Par­te II Ex­tra­ño pa­ra sus oí­dos

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

En el cuen­to “La má­qui­na pre­ser­va­do­ra” (The Pre­ser­ving Ma­chi­ne), del es­cri­tor es­ta­dou­ni­den­se Phi­lip K. Dick, escrito en 1953, co­no­ce­mos al doc­tor La­be­rin­to, quien “sen­tía una gran pa­sión por el ar­te y era ade­más un pe­si­mis­ta”. Con­si­de­ra­ba que la cul­tu­ra oc­ci­den­tal se­gui­ría los mis­mos pa­sos que los gran­des im­pe­rios del pa­sa­do, y estaba se­gu­ro de que se ave­ci­na­ba el de­rrum­be de la ci­vi­li­za­ción co­mo la co­no­ce­mos. En­tre to­das las co­sas be­llas que se per­de­rían en me­dio del in­mi­nen­te caos, la mú­si­ca se­ría el ob­je­to cul­tu­ral más vul­ne­ra­ble de to­dos, mis­ma que con­si­de­ra­ba co­mo “una de las ar­tes más pe­re­ce­de­ras por su fra­gi­li­dad y de­li­ca­de­za”. Pero una tar­de, den­tro de su an­gus­tio­sa es­pe­ra, se ima­gi­nó a “la úl­ti­ma par­ti­tu­ra de un trío de cuer­das de Schu­bert en­te­rra­da bajo los es­com­bros de un mu­seo tras ser bom­bar­dea­do”; los ves­ti­gios de aque­lla cla­se de ar­te se per­de­rían pa­ra siempre, con­su­mi­dos por los ele­men­tos y el tiem­po. Fue de es­ta ma­ne­ra que con­ci­bió la idea de la “má­qui­na pre­ser­va­do­ra”, un dis­po­si­ti­vo ca­paz de trans­for­mar las me­lo­días de los gran­des com­po­si­to­res en ob­je­tos fí­si­cos a fin de con­ser­var­los de ma­ne­ra in­de­fi­ni­da. Sin em­bar­go, los que te­nía en men­te se­rían úni­cos, pues ade­más los do­ta­ría de vi­da, con­vir­tién­do­los en ani­ma­les que re­uni­rían las ca­rac­te­rís­ti­cas re­pre­sen­ta­ti­vas de ca­da ti­po de mú­si­ca. Di­cha má­qui­na fue cons­trui­da y con ella fue­ron crea­dos el pá­ja­ro Mo­zart, el es­ca­ra­ba­jo Beet­ho­ven, el ciem­piés Brahms, los in­sec­tos Bach, o el ani­mal Wag­ner.

Co­mo afi­cio­na­do a la mú­si­ca clá­si­ca y em­plea­do de una tien­da de dis­cos, el au­tor tu­vo una es­pe­cie de pro­yec­ción al res­pec­to, preo­cu­pa­do por la con­ser­va­ción de su pa­sa­tiem­po fa­vo­ri­to. En aquel en­ton­ces no se ha­bía po­pu­la­ri­za­do en el me­dio tec­no­ló­gi­co la idea de la di­gi­ta­li­za­ción de la mú­si­ca, co­sa que de ha­ber vi­vi­do lo su­fi­cien­te lo ha­bría he­cho muy fe­liz.

La mú­si­ca de los pá­ja­ros

Así co­bra es­pe­cial in­te­rés co­no­cer la co­la­bo­ra­ción que hu­bo en­tre los or­ni­tó­lo­gos es­ta­dou­ni­den­ses Jerry y Nor­ma Stil­well con el in­ge­nie­ro en au­dio Jim Fas­set, con­ver­ti­da en una va­rian­te hi­pers­ti­cio­nal del cuen­to de Phi­lip K. Dick. En tér­mi­nos ma­quí­ni­cos, los pá­ja­ros pue­den ser vis­tos co­mo au­tén­ti­cas ‘má­qui­nas de so­ni­do’, em­pa­ren­ta­dos con los ya men­cio­na­dos pe­ces que in­te­gra­ban una or­ques­ta.

