Se­pul­cros le­gen­da­rios

El pa­ra­de­ro del mau­so­leo o de los res­tos mor­ta­les de gran­des per­so­na­jes de la his­to­ria co­mo Ale­jan­dro Magno, Gen­gis Kahn o Cleo­pa­tra siguen sien­do un mis­te­rio que des­de ha­ce si­glos ar­queó­lo­gos y ca­za­te­so­ros tra­tan de re­sol­ver.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ro­ber­to Piorno

¿Dón­de des­can­san los res­tos mor­ta­les de aque­llos gran­des que hi­cie­ron his­to­ria? Al­gu­nos cuen­tan con im­pre­sio­nan­tes mau­so­leos, sím­bo­lo de su gran­de­za, pero mu­chos otros se ha­llan per­di­dos, a la es­pe­ra de que el mun­do dé con ellos.

Tras 12 días de fie­bre, de­li­rio y ago­nía Ale­jan­dro Magno ex­pi­ró su úl­ti­mo alien­to en Ba­bi­lo­nia un ca­lu­ro­so día de ju­nio del año 323 a.C. Te­nía so­lo 33 años de edad, y de­ja­ba tras de sí un im­pe­rio in­go­ber­na­ble que se ex­ten­día des­de las tie­rras al­tas de su Ma­ce­do­nia na­tal has­ta el Va­lle del In­do, to­do un cri­sol de pue­blos y cul­tu­ras ca­ren­te aún de una es­truc­tu­ra ad­mi­nis­tra­ti­va y un mí­ni­mo de cohe­sión po­lí­ti­ca. Muer­to el cau­di­llo ma­ce­do­nio, sin he­re­de­ro ap­to pa­ra go­ber­nar al pue­blo, mu­rió tam­bién su sue­ño im­pe­rial. In­ca­pa­ces de po­ner­se de acuer­do, sus ge­ne­ra­les se re­par­tie­ron el abun­dan­te bo­tín te­rri­to­rial, que se di­vi­dió en sa­tra­pías dispu­tadas a san­gre y fue­go por el con­jun­to de am­bi­cio­sos su­ce­so­res (los Diá­do­cos), emer­gien­do tras años de cruen­tas gue­rras ci­vi­les tres su­per­po­de­res po­lí­ti­co-te­rri­to­ria­les: la Ma­ce­do­nia an­ti­gó­ni­da, el Im­pe­rio Se­leú­ci­da y el Egip­to Pto­le­mai­co. Fue pre­ci­sa­men­te Pto­lomeo quien me­jor en­ten­dió la enor­me im­por­tan­cia sim­bó­li­ca de los res­tos mor­ta­les de Ale­jan­dro. El rey ma­ce­do­nio de­jó escrito su de­seo de ser se­pul­ta­do en el oa­sis egip­cio de Si­wa, aun­que el en­ton­ces re­gen­te Pér­di­cas de­ci­dió tras­la­dar el cuerpo del cau­di­llo a Ma­ce­do­nia pa­ra que re­ci­bie­ra se­pul­tu­ra en el ce­men­te­rio real de Egas. Tras­la­da­do en un gran­dio­so sar­có­fa­go de oro, el cuerpo de Ale­jan­dro nun­ca lle­gó a su des­tino; fue “se­cues­tra­do” por Pto­lomeo, quien de­ci­dió lle­vár­se­lo con­si­go a Egip­to co­mo sím­bo­lo de la le­gi­ti­mi­dad de su po­der.

