Círcu­los mis­te­rio­sos

En la is­la de Se­lan­dia, en Di­na­mar­ca, pro­li­fe­ran for­ta­le­zas me­die­va­les con idén­ti­co pa­trón cir­cu­lar cons­trui­das en el mis­mo pe­rio­do, los si­glos IX-X. Co­no­ci­das co­mo Tre­lle­borg, mu­chas es­tán pla­ga­das de enig­mas por re­sol­ver.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ro­ber­to Piorno

En la is­la de Se­lan­dia, Di­na­mar­ca, pro­li­fe­ran for­ta­le­zas me­die­va­les co­no­ci­das co­mo Tre­lle­borg, que aún plan­tean gran­des enig­mas.

Ape­nas la hue­lla ca­si im­per­cep­ti­ble de un re­lie­ve cir­cu­lar so­bre el te­rreno – vi­si­ble so­lo des­de las al­tu­ras– mar­ca el lu­gar. Es la cos­ta es­te de Se­lan­dia, en Di­na­mar­ca, don­de una vez se al­za­ron los mu­ros de Va­llø Bor­gring: un círcu­lo per­fec­to, de 145 me­tros de diá­me­tro, cu­ya exis­ten­cia era do­cu­men­ta­da so­lo por un pu­ña­do de vie­jas fo­to­gra­fías aé­reas. Pe­ro en sep­tiem­bre de 2014 ar­queó­lo­gos de la Universidad de Aar­hus y del Da­nish Castle Cen­tre acla­ra­ron fi­nal­men­te el mis­te­rio. Tras si­glos de ol­vi­do, por fin el pa­sa­do de Bor­gring co­men­zó a emer­ger, re­ve­lan­do sus se­cre­tos, y de ese mo­do arro­jan­do luz so­bre el ori­gen de Di­na­mar­ca co­mo Es­ta­do ver­te­bra­do en torno a la con­so­li­da­ción ideo­ló­gi­ca y te­rri­to­rial de una mo­nar­quía cen­tra­li­za­da, en las úl­ti­mas dé­ca­das de la era vi­kin­ga. El círcu­lo de Bor­gring es la hue­lla de una im­po­nen­te for­ta­le­za de aque­lla épo­ca, y en la pri­me­ra y fruc­tí­fe­ra eta­pa de ex­ca­va­cio­nes sa­lie­ron a la luz los res­tos del te­rra­plén so­bre el que la for­ti­fi­ca­ción cir­cu­lar se asen­ta­ba: cua­tro puer­tas orien­ta­das con pre­ci­sión en di­rec­ción a los cua­tro pun­tos car­di­na­les, así co­mo los res­tos de una ca­lle con pa­vi­men­to, tam­bién de ma­de­ra, ubi­ca­da en el in­te­rior del pe­rí­me­tro de lo que fue la for­ti­fi­ca­ción vi­kin­ga. A fi­na­les del año pa­sa­do se pro­ce­dió al aná­li­sis de mues­tras de ma­de­ra cal­ci­na­da res­ca­ta­das en­tre los res­tos de la puer­ta nor­te. La da­ta­ción por ra­dio­car­bono de­ter­mi­nó, con un exi­guo mar­gen de error del 5%, que la for­ta­le­za fue le­van­ta­da en al­gún mo­men­to en­tre los años 893 y 1091, da­tos que no hi­cie­ron sino con­fir­mar las pri­me­ras hi­pó­te­sis del equi­po de ar­queó­lo­gos, que apun­ta­ban ha­cia el si­glo X.

