La da­ma del ani­llo

A par­tir de un fas­ci­nan­te ha­llaz­go ar­queo­ló­gi­co –el des­cu­bri­mien­to de una jo­ya con es­cri­tu­ra cú­fi­ca en Sue­cia en el si­glo XIX–, re­crea­mos la re­la­ción de los nór­di­cos con los ára­bes y la vi­da co­ti­dia­na en Bir­ka, una gran ciu­dad vi­kin­ga.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Jo­sé Án­gel Mar­tos

A par­tir del des­cu­bri­mien­to de una jo­ya con es­cri­tu­ra cú­fi­ca, re­crea­mos la re­la­ción de los nór­di­cos con los ára­bes y la vi­da co­ti­dia­na en Bir­ka, una an­ti­gua ciu­dad vi­kin­ga.

Al apar­tar la cor­ti­na y dis­po­ner­se a sa­lir a la ca­lle, aba­rro­ta­da a esa ho­ra del me­dio­día, Leif el Afor­tu­na­do no pu­do evi­tar lla­mar la aten­ción: su me­tro ochen­ta y uno y su me­le­na ru­bia re­sal­ta­ban en­tre to­dos aque­llos que se mo­vían con pres­te­za, ocu­pa­dos en mil la­bo­res, por el mer­ca­do de la ca­pi­tal del ca­li­fa­to. Ig­no­ran­do las mi­ra­das de aque­llos hom­bres de piel os­cu­ra y tur­ban­te en la ca­be­za, el vi­kin­go se gi­ró ha­cia el in­te­rior de la tien­da que es­ta­ba a pun­to de aban­do­nar y en­vió con la ca­be­za un úl­ti­mo sa­lu­do a Has­him, el co­mer­cian­te con el que aca­ba­ba de ce­rrar el tra­to. Lue­go pal­pó con dis­cre­ción la bol­sa pe­ga­da a su cuer­po y co­men­zó a ca­mi­nar con de­ci­sión. Si lo­gra­ba re­gre­sar sano y sal­vo a ca­sa –a 4.000 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia–, no so­lo lle­va­ría mul­ti­tud de ri­que­zas a los ar­te­sa­nos que ha­bían con­fia­do en él, sino que in­clu­so ha­ría fe­liz a su es­po­sa Si­grid con la jo­ya que aca­ba­ba de ad­qui­rir. ¡Por Thor que to­dos los sa­cri­fi­cios ha­brían va­li­do la pe­na!

Un ani­llo enig­má­ti­co y má­gi­co

Era su pri­mer via­je a Bag­dad, y es­ta­ba re­sul­tan­do de lo más be­ne­fi­cio­so. Se sen­tía fe­liz de ha­ber em­pren­di­do aque­lla ex­pe­di­ción que po­cos co­mer­cian­tes de Bir­ka de ma­yor edad ha­bían he­cho y so­bre la que con­ta­ban ma­ra­vi­llas. Vol­ve­ría con las al­for­jas re­ple­tas de pla­ta ára­be, pe­ro aho­ra lo que más le lle­na­ba de sa­tis­fac­ción era el pe­que­ño ob­je­to que aca­ba­ba de ad­qui­rir y a cam­bio del cual ha­bía te­ni­do que en­tre­gar una des­me­su­ra­da can­ti­dad de fí­bu­las (es­pe­cie de he­bi­llas o bro­ches pa­ra su­je­tar las pren­das de ves­tir) ela­bo­ra­das con mi­mo por los me­jo­res ar­te­sa­nos de su ciu­dad. Por suer­te, las ga­nan­cias lo­gra­das con otras ope­ra­cio­nes com­pen­sa­ban con cre­ces los enor­mes cos­tos de es­ta úl­ti­ma. Aquel ani­llo lo va­lía.