La más bus­ca­da

En un pri­mer mo­men­to el Magno fue en­te­rra­do en Men­fis, has­ta que se cons­tru­yó un mau­so­leo, el So­ma, en Ale­jan­dría, digno del ma­yor con­quis­ta­dor de la his­to­ria. Su tum­ba fue vi­si­ta­da en los si­glos su­ce­si­vos por via­je­ros tan ilus­tres co­mo Ju­lio Cé­sar, Au­gus­to o Ca­lí­gu­la, pero el ras­tro del mau­so­leo, y de los res­tos mor­ta­les de Ale­jan­dro, se pier­den de­fi­ni­ti­va­men­te a fi­na­les del si­glo IV. Se­gún la opi­nión más ex­ten­di­da en­tre los es­pe­cia­lis­tas, la tum­ba fue des­trui­da en la fu­ria an­ti­pa­ga­na que ca­rac­te­ri­zó a los dis­tur­bios pro­ta­go­ni­za­dos por los cris­tia­nos en Ale­jan­dría du­ran­te ese pe­rio­do. Pero la bús­que­da de los res­tos de Ale­jan­dro ha ob­se­sio­na­do a ar­queó­lo­gos y ca­za­do­res de tum­bas des­de ha­ce si­glos. Al­gu­nos ras­tros su­gie­ren que los ves­ti­gios del mo­nu­men­tal mau­so­leo se en­cuen­tran bajo el sue­lo de la mez­qui­ta de Ne­bi Da­niel o de Ata­ri­na, aun­que lo cier­to es que no hay in­di­cios que con­fir­men es­ta hi­pó­te­sis. Otros es­pe­cia­lis­tas con­clu­yen que lo úni­co que que­da en pie de la tum­ba del Magno es un im­po­nen­te y mis­te­rio­so se­pul­cro de ala­bas­tro ubi­ca­do en el ce­men­te­rio la­tino de Ale­jan­dría. Nue­va­men­te, sin em­bar­go, no exis­ten prue­bas con­clu­yen­tes que con­fir­men es­te ex­tre­mo. Más pin­to­res­ca es la te­sis de­fen­di­da por An­drew Chugg, uno de los más in­can­sa­bles bus­ca­do­res de las pis­tas del mau­so­leo del Magno; Chugg de­fien­de que el ca­dá­ver de Ale­jan­dro fue pues­to a sal­vo du­ran­te los dis­tur­bios del si­glo IV, ha­cién­do­lo pa­sar por los res­tos mor­ta­les de San Mar­cos. Así, a me­dia­dos del si­glo IX, al­gu­nos co­mer­cian­tes ve­ne­cia­nos ha­brían tras­la­da­do a la ciu­dad ita­lia­na el cuerpo de Ale­jan­dro cre­yen­do que se tra­ta­ba del evan­ge­lis­ta, de­po­si­tan­do sus res­tos en una ur­na en la ba­sí­li­ca de San Mar­cos, el mo­nu­men­to más icó­ni­co y vi­si­ta­do de Ve­ne­cia. La im­po­si­bi­li­dad de rea­li­zar un es­tu­dio os­teo­ló­gi­co del ca­dá­ver, pre­sun­ta­men­te de San Mar­cos, im­pi­de e im­pe­di­rá ve­ri­fi­car la sor­pren­den­te, y qui­zá un tan­to fan­ta­sio­sa, hi­pó­te­sis de Chugg. Así las co­sas, el pa­ra­de­ro fi­nal de los res­tos de Ale­jan­dro y la ubicación de su mo­nu­men­tal mau­so­leo siguen sien­do uno de los gran­des mis­te­rios de la ar­queo­lo­gía.

La bús­que­da de tum­bas per­di­das atrae más la aten­ción de cu­rio­sos, ca­za­do­res de te­so­ros y aven­tu­re­ros que de ar­queó­lo­gos pro­pia­men­te di­chos. Y sin em­bar­go, pocos asun­tos re­la­cio­na­dos con la ar­queo­lo­gía tie­nen tan­ta di­fu­sión me­diá­ti­ca en los li­bros co­mo la bús­que­da/ha­llaz­go de le­gen­da­rias se­pul­tu­ras reales que se creían des­apa­re­ci­das y que el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo vi­sua­li­za acom­pa­ña­das de ex­tra­or­di­na­rios te­so­ros. La tum­ba de Ale­jan­dro si­gue sien­do no­ti­cia en ro­ta­ti­vos de to­do el mun­do con inusi­ta­da fre­cuen­cia. Ca­da men­ti­ra, ru­mor o pis­ta fal­sa, di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te, con la tum­ba del Magno, es con­ve­nien­te­men­te ador­na­da y ter­gi­ver­sa­da por me­dios de co­mu­ni­ca­ción que no du­dan en ‘dar’ la no­ti­cia del ha­llaz­go de la se­pul­tu­ra del cau­di­llo ma­ce­do­nio en cuan­to un pre­sun­to es­pe­cia­lis­ta sal­ta a la pa­les­tra ase­gu­ran­do ha­ber da­do con los res­tos mor­ta­les del ma­ce­do­nio. Lo cier­to es que el ha­llaz­go –en ca­so de pro­du­cir­se– de la tum­ba de Ale­jan­dro, más allá del im­pac­to me­diá­ti­co y po­pu­lar, apor­ta­ría muy es­ca­sa in­for­ma­ción re­le­van­te so­bre la fi­gu­ra del rey ma­ce­do­nio. Pero la bús­que­da de tum­bas per­di­das es una de las va­rian­tes más po­pu­la­res de la ar­queo­lo­gía-es­pec­tácu­lo. Y es que la de Ale­jan­dro Magno no es, ni mu­cho me­nos, la úni­ca tum­ba que lle­na ti­tu­la­res de pe­rió­di­cos.