Des­cu­bri­mien­to de la Es­can­di­na­via me­die­val

El ha­llaz­go de la es­pec­ta­cu­lar for­ti­fi­ca­ción cir­cu­lar de Bor­gring es uno de los hi­tos de la ar­queo­lo­gía es­can­di­na­va en los úl­ti­mos años; pe­ro el pa­trón ar­qui­tec­tó­ni­co de es­ta obra maes­tra de la in­ge­nie­ría mi­li­tar da­ne­sa es ya bas­tan­te co­no­ci­do por los es­tu­dio­sos del pe­rio­do. Bor­gring no es, en de­fi­ni­ti­va, un uni­cum. Ha­cía 60 años que la ar­queo­lo­gía nór­di­ca no do­cu­men­ta­ba un ha­llaz­go de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas; no obs­tan­te, es­te nue­vo des­cu­bri­mien­to no ha­ce sino en­ri­que­cer con nue­vos ma­ti­ces uno de los pe­rio­dos más fas­ci­nan­tes, y ar­queo­ló­gi­ca­men­te me­jor do­cu­men­ta­dos, de la Es­can­di­na­via me­die­val, pro­por­cio­nan­do nue­vos da­tos acer­ca de la gé­ne­sis del Es­ta­do da­nés y la con­so­li­da­ción de los reinos es­can­di­na­vos en el trans­cur­so del si­glo X. Lo cier­to es que Bor­gring tie­ne pa­rien­tes muy ilus­tres en di­ver­sos rin­co­nes, to­dos ellos de gran va­lor es­tra­té­gi­co, en la is­la de Se­lan­dia, com­ple­tan­do el cua­dro de un ho­ri­zon­te po­lí­ti­co y mi­li­tar de gran sin­gu­la­ri­dad, ilus­tra­do pre­ci­sa­men­te por la pro­li­fe­ra­ción –aún pla­ga­da de enig­mas sin re­sol­ver– de for­ta­le­zas con idén­ti­co pa­trón cir­cu­lar fe­cha­das to­das ellas en la mis­ma épo­ca. Bor­gring, de he­cho, no es un ha­llaz­go ca­sual. Has­ta cua­tro pe­rí­me­tros de­fen­si­vos de idén­ti­cas ca­rac­te­rís­ti­cas han si­do ha­lla­dos en Di­na­mar­ca. El pri­me­ro de ellos, en Tre­lle­borg, sa­lió a la luz allá por 1936, y en años su­ce­si­vos los ha­llaz­gos en las lo­ca­li­da­des da­ne­sas de Ag­gers­borg, Fyr­kat y Non­ne­bak­ken de­la­ta­ron la mag­ni­tud del fe­nó­meno.

Red es­tra­té­gi­ca de pro­tec­ción

Pe­ro si hay un pa­trón co­mún, si las cin­co for­ta­le­zas cons­ti­tu­yen una red de po­si­cio­nes mi­li­ta­res for­ti­fi­ca­das con fi­nes po­lí­ti­co-bé­li­cos bien de­fi­ni­dos, ¿có­mo de­be­mos in­ter­pre­tar es­te pre­sun­to plan es­tra­té­gi­co a par­tir de la in­for­ma­ción que nos pro­por­cio­na la Ar­queo­lo­gía? Pe­ter Pentz, con­ser­va­dor del Mu­seo Na­cio­nal de Di­na­mar­ca y una de las ma­yo­res au­to­ri­da­des da­ne­sas en el mun­do vi­kin­go, nos da al­gu­nas claves: “Si­gue sien­do un mis­te­rio la ra­zón por la cual es­tos fuer­tes fue­ron cons­trui­dos, aun­que se han pro­pues­to mul­ti­tud de in­ter­pre­ta­cio­nes. In­du­da­ble­men­te se con­ci­bie­ron co­mo for­ta­le­zas y, por tan­to, es­tán re­la­cio­na­das con ac­ti­vi­da­des de ti­po mi­li­tar. Hoy en día, de to­dos mo­dos, cree­mos que for­ma­ban par­te de un am­plio plan ar­qui­tec­tó­ni­co na­cio­nal, un plan que qui­zá fue pro­vo­ca­do por la pre­sión en el sur del Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co. Lo in­tere­san­te es que des­pués de 983 esa pre­sión ce­só, de­jan­do las for­ta­le­zas ob­so­le­tas y sin uti­li­dad, lo que ex­pli­ca­ría su cor­ta exis­ten­cia”. En efec­to, se es­ti­ma que las for­ta­le­zas vi­kin­gas ti­po Tre­lle­borg (así lla­ma­das en re­fe­ren­cia a la ubi­ca­ción de la más cé­le­bre del lo­te), cons­trui­das, con to­da pro­ba­bi­li­dad, en el mis­mo pe­rio­do, tu­vie­ron vi­da breve (no más de 10 o 20 años, a lo su­mo). El registro ar­queo­ló­gi­co, por ejem­plo, de­la­ta que la for­ta­le­za de Fyr­kat fue pas­to de las lla­mas a fi­na­les del si­glo X y que nun­ca fue re­cons­trui­da. Si el fue­go fue in­ten­cio­na­do, por con­si­de­rar­se el re­cin­to ya in­ne­ce­sa­rio, o pro­duc­to de una in­cur­sión vio­len­ta, es aún ma­te­ria de de­ba­te en­tre los es­pe­cia­lis­tas.