Su per­fec­ta pie­dra de co­lor vio­le­ta en­gas­ta­da de­ja­ba sin ha­bla a quien la vie­ra. No era una ama­tis­ta, sino vi­drio co­lo­rea­do, pe­ro eso no lo po­día dis­tin­guir Leif, pues en su ciu­dad no era co­no­ci­do nin­guno de los dos ma­te­ria­les. A él lo que más le ha­bía atraí­do era el signo ta­lla­do en la pro­pia ge­ma.Te­nía una for­ma enig­má­ti­ca y le re­sul­ta­ba muy exó­ti­co, acos­tum­bra­do co­mo es­ta­ba a los sig­nos rú­ni­cos. No sa­bía si­quie­ra lo que sig­ni­fi­ca­ba, aun­que le ha­bían di­cho que te­nía al­go que ver con el dios de los ha­bi­tan­tes de aquel lu­gar ri­co co­mo nin­guno. A su mu­jer y a sus pai­sa­nos pen­sa­ba ex­pli­car­les que se tra­ta­ba de un ani­llo má­gi­co.

El per­sa Has­him ha­bía du­da­do en ven­dér­se­lo. No lo ha­bía uti­li­za­do na­die to­da­vía, ya que aca­ba­ba de ser ela­bo­ra­do por un há­bil ar­te­sano hui­do de Da­mas­co por ser­vir al se­ñor equi­vo­ca­do en una de las in­ter­mi­na­bles lu­chas in­tes­ti­nas que aso­la­ban la ciu­dad. Ese hom­bre desea­ba con­ver­tir­se en pro­vee­dor de Has­him y el ani­llo era una mues­tra de su ha­bi­li­dad.

Sus du­das so­bre la ven­ta tam­bién se de­bían a que aquel gi­gan­te de pá­li­do ros­tro que que­ría ad­qui­rir­lo era un in­fiel, y no iba a de­jar de ser­lo por lle­var un ani­llo con una ins­crip­ción cu­yo sig­ni­fi­ca­do – “Por Alá”– a du­ras pe­nas ha­bía po­di­do ha­cer­le en­ten­der.

In­ter­cam­bio be­ne­fi­cio­so pa­ra am­bas par­tes

Sin em­bar­go, otras ra­zo­nes lo ha­bían em­pu­ja­do a in­cli­nar la ba­lan­za en fa­vor de ven­der­lo. Aque­llos vi-kin-gar –bal­bu­cea­ba Has­him con di­fi­cul­tad y len­ti­tud el nom­bre con el que esos ex­tran­je­ros se iden­ti­fi­ca­ban– eran bue­nos clien­tes. Lle­ga­ban con me­nor fre­cuen­cia que otras ca­ra­va­nas de co­mer­cian­tes –te­nían que atra­ve­sar to­das las es­te­pas del Es­te y el mar Hir­cano–, pe­ro los pro­duc­tos que traían con­si­go eran úni­cos. Las cá­li­das pie­les de ani­ma­les co­mo el cas­tor o el zo­rro ne­gro, que por su­pues­to no exis­tían en Me­so­po­ta­mia; las pren­das con­fec­cio­na­das con la­na, la ma­de­ra ta­lla­da, los uten­si­lios fa­bri­ca­dos con as­ta y hue­so –co­mo pei­nes, agu­jas o es­tu­ches– y, so­bre to­do, el mar­fil de morsa, con el que se po­dían ela­bo­rar va­lio­sas pie­zas de­co­ra­ti­vas, eran to­dos ob­je­tos muy apre­cia­dos, de los que lue­go el per­sa po­dría ob­te­ner gran­des be­ne­fi­cios. Así que, ¿por qué no sa­tis­fa­cer con el ani­llo el ca­pri­cho de aquel ti­po que le ha­bía ven­di­do a buen pre­cio tal can­ti­dad de mar­fil, ex­traí­do con la ca­za de los ex­tra­ños ani­ma­les ma­ri­nos del nor­te? Ade­más era una prue­ba de la ha­bi­li­dad del ar­te­sano: sus jo­yas iban a te­ner una gran de­man­da. El tra­duc­tor que uti­li­za­ban pa­ra en­ten­der­se el vi­kin­go y el per­sa fue quien trans­mi­tió