Se­ño­res de las es­te­pas

En el año 2010 el cien­tí­fi­co y ex­plo­ra­dor de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia, Al­bert Yu-Min Lin, pro­pu­so un mé­to­do in­no­va­dor pa­ra in­ten­tar dar con el pa­ra­de­ro de la úl­ti­ma mo­ra­da de otro gran con­quis­ta­dor cu­ya se­pul­tu­ra se lle­vó a ca­bo en el más ab­so­lu­to de los se­cre­tos: Gen­gis Kahn. In­vi­tó a cual­quier vo­lun­ta­rio in­tere­sa­do a par­ti­ci­par en el aná­li­sis, des­de casa, de las mi­les de imá­ge­nes por sa­té­li­te que cu­bren el vas­to te­rri­to­rio, unos 6.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, don­de los ex­per­tos es­ti­man (sin de­ma­sia­da pre­ci­sión, en es­te ca­so)

que po­dría ubi­car­se la tum­ba del cau­di­llo mon­gol. Has­ta aho­ra su ha­llaz­go era po­co más que una fan­ta­sía, pero a par­tir de la ini­cia­ti­va de Lin 10.000 vo­lun­ta­rios con­tri­bu­ye­ron a la bús­que­da, ge­ne­ran­do más de dos mi­llo­nes de no­tas e iden­ti­fi­can­do, en to­tal, has­ta 55 po­si­bles ano­ma­lías ar­queo­ló­gi­cas fe­cha­das en­tre la Edad del Bron­ce y el pe­rio­do mon­gol. Es un avan­ce sig­ni­fi­ca­ti­vo, pero no de­ci­si­vo. Has­ta 1989, el ac­ce­so de ex­tran­je­ros a Ikh Kho­ring, re­gión de las mon­ta­ñas Khen­tii don­de se cree que fue en­te­rra­do Gen­gis Kahn, estaba prohi­bi­do. Los mon­go­les con­si­de­ran es­te te­rri­to­rio co­mo una tierra sa­gra­da, y las su­ce­si­vas ex­pe­di­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas a lo lar­go de los años siempre han si­do re­ci­bi­das con abier­ta hos­ti­li­dad. Los bus­ca­do­res de la tum­ba del cau­di­llo, con­si­de­ra­do un dios por los mon­go­les, sen­ci­lla­men­te, no son bien­ve­ni­dos. La ex­pe­di­ción más lar­ga y ri­gu­ro­sa lle­va­da a ca­bo has­ta la fecha tu­vo lu­gar a fi­na­les de los 80 y se pro­lon­gó por tres años; en ella los ar­queó­lo­gos iden­ti­fi­ca­ron has­ta 1.380 ca­vi­da­des sub­te­rrá­neas sus­cep­ti­bles de ser tum­bas reales. Pero las di­fi­cul­ta­des pa­ra ex­ca­var en el área han im­pe­di­do que las in­ves­ti­ga­cio­nes avan­cen en las tres úl­ti­mas dé­ca­das. En la ac­tua­li­dad se si­gue bus­can­do la tum­ba, pero ex­clu­si­va­men­te des­de el ai­re a tra­vés de imá­ge­nes por sa­té­li­te. Las di­fe­ren­tes ano­ma­lías que mar­can lu­ga­res ar­queo­ló­gi­ca­men­te in­tere­san­tes son mi­nu­cio­sa­men­te es­ca­nea­das pa­ra ge­ne­rar imá­ge­nes tri­di­men­sio­na­les so­bre las cua­les tra­ba­jar. Con to­do, mien­tras los na­ti­vos sean tan abier­ta­men­te hos­ti­les a la vi­si­ta de ar­queó­lo­gos ex­tran­je­ros, el pa­ra­de­ro de la tum­ba se­gui­rá sien­do un mis­te­rio.

