Del nor­te al sur de Eu­ro­pa

El con­tac­to en­tre los vi­kin­gos y los pue­blos pe­nin­su­la­res (si­glos IX-XI) es­tu­vo mar­ca­do por la vio­len­cia de los pri­me­ros y la re­sis­ten­cia fe­roz de los se­gun­dos, pe­ro tam­bién in­clu­yó el co­mer­cio y la di­plo­ma­cia.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ire­ne Gar­cía Los­qui­ño

El con­tac­to en­tre los vi­kin­gos y los pue­blos pe­nin­su­la­res (si­glos IX-XI) es­tu­vo mar­ca­do por la vio­len­cia de los pri­me­ros y la re­sis­ten­cia fe­roz de los se­gun­dos.

En el año 844, con es­tas es­cue­tas pa­la­bras un ecle­siás­ti­co del reino me­die­val de As­tu­rias, en el nor­te de Es­pa­ña, in­for­ma­ba so­bre la lle­ga­da de los vi­kin­gos a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca: Eo tem­po­re lor­do­ma­ni pri­mi in As­tu­rias ve­ne­runt (En es­te tiem­po, vi­nie­ron a As­tu­rias los pri­me­ros nor­man­dos). Es una fra­se es­cri­ta en una no­ta mar­gi­nal de la Cró­ni­ca al­bel­den­se, una de las pri­me­ras fuen­tes his­tó­ri­cas acer­ca de es­te in­ter­cam­bio con las que con­ta­mos. El re­dac­tor, con­tem­po­rá­neo de mu­chos ata­ques pi­ra­tas en la cos­ta ga­lle­ga, mues­tra una preo­cu­pa­ción par­ti­cu­lar por los ase­dios de vi­kin­gos, que se re­pi­te en en­tra­das pos­te­rio­res de la Cró­ni­ca. No es de ex­tra­ñar, pues el con­tac­to en­tre los vi­kin­gos y los dis­tin­tos pue­blos de la Pe­nín­su­la aca­ba­ba de em­pe­zar, y du­ran­te los dos si­glos si­guien­tes a es­te pri­mer ata­que, fue un con­tac­to mar­ca­do por la vio­len­cia, la frus­tra­ción y la re­sis­ten­cia.

Pe­ro co­men­ce­mos por el prin­ci­pio. Lor­do­man­ni, nor­man­dos, pi­ra­tas, vi­kin­gos. Quién es quién en es­te en­re­do no re­sul­ta sen­ci­llo al en­con­trar­se por pri­me­ra vez con es­te ca­pí­tu­lo en la his­to­ria de la pe­nín­su­la si­tua­da en el su­r­oes­te de Eu­ro­pa. Son mu­chas las cró­ni­cas com­pues­tas en los reinos cris­tia­nos del nor­te que ha­blan de la lle­ga­da de los lor­do­man­ni o nor­do­man­ni. Ya en las tie­rras fran­ce­sas en las que cau­sa­ron es­tra­gos an­tes de em­bar­car­se ha­cia el nor­te pe­nin­su­lar se les co­no­cía co­mo nort­man­ni o nord­man­ni. Al­gu­nos au­to­res ára­bes, co­mo Ibn-Hay­yan, tam­bién uti­li­zan ver­sio­nes de es­te nom­bre. Es­tos tér­mi­nos y sus mu­chas va­rian­tes se re­fie­ren a lo mis­mo: hom­bres del Nor­te. En va­rias cró­ni­cas la­ti­nas eu­ro­peas se in­ter­cam­bia con el ape­la­ti­vo da­ni (da­ne­ses) y con el tér­mino “pi­ra­ta”. So­lo con es­tas pa­la­bras, ya nos po­de­mos for­mar una idea de quié­nes fue­ron los que lle­ga­ron en el si­glo IX a asal­tar las cos­tas pe­nin­su­la­res: hom­bres de más al nor­te, mu­chas ve­ces iden­ti­fi­ca­dos con tie­rras del sur de Es­can­di­na­via, con la in­ten­ción de sa­quear.

¿Vi­kin­gos o nor­man­dos?

