Mi­tos y le­yen­da Amor en la mi­to­lo­gia gre­co­rro­ma­na

Un fe­nó­meno acús­ti­co y una flor son tes­ti­mo­nios de uno de los re­la­tos de amor más co­no­ci­dos y sig­ni­fi­ca­ti­vos de la mi­to­lo­gía gre­co­rro­ma­na.

Muy Interesante (Chile) - - PORTADA - Por Luis Fe­li­pe Bri­ce

El amor no co­rres­pon­di­do, aquel en el cual di­cho sen­ti­mien­to no es re­cí­pro­co en­tre dos per­so­nas –pa­ra des­di­cha de una y el des­dén de la otra–, ha si­do te­ma de gran­des re­la­tos mi­to­ló­gi­cos, co­mo el de Eco y Nar­ci­so. La ver­sión más di­fun­di­da de es­ta le­gen­da­ria tra­ge­dia ro­mán­ti­ca es la del poe­ta ro­mano Ovi­dio (43 a.C.-17 d.C.) en las Me­ta­mor­fo­sis (8 d.C.). En es­te ex­ten­so poe­ma se des­cri­be a Eco co­mo una nin­fa del bos­que que, ha­bien­do si­do edu­ca­da por las mu­sas, tie­ne el don de la elo­cuen­cia, con la cual de­lei­ta y con­mue­ve a sus oyen­tes, aun­que sue­le caer en la con­ver­sa­ción in­ce­san­te.

El dios Jú­pi­ter aprovecha es­ta ha­bi­li­dad de la be­lla jo­ven pa­ra en­car­gar­le dis­traer a su ce­lo­sa con­sor­te, la dio­sa Juno, mien­tras él coquetea con las otras nin­fas. Sin em­bar­go, un mal día la es­po­sa del Su­pre­mo des­cu­bre el en­ga­ño. Fu­rio­sa, acu­sa a Eco de trai­do­ra y le im­po­ne un se­ve­ro cas­ti­go. A par­tir de en­ton­ces ya no se ex­pre­sa­ría en sus pro­pios tér­mi­nos; so­lo re­pe­ti­ría las úl­ti­mas pa­la­bras de las fra­ses que otros di­je­ran. Así, por ejem­plo, cuan­do un pas­tor gri­ta­ba: “Ahí vie­ne el lo­bo”, ella so­lo po­día su­su­rrar: “El lo­bo, el lo­bo”. O cuan­do unos ni­ños vo­ci­fe­ra­ban, des­de lo al­to de una co­li­na: “El bos­que es mío”, Eco so­lo po­día mu­si­tar: “Es mío, es mío”.

Con tan li­mi­ta­dos re­cur­sos ex­pre­si­vos, a la otro­ra ha­bla­do­ra nin­fa le era prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble co­mu­ni­car­se con sus se­me­jan­tes. Aver­gon­za­da, de­ci­de ale­jar­se de su co­mu­ni­dad pa­ra deam­bu­lar tris­te y so­la por el bos­que, con su con­de­na a cues­tas. Sin em­bar­go, re­co­bra el áni­mo cuan­do una ma­ña­na des­cu­bre en­tre los ár­bo­les a un jo­ven y apues­to ca­za­dor, de quien in­me­dia­ta­men­te se enamo­ra, por pri­me­ra vez en su vi­da. No atre­vién­do­se a pre­sen­tar­se an­te él por sus li­mi­ta­cio­nes del habla, Eco se de­di­ca a per­se­guir­lo y es­piar­lo si­gi­lo­sa­men­te, sin ser vis­ta por el ob­je­to de su de­seo.

Fru­to del agua

Aquel atrac­ti­vo hom­bre res­pon­día al nom­bre de Nar­ci­so. Ha­bía na­ci­do en Tes­pias de una re­la­ción –no pre­ci­sa­men­te amo­ro­sa, sino más bien for­za­da– en­tre el dios Ce­fi­so y la nin­fa de las fuen­tes Li­río­pe. “El ni­ño con­ce­bi­do era el fru­to de es­ta unión del agua: el río y la nin­fa de las aguas, cu­yo nom­bre re­cuer­da el de una flor [el li­rio]. Se pre­fi­gu­ra así la na­tu­ra­le­za y des­tino de Nar­ci­so”, se­gún la in­ter­pre­ta­ción de la psi­có­lo­ga Ma­ría Cris­ti­na Te­no­rio, de la Uni­ver­si­dad del Va­lle, en Ca­li, Co­lom­bia.

ECO Y NAR­CI­SO, del pin­tor neo­clá­si­co bri­tá­ni­co John Wi­lliam Wa­ter­hou­se (1849-1917), cu­ya obra se es­pe­cia­li­zó en te­mas de mi­to­lo­gía clá­si­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.