Un mis­te­rio irre­sis­ti­ble, a juz­gar por las cir­cuns­tan­cias en que se pro­du­jo la se­pul­tu­ra del lí­der mon­gol. Gen­gis Kahn falleció, qui­zá, por las he­ri­das cau­sa­das por una fle­cha, o qui­zá, por el ti­fus, el 18 de agos­to de 1227. Pre­via­men­te ha­bía de­ja­do ins­truc­cio­nes cla­ras acer­ca de su entierro. Quería que el pa­ra­de­ro de su tum­ba fue­ra un ab­so­lu­to se­cre­to, y pa­ra que ello fue­ra po­si­ble se des­en­ca­de­nó una ma­tan­za en los días pos­te­rio­res a su muer­te. Sus gue­rre­ros más fie­les, li­de­ra­dos por el hijo del Kahn, To­lui, cum­plie­ron con su úl­ti­ma vo­lun­tad sin con­tem­pla­cio­nes. Ma­ta­ron a to­da per­so­na que se cru­za­ra con el cor­te­jo fú­ne­bre, pos­te­rior­men­te die­ron cuen­ta de los cons­truc­to­res de la se­pul­tu­ra y, por úl­ti­mo, fue­ron a su vez eje­cu­ta­dos a su regreso lle­ván­do­se el se­cre­to con­si­go a la tum­ba. Ade­más, cuen­tan las cró­ni­cas, 3.000 ca­ba­llos ga­lo­pa­ron tras el entierro du­ran­te tres días en la zo­na, pa­ra bo­rrar to­da hue­lla o ras­tro del pa­so del con­voy, y mil sol­da­dos mon­ta­ron guar­dia du­ran­te años has­ta que cre­cie­ron ár­bo­les. Di­ce la le­yen­da, ade­más, que Gen­kis Kahn se hi­zo en­te­rrar acom­pa­ña­do de 40 don­ce­llas y 40 ca­ba­llos y, lo más im­por­tan­te, de un fa­bu­lo­so te­so­ro, que in­cluía ob­je­tos, jo­yas y ri­que­zas de to­dos los te­rri­to­rios con­quis­ta­dos a lo lar­go de su vi­da. Es por ello que el ha­llaz­go de su tum­ba se­ría mu­cho más que un tro­feo ar­queo­ló­gi­co. El mi­to del te­so­ro in­tac­to del gran con­quis­ta­dor mon­gol si­gue vi­vo, y du­ra­rá mien­tras su tum­ba si­ga sien­do un enig­ma.

El pa­ra­de­ro fi­nal de los res­tos de Ale­jan­dro y la ubicación de su mo­nu­men­tal mau­so­leo siguen sien­do uno de los gran­des mis­te­rios de la ar­queo­lo­gía.

Las hue­llas del huno

Otro gran mis­te­rio de las es­te­pas mon­go­las es el ras­tro del ca­dá­ver de otro ca­ris­má­ti­co cau­di­llo asiá­ti­co que no co­no­ció fron­te­ras y cu­yas con­quis­tas pro­vo­ca­ron un au­tén­ti­co sis­mo de­mo­grá­fi­co, mi­li­tar y po­lí­ti­co des­de Chi­na has­ta Ita­lia en el si­glo V. Al igual que el de Gen­gis Kahn, el mau­so­leo de Ati­la, rey de los hu­nos, es­ca­pa por com­ple­to del ra­dar de los ar­queó­lo­gos. Muer­to en