Pro­yec­to des­co­mu­nal

Las for­ta­le­zas cir­cu­la­res da­ne­sas cons­ti­tu­ye­ron en sí mis­mas lo más pa­re­ci­do a un pro­gra­ma de ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal du­ran­te la era vi­kin­ga. Un pro­yec­to gran­dio­so en di­men­sio­nes, en la na­tu­ra­le­za del men­sa­je po­lí­ti­co que su exis­ten­cia y ubi­ca­ción es­tra­té­gi­ca trans­mi­ten y, na­tu­ral­men­te, en tan­to que ma­te­ria­li­za­ción de un po­der po­lí­ti­co, de un Es­ta­do or­ga­ni­za­do que pu­do per­mi­tir­se la mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra la cons­truc­ción, el con­trol y la ges­tión de una red de es­truc­tu­ras de­fen­si­vas. Es­to im­pli­có ne­ce­sa­ria­men­te una he­ge­mo­nía muy con­so­li­da­da so­bre el te­rri­to­rio por par­te de una mo­nar­quía da­ne­sa ca­da vez más pres­ti­gio­sa y asen­ta­da, ca­paz, apa­ren­te­men­te, de pro­ce­der a una mi­li­ta­ri­za­ción de sus do­mi­nios con el fin de afian­zar su po­der. Las cin­co for­ta­le­zas pre­sen­tan ras­gos co­mu­nes que de­la­tan su vin­cu­la­ción a un mis­mo mo­men­to his­tó­ri­co y a un pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co si­mul­tá­neo. To­das ellas pre­sen­tan un ca­rac­te­rís­ti­co te­rra­plén cir­cu­lar, un fo­so y cua­tro puer­tas orien­ta­das ha­cia ca­da uno de los cua­tro pun­tos car­di­na­les. “Los ha­llaz­gos en Bor­gring –plan­tea Pentz– apun­tan ha­cia pa­tro­nes y ca­rac­te­rís­ti­cas muy si­mi­la­res a los de las otras for­ta­le­zas, apar­te de un he­cho inex­pli­ca­ble: no se han en­con­tra­do ca­sas en es­ta for­ta­le­za”.

Fun­cio­na­li­dad del edi­fi­cio

En el in­te­rior de las cua­tro for­ta­le­zas ti­po Tre­lle­borg has­ta hoy co­no­ci­das, el es­pa­cio es­tá or­ga­ni­za­do en torno a un bá­si­co sis­te­ma de ca­lles que di­vi­dían el in­te­rior del for­tín

en cua­dran­tes, a su vez uni­dos por una ca­lle cir­cu­lar ex­te­rior que se­guía el di­bu­jo de la plan­ta cir­cu­lar del fuer­te. En ca­da uno de es­tos cua­dran­tes se ubi­ca­ba una se­rie de ca­sas de for­ma alar­ga­da e in­te­rior tri­par­ti­to cu­ya fun­cio­na­li­dad es tan enig­má­ti­ca co­mo la de las pro­pias for­ta­le­zas que las al­ber­gan. Bor­gring, sin em­bar­go, no pre­sen­ta, por el mo­men­to, evi­den­cia de edi­fi­cio al­guno en el in­te­rior del pe­rí­me­tro, lo que, a fal­ta de nue­vos da­tos en fu­tu­ras eta­pas de ex­ca­va­ción, com­pli­ca aún más si ca­be la in­ter­pre­ta­ción fun­cio­nal de las for­ta­le­zas.