Esa es, por an­to­no­ma­sia, la de­fi­ni­ción de un vi­kin­go. A mu­chos les cos­ta­rá pro­nun­ciar la pa­la­bra vi­kin­go sin ima­gi­nar a un gue­rre­ro cor­pu­len­to y co­ro­na­do por un cas­co con cuer­nos, y es es­ta aso­cia­ción la que ha for­za­do el desuso del tér­mino “vi­kin­go” en mu­chos con­tex­tos. Sin em­bar­go, la pa­la­bra vi­king, aun­que de eti­mo­lo­gía in­cier­ta, es la que usa­ban los pro­pios es­can­di­na­vos du­ran­te la era vi­kin­ga pa­ra re­fe­rir­se no a sí mis­mos co­mo pue­blo, sino a su pro­fe­sión. Po­de­mos en­con­trar el tér­mino en va­rias ins­crip­cio­nes rú­ni­cas y en poe­mas es­cál­di­cos, y nor­mal­men­te se tra­ta de dos ver­sio­nes de la pa­la­bra: una en fe­me­nino, que se re­fie­re a la ac­ti­vi­dad, y otra en mas­cu­lino, que apun­ta al hom­bre que rea­li­za di­cha ac­ti­vi­dad. Así pues, la pa­la­bra vi­king en nór­di­co an­ti­guo sig­ni­fi­ca al­go así co­mo “ir­se a tie­rras le­ja­nas a co­mer­ciar o a asal­tar­las con el pro­pó­si­to de en­ri­que­cer­se o ga­nar fa­ma”. No se­rá has­ta más tar­de que el tér­mino co­men­za­rá a uti­li­zar­se pa­ra de­fi­nir en ge­ne­ral a los ori­gi­na­rios de Es­can­di­na­via de es­te pe­rio­do. Así pues, po­de­mos in­ter­cam­biar las pa­la­bras “vi­kin­gos” y “nor­man­dos” al re­fe­rir­nos a las gen­tes de ha­bla nór­di­ca que arra­sa­ron las cos­tas pe­nin­su­la­res en­tre los si­glos IX y XI. Es cier­to que hay una di­fe­ren­cia de sig­ni­fi­ca­do a par­tir del asen­ta­mien­to de gru­pos vi­kin­gos en Nor­man­día, pues­to que lle­ga­do un mo­men­to las ge­ne­ra­cio­nes pro­ve­nien­tes de los in­va­so­res vi­kin­gos no se iden­ti­fi­ca­rían ya con la pa­tria de sus pa­dres, sino con la su­ya na­tal. Al asen­tar­se en Nor­man­día, los ha­bi­tan­tes de al­gu­nos de los te­rri­to­rios me­nos po­bla­dos man­tu­vie­ron un ca­rác­ter fuer­te­men­te es­can­di­na­vo; sin em­bar­go, en la ma­yo­ría de las áreas ce­di­das a los vi­kin­gos pron­to se in­te­gra­ron con la po­bla­ción au­tóc­to­na y sus cos­tum­bres (in­clui­da la re­li­gión). Fi­nal­men­te, con el tiem­po, esos nor­man­dos lo se­rían en nom­bre e iden­ti­dad.

Fuen­tes cris­tia­nas y ára­bes

Has­ta el mo­men­to, las fuen­tes his­tó­ri­cas coe­tá­neas pro­ve­nien­tes tan­to de los reinos cris­tia­nos co­mo de los ára­bes en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca son nues­tros ma­yo­res me­dios de in­for­ma­ción. Los reinos cris­tia­nos del nor­te pro­veen cró­ni­cas que re­la­tan los sucesos más

La pa­la­bra vi­king en nór­di­co an­ti­guo alu­de a la ac­ti­vi­dad de via­jar a tie­rras le­ja­nas a co­mer­ciar o asal­tar­las con el pro­pó­si­to de en­ri­que­cer­se o ga­nar fa­ma.