la in­sis­ten­te pe­ti­ción de Leif. Ese in­ter­me­dia­rio po­lí­glo­ta era un eu­nu­co es­la­vo per­te­ne­cien­te a otro vi­kin­go,Thor­vald Cos­ti­lla de Hie­rro, quien se ha­bía uni­do a me­dio ca­mino a la ex­pe­di­ción de Leif pa­ra dar­les pro­tec­ción. A Has­him a ve­ces le re­sul­ta­ba com­pli­ca­do en­ten­der al eu­nu­co. Ha­bía si­do com­pra­do po­co tiem­po an­tes por Thor­vald en el mer­ca­do de es­cla­vos de Cons­tan­ti­no­pla y, aun­que era bas­tan­te es­pa­bi­la­do, su acen­to ha­blan­do el per­sa to­da­vía re­que­ría pu­lir­se.

Thor­vald era oriun­do tam­bién de Bir­ka, co­mo Leif, pe­ro se ha­bía ins­ta­la­do ha­cía ya años en Cons­tan­ti­no­pla co­mo mer­ce­na­rio al ser­vi­cio de los bi­zan­ti­nos en sus lu­chas contra los búl­ga­ros. For­ma­ba par­te del re­gi­mien­to de los va­re­gos, co­mo lla­ma­ban en Cons­tan­ti­no­pla a los sol­da­dos vi­kin­gos con­tra­ta­dos pa­ra au­men­tar la fe­ro­ci­dad de su ejér­ci­to; pe­ro el em­pe­ra­dor de en­ton­ces, León VI el Sa­bio, ha­cía ho­nor a su nom­bre e in­ten­ta­ba elu­dir las gue­rras en lo po­si­ble. Por ello, Thor­vald apro­ve­cha­ba los lar­gos pe­rio­dos de inac­ti­vi­dad mi­li­tar pa­ra ayu­dar con su pro­tec­ción a las ca­ra­va­nas co­mer­cia­les de sus com­pa­trio­tas que lo­gra­ban lle­gar has­ta aque­llas zo­nas tan al sur de sus tie­rras de ori­gen.

El via­je ha­cia el Sol

Leif se ha­bía con­ver­ti­do en uno de quie­nes ha­bían si­do ca­pa­ces de rea­li­zar “el via­je ha­cia el Sol”, co­mo lla­ma­ban a es­ta ru­ta. Du­ran­te el tra­yec­to ha­bía po­di­do com­pro­bar cuán­tos de sus com­pa­trio­tas es­ta­ban ins­ta­la­dos en las di­fe­ren­tes eta­pas del ca­mino, ocu­pan­do ciu­da­des ca­da vez más le­ja­nas. Los ha­bía en­con­tra­do des­de Kirk­sun­det –la pri­me­ra gran pa­ra­da al otro la­do del mar ha­cia orien­te, tras cru­zar en bar­co el gol­fo de Bot­nia– has­ta Sta­ra­ya La­do­ga, una gran ur­be le­van­ta­da jun­to a un la­go en el ex­tre­mo nor­te del te­rri­to­rio de los rus; es­tos eran un pue­blo que mu­cho se pa­re­cía fí­si­ca­men­te a ellos y con cu­yos in­te­gran­tes te­nían múl­ti­ples la­zos fa­mi­lia­res. En La­do­ga se con­cen­tra­ba una mul­ti­tud de ar­te­sa­nos. La pro­duc­ción de to­do ti­po de ob­je­tos, uti­li­ta­rios o de­co­ra­ti­vos, era enor­me. Ahí siem­pre se da­ba con al­gún co­mer­cian­te rus dis­pues­to a unir­se a ellos, ayu­dan­do a lle­var su car­ga y su­man­do fuer­zas en la que re­sul­ta­ba la eta­pa más com­pli­ca­da de la ex­pe­di­ción: el lar­go des­cen­so ha­cia el sur. De­bía se­guir­se una ru­ta mix­ta, con lar­gas eta­pas te­rres­tres que a los vi­kin­gos se les ha­cían te­rri­ble­men­te pe­sa­das. Du­ran­te esas in­ter­mi­na­bles jor­na­das a pie, an­sia­ban el mo­men­to de en­con­trar­se con los gran­des ríos. Ha­bía que lle­gar has­ta Gn­joz­do­vo, jun­to a un gran río na­ve­ga­ble [el Dnié­per], y des­de allí to­do se ha­cía un po­co más fá­cil, ya que no es­ta­ban de­ma­sia­do le­jos de los afluen­tes de otro bra­zo de agua im­pre­sio­nan­te y to­da­vía ma­yor, el Vol­ga, por el que des­cen­de­rían du­ran­te se­ma­nas cru­zan­do un te­rri­to­rio de enor­mes y lla­nas es­te­pas.

