Ciu­da­des nu­clea­res

La re­cu­pe­ra­ció des­pués del desas­tre

Muy Interesante (Chile) - - PORTADA - POR GE­RAR­DO SI­FUEN­TES, SA­RAI RAN­GEL Y FER­NAN­DA MO­RA­LES

Par­te I De en­tre las ce­ni­zas

Ca­da día, a las ocho de la ma­ña­na con 15 mi­nu­tos, el tiem­po se de­tie­ne en la mo­der­na y tran­qui­la ciu­dad de Hi­ros­hi­ma. El ta­ñi­do de una cam­pa­na re­tiem­bla so­bre los co­ra­zo­nes de sus ciu­da­da­nos; les re­cuer­da el mi­nu­to en que, ha­ce 72 años, sus pa­cí­fi­cas ca­lles, sal­pi­ca­das con se­tos ver­des aquí y allá, fue­ron arra­sa­das por un po­der des­co­mu­nal que en tan so­lo un par­pa­deo con­vir­tió en ce­ni­zas a gran par­te de sus an­ti­guos ha­bi­tan­tes. Era el 6 de agos­to de 1945 cuan­do el mun­do co­no­ció por pri­me­ra vez los ava­sa­lla­do­res efec­tos de una bom­ba ató­mi­ca so­bre una ciu­dad.

Little Boy, cons­trui­da con ura­nio-235 co­mo par­te del Pro­yec­to Man­hat­tan –el as ba­jo la man­ga del go­bierno es­ta­dou­ni­den­se pa­ra dar fin a la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial–, es­ta­lló a 600 me­tros so­bre el sue­lo. El avión “Eno­la Gay” la arro­jó en el cen­tro mis­mo de la ur­be de en­ton­ces 350.000 re­si­den­tes. La ola ful­mi­nan­te al­can­zó tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 4.000 gra­dos; to­do en un ra­dio de ki­ló­me­tro y me­dio fue to­tal­men­te des­trui­do. A las 8:17 de aquel fa­tí­di­co lu­nes,

60.000 per­so­nas fue­ron li­te­ral­men­te eva­po­ra­das de la faz de la Tie­rra. Otras mu­chas mu­rie­ron por el terrible fue­go que que­mó to­do a su pa­so en dos ki­ló­me­tros a la re­don­da del epi­cen­tro. Con ellas, el mun­do ha­bía cam­bia­do pa­ra siem­pre. Tres días des­pués el te­rror se re­pe­ti­ría a 400 ki­ló­me­tros de ahí: 35.000 de los 263.000 ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Na­ga­sa­ki tam­bién pe­re­cie­ron por otra bom­ba ató­mi­ca, Fat Man. Pa­ra fi­na­les de 1945 el sal­do nu­clear era de unas 246.000 muer­tes; mi­les más su­cum­bi­rían en las dé­ca­das si­guien­tes de­bi­do a las he­ri­das re­ci­bi­das o en­ve­ne­na­dos por la ra­dia­ción de la lla­ma­da “llu­via ne­gra”. Cues­ta creer que es­ta apa­ci­ble ciu­dad por­tua­ria lo­ca­li­za­da en el oes­te de Ja­pón sea la mis­ma a la que aque­lla bom­ba des­tru­yó o da­ñó 92% de sus edi­fi­cios. Pe­ro los cruen­tos ves­ti­gios de aquel ho­rror alo­ja­dos en el Mu­seo Me­mo­rial de la Paz de Hi­ros­hi­ma, así co­mo la Cú­pu­la de Gen­ba­ku, la úni­ca es­truc­tu­ra que per­ma­ne­ció en pie en el hi­po­cen­tro de la ex­plo­sión –sin ol­vi­dar los re­la­tos de al­gu­nos de sus más lon­ge­vos ha­bi­tan­tes que so­bre­vi­vie­ron a la de­to­na­ción cuan­do ni­ños, los ‘hi­ba­kus­ha’–, no de­jan lu­gar a la du­da ni al ol­vi­do. Y sien­do así, ¿có­mo es que lo­gró re­cu­pe­rar­se pa­ra con­ver­tir­se en el mo­nu­men­to a la paz que hoy es? Eso es lo que in­ten­ta­re­mos des­cu­brir.

La muer­te lle­ga

Con tal ni­vel de des­truc­ción so­bre la otro­ra prós­pe­ra ur­be era im­po­si­ble pen­sar que se lo­gra­ría su re­cons­truc­ción. To­do en ella que­dó des­he­cho: in­fra­es­truc­tu­ra pú­bli­ca, me­dios de trans­por­te y de co­mu­ni­ca­ción, sis­te­mas de agua y al­can­ta­ri­lla­do.