sig­ni­fi­ca­ti­vos de la épo­ca, in­clu­yen­do los ata­ques vi­kin­gos; sin em­bar­go, son fuen­tes bas­tan­te aus­te­ras en sus des­crip­cio­nes, de­bi­do al es­ti­lo pro­pio de es­tos gé­ne­ros his­to­rio­grá­fi­cos. Des­de el si­glo IX al XIII con­ta­mos con va­rias fuen­tes la­ti­nas de gran im­por­tan­cia, co­mo la men­cio­na­da Cró­ni­ca al­bel­den­se, la Cró­ni­ca de Al­fon­so III o la Cró­ni­ca de Sam­pi­ro, en­tre otras. A ve­ces es­tas fuen­tes apro­ve­chan la opor­tu­ni­dad de re­la­tar un en­fren­ta­mien­to pa­ra en reali­dad en­sal­zar a un obis­po de re­nom­bre u otra fi­gu­ra ecle­siás­ti­ca en par­ti­cu­lar, sien­do es­tos frag­men­tos los des­cri­tos con ma­yor dra­ma­tis­mo. Las fuen­tes su­re­ñas co­rro­bo­ran la in­for­ma­ción ofre­ci­da en las cró­ni­cas cris­tia­nas pe­ro ofre­cen más de­ta­lle, es­pe­cial­men­te de los en­con­tro­nes su­ce­di­dos en te­rri­to­rio ára­be. Las des­crip­cio­nes que ha­cen los au­to­res ára­bes de los vi­kin­gos, que cier­ta­men­te mu­chas ve­ces son pos­te­rio­res al pe­rio­do de con­tac­to his­tó­ri­co en­tre am­bas cul­tu­ras, mues­tran gran re­cha­zo ha­cia los nor­man­dos.

A pe­sar de que la ma­yo­ría del con­tac­to vi­kin­go-an­da­lu­sí fue muy vio­len­to, y ca­si siem­pre aca­bó en la de­rro­ta de los vi­kin­gos, sí exis­tie­ron mi­sio­nes de ca­rác­ter di­plo­má­ti­co o co­mer­cial en­tre am­bos pue­blos. De he­cho, se ha lle­ga­do a de­ba­tir la idea de que fue­ron los vi­kin­gos los mer­ca­de­res de es­cla­vos que sa­tis­fa­cían la de­man­da cor­do­be­sa. Qui­zá la más fa­mo­sa de es­tas mi­sio­nes sea la en­car­ga­da por Ab­de­rra­mán II al poe­ta co­no­ci­do co­mo Al-Gha­zal (la Ga­ce­la). Es­ta em­ba­ja­da en reali­dad pue­de que ja­más ocu­rrie­ra, pues las fuen­tes uti­li­zan la His­to­ria pa­ra ca­rac­te­ri­zar a los nor­man­dos co­mo in­fe­rio­res y con­ver­tir a Al-Gha­zal ca­si en un hé­roe, que su­pera en des­tre­za, co­ra­je, sa­bi­du­ría e in­ge­nio a to­da la cor­te vi­kin­ga. Si de he­cho hu­bo tal em­ba­ja­da, de­bió ha­ber ocu­rri­do no mu­cho des­pués del pri­mer ata­que de los vi­kin­gos en el año 844.

Dos si­glos de dis­cor­dia

Ha­ble­mos aho­ra de ese pri­mer asal­to, ese ata­que que mar­ca­ría el co­mien­zo de dos si­glos de dis­cor­dia, de aban­dono de pue­blos cos­te­ros, de gran­des ba­ta­llas y pe­que­ñas es­ca­ra­mu­zas. Co­mo he­mos men­cio­na­do al prin­ci­pio, el pri­mer sa­queo en la cos­ta ga­lle­ga que apa­re­ce en las fuen­tes his­tó­ri­cas da­ta del año 844. Eso no sig­ni­fi­ca que no hu­bie­ra con­tac­to pre­vio: en el País Vas­co hu­bo, po­si­ble­men­te, al­gún en­cuen­tro a prin­ci­pios del si­glo IX. In­me­dia­ta­men­te an­tes de la lle­ga­da a la cos­ta ga­lle­ga, los vi­kin­gos pa­sa­ron por As­tu­rias, don­de hu­bo un cho­que en Gi­jón. Los Anales de San Ber­tín, una cró­ni­ca que des­cri­be los acon­te­ci­mien­tos en te­rri­to­rio fran­co du­ran­te gran par­te del si­glo IX, nos des­cri­ben así la ba­ta­lla ga­lle­ga: “Los nor­man­dos via­ja­ron des­de Ga­ro­na has­ta Tou­lou­se, cau­san­do es­tra­gos por don­de pa­sa­ban, sin en­con­trar opo­si­ción al­gu­na. En­ton­ces al­gu­nos de ellos se se­pa­ra­ron ahí y ata­ca­ron Ga­li­cia, pe­ro mu­chos pe­re­cie­ron, en par­te por­que hu­bo un con­tra­ata­que y los ata­ca­ron con pro­yec­ti­les, y en par­te por­que se en­con­tra­ron en me­dio de una tor­men­ta en el mar. Aun así, al­gu­nos de ellos so­bre­vi­vie­ron y lle­ga­ron al su­r­oes­te es­pa­ñol, don­de lu­cha­ron lar­go y ten­di­do contra los sa­rra­ce­nos. Al fi­nal, fue­ron de­rro­ta­dos y vol­vie­ron a sus bar­cos”.