Mo­rir en tie­rra ex­tra­ña

En ca­da pa­ra­da, en ca­da asen­ta­mien­to, vio los tú­mu­los ca­rac­te­rís­ti­cos de los en­te­rra­mien­tos vi­kin­gos, ele­va­dos co­mo pe­que­ñas mon­ta­ñi­tas que, de al­gu­na ma­ne­ra sor­pren­den­te, un dios ca­pri­cho­so hu­bie­ra le­van­ta­do en un te­rreno que no po­día ser más llano. Y se pre­gun­ta­ba si quie­nes ya­cían ahí eran qui­zá otros co­mer­cian­tes que, co­mo él, ha­bían pro­ba­do suer­te y se ha­bían vis­to sor­pren­di­dos por al­gu­na de las múl­ti­ples en­fer­me­da­des que en el ca­mino ata­ca­ban a los des­pre­ve­ni­dos via­je­ros. Can­sa­dos y sin la sa­bi­du­ría de los cha­ma­nes lo­ca­les con sus hier­bas cu­ra­ti­vas, no eran po­cos los que su­cum­bían a mu­chas lu­nas de dis­tan­cia de sus ca­sas. Al­gu­nas ve­ces los tri­pu­lan­tes de los bar­cos que los trans­por­ta­ban les se­ña­la­ban tú­mu­los más gran­des que el res­to, en los que des­can­sa­ban gue­rre­ros vi­kin­gos que ha­bían que­ri­do ser en­te­rra­dos den­tro de bar­cos, co­mo era su cos­tum­bre. A ve­ces sus es­cla­vas eran sa­cri­fi­ca­das con ellos. Se­pul­ta­dos con to­das sus ar­mas, con­fia­ban en que, aun tan le­jos de su pa­tria, se­rían lle­va­dos de to­dos mo­dos al Val­ha­lla jun­to a Odín.

Aquel gran río Vol­ga iba a desem­bo­car en un la­go tan gi­gan­tes­co que no era la­go, sino mar. In­clu­so su agua te­nía sa­bor sa­la­do, al con­tra­rio de lo que ocu­rría en to­das las la­gu­nas que él ha­bía co­no­ci­do has­ta en­ton­ces. Los ha­bi­tan­tes de la ri­be­ra nor­te lo lla­ma­ban mar Hir­cano y, al sur, los per­sas lo de­no­mi­na­ban mar de Ma­zan­da­rán [hoy lo co­no­ce­mos co­mo el Cas­pio]. Sus aguas es­ta­ban po­bla­das por gran­des ban­cos de es­tu­rio­nes, de cu­yas de­li­cio­sas hue­vas po­dían ali­men­tar­se, per­mi­tién­do­se así un pe­que­ño pla­cer des­pués de tan­tas jor­na­das de pri­va­ción. Eran mu­chos los que te­mían in­ter­nar­se por aquel mar ex­tra­ño, sur­gi­do en me­dio de la

