En el co­ra­zón de la Vía Lác­tea

El nú­cleo de nues­tro ve­cin­da­rio cós­mi­co, una po­co co­no­ci­da re­gión si­tua­da a 27.000 años luz de la Tierra, es una de las zo­nas más agi­ta­das de la ga­la­xia y, se­gún los as­tró­no­mos, de las más hos­ti­les pa­ra la vi­da.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Mi­guel Án­gel Sa­ba­dell

El nú­cleo de nues­tro ve­cin­da­rio cós­mi­co se ha­lla a 27.000 años luz de la Tierra y, se­gún los cien­tí­fi­cos, es uno de los si­tios más ac­ti­vos de la ga­la­xia.

En 2018 una es­tre­lla blan­co azu­la­da de­no­mi­na­da S2 pa­sa­rá a so­lo 17 ho­ras luz del co­ra­zón de nues­tra ga­la­xia, a una ve­lo­ci­dad de ca­si 30 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros por ho­ra, un 2,5% de la ra­pi­dez de la luz. Los as­tró­no­mos se pre­pa­ran pa­ra es­tu­diar el fe­nó­meno con el ins­tru­men­to Gra­vity co­lo­ca­do en el in­ter­fe­ró­me­tro del sis­te­ma de cua­tro te­les­co­pios Very Lar­ge Te­les­co­pe del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo Aus­tral ubi­ca­do en el ce­rro Pa­ra­nal, en Chi­le. La idea es de­ter­mi­nar la tra­yec­to­ria que si­gue la es­tre­lla –es­ta gi­ra en torno al cen­tro ga­lác­ti­co con un pe­rio­do de 16 años– con una pre­ci­sión si­mi­lar a me­dir la po­si­ción de un ob­je­to en la Luna con un mar­gen de error de un cen­tí­me­tro. Con ello no so­lo se es­pe­ra com­pro­bar, una vez más, la va­li­dez de la re­la­ti­vi­dad ge­ne­ral de Eins­tein, sino en­ten­der un po­co me­jor lo que su­ce­de en el nú­cleo de la Vía Lác­tea. Es cu­rio­so có­mo nues­tra per­cep­ción del Uni­ver­so ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te des­de me­dia­dos del si­glo XX. Des­de en­ton­ces he­mos descubierto que to­do sur­gió de la gran ex­plo­sión; que el cos­mos tie­ne for­ma de es­pon­ja; que en al­gu­nas de las ga­la­xias que lo cons­ti­tu­yen ca­brían hol­ga­da­men­te 100 co­mo la nues­tra; o que en él exis­ten co­lo­sa­les dí­na­mos ca­pa­ces de ge­ne­rar tan­ta ener­gía co­mo un bi­llón de so­les. Tam­bién, que el nú­cleo de la Vía Lác­tea no es co­mo creía­mos; los li­bros de texto de as­tro­no­mía de los años 50 de­cían que era un lu­gar re­la­ti­va­men­te tran­qui­lo, don­de las es­tre­llas pa­sa­ban su ju­bi­la­ción mien­tras es­pe­ra­ban una muer­te len­ta. Hoy sa­be­mos que ello no es cier­to.

En 1932, Karl Gut­he Jansky, un jo­ven in­ves­ti­ga­dor de los La­bo­ra­to­rios Bell, en Nue­va Jer­sey, re­la­tó a su pa­dre que des­de ha­cía tiem­po ha­bía es­ta­do cap­tan­do una des­car­ga at­mos­fé­ri­ca muy dé­bil y uni­for­me. “Lo cu­rio­so es que siempre vie­ne en la mis­ma di­rec­ción, pa­re­ce in­tere­san­te, ¿ver­dad?”, le in­di­có. Con el tiem­po el des­cu­bri­mien­to de Jansky de­mos­tra­ría ser ab­so­lu­ta­men­te re­vo­lu­cio­na­rio:

ha­bía en­con­tra­do que el cen­tro ga­lác­ti­co emi­tía on­das de ra­dio. Pero los as­tró­no­mos no lo to­ma­ron muy en se­rio. Por suer­te, Gro­te Re­ber, un ra­dio­afi­cio­na­do al que le te­nía sin cui­da­do lo que es­tos opi­na­ran, to­mó car­tas en el asun­to. A Re­ber le ha­bía fas­ci­na­do aque­lla su­pues­ta des­car­ga at­mos­fé­ri­ca, y en 1937 de­ci­dió cons­truir un pla­to de ace­ro de ca­si un me­tro de diá­me­tro en el jar­dín tra­se­ro de su casa, en Illi­nois, EE.UU.