Rum­bo al sur pe­nin­su­lar

To­das las fuen­tes con­cuer­dan en la lle­ga­da de los vi­kin­gos a Gi­jón y a La Co­ru­ña (A Co­ru­ña) en ese año, y la Cró­ni­ca si­len­se aña­de que esa gen­te nun­ca ha­bía si­do vis­ta en es­tas áreas con an­te­rio­ri­dad y que el rey Ra­mi­ro de­rro­tó a 70 de sus flo­tas en el Fa­ro Bri­gan­tino. Es­ta úl­ti­ma ano­ta­ción nos ofre­ce in­for­ma­ción va­lio­sa: es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra el ata­que de los pi­ra­tas. Así pues, las co­mu­ni­ca­cio­nes por el Gol­fo de Viz­ca­ya has­ta As­tu­rias

y Ga­li­cia de­ben ha­ber si­do bue­nas, y los co­ru­ñe­ses ha­brían te­ni­do co­no­ci­mien­to pre­vio de su lle­ga­da. En es­te pri­mer con­tac­to con Ga­li­cia es pro­ba­ble que se pro­du­je­ran más ata­ques que el men­cio­na­do por las fuen­tes en A Co­ru­ña, pues hay va­rias igle­sias en la ría de Arou­sa que fue­ron que­ma­das en el año 846. Di­cha ría es un lu­gar fun­da­men­tal pa­ra la his­to­ria de Ga­li­cia du­ran­te la épo­ca vi­kin­ga, pues es el ac­ce­so por mar más na­tu­ral ha­cia el río Ulla y por tan­to has­ta San­tia­go de Com­pos­te­la.Tras la de­rro­ta en A Co­ru­ña, los vi­kin­gos to­ma­ron rum­bo al sur en bus­ca de nue­vas y qui­zá más fruc­tí­fe­ras opor­tu­ni­da­des.

En su ca­mino ha­cia el sur pe­nin­su­lar, los bar­cos ata­ca­ron Lisboa tres ve­ces has­ta aca­bar en Se­vi­lla. A su pa­so, sa­quea­ron y que­ma­ron Cá­diz y Co­ria del Río, y lue­go re­mon­ta­ron el Gua­dal­qui­vir sin gran­des di­fi­cul­ta­des has­ta en­trar en la ciu­dad his­pa­len­se. Los ha­bi­tan­tes de Se­vi­lla hu­ye­ron y se re­fu­gia­ron en Car­mo­na y las zo­nas de mon­ta­ña. Du­ran­te más de un mes los vi­kin­gos ex­po­lia­ron las áreas co­lin­dan­tes a la ca­pi­tal, des­tru­yen­do y sa­quean­do pue­blos y apro­pián­do­se de Is­la Me­nor, pro­ba­ble­men­te co­mo zo­na de re­agru­pa­ción y con­so­li­da­ción de bo­ti­nes. Las fuen­tes his­tó­ri­cas nos cuen­tan que du­ran­te es­te pe­rio­do nin­gu­na tro­pa en la re­gión se atre­vió a opo­nér­se­les. Sin em­bar­go, nos di­ce el his­to­ria­dor del si­glo X Ibn al-Qu­ti­ya que ya des­de los ata­ques a Lisboa, de los que los se­vi­lla­nos ha­bían re­ci­bi­do no­ti­cia, se ha­bía man­da­do re­clu­tar a po­bla­do­res del emi­ra­to de Cór­do­ba y lla­mar a tro­pas de las fron­te­ras pa­ra que acu­die­ran al res­ca­te. Se­vi­lla­nos y cor­do­be­ses es­pe­ra­ron la lle­ga­da de las tro­pas y, una vez reuni­dos, pre­pa­ra­ron una em­bos­ca­da y pa­sa­ron a cu­chi­llo a dos des­ta­ca­men­tos nor­man­dos. Las fuen­tes di­cen que 400 vi­kin­gos fue­ron aba­ti­dos en es­ta ba­ta­lla, y sus cuer­pos, col­ga­dos de

