Es­can­di­na­vos sa­len al mun­do

So­bre los “hom­bres del Nor­te” siem­pre se ha fan­ta­sea­do, y aún hoy su­ce­de; pe­ro no por su pro­ce­den­cia es­can­di­na­va, sino por su há­bil ma­ne­ra de ac­tuar, la que les da el nom­bre de vi­kin­gos.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Víc­tor Álvarez

So­bre los vi­kin­gos siem­pre se ha fan­ta­sea­do, no por su pro­ce­den­cia es­can­di­na­va, sino por su ma­ne­ra de ac­tuar: el vi­king o sa­queo.

Las si­guien­tes son las pa­la­bras con las que Al­cuino de York, clé­ri­go an­glo­sa­jón del si­glo VIII, dio cuen­ta del in­só­li­to y gra­ví­si­mo ata­que per­pe­tra­do por un gru­po de ex­tra­ños na­ve­gan­tes al mo­nas­te­rio de Lin­dis­far­ne, en el año 793: “Ha­ce ca­si 350 años no­so­tros y nues­tros pa­dres ha­bi­ta­mos es­ta en­can­ta­do­ra tie­rra [Gran Bre­ta­ña] y nun­ca an­tes ha­bía apa­re­ci­do [aquí] tal te­rror […] co­mo el que aho­ra he­mos su­fri­do pro­ce­den­te de una ra­za pa­ga­na; ni nun­ca se pen­só que tal in­cur­sión des­de el mar pu­die­ra rea­li­zar­se”.

Es­ta vio­len­ta agre­sión sin pre­ce­den­tes fue la que pro­pa­gó el te­rror por to­das las ori­llas del mar del Nor­te y del li­to­ral atlán­ti­co eu­ro­peo. El en­sa­ña­mien­to de aque­llos im­píos hom­bres contra unos mon­jes in­de­fen­sos fue la car­ta de pre­sen­ta­ción de los vi­kin­gos an­te la cris­tian­dad.

¿Quié­nes eran?

No to­dos los es­can­di­na­vos de los si­glos VIII-XI eran vi­kin­gos, ni si­quie­ra to­dos los que em­pren­dían aven­tu­ras de ul­tra­mar. En la Es­can­di­na­via del si­glo VIII, mu­chos pe­que­ños pro­pie­ta­rios de tie­rras, je­fes lo­ca­les (bôn­di) e in­clu­so re­gio­na­les ( jarl) per­dían fuer­za de ma­ne­ra pau­la­ti­na fren­te a la cre­cien­te con­cen­tra­ción de po­der de la al­ta aris­to­cra­cia –es­to es, los gran­des te­rra­te­nien­tes de las ór­bi­tas cor­te­sa­nas y los pro­pios re­yes de Sue­cia, Di­na­mar­ca y, so­bre to­do, No­rue­ga–. Apar­te de las in­je­ren­cias mo­nár­qui­cas en las po­lí­ti­cas lo­ca­les, mu­chos bôn­di y al­gu­nos jarl es­ta­ban sien­do so­me­ti­dos a una ca­da vez ma­yor pre­sión fis­cal. An­te es­te es­ce­na­rio, pa­ra fi­na­les del si­glo VIII de­ci­die­ron re­unir a sus res­pec­ti­vos hom­bres, la ma­yo­ría cam­pe­si­nos, y pro­bar suer­te en otras tie­rras. Los pri­me­ros en ha­cer­lo fue­ron los de la cos­ta oc­ci­den­tal no­rue­ga (780-790), so­bre to­do de Hor­da­land y Ro­ga­land. Muy pron­to les si­guie­ron los del sur de la pe­nín­su­la es­can­di­na­va (790-800), pro­ce­den­tes del Os­lof­jord y de la re­gión del Vi­ken, y fi­nal­men­te los de la pe­nín­su­la de Jutlan­dia (800-810).

Sus in­só­li­tas téc­ni­cas de cons­truc­ción na­val les per­mi­tie­ron abrir­se pa­so en gran­des dis­tan­cias no so­lo por el mar, sino por estuarios y ríos, que re­mon­ta­ban con cier­ta fa­ci­li­dad de­bi­do al po­co ca­la­do y pe­so de sus ori­gi­na­les bar­cos.