Du­ran­te años aquel fue el úni­co ra­dio­te­les­co­pio del mun­do; con él, Re­ber tra­zó el pri­mer ma­pa en on­das de ra­dio del cie­lo. La co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca tam­po­co le hi­zo mu­cho ca­so, pero su tra­ba­jo lla­mó la aten­ción del as­tró­no­mo ho­lan­dés Jan Oort, quien ins­pi­ra­do por él aca­ba­ría con­vir­tién­do­se en uno de los gran­des im­pul­so­res de la radioastronomía y en uno de los cien­tí­fi­cos que más con­tri­bui­rían a com­pren­der la na­tu­ra­le­za de la Vía Lác­tea. En los años 70, los ex­per­tos afir­ma­ban co­no­cer el ta­ma­ño, la ma­sa, el con­te­ni­do y la es­truc­tu­ra de nues­tra ga­la­xia, por lo que los jó­ve­nes in­ves­ti­ga­do­res so­lían de­jar­la de la­do y cen­trar­se en otros asun­tos.

Una ex­cur­sión más allá de la ga­la­xia

Vis­to des­de la Tierra en una no­che de ve­rano, el cen­tro de nues­tra ga­la­xia se en­cuen­tra don­de la Vía Lác­tea cor­ta el ho­ri­zon­te, ha­cia el es­te, en la cons­te­la­ción de Sa­gi­ta­rio, ocul­to tras una im­pe­ne­tra­ble nie­bla de gas y pol­vo in­ter­es­te­lar. Nues­tro pla­ne­ta se ha­lla a unos 27.000 años luz de él. En esas nu­bes han apa­re­ci­do cer­ca de 150 ti­pos de mo­lé­cu­las com­ple­jas, co­mo amo­nia­co, ace­ti­leno, for­mal­dehí­do, gli­co­lal­dehí­do –un azú­car– y al­cohol su­fi­cien­te pa­ra lle­nar más de mil cua­tri­llo­nes de bo­te­llas de whisky. Pero ¿qué se es­con­de tras di­chas nu­bes?

Los ra­dio­te­les­co­pios es­tán sin­to­ni­za­dos pa­ra cap­tar las dos emi­so­ras pre­fe­ri­das del nú­cleo, cu­ya mú­si­ca sue­na co­mo va­por sa­lien­do del ra­dia­dor de un au­to vie­jo: la del gas ca­lien­te al que la ra­dia­ción pro­ce­den­te de al­guno de los en­jam­bres de es­tre­llas de la re­gión ha arran­ca­do par­te de sus elec­tro­nes; y la de los pro­pios elec­tro­nes, que se mue­ven a gran ve­lo­ci­dad de­bi­do al cam­po mag­né­ti­co exis­ten­te, más in­ten­so que el del res­to de la ga­la­xia, pero 500 ve­ces más dé­bil que el de la Tierra.

Gra­cias a ello sa­be­mos que el nú­cleo ga­lác­ti­co es si­mi­lar al de nues­tras ciu­da­des, con ca­sas vie­jas, mu­cha gen­te y mu­cho mo­vi­mien­to. En el ca­so que nos con­vo­ca, en­con­tra­mos las es­tre­llas más an­ti­guas de la Vía Lác­tea, que se for­ma­ron so­lo 300 mi­llo­nes de años des­pués del Big Bang; ade­más, la dis­tan­cia me­dia en­tre es­tos ob­je­tos es ape­nas mil ve­ces la que se­pa­ra la Tierra del Sol –260 me­nos que lo que ocu­rre en nues­tro en­torno–; y exis­ten nu­bes de gas que se mue­ven a más de 3,5 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros por ho­ra. Es­to sig­ni­fi­ca que es­tán a 10 mi­llo­nes de gra­dos Cel­sius y emi­ten gran can­ti­dad de ra­yos X. Es­to sí que es mo­vi­mien­to, na­da más ale­ja­do de la idea de un re­po­sa­do lu­gar