En 1948, tras ju­bi­lar­se de su em­pleo co­mo edi­tor téc­ni­co del Ins­ti­tu­to Ame­ri­cano del Pe­tró­leo, en Da­llas, Te­xas, Jerry Stil­well de­ci­dió ven­der su casa y au­to pa­ra re­co­rrer el país jun­to con su com­pa­ñe­ra Nor­ma y gra­bar los can­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de las aves de ca­da re­gión que vi­si­ta­ran, pa­ra for­mar así una de las co­lec­cio­nes so­no­ras más im­por­tan­tes de la es­pe­cia­li­dad. De los cien­tos de gra­ba­cio­nes ob­te­ni­das, los Stil­well es­co­gie­ron 135 can­tos re­pre­sen­ta­ti­vos de 49 es­pe­cies, que pos­te­rior­men­te se edi­ta­ron en tres dis­cos con el tí­tu­lo Bird Songs of North Ame­ri­ca. Jim Fas­sett, di­rec­tor mu­si­cal de la ca­de­na de ra­dio CBS, gus­ta­ba de ex­pe­ri­men­tar con las úl­ti­mas téc­ni­cas de

gra­ba­ción so­no­ra. Su pro­gra­ma do­mi­ni­cal ves­per­tino, Stran­ge to Your Ears (“Ex­tra­ño pa­ra sus oí­dos”), sir­vió pa­ra mos­trar sus ex­pe­ri­men­tos al pú­bli­co, y pos­te­rior­men­te, pro­du­jo un dis­co ho­mó­ni­mo con lo me­jor del mis­mo. En 1953, tu­vo la opor­tu­ni­dad de pro­du­cir un dis­co de can­tos de pá­ja­ros gra­ba­dos por Pe­ter Paul Ke­llogg, pro­fe­sor de or­ni­to­lo­gía y acús­ti­ca bio­ló­gi­ca de la Uni­ver­si­dad de Cor­nell, con el cual se en­te­ró del tra­ba­jo de los Stil­well.

Una vez en con­tac­to, y al te­ner ac­ce­so a sus gra­ba­cio­nes, edi­tó frag­men­tos de las cin­tas, re­cor­tán­do­los con ti­je­ra y pe­gán­do­los pie­za por pie­za, mez­clan­do to­nos y ve­lo­ci­dad, de ma­ne­ra que com­pu­so las más di­ver­sas me­lo­días con ayu­da del téc­ni­co Mor­ti­mer Gold­berg. El dis­co, ti­tu­la­do pre­ci­sa­men­te Symp­hony of the Birds (Sin­fo­nía de las aves,1960), es un no­ta­ble tra­ba­jo pio­ne­ro de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca da­das las li­mi­tan­tes tec­no­ló­gi­cas de la épo­ca y, por su­pues­to, la pe­cu­lia­ri­dad de las to­na­das ob­te­ni­das. Di­vi­di­da en tres par­tes, “An­dan­te e li­ri­co”, “Buf­fo” y “Mis­te­rio­so”, la sin­fo­nía fue es­tre­na­da en Stran­ge to Your Ears en 1960. Ins­pi­ra­dos por el tra­ba­jo de los or­ni­tó­lo­gos, Fas­sett y Gold­berg rea­li­za­ron sus pro­pias gra­ba­cio­nes de aves, y edi­ta­ron un se­gun­do dis­co, A Re­ve­la­tion in Bird­song Pat­terns.