Los co­mer­cian­tes vi­kin­gos lla­ma­ban a la ru­ta que los lle­va­ba al sur a tra­vés del mar Cas­pio “el via­je al Sol”.

tie­rra, pe­ro nin­gún vi­kin­go se sen­tía ate­mo­ri­za­do por ello, acos­tum­bra­dos a via­jes mu­cho más lar­gos por los pe­li­gro­sos océa­nos oc­ci­den­ta­les, que los lle­va­ban tan­to a los hie­los de Is­lan­dia co­mo a las gran­des is­las de los bri­ta­nos más al sur o a las cá­li­das tie­rras de la Ga­lia e His­pa­nia. Ade­más, en los puer­tos de aque­lla ri­be­ra nor­te del mar Hir­cano ya em­pe­za­ba a cir­cu­lar la pla­ta ára­be, las mo­ne­das con las que se­rían pa­ga­dos por sus pro­duc­tos en Bag­dad: eran los dír­hams, que él ya ha­bía vis­to en Bir­ka en ma­nos de los ri­cos vi­kin­gos que ha­bían re­co­rri­do an­tes el mis­mo ca­mino.

En el puer­to de Ba­kú se les unió Thor­vald. Fue un ali­vio com­pro­bar que ha­bía re­ci­bi­do el men­sa­je en­via­do mu­chos me­ses atrás, el cual ha­bía pa­sa­do por las al­for­jas de de­ce­nas de in­ter­me­dia­rios. Jun­tos, cru­za­ron el res­to del mar Hir­cano has­ta su ex­tre­mo sur y se apres­ta­ron a atra­ve­sar por tie­rra el reino de los já­za­ros, pro­cu­ran­do es­qui­var las ciu­da­des prin­ci­pa­les. Mu­chos vi­kin­gos se ha­bían uni­do a los ejér­ci­tos ru­sos co­mo mer­ce­na­rios y par­ti­ci­pa­ban en ope­ra­cio­nes de hos­ti­ga­mien­to contra los já­za­ros, por lo que las re­la­cio­nes en­tre am­bos pue­blos eran ma­las en aquel mo­men­to y el con­tac­to re­sul­ta­ba po­co re­co­men­da­ble. Con­tra­ta­ron ca­me­llos pa­ra po­der lle­var la car­ga el res­to del ca­mino has­ta Bag­dad.

El ar­te de las fí­bu­las

Mu­chos me­ses des­pués y 4.000 ki­ló­me­tros al nor­te, Si­grid la Me­di­ta­bun­da se pre­gun­ta­ba qué ha­bría si­do de su ma­ri­do Leif, mien­tras ayu­da­ba en el ta­ller de fí­bu­las de la fa­mi­lia, el más gran­de de to­do Bir­ka. La fa­bri­ca­ción de es­tos im­per­di­bles, que per­mi­tían unir las pren­das cor­ta­das, se ha­bía con­ver­ti­do en una de las es­pe­cia­li­da­des más apre­cia­das de la prós­pe­ra ciu­dad vi­kin­ga. Uti­li­za­ban mol­des de ar­ci­lla, pre­via­men­te tra­ba­ja­dos con los mo­ti­vos de­co­ra­ti­vos, que so­lían ser re­tor­ci­das fi­li­gra­nas o re­pre­sen­ta­cio­nes ani­ma­les. Por su for­ma de ca­pa­ra­zón, las más ca­rac­te­rís­ti­cas eran co­no­ci­das co­mo fí­bu­las “de tor­tu­ga”. En los mol­des se de­po­si­ta­ba el me­tal fun­di­do y se acer­ca­ba to­do al fue­go de la for­ja. Ahí se tra­ba­ja­ba con las he­rra­mien­tas. Lue­go, se de­ja­ba en­friar has­ta ob­te­ner la ma­nu­fac­tu­ra aca­ba­da.

