¿Cuán­tos años le que­dan a la Tierra?

Co­mo to­das las es­tre­llas y pla­ne­tas del Uni­ver­so, nues­tro ho­gar tie­ne fecha de ca­du­ci­dad, pero an­tes –en­tre mi­les a mi­llo­nes de años– su­fri­rá in­nu­me­ra­bles ca­ta­clis­mos. Ha­ga­mos un via­je en el tiem­po por los po­si­bles es­ce­na­rios.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Sergio Parra y Pa­blo Co­la­do

Sa­ber que pa­sa­ra en los pró­xi­mos años con el des­tino del mun­do trae con­si­go mu­chas es­pe­cu­la­cio­nes: gla­cia­cio­nes, su­per­vol­ca­nes, con­ti­nen­tes que se unen y otras no­ve­da­des.

Si na­da la sa­ca de su ór­bi­ta, con­de­nán­do­la a va­gar por el Cos­mos co­mo una bo­la de hie­lo, la Tierra con­ti­nua­rá su re­co­rri­do al­re­de­dor de nues­tro cá­li­do Sol al me­nos 5.000 mi­llo­nes de años más, tal y co­mo lo ha he­cho en los úl­ti­mos 4.500 mi­llo­nes de años. Pero en es­te lap­so el pa­no­ra­ma no pa­re­ce tan es­pe­ran­za­dor; va­rios fe­nó­me­nos po­drían pre­sen­tar­se pa­ra ries­go de la hu­ma­ni­dad.

Pa­ra ha­cer­nos una idea de los cam­bios que se ave­ci­nan, bas­ta con echar un vis­ta­zo a lo que ocu­rrió en el pa­sa­do: ha­ce 700 mi­llo­nes de años, la Tierra estaba com­ple­ta­men­te con­ge­la­da; ha­ce 250 mi­llo­nes, so­lo ha­bía un con­ti­nen­te, Pan­gea; y ha­ce 50 mi­llo­nes, la An­tár­ti­da era un fron­do­so bos­que. Tan­to las va­ria­cio­nes de tem­pe­ra­tu­ra co­mo el im­pac­to de me­teo­ri­tos han ori­gi­na­do cin­co ex­tin­cio­nes ma­si­vas de la vi­da te­rres­tre, du­ran­te las cua­les des­apa­re­ció has­ta el 90% de las es­pe­cies.

Le­jos de ser un ejer­ci­cio in­tras­cen­den­te de es­pe­cu­la­ción acer­ca de los pro­ce­sos geo­ló­gi­cos, cli­ma­to­ló­gi­cos y as­tro­nó­mi­cos que es­tán por ve­nir, an­ti­ci­par có­mo se­ría nues­tro ho­gar en los pró­xi­mos cien­tos y mi­les de mi­llo­nes de años pue­de ser­vir­nos pa­ra de­fi­nir me­jor los lí­mi­tes de la bio­lo­gía y, por ex­ten­sión, bus­car más efi­caz­men­te exo­pla­ne­tas con los re­qui­si­tos pa­ra que es­ta pro­li­fe­re. O, qui­zá, el fu­tu­ro mun­do don­de po­dría­mos mu­dar­nos.

Es ver­dad que la hue­lla tec­no­ló­gi­ca hu­ma­na pue­de con­si­de­rar­se una po­de­ro­sa fuer­za trans­for­ma­do­ra por sí mis­ma: to­do lo que he­mos fa­bri­ca­do en el cur­so de la his­to­ria ya pe­sa 30 bi­llo­nes de to­ne­la­das, y el ca­len­ta­mien­to glo­bal es una in­quie­tan­te reali­dad; sin em­bar­go, a lar­go pla­zo no ten­dre­mos im­por­tan­cia. To­do arderá en un gran fue­go, porque nues­tro Sol se in­fla­rá cuan­do ha­ya con­su­mi­do to­do su hi­dró­geno, lo que qui­zá des­es­ta­bi­li­ce al Sis­te­ma So­lar. Y las es­tre­llas del Uni­ver­so tam­bién se irán apa­gan­do en un ac­to fi­nal frío y os­cu­ro. ¿Pre­pa­ra­do pa­ra un via­je con tur­bu­len­cias?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.