mar­zo del año 453 a la edad de 58 años, en el trans­cur­so de su no­che de bo­das, Ati­la ca­yó víc­ti­ma de los efec­tos de una en­fer­me­dad cró­ni­ca que le pro­vo­ca­ba con­ti­nuas he­mo­rra­gias. Su ca­dá­ver fue ve­la­do, ex­pues­to so­bre sun­tuo­sas pie­les y ho­me­na­jea­do por dig­na­ta­rios, ge­ne­ra­les y reyes me­no­res, quie­nes asis­tie­ron, ade­más, a las os­ten­to­sas fú­ne­bres or­ga­ni­za­das en su ho­nor, que in­clu­ye­ron ca­rre­ras de ca­ba­llos, com­pe­ten­cias de ti­ro con ar­co, mú­si­ca y dan­za. En­tre tan­to, cuen­tan las cró­ni­cas, se cons­truía y acon­di­cio­na­ba el sar­có­fa­go que ha­bría de alo­jar sus res­tos sin vi­da. La le­yen­da di­ce que se tra­ta­ba, en reali­dad, de un tri­ple fé­re­tro for­ma­do por tres ataú­des, uno de oro, otro de pla­ta y, fi­nal­men­te, uno de hie­rro que, ade­más, al­ber­ga­ba los ob­je­tos más pre­cia­dos del con­quis­ta­dor huno. El entierro fue una ce­re­mo­nia mo­des­ta, a la que so­lo acu­die­ron sus fa­mi­lia­res y ge­ne­ra­les más pró­xi­mos y lea­les bajo so­lem­ne ju­ra­men­to de no re­ve­lar ja­más el pa­ra­de­ro de la tum­ba. Y co­mo en el ca­so del mau­so­leo de Gen­gis Kahn, Ati­la no se fue so­lo: los sol­da­dos en­car­ga­dos de ca­var la fo­sa que alo­jó el fé­re­tro se sui­ci­da­ron, y con ellos mu­rió el se­cre­to del pa­ra­de­ro de la tum­ba del gran Ati­la. No hay nin­gu­na re­fe­ren­cia en las fuen­tes a la ubicación de la se­pul­tu­ra, aun­que la ma­yo­ría de es­pe­cia­lis­tas da por he­cho que, por el pa­trón ha­bi­tual de las tra­di­cio­nes hu­nas, el cau­di­llo hu­bo de ser en­te­rra­do cer­ca de su lu­gar de na­ci­mien­to, y por ello en al­gún si­tio in­de­ter­mi­na­do en­tre Ru­ma­nia y Bul­ga­ria. Otra hi­pó­te­sis más pin­to­res­ca apun­ta a la for­ta­le­za de Ka­le­meg­dan, en Bel­gra­do, que ha­bía si­do un fuer­te ro­mano sa­quea­do en va­rias oca­sio­nes por los pro­pios hu­nos y por los go­dos, aso­cia­da a la fi­gu­ra (y al ca­dá­ver) de Ati­la a tra­vés de una le­yen­da sin de­ma­sia­do fun­da­men­to. Al igual que ocu­rre con las tum­bas de Ale­jan­dro o Gen­gis Kahn, los bu­los en me­dios de co­mu­ni­ca­ción de to­do el mun­do acer­ca del pre­sun­to ha­llaz­go de la tum­ba son cons­tan­tes. El úl­ti­mo apun­ta­ba a la ciu­dad de Bu­da­pest don­de, pre­sun­ta­men­te, unos al­ba­ñi­les ha­brían da­do con un es­pec­ta­cu­lar mau­so­leo de la épo­ca mien­tras cons­truían un puen­te que mu­chos se apre­su­ra­ron en iden­ti­fi­car, sin nin­gu­na evi­den­cia só­li­da, con la úl­ti­ma mo­ra­da del rey huno.