Pe­ro no por la pro­ce­den­cia, sino por la for­ma úni­ca de ac­tuar, po­dría­mos lla­mar­los vi­kin­gos. El strand­högg, al­go así co­mo “ata­car y des­apa­re­cer”, los de­fi­nía acer­ta­da­men­te. Es­to era al­go que ha­cían muy bien, so­bre to­do en los pri­me­ros años. La ima­gen que ha lle­ga­do has­ta nues­tros días es elo­cuen­te: un drak­kar abrién­do­se pa­so en la nie­bla, un des­em­bar­co rá­pi­do y tre­pi­dan­te, una de­vas­ta­ción to­tal de la zo­na ata­ca­da, un sa­queo com­ple­to y una re­ti­ra­da tan há­bil co­mo efi­caz. Es­ta for­ma de ac­tuar es emi­nen­te­men­te vi­kin­ga, sin du­da. Por eso, más que a otros es­can­di­na­vos de la épo­ca, es a es­tos a quie­nes de­be­mos lla­mar vi­kin­gos.

En la dé­ca­da de 780, los pri­me­ros no­rue­gos ya ha­bían vi­si­ta­do los ar­chi­pié­la­gos del nor­te de Es­co­cia (so­bre to­do Shetland y Or­ca­das). En po­cos años, aque­llos y el res­to de no­rue­gos ya ha­bían des­em­bar­ca­do en ca­si to­das las is­las bri­tá­ni­cas. Pa­ra el cam­bio de si­glo, los da­ne­ses tam­bién se ha­bían apun­ta­do al sa­queo, pe­ro con un ra­dio de ac­ción más am­plio: am­bos li­to­ra­les del mar del Nor­te e in­clu­so el in­te­rior del mis­mo Im­pe­rio fran­co. Y es que la voz se ha­bía co­rri­do, por par­te de un ban­do (los vi­kin­gos) y otro (las víc­ti­mas): pre­sas fá­ci­les, bo­tín cuan­tio­so y una li­ber­tad de la que no go­za­ban en sus tie­rras de ori­gen.

Co­di­cia nor­te­ña

Los da­ne­ses fue­ron más am­bi­cio­sos.Ya no se sen­tían sa­tis­fe­chos con ob­te­ner un bo­tín que en unos cuan­tos días des­pil­fa­rra­ban. Pron­to bus­ca­ron que su te­rror se pro­pa­ga­ra por re­gio­nes del in­te­rior –tan­to de Gran Bre­ta­ña co­mo de Fran­cia– pa­ra im­po­ner cuan­tio­sos res­ca­tes mo­ne­ta­rios (da­ne­geld) a cam­bio de su re­ti­ra­da, y des­pués ya as­pi­ra­ban a con­quis­tar te­rri­to­rios (en es­ta edi­ción de Muy His­to­ria co­no­ce­rás to­das las fa­ses de la era vi­kin­ga).Tan­to fue así que va­rios re­yes da­ne­ses fi­nan­cia­ron in­nu­me­ra­bles ex­pe­di­cio­nes pa­ra ob­te­ner po­der fue­ra de sus fron­te­ras y con­so­li­dar­lo en el in­te­rior de las su­yas (a mu­chos re­yes es­can­di­na­vos es apli­ca­ble aque­llo de que fue­ron “co­ci­ne­ros an­tes que frai­les”; es de­cir, an­tes de con­quis­tar el po­der en ca­sa se ha­bían em­plea­do co­mo vi­kin­gos). Uno de es­tos ca­sos po­de­mos ver­lo en la fi­gu­ra de Ha-

rald “Dien­te Azul”, a quien se atri­bu­ye la fun­da­ción de Joms­borg, bas­tión le­gen­da­rio de los joms­vi­king le­van­ta­do en al­gún lu­gar –que aún in­ves­ti­ga la Ar­queo­lo­gía– de la cos­ta del oes­te de Po­lo­nia.

A me­dia­dos del si­glo IX, unos y otros ya ha­bían lle­ga­do a lu­ga­res tan dis­pa­res co­mo la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca, a la cual de­di­ca­mos unas pá­gi­nas más ade­lan­te, o Is­lan­dia (des­de don­de fue­ron po­si­bles los pos­te­rio­res sal­tos a Groen­lan­dia y Nor­tea­mé­ri­ca, cu­ya le­gen­da­ria Vin­land, o Vin­lan­dia, es tra­ta­da tam­bién en es­te nú­me­ro).