Con el mis­mo pro­ce­so, en el ta­ller de la fa­mi­lia de Si­grid se crea­ban tam­bién otros ador­nos y jo­yas, co­mo tor­ques pa­ra el cue­llo, que so­lían re­ma­tar con un lobo en ca­da ex­tre­mo mi­rán­do­se fe­roz­men­te; tam­bién bro­ches con dra­go­nes ser­pen­tean­tes, o bra­za­le­tes he­chos de oro o pla­ta, me­ta­les pre­cio­sos que se re­tor­cían y ta­lla­ban de ma­ne­ra cui­da­do­sa has­ta lo­grar dar­les for­ma de vo­lu­tas o cuer­das. Se uti­li­za­ban co­mo re­ga­lo de­mos­tra­ti­vo de la unión en­tre un se­ñor

y sus se­gui­do­res, por lo que ha­bía mu­cha de­man­da.

Aun­que el ta­ller era dies­tro en el tra­ta­mien­to de los me­ta­les, ca­da vez más se atre­vían tam­bién con las pie­dras pre­cio­sas. Un jo­ven es­cla­vo, traí­do has­ta Bir­ka en un “via­je al Sol” an­te­rior por su her­mano Sno­rri el Calvo, se ha­bía re­ve­la­do co­mo un maes­tro en el tra­ba­jo del ám­bar. Há­bil or­fe­bre, él era el ar­tí­fi­ce de los mar­ti­llos de Thor com­ple­ta­men­te ela­bo­ra­dos en ám­bar que ha­bían en­tu­sias­ma­do a los co­mer­cian­tes, quie­nes en­se­gui­da se ha­bían da­do cuen­ta de que esos mar­ti­llos am­ba­ri­nos agra­da­ban en to­das las po­bla­cio­nes del mun­do vi­kin­go. Mu­chos los con­si­de­ra­ban un va­lio­so amu­le­to. Si­grid la Me­di­ta­bun­da ha­bía pa­sa­do mu­chas frías ma­ña­nas del in­vierno ya aca­ba­do en la bahía fren­te a Bir­ka, es­cru­tan­do las aguas del la­go Mä­la­ren, a la es­pe­ra de una ve­la que se­ña­la­ra el re­torno de su es­po­so Leif. Al­gu­nos días lo ha­bía he­cho in­clu­so ba­jo la llu­via y la nie­bla, y se le ha­bía que­da­do pe­ga­da al pe­cho una mo­les­ta tos. Aquel tam­po­co fue el día del re­torno.

Una tí­pi­ca ca­sa vi­kin­ga

A la ma­ña­na si­guien­te, se que­dó dor­mi­da de can­san­cio. Vi­vían en una tí­pi­ca ca­sa lar­ga, lla­ma­da así por su for­ma más alar­ga­da que an­cha. Era una de las pri­me­ras de Bir­ka en las que se ha­bía se­pa­ra­do al es­ta­blo. El te­ja­do caía a dos aguas y se sos­te­nía por unos pos­tes in­cli­na­dos que ve­nían des­de los mu­ros la­te­ra­les, los cua­les do­ta­ban al con­jun­to de es­ta­bi­li­dad y, a su vez, es­ta­ban sos­te­ni­dos por mul­ti­tud de pun­ta­les de ma­de­ra verticales cla­va­dos al sue­lo.

El in­te­rior era am­plio, con un gran es­pa­cio cen­tral y al­gu­nas sub­di­vi­sio­nes la­te­ra­les pa­ra di­ver­sos de­par­ta­men­tos o ha­bi­ta­cio­nes. En el cen­tro, un ho­gar de for­ma rec­tan­gu­lar ocu­pa­ba la po­si­ción más des­ta­ca­da de to­dos los ele­men­tos in­te­rio­res. Ahí se ca­len­ta­ba la co­mi­da, y tam­bién Si­grid y los hi­jos de la pa­re­ja; se sen­ta­ban en unos ban­cos la­te­ra­les. Una po­si­ción más des­ta­ca­da la ocu­pa­ba un asien­to con res­pal­do al­to, ador­na­do con re­ma­tes ta­lla­dos. Aque­lla es­pe­cie de trono es­ta­ba re­ser­va­do pa­ra el ca­be­za de la fa­mi­lia. So­bre él se acu­mu­la­ba el pol­vo lue­go de tan­tos me­ses en desuso.