Queen si­ze

Pero no so­lo de gran­des reyes vi­ve la ima­gi­na­ción de los ca­za­do­res de tum­bas; tan­to o más fas­ci­nan­te es el mis­te­rio que ro­dea al es­cu­rri­di­zo mau­so­leo de gran­des mu­je­res co­mo las rei­nas egip­cias Ne­fer­ti­ti y Cleo­pa­tra. La pri­me­ra fue, sin du­da, una de las mu­je­res más po­de­ro­sas de la his­to­ria del an­ti­guo Egip­to. Go­ber­nó en el si­glo XIV a.C. jun­to a su ma­ri­do, el fa­raón he­re­je Ake­na­tón. Am­bos desafia­ron el or­den re­li­gio­so es­ta­ble­ci­do des­pla­zan­do al dios Amón del epi­cen­tro del cul­to ofi­cial y apos­tan­do por Atón, en cu­yo ho­nor cons­tru­ye­ron la ciu­dad de Ake­ta­tón. El fa­raón y su rei­na con­for­ma­ban, jun­to a es­ta di­vi­ni­dad so­lar, una tría­da di­vi­na, por lo que Ne­fer­ti­ti, una mujer de in­com­pa­ra­ble be­lle­za se­gún las fuen­tes, quien ade­más pu­do pro­ba­ble­men­te rei­nar so­la du­ran­te un pe­rio­do de cua­tro años, go­za­ba del es­ta­tus pro­pio de una dio­sa. Pero no

hay in­di­cios ni ras­tro de su se­pul­tu­ra. En­con­trar su tum­ba siempre ha si­do una de las gran­des asig­na­tu­ras pen­dien­tes de la egip­to­lo­gía, y re­cien­te­men­te el ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co Ni­cho­las Ree­ves ha ali­men­ta­do las ex­pec­ta­ti­vas con un sin­gu­lar des­cu­bri­mien­to en la tum­ba más fa­mo­sa del Va­lle de los Reyes en Lu­xor. En el in­te­rior del hi­po­geo KV62, descubierto a co­mien­zos de los años 20 por Ho­ward Car­ter y que con­te­nía el te­so­ro y la mo­mia de Tu­tan­ka­món, Ree­ves iden­ti­fi­có pe­que­ñas hen­di­du­ras ubi­ca­das en el mu­ro nor­te de la tum­ba. La hi­pó­te­sis del ar­queó­lo­go bri­tá­ni­co es que se tra­ta­ba de la hue­lla de dos puer­tas ocul­tas que da­rían ac­ce­so a sen­das cá­ma­ras independientes. Tu­tan­ka­món fue un fa­ráon me­nor, y su rei­na­do fue com­ple­ta­men­te irre­le­van­te. La te­sis de Ree­ves, da­da la ex­tra­ña dis­po­si­ción y las re­du­ci­das di­men­sio­nes de su tum­ba, es que en reali­dad el cé­le­bre fa­raón, fa­lle­ci­do de ma­ne­ra im­pre­vis­ta, fue de­po­si­ta­do en la tum­ba de Ne­fer­ti­ti. Con ayu­da de un ra­dar in­fra­rro­jo ana­li­zó los mu­ros en cues­tión con­fir­man­do que, en efec­to, al­go hay al otro la­do de los mis­mos, qui­zá in­clu­so ma­te­ria­les me­tá­li­cos u or­gá­ni­cos. Una ex­plo­ra­ción in­de­pen­dien­te lle­va­da a ca­bo por ex­per­tos de Na­tio­nal Geographic, con to­do, cues­tio­nó las con­clu­sio­nes de Ree­ves en­frian­do las ex­pec­ta­ti­vas que apun­ta­ban a uno de los des­cu­bri­mien­tos ar­queo­ló­gi­cos del si­glo. Lo cier­to es que el pa­ra­de­ro de la mo­mia de Ne­fer­ti­ti si­gue sien­do un mis­te­rio. Más im­pac­to me­diá­ti­co si ca­be ten­dría el ha­llaz­go del mau­so­leo don­de, tras sui­ci­dar­se el 14 de agos­to del año 30 a.C., fue de­po­si­ta­do el cuerpo em­bal­sa­ma­do de la rei­na más cé­le­bre de Egip­to: Cleo­pa­tra. Tras en­fren­tar a Oc­ta­vio –fu­tu­ro Au­gus­to, pri­mer em­pe­ra­dor de Ro­ma– en la ba­ta­lla de Ac­tium, la rei­na, sa­bién­do­se per­di­da, con las tro­pas ro­ma­nas a las puer­tas de Ale­jan­dría, de­ci­dió se­guir los pa­sos de su ama­do Mar­co An­to­nio, muer­to ape­nas unos días an­tes, qui­tán­do­se la vi­da, qui­zá con un cu­chi­llo o con una do­sis de ve­neno, pero no me­dian­te una pi­ca­du­ra de ser­pien­te co­mo tra­di­cio­nal­men­te se ha creí­do. La úl­ti­ma vo­lun­tad de Cleo­pa­tra, ex­pre­sa­da por escrito me­dian­te una car­ta di­ri­gi­da a Oc­ta­vio, fue ser en­te­rra­da jun­to a