La ta­rea mi­li­tar de es­tos mis­te­rio­sos círcu­los (en trá­mi­te pa­ra en­trar a en­gro­sar la lis­ta de mo­nu­men­tos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad de la UNES­CO) pa­re­ce, a prio­ri, fue­ra de to­da du­da, pe­ro la lec­tu­ra de los res­tos ar­queo­ló­gi­cos a ellos aso­cia­dos plan­tea múl­ti­ples in­te­rro­gan­tes. “No se han en­con­tra­do ar­mas u otros ob­je­tos de uso mi­li­tar en el in­te­rior de las for­ta­le­zas”, acla­ra Pentz. “Sin em­bar­go, sí se han lo­ca­li­za­do en en­te­rra­mien­tos vin­cu­la­dos a las for­ta­le­zas de Tre­lle­borg y Fyr­kat, y tam­bién en otras tum­bas ci­vi­les encontradas en los al­re­de­do­res. En Tre­lle­borg, ade­más, se ha ha­lla­do una pe­que­ña fo­sa co­mún, lo que pue­de ser in­di­ca­dor de pre­sen­cia de con­tin­gen­tes de sol­da­dos”. Es­ta in­for­ma­ción, su­ma­da a la po­si­ción es­tra­té­gi­ca y a la fun­ción ex­plí­ci­ta­men­te de­fen­si­va de fo­so, te­rra­plén y mu­ra­lla, su­gie­re que qui­zá las for­ta­le­zas ti­po Tre­lle­borg se eri­gie­ron pa­ra al­ber­gar guar­ni­cio­nes fren­te a una ame­na­za que pu­do ser in­ter­na o ex­ter­na, ha­cien­do vi­si­ble la mi­li­ta­ri­za­ción del pri­mer gran Es­ta­do vi­kin­go (el da­nés) fren­te a al­gún ti­po de pe­li­gro es­pe­cí­fi­co de gran in­ten­si­dad. Al­gu­nos au­to­res han apun­ta­do la po­si­bi­li­dad de que las ca­rac­te­rís­ti­cas ca­sas alar­ga­das que pro­li­fe­ra­ban en el in­te­rior del pe­rí­me­tro de­fen­si­vo hu­bie­ran al­ber­ga­do a las tri­pu­la­cio­nes (de unos 75 hom­bres por bar­co y ca­sa) de los drak­kars que in­te­gra­ron la flo­ta de la in­va­sión de In­gla­te­rra aco­me­ti­da por Svend Bar­ba Hen­di­da en los pri­me­ros años del si­glo XI.

La es­ta­ta­li­za­ción del mun­do vi­kin­go

No pa­re­cen que­dar du­das, a es­tas al­tu­ras, de la vin­cu­la­ción de es­tas in­fra­es­truc­tu­ras mi­li­ta­res con las pro­mi­nen­tes fi­gu­ras po­lí­ti­cas de Svend y de su pa­dre, Ha­rald Dien­te Azul, el pri­mer mo­nar­ca cris­tiano del mun­do vi­kin­go, con­si­de­ra­do el pa­dre del Es­ta­do da­nés y el hom­bre que hi­zo de Di­na­mar­ca una po­ten­cia con­ti­nen­tal ho­mo­lo­ga­ble a las gran­des mo­nar­quías eu­ro­peas del pe­rio­do, cuan­do los cau­di­llos vi­kin­gos de­ja­ron de ser pi­ra­tas y sa­quea­do­res pa­ra con­ver­tir­se en re­yes.

Las for­ta­le­zas ti­po Tre­lle­borg no se­rían pues sino el ras­tro ar­queo­ló­gi­co de esa pro­fun­da trans­for­ma­ción, de ese pro­ce­so po­lí­ti­co y mi­li­tar que se­lla la es­ta­ti­za­ción del mun­do vi­kin­go. Los aná­li­sis de ra­dio-

Las for­ta­le­zas cir­cu­la­res cons­ti­tu­ye­ron en sí mis­mas lo más pa­re­ci­do a un pro­gra­ma de ar­qui­tec­tu­ra mo­nu­men­tal.