El pri­mer pa­so del go­bierno ni­pón pa­ra dar so­co­rro a las víc­ti­mas fue res­ta­ble­cer los ca­na­les de emer­gen­cia. Los tre­nes y ca­rre­te­ras se lim­pia­ron y res­tau­ra­ron con el fin de fa­ci­li­tar la en­tra­da de ayu­da. Lue­go, el ser­vi­cio de agua, que tam­bién fue se­ve­ra­men­te da­ña­do.

Aun así los pri­me­ros au­xi­lios tu­vie­ron que ve­nir de los mis­mos so­bre­vi­vien­tes. De los 2.370 in­te­gran­tes del per­so­nal mé­di­co y de en­fer­me­ría que re­si­dían en la ciu­dad, 91%, unos 2.168, fue­ron he­ri­dos o muer­tos por la ex­plo­sión y la ra­dia­ción. Los que que­da­ron tu­vie­ron que ha­cer­se car­go de los da­ños pro­du­ci­dos por la ca­tás­tro­fe y brin­dar

La re­cons­truc­ción de la ciu­dad y la edi­fi­ca­ción del Par­que Me­mo­rial de la Paz de Hi­ros­hi­ma ayu­da­ron a le­van­tar la mo­ral de la po­bla­ción ja­po­ne­sa.

tra­ta­mien­to a la ma­rea de víc­ti­mas. Hi­ros­hi­ma no era el úni­co si­tio que re­que­ría de ayu­da en la is­la del Sol Na­cien­te. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial más de 200 mu­ni­ci­pios de to­do Ja­pón fue­ron arra­sa­dos por los ata­ques aé­reos con bom­bas oc­ci­den­ta­les co­mu­nes. Ciu­da­des cla­ve co­mo To­kio ha­bían per­di­do a bue­na par­te de su po­bla­ción e in­fra­es­truc­tu­ra por ello. De ahí que, cuan­do la Agen­cia de Re­cons­truc­ción de Da­ños de la Gue­rra –la en­car­ga­da de la res­tau­ra­ción de los in­mue­bles de 119 ciu­da­des de­vas­ta­das– en­tró en fun­cio­nes, To­kio fue tra­ta­da de la mis­ma ma­ne­ra que el res­to de las ur­bes bom­bar­dea­das. In­clu­so las la­bo­res en ese lu­gar se re­tra­sa­ron va­rios años por la fal­ta de pre­su­pues­to. No obs­tan­te, pron­to se­ría evi­den­te que ahí el gra­do de des­truc­ción y mor­ta­li­dad su­pe­ra­ba to­das las mar­cas.

En ese en­ton­ces las re­per­cu­sio­nes de la ra­dia­ción pro­vo­ca­da por la ener­gía nu­clear no se co­no­cían del to­do y ni au­to­ri­da­des ni ciu­da­da­nos to­ma­ron me­di­das pa­ra pro­te­ger­se ade­cua­da­men­te de sus se­cue­las. En reali­dad, Hi­ros­hi­ma nun­ca de­jó de ser ha­bi­ta­da. Sus so­bre­vi­vien­tes per­ma­ne­cie­ron y mu­rie­ron ahí, y du­ran­te los me­ses sub­si­guien­tes gran can­ti­dad de per­so­nas que lo­gra­ron es­ca­par de la ma­sa­cre re­gre­sa­ron sin es­tar al tan­to de los pe­li­gros de la ex­po­si­ción a la ra­dia­ción y de sus efec­tos se­cun­da­rios. En­tre 15 y 20% de las muer­tes sub­se­cuen­tes se de­bie­ron a es­tas úl­ti­mas cau­sas. In­clu­so hoy se sa­be que en­tre los so­bre­vi­vien­tes se ma­ni­fes­tó un in­cre­men­to de 42% en la ta­sa de cáncer.

Nue­va iden­ti­dad

An­tes de la bom­ba, Hi­ros­hi­ma fue co­no­ci­da co­mo una ciu­dad mi­li­tar, don­de pro­li­fe­ra­ba una pu­jan­te in­dus­tria ar­ma­men­tis­ta en­car­ga­da de abas­te­cer al res­to del país. Eso fue una de las ra­zo­nes que lle­va­ron a que Estados Uni­dos la eli­gie­ra co­mo ob­je­ti­vo. Ade­más, a di­fe­ren­cia de otras po­bla­cio­nes, no ha­bía su­fri­do la des­truc­ción por bom­bar­deos, de ahí que per­mi­ti­ría me­dir el ver­da­de­ro da­ño pro­vo­ca­do por la bom­ba ató­mi­ca, y es­te fue tal que mu­chos veían su re­cons­truc­ción im­po­si­ble. Ha­bía que eri­gir­la ca­si des­de ce­ro, traer nue­vos ha­bi­tan­tes y aten­der a quie­nes so­bre­vi­vie­ron y que­da­ron ex­pues­tos a la ra­dia­ción.

