Cien­cia ex­tra­ña

Exis­ten en­cru­ci­ja­das don­de se en­cuen­tran la cien­cia, la tec­no­lo­gía y el ar­te. ¿Se­rá la ba­se pa­ra los in­ven­tos del fu­tu­ro? Par­te I La mú­si­ca de los fan­tas­mas ne­gros

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - POR GE­RAR­DO SIFUENTES

Exis­te un te­rri­to­rio don­de la cien­cia, la tec­no­lo­gía y el ar­te con­ver­gen. Aun­que los re­sul­ta­dos de es­te en­cuen­tro son me­ras es­pe­cu­la­cio­nes, po­drían per­fi­lar el desa­rro­llo de los gran­des in­ven­tos del fu­tu­ro.

En un ejem­plar de la re­vis­ta in­gle­sa Lady’s Ma­ga­zi­ne de 1776 se cuen­ta una anéc­do­ta –que hoy sa­be­mos apó­cri­fa– so­bre el mo­nar­ca fran­cés Luis XI, quien ha­bría re­que­ri­do los ser­vi­cios de un im­por­tan­te cons­truc­tor de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les de la épo­ca pa­ra ela­bo­rar un apa­ra­to con una ca­rac­te­rís­ti­ca bas­tan­te pe­cu­liar: de­bía fun­cio­nar con cer­dos. Al es­cu­char la pe­ti­ción, el fa­bri­can­te pi­dió cier­ta can­ti­dad de di­ne­ro, y al ca­bo de un tiem­po ter­mi­nó su obra. “Reunió una gran can­ti­dad de cer­dos de to­das las eda­des y los or­de­nó bajo un pa­be­llón cu­bier­to de terciopelo”. Va­rias ca­jas de ma­de­ra con­te­nían a los ani­ma­les de dis­tin­tas eda­des, y an­te ellos ha­bía un te­cla­do que re­pre­sen­ta­ba las di­fe­ren­tes es­ca­las mu­si­ca­les, el cual mo­vía unas va­ri­llas de ma­de­ra que pi­ca­ban el lomo de los ani­ma­les pa­ra pro­vo­car sus chi­lli­dos. A la fecha, los his­to­ria­do­res de la mú­si­ca nie­gan es­te su­ce­so.

Pero a lo lar­go de la his­to­ria tam­bién se pue­den en­con­trar ru­mo­res de otros ins­tru­men­tos mu­si­ca­les cu­yo fun­cio­na­mien­to se ba­sa­ba en la in­clu­sión de ani­ma­les en su me­ca­nis­mo. Un ejem­plo es el ór­gano de ga­tos ale­mán, el Kat­zen­kla­vier, apa­ra­to hi­po­té­ti­co cu­yas pro­pie­da­des te­ra­péu­ti­cas pa­ra el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des men­ta­les nun­ca fue­ron de­mos­tra­das, pues tam­po­co se tie­nen su­fi­cien­tes re­fe­ren­cias pa­ra es­tar se­gu­ros de que al­gu­na vez hu­bie­ra exis­ti­do. Es­ta cla­se

par­ti­cu­lar de fic­tó­fo­nos, o ins­tru­men­tos mu­si­ca­les ima­gi­na­rios, co­mo los de­fi­nen los mu­si­có­lo­gos Deir­dre Lough­rid­ge y Tho­mas Pat­te­son, son par­te de esa cla­se de “in­ter­fa­ces que me­dian en­tre la men­te y el mun­do”. El piano de cer­dos era una le­yen­da que bus­ca­ba re­fle­jar las ex­cen­tri­ci­da­des de las cor­tes reales, y el ór­gano una es­pe­cie de ex­tra­po­la­ción con ba­se en las es­pe­cu­la­cio­nes cien­tí­fi­cas de su épo­ca.

Una pe­cu­liar va­rian­te de hi­pers­ti­ción –aque­llos ele­men­tos de fic­ción que se abren pa­so a la reali­dad– re­la­ti­va a es­tos ins­tru­men­tos ima­gi­na­rios, ocu­rrió du­ran­te el festival de cul­tu­ra elec­tró­ni­ca STRP en la ciu­dad de Eind­ho­ven, Ho­lan­da, en no­viem­bre de 2010. El pú­bli­co que asis­tió al even­to fue tes­ti­go de la ac­tua­ción de un ‘co­ro’ de pe­ces ama­zó­ni­cos, ins­ta­la­ción so­no­ra idea­da por un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio de la Uni­ver­si­dad North­wes­tern de Es­ta­dos Uni­dos. En ella 12 ejem­pla­res del lla­ma­do pez cu­chi­llo o fan­tas­ma ne­gro (Ap­te­ro­no­tus al­bi­frons), co­lo­ca­dos en pe­ce­ras in­di­vi­dua­les dis­pues­tas en se­mi­círcu­lo, for­ma­ban par­te de un en­sam­ble in­ter­ac­ti­vo que pro­du­cía mú­si­ca a par­tir del cam­po eléc­tri­co que es­tas cria­tu­ras ge­ne­ran pa­ra na­ve­gar, ca­zar y co­mu­ni­car­se con otras de su es­pe­cie. La elec­tri­ci­dad que pro­du­cen se de­be a las cé­lu­las en su co­la de­no­mi­na­das elec­tro­ci­tos, las cua­les a una or­den del ce­re­bro se po­la­ri­zan ac­tuan­do co­mo una fi­la de ba­te­rías. A di­fe­ren­cia de las an­gui­las, que pue­den ge­ne­rar cam­pos eléc­tri­cos de al­re­de­dor de 600 volts y de­jar fue­ra de com­ba­te a un ani­mal gran­de, los pe­ces cu­chi­llo crean un cam­po eléc­tri­co de ape­nas 1 mV; unos sen­so­res en las pe­ce­ras re­gis­tran la se­ñal eléc­tri­ca y la so­ni­fi­can. El re­sul­ta­do es una té­tri­ca se­cuen­cia de to­nos con fre­cuen­cias que van de los 30 a los 14.000 hertz, que en con­jun­to com­po­nen me­lo­días que pue­den ser des­cri­tas co­mo una si­nies­tra e in­quie­tan­te cas­ca­da de si­re­nas de am­bu­lan­cia. De­bi­do al nom­bre de los pe­ces, po­de­mos de­cir a to­da re­gla que se tra­ta de ‘mú­si­ca de fan­tas­mas ne­gros’.