car­bono han con­fir­ma­do las hi­pó­te­sis que apun­ta­ban a una da­ta­ción co­rres­pon­dien­te al pe­rio­do de la con­so­li­da­ción de la ca­sa real da­ne­sa ba­jo el rei­na­do de Ha­rald y sus su­ce­so­res. Bor­gring, co­mo he­mos vis­to, apun­ta ha­cia el año 980, al igual que Fyr­kat, Ag­ges­borg, Non­ne­bak­ken y Tre­lle­borg, don­de la com­bi­na­ción de la prue­ba del car­bono 14 y el aná­li­sis den­do cro­no­ló­gi­co ha pro­por­cio­na­do da­tos ex­tra­or­di­na­ria men­te pre­ci­sos.Tan es así, que hoy sa­be­mos que la ma­de­ra em­plea­da pa­ra cons­truir la em­pa­li­za­da en es­te úl­ti­mo fue cor­ta­da en el trans­cur­so del in­vierno de 980-981, coin­ci­dien­do con los úl­ti­mos años del rei­na­do de Ha­rald Dien­te Azul, quien en­tre­gó el rei­na­do a su hi­jo Sven en 986.

Los ha­llaz­gos en Tre­lle­borg in­clu­yen frag­men­tos de ce­rá­mi­ca de pro­ce­den­cia es­la­va, aba­lo­rios de cris­tal, bro­ches de di­fe­ren­te fac­tu­ra y re­ma­ches de hie­rro, en­tre otros ob­je­tos ci­vi­les. Es­tos úl­ti­mos son es­pe­cial­men­te in­tere­san­tes; al­gu­nos es­pe­cia­lis­tas apun­tan ha­cia una vin­cu­la­ción de la red de for­ta­le­zas con el mar, con la cons­truc­ción y re­pa­ra­ción de bar­cos apro­ve­chan­do la po­si­ción es­tra­té­gi­ca de al­gu­nos de los fuer­tes, con sa­li­das flu­via­les muy pró­xi­mas.

Pe­que­ños obra­do­res de ar­te­sa­nos

Lo cier­to es que so­lo los re­ma­ches me­tá­li­cos de Tre­lle­borg, qui­zá uti­li­za­dos pa­ra en­sam­blar las ta­blas de las na­ves, ava­lan es­ta su­ges­ti­va hi­pó­te­sis. Con to­do, el ma­te­rial ex­ca­va­do en el in­te­rior de las for­ta­le­zas pa­re­ce in­di­car, ahí sí sin som­bra de du­da, ha­cia la pre­sen­cia de es­truc­tu­ras de pro­duc­ción ar­te­sa­nal más o me­nos per­ma­nen­tes. En Fyr­kat, por ejem­plo, el registro ar­queo­ló­gi­co su­gie­re que al­gu­nos de los edi­fi­cios in­tra­mu­ros no se usa­ban co­mo vi­vien­das sino co­mo for­jas, pe­que­ños cen­tros de pro­duc­ción don­de se ha do­cu­men­ta­do el tra­ba­jo con me­ta­les pre­cio­sos pa­ra la ela­bo­ra­ción de jo­ye­ría, e in­clu­so co­mo al­ma­ce­nes. Mu­chos de es­tos edi­fi­cios, al­gu­nos de ellos qui­zá re­uti­li­za­dos con pro­pó­si­tos no pre­vis­tos ini­cial­men­te, te­nían una cla­ra di­men­sión so­cial co­mo lu­ga­res de en­cuen­tro y reunión del rey con sus pa­res en un am­bien­te de ca­ma­ra­de­ría aris­to­crá­ti­ca. Las ca­rac­te­rís­ti­cas ca­sas alar­ga­das ti­po Tre­lle­borg no son ex­clu­si­vas de es­te am­bien­te y es­tán am­plia­men­te do­cu­men­ta­das en va­rios rin­co­nes de Es­can­di­na­via, siem­pre vin­cu­la­das con el mun­do aris­to­crá­ti­co. Pe­ro esa mul­ti­fun­cio­na­li­dad de los re­cin­tos que ates­ti­gua la Ar­queo­lo­gía no es­con­de la na­tu­ra­le­za mi­li­tar de es­tas for­ta­le­zas.