Siempre se ha pen­sa­do que Cleo­pa­tra fue en­te­rra­da en las pro­xi­mi­da­des de al­gún tem­plo de­di­ca­do a la dio­sa Isis, por la de­vo­ción de la rei­na ha­cia es­ta di­vi­ni­dad.

Mar­co An­to­nio. Oc­ta­vio no tu­vo in­con­ve­nien­te en res­pe­tar el de­seo de la di­fun­ta rei­na, y de­cre­tó que fue­ra se­pul­ta­da al la­do de su aman­te. El pro­ble­ma es que sa­be­mos que fue en­te­rra­da jun­to a Mar­co An­to­nio pero no tenemos pis­tas so­bre el lu­gar ele­gi­do por Oc­ta­vio.

Siempre se ha pen­sa­do que Cleo­pa­tra fue en­te­rra­da en las pro­xi­mi­da­des de al­gún tem­plo de­di­ca­do a la dio­sa Isis, por la de­vo­ción de la rei­na ha­cia es­ta di­vi­ni­dad, pero Egip­to es­tá lleno de lu­ga­res de cul­to con­sa­gra­dos a la dio­sa de las dio­sas. El ha­llaz­go, a co­mien­zos de 2015, de una es­te­la de pie­dra ca­li­za en Ta­po­si­ris Mag­na, en las pro­xi­mi­da­des de Ale­jan­dría, reavi­vó la bús­que­da de la le­gen­da­ria tum­ba. La apa­ri­ción en la mis­ma del cartucho con los nom­bres de va­rios an­te­pa­sa­dos de Cleo­pa­tra re­fuer­za la hi­pó­te­sis, se­gún la ar­queó­lo­ga Kath­leen Martínez, de que la rei­na pu­do ser se­pul­ta­da allí. En la ciu­dad se ubi­ca­ba un im­por­tan­te tem­plo de­di­ca­do a Osi­ris e Isis, y la vin­cu­la­ción, de­la­ta­da por el ha­llaz­go de la es­te­la, de la fa­mi­lia real con el tem­plo, con­vier­te a Ta­po­si­ris Mag­na en el me­jor can­di­da­to po­si­ble pa­ra al­ber­gar los res­tos mor­ta­les de Cleo­pa­tra. Por el mo­men­to no pa­sa de ser una hi­pó­te­sis, pero el ha­llaz­go de mo­ne­das de bron­ce da­ta­das en la épo­ca de Mar­co An­to­nio y Cleo­pa­tra ali­men­ta la es­pe­ran­za de que, fi­nal­men­te, el lu­gar de des­can­so de la rei­na más fa­mo­sa del an­ti­guo

Egip­to sal­ga a la luz.

PER­DI­DO. Dos es­fin­ges res­guar­dan una tum­ba en An­fí­po­lis, Gre­cia, que po­dría ser o no la de Ale­jan­dro Magno.

DE VI­SI­TA. Es­ce­na idí­li­ca que re­pre­sen­ta al em­pe­ra­dor Au­gus­to an­te la tum­ba de Ale­jan­dro Magno.

HÉ­ROE DE LE­YEN­DA. Es­ta­tua mo­nu­men­tal de Gen­gis Khan, el cé­le­bre em­pe­ra­dor mon­gol.

SUI­CI­DIO. Ilus­tra­ción ro­mán­ti­ca del si­glo

XIX que des­cri­be el sui­ci­dio de Cleo­pa­tra por mor­di­da de ví­bo­ra ás­pid an­te sus don­ce­llas.

REI­NA. Bus­to de Ne­fer­ti­ti, la mujer más po­de­ro­sa del An­ti­guo Egip­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.