Las no­tas ob­te­ni­das por es­ta es­cul­tu­ra só­ni­ca lla­ma­da Sca­le –nom­bre que jue­ga con los sig­ni­fi­ca­dos de la pa­la­bra en in­glés ‘es­ca­ma’ y ‘es­ca­la mu­si­cal’– po­dían ser con­tro­la­das por un usua­rio a tra­vés de una pan­ta­lla tác­til, con la que se re­gu­la­ba el vo­lu­men y aña­dían otros efec­tos pre­gra­ba­dos, ade­más de es­co­ger con cuán­tos pe­ces se desea­ba in­ter­ac­tuar pa­ra com­bi­nar sus so­ni­dos, me­dian­te un con­trol de vi­deo­jue­go Wii mo­di­fi­ca­do. De es­ta ma­ne­ra, las per­so­nas ha­cían las ve­ces de dee­jays o con­duc­to­res de una or­ques­ta.

Teo­ría de las má­qui­nas vi­vien­tes

El fi­ló­so­fo Manuel de Lan­da ha ob­ser­va­do que po­de­mos en­con­trar má­qui­nas en la na­tu­ra­le­za, pero no so­lo co­mo una me­tá­fo­ra, sino que ta­les ‘má­qui­nas na­tu­ra­les’ de ma­ne­ra análo­ga se­gui­rían las mis­mas le­yes que las ar­ti­fi­cia­les.

“Cuan­do de­ci­mos que ‘un hu­ra­cán es un mo­tor de va­por’ no es­ta­mos sim­ple­men­te ha­cien­do una ana­lo­gía lin­güís­ti­ca sino di­cien­do que los hu­ra­ca­nes in­cor­po­ran el mis­mo dia­gra­ma usa­do por los in­ge­nie­ros pa­ra cons­truir una má­qui­na de va­por; es de­cir, es­ta­mos afir­man­do que un hu­ra­cán, co­mo una má­qui­na de va­por, con­tie­ne una re­ser­va de ca­lor, ope­ra por me­dio de di­fe­ren­cias tér­mi­cas, y cir­cu­la ener­gía y ma­te­ria­les a tra­vés del (así lla­ma­do) ci­clo de Car­not”.

Así, no es ocio­so pen­sar que, al igual que un sin­te­ti­za­dor elec­tró­ni­co de mú­si­ca, los pe­ces fan­tas­mas ne­gros des­cri­tos an­te­rior­men­te pue­den ser vis­tos co­mo una suer­te de chips o mi­cro­pro­ce­sa­do­res or­gá­ni­cos que ali­men­tan a los trans­duc­to­res que dan vi­da al apa­ra­to mu­si­cal del cual son com­po­nen­tes. Con di­chos en­tes ma­quí­ni­cos –de las pa­la­bras “ma­qui­na­ria” y “bio­ló­gi­co”– se pue­den ha­cer bas­tan­tes ana­lo­gías o in­clu­so es­pe­cu­la­cio­nes ex­pe­ri­men­ta­les.

En es­te sen­ti­do, otro de los an­te­ce­den­tes fas­ci­nan­tes en cuan­to a má­qui­nas que in­ten­ta­ron fun­cio­nar a ba­se de se­res vi­vos fue el Ho­ro­lo­gium Flo­rae o re­loj de flo­res, idea ori­gi­nal de Carl Lin­naeus (1707-1778), el

ORGAN-ISMO. ‘Te­cla­do de ga­tos’ ale­mán, apa­ra­to fic­ti­cio cu­yas me­lo­días se­rían in­ter­pre­ta­das pa­ra tra­tar des­ór­de­nes psi­co­ló­gi­cos. ¿La idea po­dría ser­vir de ins­pi­ra­ción a cien­tí­fi­cos?

MÁ­QUI­NA OR­GÁ­NI­CA. Carl Lin­naeus pro­pu­so la cons­truc­ción de un ‘re­loj de flo­res’ (der.) ba­sa­do en el mo­men­to exac­to en el que abren sus pé­ta­los. Nun­ca lle­gó a cons­truir uno él mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.