Gri­tos re­pen­ti­nos sa­ca­ron a Si­grid de su so­por. Una cohor­te de ni­ños vo­cin­gle­ros en­tró a to­da pri­sa, co­man­da­da por sus hi­jos, ha­cien­do va­ci­lar la lla­ma del ho­gar. “Un bar­co vie­ne”, le ad­vir­tie­ron, mien­tras la em­pu­ja­ban y le arran­ca­ban las man­tas. Se arre­gló a to­da pri­sa y, cu­bier­ta por una piel de zo­rro abro­cha­da con una de las fí­bu­las más be­llas que ellos mis­mos fa­bri­ca­ban, co­rrió ha­cia el em­bar­ca­de­ro tras­pa­san­do la mu­ra­lla de­fen­si­va de la ciu­dad y de­jan­do atrás el for­tín ele­va­do, des­de don­de ha­bía sa­li­do el pri­mer avi­so de la in­mi­nen­te lle­ga­da. Re­co­no­ció la ve­la al ins­tan­te. Sin du­da era el bar­co de Leif. Sí, ha­bía vuel­to.

Aque­lla no­che, la re­si­den­cia del je­fe lo­cal de Bir­ka, Ha­rald Ca­be­za de Fo­ca, fue el es­ce­na­rio de una gran fies­ta. Era tam­bién una ca­sa alar­ga­da, pe­ro se di­fe­ren­cia­ba por su enor­me ta­ma­ño. Te­nía

80 me­tros de lar­go y la­dos cur­va­dos en arco que le da­ban una an­chu­ra de ca­si nue­ve me­tros. En el cen­tro de la estancia se si­tua­ba un gran sa­lón de ce­re­mo­nias, de 15 me­tros, don­de es­cu­cha­ron el re­la­to de Leif el Afor­tu­na­do so­bre aque­llos ex­tra­ños hom­bres con tur­ban­te y piel os­cu­ra, que vi­vían en una des­lum­bran­te ca­pi­tal lle­na de palacios do­ra­dos y gi­gan­tes­cos edi­fi­cios con ar­cos y co­lum­nas de pie­dra, los cua­les mu­chos vi­kin­gos no al­can­za­ban a en­ten­der ni có­mo po­dían sos­te­ner­se. Los ni­ños apren­die­ron a pro­nun­ciar el nom­bre de sus re­yes: ca-li-fas.

En­te­rra­da con gran­des ho­no­res

El mo­men­to cul­mi­nan­te lle­gó cuan­do Leif mos­tró el ani­llo que le ha­bía traí­do a Si­grid. La exó­ti­ca pie­dra, que ha­bía so­bre­vi­vi­do a los aza­res del via­je de re­gre­so sin se­pa­rar­se ni un so­lo mo­men­to del cuer­po del vi­kin­go, fue pa­san­do de mano en mano pa­ra ad­mi­ra­ción y en­vi­dia de to­dos. Él ex­pli­có la his­to­ria que ha­bía ido cons­tru­yen­do so­bre el sig­ni­fi­ca­do del sím­bo­lo ta­lla­do. Fi­nal­men­te, tras re­co­rrer to­do el círcu­lo de los reuni­dos, Si­grid se lo pu­so en su de­do anu­lar, mien­tras de­di­ca­ba una mi­ra­da de in­fi­ni­to agra­de­ci­mien­to a su hom­bre.