de re­ti­ro pa­ra las es­tre­llas. Aho­ra bien, no son las úni­cas fuen­tes de es­ta ra­dia­ción de al­ta ener­gía: enanas blan­cas, es­tre­llas de neu­tro­nes y agu­je­ros ne­gros es­te­la­res aña­den su gra­ni­to de are­na. El te­les­co­pio es­pa­cial de ra­yos X Chan­dra ha iden­ti­fi­ca­do más de un mi­llar de es­tas fuen­tes en un es­pa­cio de 400 por 900 años luz.

En­torno mor­tí­fe­ro

Lo cier­to es que si vi­vié­ra­mos en al­gún pla­ne­ta de la zo­na –y su­pié­ra­mos pro­te­ger­nos de la mor­tal ra­dia­ción– el cie­lo noc­turno nos pa­re­ce­ría un es­pec­tácu­lo fan­tás­ti­co, pla­ga­do de es­tre­llas tan bri­llan­tes co­mo Si­rio –la más lu­mi­no­sa del fir­ma­men­to vis­to des­de la Tierra–, res­tos de su­per­no­vas, fi­la­men­tos de gas ca­lien­te, nu­bes de gas mo­le­cu­lar –en las que na­cen nue­vas es­tre­llas a un rit­mo ele­va­do– y al­go pa­re­ci­do a un cú­mu­lo re­car­ga­do de una do­ce­na de es­tre­llas, bri­llan­tes y azu­la­das, lla­ma­do IRS 16. Es­to úl­ti­mo su­po­ne un ver­da­de­ro mis­te­rio, pues re­sul­tan de­ma­sia­do gran­des y bri­llan­tes pa­ra tra­tar­se de es­tre­llas. En­ton­ces, ¿qué son? ¿Po­drían ser va­rios ob­je­tos es­te­la­res que se hu­bie­ran que­da­do pe­ga­dos por su mu­tua atrac­ción gra­vi­ta­to­ria? Na­die lo sa­be.

Tam­bién en­con­tra­mos cú­mu­los de lu­mi­na­rias mu­cho más ma­si­vas que el Sol, co­mo Ar­cos, a 100 años luz del cen­tro. Es­te tie­ne una edad de 2,5 mi­llo­nes de años, y es el más den­so co­no­ci­do de la Vía Lác­tea; cuen­ta con mil es­tre­llas por año luz cú­bi­co. Tam­bién des­ta­ca Quín­tu­ple –es­te po­see cin­co fuen­tes de emi­sión en in­fra­rro­jo–, el do­ble de vie­jo que el an­te­rior. Es me­nos den­so, pero con­tie­ne dos es­tre­llas muy pe­cu­lia­res: una hi­per­gi­gan­te azul de­no­mi­na­da Pis­to­la, que irra­dia en 20 se­gun­dos la mis­ma ener­gía que emi­te el Sol en un año; y qF362 o V4650 Sa­git­ta­rii, una de las más lu­mi­no­sas del cie­lo, 1,7 mi­llo­nes de ve­ces más que el as­tro rey.

A me­di­da que nos acer­ca­mos al cen­tro pue­de per­ci­bir­se có­mo los ra­yos gam­ma –la ra­dia­ción más ener­gé­ti­ca que exis­te y que no­so­tros crea­mos en las cen­tra­les nu­clea­res– inun­dan la re­gión con una ener­gía que mul­ti­pli­ca por 250.000 la de la luz vi­si­ble. Se ori­gi­na con la ani­qui­la­ción de un elec­trón con su ge­me­lo de an­ti­ma­te­ria, el po­si­trón, de ma­ne­ra que ca­da se­gun­do se con­su­men 10.000 mi­llo­nes de to­ne­la­das de an­ti­ma­te­ria.