Cu­rio­sa­men­te, por aque­llos años en In­gla­te­rra se lle­vó a ca­bo el In­ter­na­tio­nal Ca­ge Word Con­test de la BBC, don­de se po­nían a prue­ba las ha­bi­li­da­des par­lan­tes de pe­ri­cos aus­tra­lia­nos (Me­lop­sit­ta­cus un­du­la­tus). El gran ga­na­dor de la edi­ción de 1958 fue “Spar­kie” (1954-1962), ave cu­ya pro­pie­ta­ria, Mat­tie Wi­lliams, de la lo­ca­li­dad de New­castle, en el no­res­te de In­gla­te­rra, lo ha­bía en­tre­na­do pa­ra imi­tar gran di­ver­si­dad de vo­ces y acen­tos así co­mo in­ter­pre­tar ri­mas in­fan­ti­les po­pu­la­res. Fue tal su im­pac­to que lo lle­vó no so­lo a con­ver­tir­se en una ce­le­bri­dad, con apa­ri­cio­nes en pro­gra­mas ra­dio­fó­ni­cos y te­le­vi­si­vos, sino que los or­ga­ni­za­do­res del con­cur­so se vie­ron obli­ga­dos a prohi­bir­le par­ti­ci­par en las si­guien­tes edi­cio­nes por su evi­den­te su­pe­rio­ri­dad. Pero “Spar­kie” fue tam­bién la ima­gen de Ca­perns, una em­pre­sa de se­mi­llas pa­ra ali­men­tar aves, que pro­du­jo un dis­co de 7 pul­ga­das (fle­xi dis­co) ti­tu­la­do Pretty Talk! La edi­ción de 20.000 co­pias fue gra­ba­da pa­ra que los due­ños de otros pe­ri­qui­tos en­se­ña­ran a ha­blar a sus mas­co­tas ala­das, con su­ge­ren­cias de la mis­ma se­ño­ra Wi­lliams.

Co­mo lo­ro

En 1977, un ejem­plar de es­te dis­co fue descubierto por el ar­tis­ta con­cep­tual y músico avant garde es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Brecht, quien a su vez lo en­vió al músico in­glés Mi­chael Ny­man con una no­ta su­gi­rién­do­le que con ba­se en el mis­mo es­cri­bie­ra una ópe­ra. Ny­man, en entrevista pa­ra la re­vis­ta Wi­re, lo re­cuer­da:

“Hi­ce al­go que pa­re­ció nor­mal en aque­lla épo­ca, pero aho­ra que lo pien­so su­pon­go que fue al­go re­vo­lu­cio­na­rio: lo sam­pleé, y los sie­te tracks de la se­ño­ra Wi­lliams en­se­ñán­do­le a ‘Spar­kie’ có­mo can­tar fue­ron las pri­me­ras sie­te de las ocho sec­cio­nes de una can­ción, y la oc­ta­va par­te fue el fan­tás­ti­co flu­jo de la bri­llan­te voz de ‘Spar­kie’”.

La pie­za de mú­si­ca ‘ambient’ Pretty Talk for Geor­ge Brecht, de ocho mi­nu­tos de du­ra­ción, fue re­cu­pe­ra­da 30 años más tar­de por el mis­mo Ny­man, es­ta vez en co­la­bo­ra­ción con el ar­tis­ta ale­mán Al­va No­to, pa­ra una se­rie de in­ter­pre­ta­cio­nes en vi­vo con ma­yor ex­ten­sión. La obra, ti­tu­la­da Spar­kie: Ca­ge and Be­yond, se es­tre­nó en Ber­lín, Ale­ma­nia, y es­tu­vo de gi­ra por va­rias ciu­da­des eu­ro­peas en 2009. “Spar­kie”, por cier­to, fue di­se­ca­do al mo­rir –tra­ba­jo que fue en­co­men­da­do al me­jor ta­xi­der­mis­ta de In­gla­te­rra–, y pue­de ser vis­to en el Mu­seo Han­cock de New­castle. Allí tam­bién se en­cuen­tran ar­chi­va­das las me­mo­rias de su pro­pie­ta­ria y va­rias cin­tas ori­gi­na­les con la voz del fa­mo­so lo­ro aus­tra­liano.