pal­me­ras. No po­de­mos sa­ber si es­tos da­tos son cier­tos o una dra­ma­ti­za­ción del his­to­rió­gra­fo ára­be pa­ra mos­trar el po­der de los con­tra­ata­can­tes. El res­to de los vi­kin­gos, al re­ci­bir no­ti­cia del cruen­to ata­que a sus des­ta­ca­men­tos, em­bar­ca­ron, re­co­gie­ron a los su­per­vi­vien­tes del en­cuen­tro y na­ve­ga­ron de re­gre­so por el Gua­dal­qui­vir pa­ra to­mar rum­bo ha­cia el río Loi­ra. Se­gui­da­men­te, Ab­de­rra­mán II man­dó re­cons­truir las mu­ra­llas, que ha­bían si­do que­ma­das en el ata­que, así co­mo cons­truir as­ti­lle­ros y co­men­zar la pro­duc­ción de una ar­ma­da na­val que ayu­da­ra a pre­ve­nir nue­vos ata­ques.

Una se­gun­da olea­da de ata­ques

En el año 859, una se­gun­da flo­ta (se­gún las fuen­tes de 62 bar­cos) que par­tía des­de Nor­man­día pa­ra to­mar Ro­ma sa­queó Ga­li­cia. Los vi­kin­gos Hás­teinn y Björn Rag­nars­son en­ca­be­za­ron la cam­pa­ña. En­tran­do a tra­vés de Ca­toi­ra, por el río Ulla, to­ma­ron la ri­ca se­de del obis­pa­do en Iria Fla­via, cu­yos ha­bi­tan­tes hu­ye­ron a re­fu­giar­se en San­tia­go. Des­de Iria Fla­via, los nor­man­dos si­guie­ron su cur­so has­ta San­tia­go de Com­pos­te­la, don­de so­li­ci­ta­ron un tri­bu­to a cam­bio de que la ciu­dad no su­frie­ra da­ño al­guno. Sin em­bar­go, una vez que hu­bie­ron re­ci­bi­do el tri­bu­to, de­ci­die­ron ata­car igual­men­te, pe­ro una ar­ma­da li­de­ra­da por el con­de Don Pe­dro les sa­lió al en­cuen­tro y tu­vie­ron que aban­do­nar Ga­li­cia, pa­ra di­ri­gir­se de nue­vo al sur. Es­ta se­gun­da olea­da de ata­ques fue es­pe­cial­men­te da­ñi­na pa­ra to­da la Pe­nín­su­la. Tras los es­tra­gos cau­sa­dos en Ga­li­cia, los vi­kin­gos de­ci­die­ron re­to­mar Se­vi­lla. La flo­ta crea­da por Ab­de­rra­mán II no con­si­guió fre­nar el ím­pe­tu nor­man­do, y de nue­vo ata­ca­ron Cá­diz y cru­za­ron las nue­vas mu­ra­llas de Se­vi­lla. Fue­ron es­ta vez ex­pul­sa­dos más fá­cil­men­te, y sus bar­cos die­ron la vuel­ta a la Pe­nín­su­la y sa­quea­ron el nor­te de Ma­rrue­cos y la zo­na le­van­ti­na. Orihue­la, Va­len­cia e in­clu­so Ba­lea­res fue­ron ata­ca­das por los vi­kin­gos. La Cró­ni­ca ro­ten­se men­cio­na que es­ta flo­ta sa­queó Ita­lia y lle­gó has­ta Gre­cia, pa­ra lue­go to­mar rum­bo de nue­vo a Nor­man­día a tra­vés del es­tre­cho de Gi­bral­tar. No obs­tan­te, cuan­do lle­ga­ron a él se en­con­tra­ron con una flo­ta ára­be que los es­ta­ba es­pe­ran­do, y en esa ba­ta­lla per­die­ron dos ter­cios de sus bar­cos an­tes de re­tor­nar a su pa­tria, no sin an­tes de­te­ner­se en Pamplona pa­ra sa­quear­la. Otros ata­ques ha­brían su­ce­di­do en el sur pe­nin­su­lar, qui­zá con me­nos re­per­cu­sio­nes que los des­cri­tos. Al­gu­nas fuen­tes nos di­cen que du­ran­te es­tos ata­ques no to­dos los nor­man­dos re­tor­na­ron a sus tie­rras, y que los que se que­da­ron se con­vir­tie­ron al is­lam y es­ta­ble­cie­ron que­se­rías en la zo­na de las ma­ris­mas se­vi­lla­nas.