De los sue­cos que em­pren­die­ron su pro­pia aven­tu­ra di­re­mos que to­ma­ron otro ca­mino, ha­cia el Es­te y Su­res­te, y otras ma­ne­ras, co­mo la pi­ra­te­ría (po­co), el co­mer­cio (más) y la ac­ti­vi­dad mer­ce­na­ria (mu­cho). Qui­zá por es­to úl­ti­mo na­die les ha lla­ma­do vi­kin­gos, sino va­re­gos, tér­mino de pro­ce­den­cia ru­sa pa­ra de­sig­nar a aque­llos ex­tran­je­ros que sir­vie­ron co­mo gue­rre­ros al reino de Kiev y otros te­rri­to­rios (has­ta el mis­mí­si­mo Bi­zan­cio). Por ex­ten­sión, el tér­mino es apli­ca­ble pa­ra to­dos aque­llos sue­cos. A su en­cla­ve es­can­di­na­vo más flo­re­cien­te de los si­glos VIII-XI, Bir­ka (en la ac­tual re­gión sue­ca de Up­pland), y sus res­tos ar­queo­ló­gi­cos, he­mos pre­pa­ra­do un re­por­ta­je en es­tas pá­gi­nas.

La fu­ria del nor­te

En­tre los gue­rre­ros vi­kin­gos y los sol­da­dos y mi­li­ta­res es­can­di­na­vos, hay una fi­ní­si­ma lí­nea que se ha in­ten­ta­do es­ta­ble­cer pá­rra­fos más arri­ba. Una co­sa es la ac­ti­vi­dad pi­rá­ti­ca de aque­llos hom­bres del Nor­te y otra la bé­li­ca; o di­cho de otro mo­do: una co­sa es lo que hi­cie­ron los pri­me­ros vi­kin­gos, so­bre to­do no­rue­gos, y otra lo que hi­cie­ron aque­llos que los si­guie­ron, so­bre to­do da­ne­ses. De las for­mas ori­gi­na­les de ata­que (el strand­högg men­cio­na­do) pa­sa­ron a téc­ni­cas de com­ba­te pro­pias, que fi­nal­men­te mez­cla­ron tras sus con­fron­ta­cio­nes con an­glo­sa­jo­nes y francos. En es­ta mis­ma edi­ción po­drás co­no­cer en qué con­sis­ten.

El ti­po de em­pre­sa es lo que pa­re­ce dis­tin­guir al gue­rre­ro del sol­da­do, cu­yos res­pec­ti­vos ob­je­ti­vos se­rían el bo­tín in­me­dia­to y la con­quis­ta. Hay tam­bién ca­sos in­ter­me­dios, co­mo son los ber­ser­ker o los ya ci­ta­dos joms­vi­king, que lu­cha­ban por pro­pia ini­cia­ti­va o por ór­de­nes de su rey. Su ma­ne­ra de ac­tuar, co­mo ins­pi­ra­da por sus pro­pios dio­ses, ro­za­ba la te­me­ri­dad. Sno­rri Stur­lu­son, au­tor del gran Heims­krin­gla (que reúne mu­chas de las sa­gas de vi­kin­gos le­gen­da­rios), re­la­cio­na di­rec­ta­men­te a los ber­ser­ker con Odín: “Sus hom­bres es­ta­ban tan lo­cos co­mo pe­rros o lo­bos; mor­dían sus es­cu­dos […] y ma­ta­ban a la gen­te de un gol­pe, y ni el fue­go ni el ace­ro ha­cían me­lla en ellos”. En efec­to, mu­chos vi­kin­gos ‘prac­ti­ca­ban’ su re­li­gión –ya bas­tan­te do­ta­da de vio­len­cia– de aque­lla ma­ne­ra. Es­te nú­me­ro de Muy In­tere­san­te His­to­ria tam­bién de­di­ca unas pá­gi­nas a la com­pli­ca­da mi­to­lo­gía nór­di­ca.

La lle­ga­da del Gran Ejér­ci­to a Gran Bre­ta­ña, pro­ce­den­te de Di­na­mar­ca, en la se­gun­da mi­tad del si­glo IX, ilus­tra muy bien am­bos ca­sos, por­que mu­chos da­ne­ses de­rro­ta­dos en las múl­ti­ples ba­ta­llas que se su­ce­die­ron en sue­lo in­glés a par­tir de en­ton­ces y otros de­ser­to­res, se die­ron tan­to al pi­lla­je co­mo a la vi­da tran­qui­la en tie­rras bri­tá­ni­cas.