El es­tu­dio de los res­tos óseos pro­ce­den­tes de la ne­cró­po­lis pró­xi­ma a la for­ta­le­za de Tre­lle­borg, ade­más de apor­tar in­di­cios so­bre el ca­rác­ter mi­li­tar de los re­si­den­tes, ha pro­por­cio­na­do in­for­ma­ción acer­ca de la so­cie­dad vi­kin­ga y de la com­po­si­ción de los ejér­ci­tos da­ne­ses de fi­na­les del si­glo X. El aná­li­sis iso­tó­pi­co de es­tron­cio es una he­rra­mien­ta va­lio­sa al es­tu­diar la pro­ce­den­cia de un in­di­vi­duo a tra­vés de los hue­sos. Ka­rin Mar­ga­ri­ta Frei, in­ves­ti­ga­do­ra es­pe­cia­lis­ta en geo­quí­mi­ca del Mu­seo Na­cio­nal de Di­na­mar­ca, for­ma par­te del equi­po en­car­ga­do del pro­yec­to: “Es­te ti­po de aná­li­sis per­mi­te iden­ti­fi­car mi­gra­cio­nes in­di­vi­dua­les, es de­cir, si el in­di­vi­duo ob­je­to de es­tu­dio pro­vie­ne del lu­gar en el que ha si­do en­con­tra­do o del ex­te­rior. A di­fe­ren­cia de los es­tu­dios de ADN, don­de el ob­je­to es la ma­te­ria ge­né­ti­ca, los de es­tron­cio pue­den dar­nos in­for­ma­ción so­bre mo­vi­mien­tos mi­gra­to­rios de in­di­vi­duos es­pe­cí­fi­cos”, afir­ma la cien­tí­fi­ca.

“El es­tron­cio en­tra en la ca­de­na ali­men­ti­cia a tra­vés de lo que co­me­mos y be­be­mos, y de es­ta ma­ne­ra se in­cor­po­ra a los te­ji­dos hu­ma­nos y ani­ma­les. El es­mal­te de dien­tes so­lo se desa­rro­lla du­ran­te la in­fan­cia (con la ex­cep­ción de las mue­las del jui­cio), por eso es­te es­mal­te con­tie­ne in­for­ma­ción so­bre la in­fan­cia de ca­da in­di­vi­duo. Con los hue­sos su­ce­de lo con­tra­rio; se van re­mo­de­lan­do du­ran­te la edad adul­ta, y es por eso que me­dian­te el aná­li­sis de es­tron­cio po­de­mos de­ter­mi­nar dón­de ha es­ta­do un in­di­vi­duo du­ran­te los úl­ti­mos años de su vi­da”. Frei ha apli­ca­do es­ta téc­ni­ca a los res­tos de 48 in­di­vi­duos se­pul­ta­dos en las in­me­dia­cio­nes de la for­ta­le­za de Tre­lle­borg, con re­sul­ta­dos sor­pren­den­tes.

Es­tu­dios de la­bo­ra­to­rio

A raíz del aná­li­sis de es­tron­cio del ma­te­rial óseo, emer­ge el cua­dro de una so­cie­dad mu­cho más mó­vil y mul­ti­ét­ni­ca de lo que tra­di­cio­nal­men­te se ha pen­sa­do. “Los re­sul­ta­dos del aná­li­sis –pre­ci­sa Frei– de­mues­tran que la mi­tad de es­tos in­di­vi­duos pro­vie­nen de fue­ra de Di­na­mar­ca. De No­rue­ga y Sue­cia, pe­ro muy pro­ba­ble­men­te de In­gla­te­rra y Eu­ro­pa del Es­te. El es­tu­dio de­mues­tra que el mun­do vi­kin­go en tiem­pos de Ha­rald Dien­te Azul era ex­tra­or­di­na­ria­men­te di­ná­mi­co y cos­mo­po­li­ta. Tan­to el al­to nú­me­ro de ex­tran­je­ros co­mo el he­cho de que es­tos in-

La Ar­queo­lo­gía ates­ti­gua la mul­ti­fun­cio­na­li­dad de las for­ta­le­zas y mues­tra que no só­lo eran mi­li­ta­res.