Si­guien­do es­ta lí­nea de pre­ser­va­ción de or­ni­to­lo­gía so­no­ra, un gi­ro pe­cu­liar lo cons­ti­tu­ye el dis­co Séan­ce Vo­ci­bus Avium (2009), del músico ber­li­nés Wolf­gang Mü­ller. Es una an­to­lo­gía que in­clu­ye la in­ter­pre­ta­ción es­pe­cu­la­ti­va, por me­dio de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, del can­to de aves ex­tin­tas. Con ayu­da de su her­mano Max, y los mú­si­cos Na­mosh, Jus­tus Köhnc­ke, An­net­te Hum­pe, Frie­der Butz­mann y la ban­da fran­ce­sa Ste­reo To­tal, en­tre otros, re­ima­gi­na­ron, a par­tir de des­crip­cio­nes en­con­tra­das en do­cu­men­ta­ción cien­tí­fi­ca del si­glo XIX, có­mo pu­do ha­ber si­do el lla­ma­do de 11 dis­tin­tas es­pe­cies des­apa­re­ci­das. Mü­ller en par­ti­cu­lar se de­di­có a re­crear el lla­ma­do del al­ca gi­gan­te (Pin­gui­nus im­pen­nis), el cual fue vis­to por úl­ti­ma vez en 1844. “Des­de el si­glo XVI al­re­de­dor de 150 es­pe­cies de ave se han ex­tin­gui­do”, es­cri­be Mü­ller en el fo­lle­to ad­jun­to, que tam­bién in­clu­ye ilus­tra­cio­nes de los pá­ja­ros rea­li­za­das por él mis­mo. “Los mú­si­cos par­ti­ci­pan­tes se vie­ron for­za­dos a de­jar sus cuer­pos y en­trar en el cuerpo de las aves. En ese mo­men­to mú­si­ca y mú­si­cos des­apa­re­cen. Es­cu­cha­mos al ave, si­len­cia­da ha­ce tan­to tiem­po, can­tar una vez más”.

El crí­ti­co in­glés Si­mon Rey­nolds men­cio­na que exis­te una ca­li­dad fan­tas­ma­gó­ri­ca en las gra­ba­cio­nes mu­si­ca­les del pa­sa­do, ya que es­tas re­pro­du­cen la voz de per­so­nas muer­tas (des­de can­tan­tes co­mo Ni­na Si­mo­ne has­ta Kurt Co­bain, por po­ner un par de ejem­plos). Así, los ejer­ci­cios de Mü­ller y Ny­man no so­lo cuen­tan con di­cha ca­li­dad fan­tas­mal sino que el ele­men­to de la ‘mi­gra­ción de cuer­pos’ en­tre hu­ma­nos y aves la re­fuer­za.

La pre­ser­va­ción de ‘or­ni­to­lo­gía so­no­ra’ es un ejem­plo no­ta­ble de in­ter­sec­ción en­tre ar­te ex­pe­ri­men­tal y cien­cias na­tu­ra­les.

EX­PE­RI­MEN­TAL. (Aquí) El músico in­glés Mi­chael Ny­man, quien ha co­la­bo­ra­do con el ale­mán Al­va No­to (Der.) en la com­po­si­ción de la obra Pretty Talk for Geor­ge Brecht.

FAN­TAS­MA. “Spar­kie”, el lo­ro aus­tra­liano, se mues­tra di­se­ca­do en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ral de Nort­hum­bria, Reino Uni­do.

PÁ­JA­ROS. (Izq.) El or­ni­tó­lo­go Pe­ter Ke­llogg, quien pu­so en con­tac­to a Jim Fas­sett con el ma­tri­mo­nio Stil­well, en­cuen­tro que dio co­mo re­sul­ta­do el ex­tra­or­di­na­rio dis­co Sin­fo­nía de las aves.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.