La le­yen­da y la His­to­ria

Los his­to­ria­do­res mo­der­nos pa­re­cen coin­ci­dir en que la his­to­ria de los vi­kin­gos es más com­pli­ca­da de re­cons­truir que mu­chas otras.Y no es so­lo por la po­co ex­ten­sa do­cu­men­ta­ción exis­ten­te, ya que han po­di­do dar luz a epi­so­dios de la His­to­ria bas­tan­te más an­ti­guos, sino por­que mu­cha de la in­for­ma­ción que ha­bía lle­ga­do al si­glo XX pro­ce­día de la li­te­ra­tu­ra nór­di­ca; más con­cre­ta­men­te, de las sa­gas, nu­tri­das bá­si­ca­men­te de la tra­di­ción oral.

Es cier­to que mu­chos de los tes­ti­mo­nios es­can­di­na­vos me­die­va­les han da­do lu­gar a con­tro­ver­sias y ma­las in­ter­pre­ta­cio­nes, bien por su ex­tre­ma con­ci­sión, co­mo ocu­rre con las ru­nas; bien por su tono os­cu­ro, los poe­mas es­cál­di­cos; bien por su exa­ge­ra­ción, las sa­gas; pe­ro son una bue­na ba­se pa­ra con­tras­tar­los con las cró­ni­cas ofi­cia­les de la épo­ca y, so­bre to­do, cuan­do ha si­do po­si­ble, con los da­tos ar­queo­ló­gi­cos. Pe­ro es cla­ro que to­do es­to se­gui­mos te­nién­do­lo aún hoy por des­pe­jar: el mi­to es­can­di­na­vo de la era vi­kin­ga si­gue sien­do muy fuer­te, co­mo lo po­de­mos com­pro­bar en es­tas mis­mas pá­gi­nas cuan­do se ha­bla del tra­ta­mien­to de los vi­kin­gos en la li­te­ra­tu­ra y las ar­tes es­cé­ni­cas.

Y aquí es don­de nos en­con­tra­mos con vi­kin­gos tan his­tó­ri­cos co­mo le­gen­da­rios y muy dis­pa­res en su for­ma de ac­tuar: des­de el des­pia­da­do Rag­nar Loth­brok, pro­ta­go­nis­ta de la fa­mo­sa se­rie de te­le­vi­sión Vi­kin­gos, has­ta Leif Eriks­son (hi­jo de Erik el Ro­jo), a quien se atri­bu­ye el pri­mer des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca, pa­san­do por otros co­mo Olaf Ha­ralds­son, un au­tén­ti­co vi­kin­go que mil años des­pués se­ría el san­to pa­trón de No­rue­ga.

Sin em­bar­go, la verdad es que a las víc­ti­mas les da­ba igual si ter­mi­na­ban sen­tan­do ca­be­za u ocu­pan­do un trono. El mon­je Ab­bo de Fleury (si­glo X) re­su­mió acer­ta­da­men­te lo que ha­bían he­cho: “Las bes­tias sal­va­jes atra­vie­san mon­ta­ñas y cam­pos, ma­tan a los ni­ños, a los jó­ve­nes, a los an­cia­nos, pa­dres, ma­dres e hi­jos. De­rri­ban, des­tru­yen, sa­quean. Cohor­te si­nies­tra, fa­lan­ge fa­tal, tro­pa cruel”.

El mi­to vi­kin­go si­gue sien­do hoy muy fuer­te en las ar­tes es­cé­ni­cas y la li­te­ra­tu­ra.

¡Da­ne­ses a la vis­ta! Ha­ce po­co más de mil años los drak­kars pu­sie­ron rum­bo a otras tie­rras y su tri­pu­la­ción se lan­zó a hos­ti­gar cuan­ta cos­ta en­con­tra­ban a su pa­so. En es­ta ilus­tra­ción, las na­ves vi­kin­gas ace­chan­do a su pró­xi­mo ob­je­ti­vo.

El ori­gen ex­pe­di­cio­na­rio Los prin­ci­pa­les pue­blos de Es­can­di­na­via sa­lie­ron de sus do­mi­nios; pri­me­ro a las cos­tas más cer­ca­nas, y más tar­de se lan­za­ron a ex­plo­rar nue­vas tie­rras a bor­do de sus mí­ti­cas em­bar­ca­cio­nes.

Des­cu­bri­dor

El vi­kin­go Leif Eriks­son, apo­da­do “el Afor­tu­na­do”, fue uno de los pri­me­ros eu­ro­peos en lle­gar a Amé­ri­ca del Nor­te, en el si­glo XI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.