di­vi­duos sean de pro­ce­den­cias geo­grá­fi­cas tan di­ver­sas po­dría in­di­car que nos en­con­tra­mos fren­te a un con­tin­gen­te de sol­da­dos mer­ce­na­rios”. Hay más: “Mu­chos de es­tos in­di­vi­duos fue­ron en­te­rra­dos en fo­sas co­mu­nes y otros in­di­vi­dual­men­te. Eso, su­ma­do al con­tex­to ar­queo­ló­gi­co (una for­ta­le­za) y al he­cho de que se tra­ta ma­yo­ri­ta­ria­men­te de jó­ve­nes va­ro­nes, pa­re­ce apun­tar ha­cia un gru­po mi­li­tar y no ci­vil”. El pa­trón es co­no­ci­do: hom­bres jó­ve­nes en edad de com­ba­tir con­vi­ven, en la ne­cró­po­lis, con al­gu­nas mujeres y ni­ños, en nú­me­ro mu­cho más re­du­ci­do. El cua­dro tí­pi­co de los cam­pa­men­tos del ejér­ci­to ro­mano, don­de los sol­da­dos con­vi­vían fre­cuen­te­men­te con sus mujeres e hi­jos, lo que re­fuer­za de mo­do no­ta­ble la hi­pó­te­sis de que los in­qui­li­nos de las for­ta­le­zas cir­cu­la­res vi­kin­gas eran tro­pas de guar­ni­ción.

Mes­ti­za­je ra­cial

“El re­sul­ta­do de es­te aná­li­sis no es tan sor­pren­den­te co­mo pue­da pa­re­cer. Ha­rald Dien­te Azul te­nía pa­rien­tes fue­ra de Di­na­mar­ca. Por otro la­do, el Sa­cro Im­pe­rio Ro­mano Ger­má­ni­co te­nía más enemigos que los da­ne­ses, lue­go no es una gran sor­pre­sa que tan­tas na­cio­na­li­da­des es­tu­vie­ran uni­das luchando contra el Im­pe­rio”, afir­ma Pe­ter Pentz. Mu­chos his­to­ria­do­res han es­pe­cu­la­do con la po­si­bi­li­dad de que Ha­rald se con­vir­tie­ra al cris­tia­nis­mo pa­ra, en­tre otras ra­zo­nes, evi­tar un con­flic­to abier­to con el po­de­ro­so ve­cino del sur. Con to­do, ese en­fren­ta­mien­to re­sul­tó a la lar­ga inevi­ta­ble, es­pe­cial­men­te tras la subida al trono im­pe­rial de Otón II, que lle­gó a ocu­par par­cial­men­te el sur de Jutlan­dia, mien­tras Ha­rald se es­me­ra­ba en atraer a los es­la­vos a la cau­sa da­ne­sa pa­ra com­ba­tir al enemi­go co­mún. Aun­que al­gu­nos ex­per­tos apun­tan a los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la in­va­sión de In­gla­te­rra du­ran­te el rei­na­do de Sven “Bar­ba Hen­di­da”, he­re­de­ro de Ha­rald, co­mo el mar­co his­tó­ri­co que jus­ti­fi­ca es­te pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co, es al­ta­men­te pro­ba­ble que la red de for­ta­le­zas cir­cu­la­res vie­ra la luz co­mo res­pues­ta a la cre­cien­te pre­sión ger­ma­na en la fron­te­ra sur.