Por si fue­ra po­co, se pro­du­jo una apre­su­ra­da ‘re­po­bla­ción’ que so­bre­pa­só las ca­pa­ci­da­des de la re­gión y pro­vo­có una mar­ca­da es­ca­sez de ali­men­tos y de re­fu­gios se­gu­ros. De agos­to a di­ciem­bre de ese 1945 las con­di­cio­nes de vi­da fue­ron pre­ca­rias, in­cre­men­tan­do la mor­ta­li­dad. No fue sino has­ta fi­na­les de ese año cuan­do las co­sas co­men­za­ron a mar­char, a pa­sos len­tos. El go­bierno en­tre­gó ma­te­rial pa­ra la re­cons­truc­ción de la ciu­dad y de al­gu­nos

de los ho­ga­res. Sin em­bar­go, pa­ra 1949 so­lo se ha­bían lo­gra­do cons­truir 1.800 ca­sas. Ha­cían fal­ta vi­vien­das y de­más ser­vi­cios bá­si­cos, y tam­bién es­ca­sea­ba la mano de obra. Pron­to co­men­za­ron a sur­gir ba­rrios de cons­truc­cio­nes ile­ga­les.

No se­ría sino has­ta la ins­tau­ra­ción de un nue­vo pro­yec­to de ley, que una ver­da­de­ra opor­tu­ni­dad de re­sur­gir tan­to pa­ra Hi­ros­hi­ma co­mo pa­ra Na­ga­sa­ki se cris­ta­li­za­ría. Pa­ra fi­na­li­zar­la con éxi­to fue ne­ce­sa­rio con­ver­tir la ta­rea en, más que un es­fuer­zo, un ideal.

El plan que se eli­gió, y que hoy ve­mos en ca­da es­pa­cio de la ur­be, se lo­gró pro­po­nien­do ca­rre­te­ras, ca­mi­nos, par­ques, áreas ver­des, pe­ro so­bre to­do la cons­truc­ción de un par­que me­mo­rial en el pun­to mis­mo don­de se ori­gi­nó la ex­plo­sión, la zo­na ce­ro: el Par­que Me­mo­rial de la Paz de la Ciu­dad de Hi­ros­hi­ma, un re­cor­da­to­rio de la de­ba­cle y un gri­to pa­ra evi­tar otra. A fin de con­se­guir los fon­dos en­ton­ces es­ca­sos, se tu­vo que mo­di­fi­car la Cons­ti­tu­ción de Ja­pón a tra­vés de la Ley pa­ra la Re­cons­truc­ción de la Ciu­dad Me­mo­rial de la Paz de Hi­ros­hi­ma y la Ley pa­ra la Re­cons­truc­ción de la Ciu­dad In­ter­na­cio­nal de Cul­tu­ra Na­ga­sa­ki.

Así fue co­mo Hi­ros­hi­ma se le­van­ta­ría co­mo sím­bo­lo de la for­ta­le­za del Ja­pón de­di­ca­do a re­cons­truir sus ciu­da­des des­trui­das. Es­te he­cho y la me­jo­ra de su eco­no­mía en los años si­guien­tes se­rían lla­ma­dos el “mi­la­gro ja­po­nés”. Al mis­mo tiem­po Hi­ros­hi­ma fue de­sig­na­da “ciu­dad me­mo­rial de la paz”, tí­tu­lo que aún man­tie­ne. Un re­cor­da­to­rio de las atro­ces re­per­cu­sio­nes de es­tas ar­mas de des­truc­ción ma­si­va.

MI­NU­TO ETERNO. El 6 y el 9 de agos­to de 1945 el go­bierno de Estados Uni­dos arro­jó dos bom­bas nu­clea­res, so­bre las ciu­da­des ja­po­ne­sas de Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki.

CE­MEN­TE­RIO NU­CLEAR. Rui­nas de Hi­ros­hi­ma lue­go de que la bom­ba ató­mi­ca es­ta­lló. El 90% de los edi­fi­cios cer­ca­nos a la zo­na de la ex­plo­sión fue­ron des­trui­dos.

A UN PA­SO DE MO­RIR. Quie­nes so­bre­vi­vie­ron al ata­que su­frie­ron fuer­tes la­ce­ra­cio­nes, ya fue­ra a cau­sa de la de­to­na­ción o por los in­cen­dios que si­guie­ron.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.