma­mos no al­te­ra no­ta­ble­men­te el as­pec­to de la epi­der­mis. La ver­da­de­ra hi­dra­ta­ción de la piel pue­de ser en­dó­ge­na –es de­cir, la que el cuerpo ge­ne­ra na­tu­ral­men­te a tra­vés de la pro­duc­ción de gra­sa– o exó­ge­na –aña­dien­do hu­me­dad a la piel a tra­vés de cre­mas y lo­cio­nes que con­tie­nen gra­sas y acei­tes–.

Mi­to: “Las cre­mas con co­lá­geno ayu­dan a re­tra­sar los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to”. Reali­dad: el co­lá­geno, una pro­teí­na que for­ma fi­bras, es el com­po­nen­te más abun­dan­te de la piel y de los hue­sos y, en efec­to, es res­pon­sa­ble de la fle­xi­bi­li­dad y ju­ven­tud de los múscu­los. La piel jo­ven es­tá con­for­ma­da por un 90% de co­lá­geno, cu­yo ni­vel va dis­mi­nu­yen­do en un 6% apro­xi­ma­da­men­te ca­da 10 años; sin em­bar­go, la úni­ca for­ma de con­ser­var el co­lá­geno en la piel es in­gi­rien­do los nu­trien­tes ade­cua­dos que es­ti­mu­lan la pro­duc­ción de es­ta pro­teí­na a ni­vel ce­lu­lar.

Mi­to: “Si des­pun­tas tu ca­be­llo, cre­ce­rá más rá­pi­do”. Reali­dad: el ca­be­llo cre­ce des­de la raíz del cue­ro ca­be­llu­do, así que cor­tar las pun­tas no al­te­ra su rit­mo de cre­ci­mien­to. Por cier­to, la idea de que hay que des­pun­tar­lo du­ran­te la luna lle­na tam­bién ca­re­ce de to­do fun­da­men­to.

Mi­to: “La ce­lu­li­tis pue­de des­apa­re­cer un­tán­do­se de­ter­mi­na­do gel,

cre­ma o lo­ción”. Tris­te reali­dad: no exis­te un so­lo pro­duc­to de apli­ca­ción cu­tá­nea que en ver­dad eli­mi­ne la ce­lu­li­tis, ni es­tu­dios se­rios que res­pal­den la efec­ti­vi­dad de las cre­mas “re­duc­to­ras de gra­sa”. Al­gu­nos pro­duc­tos con ca­feí­na, teí­na, teo­bro­mi­na y otros al­ca­loi­des del gru­po de las xan­ti­nas ayu­dan a en­mas­ca­rar la ce­lu­li­tis, porque son va­so­cons­tric­to­res y es­ti­mu­lan la cir­cu­la­ción, pero su efec­to es tem­po­ral. Lo mis­mo su­ce­de con cre­mas que con­tie­nen re­ti­noi­des, pues en­gro­san la epi­der­mis y así ayu­dan a es­con­der un po­co el te­mi­do as­pec­to de la “piel de na­ran­ja”.

Bajo el in­flu­jo de la ma­gia

La pa­la­bra gla­mour pue­de tra­du­cir­se co­mo “en­can­to na­tu­ral que fas­ci­na”, aun­que en su ori­gen es­tá re­la­cio­na­da con creen­cias so­bre­na­tu­ra­les. Pro­vie­ne de gram­mar, un vo­ca­blo an­glo­sa­jón que de­sig­na­ba a los prac­ti­can­tes de las ar­tes ocul­tas. El gla­mour (o gla­mur) tam­bién era un po­der atri­bui­do a las ha­das, gra­cias al cual ejer­cían un en­can­to irre­sis­ti­ble so­bre los mor­ta­les. En el si­glo XVIII, el tér­mino des­cri­bía un he­chi­zo ca­paz de al­te­rar la per­cep­ción de la reali­dad de una per­so­na, y a co­mien­zos del si­glo XIX em­pe­zó a re­la­cio­nar­se con la be­lle­za y la ele­gan­cia de las ce­le­bri­da­des de la fa­rán­du­la. Es­te bre­ve pa­rén­te­sis eti­mo­ló­gi­co pue­de ser­vir pa­ra re­cor­dar­nos que el de­seo de po­ner­nos gua­pos y el pen­sa­mien­to má­gi­co sue­len ir de la mano, in­clu­so en­tre las per­so­nas más ra­cio­na­les.

Por lo tan­to…

Va­le la pe­na es­tar aler­tas, no so­lo an­te los lla­ma­dos “pro­duc­tos milagro” sino tam­bién an­te las tru­cos de una in­dus­tria po­de­ro­sa que sue­le pro­me­ter re­me­dios mi­la­gro­sos ya sea di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te. Hay que leer las eti­que­tas (y más allá de ellas), va­cu­nar­se con una sa­lu­da­ble do­sis de es­cep­ti­cis­mo y to­mar en cuen­ta que lo exó­ti­co, mi­le­na­rio, le­gen­da­rio, na­tu­ral o de mo­da no ne­ce­sa­ria­men­te im­pli­ca ‘real’, ‘be­né­fi­co’ o ‘más efec­ti­vo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.