To­do ello tie­ne lu­gar en una fá­bri­ca de ener­gía co­no­ci­da co­mo Gran Ani­qui­la­dor, aun­que su nom­bre de ca­tá­lo­go es más pro­sai­co, 1E 1740.7-2942. No sa­be­mos de qué se tra­ta, aun­que se sos­pe­cha que es un agu­je­ro ne­gro ocul­to tras una enor­me nu­be de gas. Si mi­ra­mos con cui­da­do po­de­mos se­ña­lar dón­de se en­cuen­tra: jus­to don­de sa­len,

Es­tre­llas de neu­tro­nes, enanas blan­cas y agu­je­ros ne­gros es­te­la­res ro­dean el nú­cleo.

en di­rec­cio­nes opues­tas, dos cho­rros de ma­te­ria de 5 años luz de lar­go. Pero aun­que es­tá cer­ca del cen­tro de la ga­la­xia, a unos 350 años luz, no es su mis­mo nú­cleo.

Al­go más pró­xi­mo del mis­mo, a 200 años luz, nos en­con­tra­mos con una pe­cu­liar nu­be mo­le­cu­lar de his­to­ria no tan ano­di­na co­mo su nom­bre, CO-0.40-0.22. En su in­te­rior los ra­dio­as­tró­no­mos han en­con­tra­do áci­do cian­hí­dri­co, cia­noa­ce­ti­leno, me­ta­nol, for­ma­mi­da, tio­for­mal­dehí­do, to­da un la­bo­ra­to­rio de com­pues­tos com­ple­jos. Tie­ne una ma­sa de 4.000 so­les y for­ma elíp­ti­ca, y se mue­ve a gran ve­lo­ci­dad, pero no de ma­ne­ra uni­for­me: la di­fe­ren­cia de ve­lo­ci­da­des en dis­tin­tas par­tes de la nu­be pue­de lle­gar a los 360.000 km/h, de ahí su con­fi­gu­ra­ción ova­la­da. En 2015, un equi­po de as­tró­no­mos ana­li­zó las ob­ser­va­cio­nes de es­ta nu­be y con­clu­yó que muy pro­ba­ble­men­te es­to se de­be a que en su in­te­rior ha­bi­ta un agu­je­ro ne­gro de 100.000 ma­sas so­la­res, lo que lo con­ver­ti­ría en el se­gun­do más ma­si­vo de la Vía Lác­tea.

Fuen­tes de ra­dia­ción su­per­pues­tas

To­da la zo­na cen­tral recibe el nom­bre de Sa­gi­ta­rio A, que fue lo que de­tec­tó el ci­ta­do Jansky en los años 30. Es una ra­dio­fuen­te com­ple­ja, pero los cien­tí­fi­cos han po­di­do iden­ti­fi­car sus tres prin­ci­pa­les com­po­nen­tes: Sa­gi­ta­rio A Es­te, el res­to de una su­per­no­va de 25 años luz de an­cho que se for­mó tras una ex­plo­sión en­tre 30 y 100 ve­ces más po­ten­te que la de una su­per­no­va tí­pi­ca; Sa­gi­ta­rio A Oes­te, un con­jun­to de nu­bes de gas y pol­vo que caen so­bre el

ter­cer com­po­nen­te; y Sa­gi­ta­rio A* (Sgr A*), una fuen­te de ra­dio muy bri­llan­te y com­pac­ta. De allí sa­len dos cho­rros de ma­te­ria en di­rec­ción per­pen­di­cu­lar al plano ga­lác­ti­co que aca­ban ca­yen­do so­bre su dis­co, ya en los su­bur­bios ex­te­rio­res de la Vía Lác­tea.