Pe­ro las lar­gas ma­ña­nas de es­pe­ra en la bahía de Bir­ka ha­bían de­ja­do una hue­lla in­vi­si­ble en los pul­mo­nes de Si­grid. Po­cos me­ses des­pués fa­lle­ció, pa­ra des­di­cha de Leif, que tan­to ha­bía an­he­la­do vol­ver a ver­la y que se pre­gun­tó en­ton­ces si aquel in­ter­mi­na­ble “via­je al Sol” ha­bía me­re­ci­do la pe­na.Tu­vo Si­grid po­co tiem­po pa­ra dis­fru­tar del ani­llo, pe­ro se lo lle­va­ría al Hel, el reino don­de la te­rri­ble dio­sa Hela aco­gía a los muer­tos por en­fer­me­dad. El ani­llo le ha­ría más so­por­ta­ble el abis­mo y, quién sa­be, qui­zá su sím­bo­lo ta­lla­do ale­ja­ra a los in­de­sea­bles que tam­bién iban a dar con sus hue­sos allí.

Leif en­te­rró a Si­grid en una tum­ba con un bar­co en for­ma de ataúd, uno de los má­xi­mos ho­no­res –y de los más ca­ros– a los que se po­día as­pi­rar. Iba ata­via­da con el ves­ti­do tra­di­cio­nal y lle­va­ba el ani­llo en el de­do. Al día si­guien­te, Leif pi­dió a sus ami­gos y ve­ci­nos que de­ja­ran de lla­mar­lo el Afor­tu­na­do.

Era cos­tum­bre en­te­rrar a los gue­rre­ros de más al­to ran­go den­tro de bar­cos y jun­to con to­das sus ar­mas.

Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad. Lo son Bir­ka (don­de se desa­rro­lla es­te re­la­to) y la ve­ci­na Hov­går­den des­de 1993, por po­seer los res­tos me­jor con­ser­va­dos de ur­bes vi­kin­gas. Es­ce­na co­ti­dia­na a par­tir de una re­crea­ción his­tó­ri­ca en Bir­ka.

Mar­fil de morsa Es­te pre­cia­do pro­duc­to vi­kin­go te­nía muy bue­na sa­li­da en los mer­ca­dos del sur (don­de no exis­tía) por su be­lle­za de­co­ra­ti­va. Mues­tra de ello, es­tas pie­zas de ajedrez del si­glo XII, que pue­den ad­mi­rar­se en el Bri­tish Mu­seum de Lon­dres.

El te­rri­to­rio de los rus. Es­te pue­blo, lle­ga­do tam­bién de Es­can­di­na­via y pri­mo her­mano de los vi­kin­gos, fun­dó el pri­mer Es­ta­do es­la­vo orien­tal, la Rus de Kiev (em­brión de Ru­sia y hoy en Ucra­nia), a am­bos la­dos del gran río Dnié­per (arri­ba, vis­ta de sa­té­li­te).

Ador­nos y jo­yas

Los vi­kin­gos de Bir­ka eran gran­des or­fe­bres y ex­por­ta­ban fí­bu­las “de tor­tu­ga” (aba­jo, una de oro), bra­za­le­tes (más aba­jo, uno de pla­ta), tor­ques. Sin em­bar­go, des­co­no­cían el vi­drio co­lo­rea­do, por lo que no es ex­tra­ño que el ani­llo ára­be des­cu­bier­to por Stol­pe (en me­dio) los fas­ci­na­ra.

La­go Mä­la­ren. En es­ta gran ex­ten­sión de agua, en el in­te­rior de la pe­nín­su­la es­can­di­na­va pe­ro co­mu­ni­ca­da con el mar, se ubi­ca la is­la de Björ­kö don­de es­tá Bir­ka (aquí, ré­pli­ca de una bar­ca vi­kin­ga en su ori­lla).

Ico­no­gra­fía tra­di­cio­nal. Los me­ta­les pre­cio­sos se re­tor­cían y ta­lla­ban has­ta dar­les for­ma de cuer­das, vo­lu­tas, ca­be­zas de lobo, dra­go­nes o, co­mo en es­te bro­che, ser­pien­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.