Du­ran­te los si­guien­tes 100 años, una cier­ta cal­ma rei­na­ría en el nor­te sep­ten­trio­nal, y no se ve­rían más ata­ques vi­kin­gos has­ta el año 951, con ex­cep­ción de al­gún pe­que­ño en­cuen­tro o in­clu­so po­si­ble­men­te mi­sio­nes de ca­rác­ter más pa­cí­fi­co en el sur.

Ga­li­cia sa­quea­da

Fue es­te un pe­rio­do de gran cre­ci­mien­to pa­ra San­tia­go de Com­pos­te­la, con el traslado ahí del obis­pa­do de Iria Fla­via y las gran­des su­mas de di­ne­ro do­na­das a la ciu­dad a la muer­te de Al­fon­so III. Tras el ata­que de 951, la ur­be se vio en po­si­ción de in­ver­tir en la cons­truc­ción de una mu­ra­lla y otros sis­te­mas de pro­tec­ción contra pi­ra­tas nor­man­dos y sa­rra­ce­nos. El nue­vo obis­po de San­tia­go, Sis­nan­do II, se en­car­gó de la for­ti­fi­ca­ción de la ciu­dad y la cons­truc­ción de un im­pre­sio­nan­te sis­te­ma de de­fen­sa cos­te­ro pa­ra pro­te­ger la zo­na contra fu­tu­ros ata­ques. Pe­ro el gran es­fuer­zo e in­ver­sión en el desa­rro­llo de la de­fen­sa re­gio­nal no ame­dren­tó a los nor­man­dos: años más tar­de una nue­va olea­da de asal­tos de gran vio­len­cia co­men­zó en Ga­li­cia. En ese mo­men­to la re­gión se en­con­tra­ba en una ines­ta­ble si­tua­ción po­lí­ti­ca; la lu­cha en­tre po­de­res ecle­siás­ti­cos y el ac­ce­so al trono del rey Ra­mi­ro III, de so­lo cin­co años, fa­ci­li­ta­ron el ac­ce­so por mar de los nor­man­dos, que pa­ra ese tiem­po ya eran no­ble­za en­ca­be­za­da por el du­que Ri­car­do I de Nor­man­día. La fa­mo­sa ba­ta­lla de For­ne­los tu­vo lu­gar en­ton­ces, en el año 968; so­bre ella re­la­ta la Cró­ni­ca de Sam­pi­ro que lle­ga­ron 100 na­víos li­de­ra­dos por el rey Gun­de­re­do. Los nor­man­dos sa­quea­ron Ga­li­cia y ma­ta­ron, en­tre otros mu­chos, al obis­po Sis­nan­do. La Cró­ni­ca tam­bién nos cuen­ta que, tras es­tar tres años en la re­gión, fue­ron fi­nal­men­te de­rro­ta­dos y sus na­ves que­ma­das. Es de gran in­te­rés es­ta úl­ti­ma par­te, pues es es­te el pe­rio­do más lar­go de per­ma­nen­cia en la Pe­nín­su­la que men­cio­nan las fuen­tes his­tó­ri­cas, aun­que no sa­be­mos to­da­vía el lu­gar exac­to don­de pu­die­ron es­tar asen­ta­dos.

Aún ha­brá más ata­ques du­ran­te el si­glo si­guien­te, al­gu­nos de ellos de gran fe­ro­ci­dad, y las pro­tec­cio­nes es­ta­ble­ci­das por Sis­nan­do ju­ga­rán un pa­pel cla­ve en la de­fen­sa ga­lle­ga. Los po­cos ata­ques en el sur de la Pe­nín­su­la du­ran­te es­te pe­rio­do son una mues­tra de la gran ca­pa­ci­dad mi­li­tar del nue­vo ca­li­fa­to.