A me­di­da que nos acer­ca­mos al ki­ló­me­tro ce­ro de la ga­la­xia apa­re­cen más sor­pre­sas. En 2015, los as­tró­no­mos se en­con­tra­ron con una po­ten­te emi­sión de ra­yos X de ori­gen des­co­no­ci­do a 10 años luz de él. Una hi­pó­te­sis sos­tie­ne que se tra­ta de mi­les de ca­dá­ve­res es­te­la­res ape­lo­to­na­dos, co­mo enanas blan­cas o es­tre­llas de neu­tro­nes. Ese mis­mo año tam­bién se des­cu­brie­ron 44 dis­cos pro­to­pla­ne­ta­rios de es­tre­llas de ba­ja ma­sa a so­lo dos años luz del nú­cleo ga­lác­ti­co. Era la pri­me­ra vez que se ob­ser­va­ba la for­ma­ción de es­te ti­po de ob­je­tos en ese en­cla­ve. Es­tos dis­cos se en­cuen­tran en dos cú­mu­los si­tua­dos a 2 y 2,6 años luz de Sgr A*, y po­drían lle­gar a for­mar pla­ne­tas. To­do es­te con­jun­to es­tá ador­na­do con unas 3.000 es­tre­llas que or­bi­tan al­re­de­dor de es­te úl­ti­mo en me­nos de lo que du­ra una vi­da hu­ma­na. La ma­yo­ría de ellas lo ha­cen en unos 60 años, aun­que hay otras que no lle­gan a tan­to: el pe­rio­do or­bi­tal de S0-102, por ejem­plo, es de 11 años y me­dio.

Más allá, en el co­ra­zón de la Vía Lác­tea, se si­túa Sgr A*, un su­per­agu­je­ro ne­gro de 4,1 mi­llo­nes de ma­sas so­la­res. Y es que si en los ma­pas la X mar­ca el lu­gar don­de es­tá el te­so­ro, es­tos ob­je­tos in­di­can dón­de se en­cuen­tra el cen­tro de las ga­la­xias. Los pri­me­ros que sos­pe­cha­ron de su exis­ten­cia fue­ron los as­tró­no­mos bri­tá­ni­cos Mar­tin Rees y Do­nald Lyn­den-Bell, en 1971. Tres años más tar­de, los es­ta­dou­ni­den­ses Bru­ce Ba­lick y Ro­bert Brown des­cu­brie­ron una fuen­te com­pac­ta y va­ria­ble de on­das de ra­dio que se pa­re­cía a los cuá­sa­res, pero jus­to en el in­te­rior de nues­tro ve­cin­da­rio cós­mi­co. Co­mo estaba den­tro de Sa­gi­ta­rio A, la bau­ti­za­ron Sa­gi­ta­rio A*.

El co­ra­zón de la Vía Lác­tea

Du­ran­te las dos dé­ca­das si­guien­tes, los as­tro­fí­si­cos vi­gi­la­ron Sgr A* en el ran­go óp­ti­co, in­fra­rro­jo y de ra­dio. La ve­lo­ci­dad del gas y las es­tre­llas arre­mo­li­nán­do­se a su al­re­de­dor a una ve­lo­ci­dad de 1.400 km/s los con­ven­ció de que se tra­ta­ba de un gran agu­je­ro ne­gro o de una es­truc­tu­ra des­co­no­ci­da muy ma­si­va. Úni­ca­men­te las ob­ser­va­cio­nes en ra­yos X po­dían elu­ci­dar el mis­te­rio. Y ello por dos ra­zo­nes: en pri­mer lu­gar, porque es­te ti­po de emi­sio­nes son el úl­ti­mo res­pi­ro de la ma­te­ria an­tes de ser tra­ga­da por un agu­je­ro; tam­bién, porque so­lo los ra­yos X pue­den pe­ne­trar a tra­vés de la men­cio­na­da nu­be de gas y pol­vo que ocul­ta el cen­tro ga­lác­ti­co. La res­pues­ta lle­gó en enero de 2000, pocos me­ses des­pués del lan­za­mien­to del te­les­co­pio Chan­dra. Los as­tro­fí­si­cos anun­cia­ron en­ton­ces

que ha­bía su­fi­cien­tes prue­bas pa­ra afir­mar que Sgr A* era un agu­je­ro ne­gro su­per­ma­si­vo. Hoy ya se ha es­ta­ble­ci­do que sí es así. De he­cho, el mo­vi­mien­to de las es­tre­llas y gas cer­ca­nos, que se des­pla­zan al 4 % de la ve­lo­ci­dad de la luz, so­lo se pue­de ex­pli­car si se tra­ta de un ob­je­to de ese ti­po.