Cen­tra­li­za­ción del po­der

Tre­lle­borg, Bor­gring y de­más fuer­tes da­ne­ses del pe­rio­do son la me­jor evi­den­cia ma­te­rial de un pun­to de in­fle­xión en la his­to­ria del mun­do vi­kin­go que ates­ti­gua un exi­to­so pro­ce­so de uni­fi­ca­ción y cen­tra­li­za­ción del po­der en ma­nos de Ha­rald y sus su­ce­so­res, re­cién con­ver­ti­dos a la fe cris­tia­na. Re­yes ca­pa­ces de mo­vi­li­zar in­gen­tes re­cur­sos hu­ma­nos y ma­te­ria­les con la aquies­cen­cia de los aris­tó­cra­tas más pro­mi­nen­tes, ya obli­ga­dos a re­co­no­cer la au­to­ri­dad del mo­nar­ca, cu­yo do­mi­nio del te­rri­to­rio le per­mi­te desa­rro­llar un pro­gra­ma ar­qui­tec­tó­ni­co –im­pen­sa­ble en el mun­do es­can­di­na­vo ape­nas unas dé­ca­das an­tes– tan am­bi­cio­so, con un men­sa­je po­lí­ti­co tan ní­ti­do, que im­pli­ca el con­trol de las fuer­zas ar­ma­das, la po­lí­ti­ca ex­te­rior (en la pre­sen­cia de in­di­vi­duos de va­rias na­cio­na­li­da­des en su ejér­ci­to) y, en cier­ta me­di­da, el pro­ce­so de pro­duc­ción (los al­ma­ce­nes y ta­lle­res me­ta­lúr­gi­cos en el in­te­rior de las for­ta­le­zas apun­tan en esa di­rec­ción), co­mo ca­be­za de un Es­ta­do ca­da vez más con­so­li­da­do y com­ple­jo.

Cir­cun­fe­ren­cia per­fec­ta. El ca­rác­ter de­fen­si­vo de la es­truc­tu­ra cir­cu­lar de las for­ta­le­zas vi­kin­gas eri­gi­das en Di­na­mar­ca y Sue­cia se in­cre­men­ta con los fo­sos o zan­jas, co­mo ocu­rre en el Tre­lle­borg da­nés de Fyr­kat (a la iz­quier­da). Aba­jo, es­tas ilus­tra­cio­nes ba­san su di­se­ño en la for­ta­le­za de la lo­ca­li­dad da­ne­sa de Sla­gel­se, que, ade­más del mu­ro, tie­ne el río co­mo de­fen­sa.

Gran vi­vien­da uni­fa­mi­liar. En la pe­nín­su­la de Jutlan­dia se en­cuen­tra la ré­pli­ca de una ca­sa (arri­ba) que imi­ta la que de­bió ocu­par el in­te­rior de la for­ta­le­za de Fyr­kat, con­si­de­ra­da la más an­ti­gua de Di­na­mar­ca. A la de­re­cha, pen­dien­te del si­glo X con la for­ma del mí­ti­co mar­ti­llo del dios nór­di­co Thor.

Dei­da­des en­jo­ya­das. Es­tos pen­dien­tes de bron­ce do­ra­do re­pre­sen­tan a las aves del dios Odín. El pi­co y las ga­rras exa­ge­ra­das en­fa­ti­zan la fe­ro­ci­dad de las águi­las, que fue­ron aso­cia­das con el cul­to a la di­vi­ni­dad nór­di­ca. Se pue­den ver en el Sta­tens his­to­ris­ka mu­seer de Estocolmo, Sue­cia.

Aber­tu­ra del círcu­lo. El Tre­lle­borg si­tua­do cer­ca de la po­bla­ción da­ne­sa de Sla­gel­se, en la is­la de Se­lan­dia, da­ta de fi­na­les del si­glo X. En la fo­to, una de las cua­tro puer­tas de la for­ta­le­za vi­kin­ga.

In­ves­ti­ga­cio­nes pro­duc­ti­vas. La ar­queó­lo­ga del Mu­seo Na­cio­nal de Di­na­mar­ca Ka­rin Mar­ga­ri­ta Frei (iz­quier­da) di­ri­ge los es­tu­dios re­la­cio­na­dos con el aná­li­sis de los res­tos óseos con­ser­va­dos en la ne­cró­po­lis cer­ca­na a la for­ta­le­za de Fyr­kat.

Ri­to fu­ne­ra­rio. En los al­re­de­do­res de los res­tos de los Tre­lle­borg tam­bién se han lo­ca­li­za­do fo­sas co­mu­nes, al­gu­nas con cin­co y otras con 11per­so­nas. En es­ta ilus­tra­ción, un en­te­rra­mien­to con la for­ta­le­za vi­kin­ga al fon­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.