Hue­lla vi­kin­ga en la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca

Las cre­cien­tes ten­sio­nes po­lí­ti­cas en­tre Nor­man­día e In­gla­te­rra, no obs­tan­te, su­pon­drían el fin de los en­fren­ta­mien­tos vi­kin­gos con la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. En el año 1066, los nor­man­dos par­tie­ron a in­va­dir In­gla­te­rra ba­jo el man­do de Guillermo el Con­quis­ta­dor, que con el éxi­to de la cam­pa­ña se con­vir­tió en el pri­mer rey nór­di­co de In­gla­te­rra. El Ta­piz de Ba­yeux nos cuen­ta en imá­ge­nes es­ta fa­mo­sa ba­ta­lla, la de Has­tings, que mar­ca tam­bién el fi­nal de la era vi­kin­ga. El im­pac­to vi­kin­go en la Pe­nín­su­la du­ran­te es­ta épo­ca ha pa­sa­do aca­so más inad­ver­ti­do que el que se pro­du­jo en otras zo­nas eu­ro­peas, co­mo Ir­lan­da, el Bál­ti­co o Fran­cia. Aun­que nun­ca lle­ga­ran a asen­tar­se de ma­ne­ra per­ma­nen­te y en gran nú­me­ro ni en los reinos cris­tia­nos del nor­te ni en Al-Án­da­lus, los even­tos que se re­pi­tie­ron du­ran­te es­tos dos si­glos de­ja­ron tam­bién una hue­lla en el ima­gi­na­rio vi­kin­go, que en sa­gas y al­gún poe­ma cuen­tan es­tos en­cuen­tros, crean­do his­to­rias, mi­tos y hé­roes pa­ra­le­los a los crea­dos por los pro­pios cro­nis­tas e his­to­ria­do­res pe­nin­su­la­res.

El im­pac­to vi­kin­go en Es­pa­ña es me­nos co­no­ci­do que el que se pro­du­jo en otras zo­nas de Eu­ro­pa, co­mo Ir­lan­da, el Bál­ti­co o Fran­cia.

Vi­kin­gos en Ga­li­cia. Tras un pri­mer ata­que en 844, vol­vie­ron a la car­ga en 859. En­tran­do a tra­vés de Ca­toi­ra por el río Ulla (en la ima­gen, rui­nas del cas­ti­llo eri­gi­do ahí en el si­glo IX por Al­fon­so III de León), to­ma­ron Iria Fla­via y con­ti­nua­ron has­ta San­tia­go.

Pi­ra­tas en La Co­ru­ña. La pri­me­ra in­cur­sión nór­di­ca en es­ta ciu­dad ga­lle­ga se pro­du­jo en el año 844, tras pa­sar tam­bién por Gi­jón. Los vi­kin­gos fue­ron de­rro­ta­dos. La To­rre de Hér­cu­les, el fa­ro ro­mano del si­glo I (aquí), sir­vió co­mo baluarte de­fen­si­vo.

Cró­ni­ca al­bel­den­se. Tam­bién co­no­ci­do co­mo Có­di­ce Vi­gi­lano, es­te tex­to mo­zá­ra­be da­ta de los años 974-976 y es una de las fuen­tes his­tó­ri­cas más an­ti­guas so­bre la pre­sen­cia vi­kin­ga en la Pe­nín­su­la.

Por rías y ríos

Los nor­man­dos usa­ban los cau­ces cos­te­ros y flu­via­les pa­ra sus ata­ques: lle­ga­ron a Se­vi­lla por el Gua­dal­qui­vir y, en Ga­li­cia, re­co­rrie­ron la ría de Arou­sa (en es­ta fo­to), arra­sán­do­la.

San­tia­go, for­ti­fi­ca­da. Tras ser ata­ca­da la ciu­dad com­pos­te­la­na por los es­can­di­na­vos en el año 951, el obis­po Sis­nan­do II or­de­nó que fue­ra amu­ra­lla­da pa­ra re­pe­ler nue­vas agre­sio­nes. Sin em­bar­go, es­te es­fuer­zo de­fen­si­vo no de­tu­vo a los nor­man­dos, que ca­ye­ron otra vez so­bre San­tia­go en 968. Hoy, de la mu­ra­lla so­lo se con­ser­va el Arco de Ma­za­re­los.

Llegan los lor­do­ma­ni. O nort­man­ni, o nord­man­ni: con to­das es­tas de­no­mi­na­cio­nes se alu­día en el sur de Eu­ro­pa a los te­mi­dos hom­bres del Nor­te que, a bor­do de sus drak­kars, asal­ta­ban cos­tas, pue­blos y ciu­da­des.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.