En 2002, se des­cu­brió que un cuerpo ga­seo­so lla­ma­do G2, con una ma­sa que tri­pli­ca la de la Tierra, se en­ca­mi­na­ba al dis­co de acre­ción de Sgr A*, es­to es, el lu­gar don­de or­bi­ta la ma­te­ria que cae en es­pi­ral ha­cia el agu­je­ro. Las pre­dic­cio­nes su­ge­rían que su má­xi­mo acer­ca­mien­to ten­dría lu­gar en 2014, cuan­do se apro­xi­ma­ría a unas 36 ho­ras luz de su ho­ri­zon­te de su­ce­sos, una es­pe­cie de fron­te­ra que mar­ca el pun­to a par­tir del cual na­da es­ca­pa del mis­mo. La vi­gi­lan­cia a la que fue so­me­ti­do G2 fue ex­haus­ti­va, pero co­mo a ve­ces sa­be­mos que sue­le ocu­rrir, al fi­nal no hu­bo ni un mí­se­ro fue­go de ar­ti­fi­cio: par­te de él aca­bó ga­nan­do ve­lo­ci­dad del mis­mo mo­do que nues­tras son­das apro­ve­chan el cam­po gra­vi­ta­to­rio de los pla­ne­tas y pu­do es­ca­par a la atrac­ción del agu­je­ro.

Aho­ra G2 se ale­ja a 10 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros por ho­ra. Eso sí, en su hui­da de­jó atrás una par­te de él, que que­dó atra­pa­da en el dis­co de acre­ción que ro­dea Sgr A*. Po­dría de­cir­se que es­te se com­por­ta co­mo una in­men­sa plan­ta car­ní­vo­ra que se ali­men­ta de los in­sec­tos que se acer­can, atraí­dos por su dul­ce per­fu­me gra­vi­ta­to­rio y a ve­ces se da gran­des co­mi­das.

Así, en 2001 se hi­zo 45 ve­ces más bri­llan­te du­ran­te tres ho­ras. La ener­gía li­be­ra­da co­rres­pon­de­ría a lo que ocu­rri­ría si ca­ye­ra en él un pe­da­zo de ma­te­ria con la ma­sa de un co­me­ta. Evi­den­te­men­te, no ha si­do el ma­yor de es­te ti­po de es­ta­lli­dos. Por ejem­plo, ha­ce dos mi­llo­nes de años lan­zó una tre­men­da can­ti­dad de ra­dia­ción de al­ta ener­gía al es­pa­cio, 100 mi­llo­nes de ve­ces más po­ten­te que lo que sue­le emi­tir en la ac­tua­li­dad. En­ton­ces se pro­du­jo lo que se lla­ma una ex­plo­sión Sey­fert. Qui­zá nues­tros re­mo­tos an­te­pa­sa­dos, allá en la sa­ba­na afri­ca­na, ha­brían vis­to el im­pac­to de luz. El re­gis­tro del fe­nó­meno se con­ser­va en un dé­bil res­plan­dor que se ob­ser­va en la co­rrien­te ma­ga­llá­ni­ca, una

Ha­ce dos mi­llo­nes de años tu­vo lu­gar un enor­me es­ta­lli­do en el nú­cleo ga­lác­ti­co.

lar­ga cin­ta de gas com­pues­ta prin­ci­pal­men­te de hi­dró­geno que se ex­tien­de al­re­de­dor de la Vía Lác­tea y ca­si a me­dio ca­mino de sus ga­la­xias-sa­té­li­te, las Nu­bes de Ma­ga­lla­nes.

Los da­tos apor­ta­dos por el te­les­co­pio es­pa­cial Hub­ble su­gie­ren que es­te arro­yo in­ter­ga­lác­ti­co sa­lió de la Pe­que­ña Nu­be ha­ce unos 2.000 mi­llo­nes de años. Di­fe­ren­tes es­tu­dios han pro­ba­do que se for­mó cuan­do el cho­rro de al­ta ener­gía que sa­lió del co­ra­zón de nues­tra ga­la­xia gol­peó la co­rrien­te ma­ga­llá­ni­ca, ha­cién­do­la re­lu­cir, más o me­nos co­mo su­ce­de cuan­do el vien­to so­lar al­can­za la Tierra y se ori­gi­nan las au­ro­ras.

Su­per­agu­je­ro con fluc­tua­cio­nes de ener­gía

El es­tu­dio de la in­for­ma­ción ob­te­ni­da de los ra­yos X emi­ti­dos por Sgr A* ha per­mi­ti­do sa­ber que el agu­je­ro ne­gro mi­de unos 15 mi­llo­nes de ki­ló­me­tros, me­nos de la cuar­ta par­te del diá­me­tro de la ór­bi­ta de Mer­cu­rio. Co­mo no po­día ser de otro mo­do, es­ta emi­sión de al­ta ener­gía tie­ne su pro­pio mis­te­rio: la in­ten­si­dad de los ra­yos X que emi­te el agu­je­ro es la quin­ta par­te de lo que la teo­ría pre­di­ce. Pero ¿por qué?

Una de las hi­pó­te­sis que se ma­ne­jan es que el es­ta­lli­do de una su­per­no­va cer­ca­na ha­ce 10.000 años ba­rrió la ma­yor par­te del gas y pol­vo in­ter­es­te­lar de la re­gión. Pero no es el ma­yor de los enigmas que aún en­cie­rra nues­tro cen­tro ga­lác­ti­co. Hay uno que le ga­na a to­dos: ¿de dón­de vie­ne ese agu­je­ro ne­gro?

TRAS EL CO­RA­ZÓN OS­CU­RO. En unos me­ses po­drá ver­se la pri­me­ra ima­gen real de Sa­gi­ta­rio A*, un su­per­agu­je­ro ne­gro ubi­ca­doen el cen­tro de nues­tra ga­la­xia que un equi­po in­ter­na­cio­nal de in­ves­ti­ga­do­res ha lo­gra­do cap­tar es­te año. Por el mo­men­to, hay que con­for­mar­se con una re­crea­ción.

UN PA­SEO POR EL CEN­TRO. El ins­tru­men­to Gra­vity –aba­jo– del sis­te­ma de te­les­co­pios

VLT del Ob­ser­va­to­rio Eu­ro­peo Aus­tral (arri­ba), en el de­sier­to de Ata­ca­ma, Chi­le, per­mi­ti­rá ras­trear el pa­so de la es­tre­lla S2cuan­do se apro­xi­me en 2018 al cen­tro de la Vía Lác­tea –arri­ba a la de­re­cha, mar­ca­do en ro­jo, jun­to a la tra­yec­to­ria de S2–.

EN LAS EN­TRA­ÑAS. Más de me­dio mi­llón de es­tre­llas or­bi­tan el pol­vo­rien­to nú­cleo de la ga­la­xia, cap­ta­do así por el Hub­ble. Re­sal­ta­da, la po­si­ción del agu­je­ro ne­gro Sa­gi­ta­rio A*.

PAI­SA­JES ALU­CI­NAN­TES. Des­de una de las lu­nas de un exo­pla­ne­ta pró­xi­mo al nú­cleo ga­lác­ti­co, el cie­lo se ve­ría sal­pi­ca­do de bri­llan­tes es­tre­llas, res­tos de su­per­no­vas y fi­la­men­tos de gas.

EN BUS­CA DE SGR A*. En 1971, los as­tró­no­mos

Do­nald Lyn­den-Bell (a la iz­quier­da) y Mar­tin Rees (a la de­re­cha) plan­tea­ron que el cen­tro de la Vía Lác­tea po­dría es­tar ocu­pa­do por un agu­je­ro ne­gro su­per­ma­si­vo, Sgr A*. Las me­di­cio­nes del te­les­co­pio es­pa­cial Chan­dra de ra­yos X (arri­ba) con­fir­ma­ron su exis­ten­cia en 2000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.