El mis­te­rio de los tres mos­que­te­ros

A me­dia­dos del si­glo XIX Ale­jan­dro Du­mas con­vir­tió a D’Ar­tag­nan y a los Mos­que­te­ros de la Guar­dia en íco­nos li­te­ra­rios. Po­cos sa­ben, no obs­tan­te, que el cé­le­bre es­pa­da­chín fue en reali­dad un personaje his­tó­ri­co.

Muy Interesante (Chile) - - PORTADA - Por Ro­ber­to Piorno

api­tán de la I Com­pa­ñía de Mos­que­te­ros del Rey, ca­ma­ra­da de in­con­ta­bles aven­tu­ras, ace­ro en mano, a la som­bra de Port­hos, At­hos y Ara­mis, más co­no­ci­dos co­mo los Tres mos­que­te­ros, D’Ar­tag­nan es, sí, uno de los gran­des íco­nos de la li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa y de la no­ve­la de aven­tu­ras uni­ver­sal. In­mor­tal de­bi­do al in­ge­nio y el ta­len­to de Ale­jan­dro Du­mas, sus an­dan­zas no son so­lo la es­pi­na dor­sal de una de las obras ca­nó­ni­cas de la li­te­ra­tu­ra de to­dos los tiem­pos; él es tam­bién un pro­lí­fi­co personaje ci­ne­ma­to­grá­fi­co, pro­ta­go­nis­ta de de­ce­nas de adap­ta­cio­nes al ce­lu­loi­de, al teatro, al uni­ver­so có­mic, et­cé­te­ra. Po­cos sa­ben, sin em­bar­go, que el bra­vo es­pa­da­chín gas­cón es en reali­dad un personaje his­tó­ri­co. Du­mas no­ve­li­zó su vi­da, to­mán­do­se tan­tas li­cen­cias que al fi­nal es di­fí­cil se­guir el ras­tro del D’Ar­tag­nan his­tó­ri­co en las pá­gi­nas del li­bro, pe­ro ni el pro­ta­go­nis­ta de Los tres mos­que­te­ros es en ab­so­lu­to una in­ven­ción del es­cri­tor ga­lo, ni lo son si­quie­ra sus tres in­tré­pi­dos acom­pa­ñan­tes y, mu­cho me­nos aún, el cuer­po de los mos­que­te­ros, en las con­vul­sas cir­cuns­tan­cias históricas de la Fran­cia del XVII, con­tem­po­rá­nea a los he­chos re­la­ta­dos en la no­ve­la.

Lo que hi­zo Du­mas, bá­si­ca­men­te, fue cons­truir una fic­ción al­re­de­dor de al­gu­nos de los per­so­na­jes más pro­mi­nen­tes del pe­rio­do, ta­les co­mo Luis XIV, el car­de­nal Ri­che­lieu y Ana de Aus­tria, com­bi­na­dos con otros me­no­res y se­mi­des­co­no­ci­dos (co­mo el pro­pio D’Ar­tag­nan) a los que, por esa os­cu­ra con­di­ción, pu­do es­cul­pir y rein­ven­tar a su an­to­jo. La no­ve­la se pu­bli­có por par­tes por vez pri­me­ra en un pe­rió­di­co pa­ri­sino, Le Siè­cle, en 1844, lo que ex­pli­ca el he­cho de que ca­da ca­pí­tu­lo del li­bro pro­pon­ga un clí­max de sus­pen­se, que en el for­ma­to ori­gi­nal se re­sol­vía, na­tu­ral­men­te, con la si­guien­te en­tre­ga. Tal fue su éxi­to que los lec­to­res, an­sio­sos de co­no­cer el desen­la­ce fi­nal, hi­cie­ron lar­gas co­las pa­ra ad­qui­rir una co­pia del pe­rió­di­co que con­te­nía la es­pe­ra­dí­si­ma úl­ti­ma en­tre­ga. Los tres mos­que­te­ros ad­qui­rió una fa­ma y po­pu­la­ri­dad ex­tra­or­di­na­rias en muy po­co tiem­po, con­vir­tién­do­se con el pa­so de los años en una de las obras li­te­ra­rias más aplau­di­das y leí­das de to­dos los tiem­pos.

Res­ca­tan­do la fi­gu­ra de D’Ar­tag­nan

Lo cier­to es que Du­mas no lle­gó a D’Ar­tag­nan a tra­vés de un gol­pe de in­ge­nio o de una me­ticu­losa in­ves­ti­ga­ción pro­pia. El es­cri­tor fran­cés pla­nea­ba es­cri­bir una his­to­ria en la que los mos­que­te­ros del rey fue­ran pro­ta­go­nis­tas, pe­ro aún le fal­ta­ba un leit­mo­tiv prin­ci­pal, una pie­za cen­tral que die­ra sen­ti­do al con­jun­to. La en­con­tró gra­cias al con­se­jo de un vie­jo ami­go, el pro­fe­sor de his­to­ria Au­gus­te Ma­quet, co­la­bo­ra­dor de Du­mas en mu­chas de sus más ce­le­bra­das no­ve­las. Ma­quet dio con el pa­ra­de­ro de uno de los es­ca­sos ejem­pla­res exis­ten­tes de una obra muy po­co co­no­ci­da, pu­bli­ca­da en 1700 y fir­ma­da por un tal Ga­tien Cour­tilz de San­dras, des­cu­bier­to en una bi­blio­te­ca de Mar­se­lla. Du­mas apro­ve­chó un via­je a Ita­lia pa­ra ha­cer­se del ci­ta­do vo­lu­men, que to­mó pres­ta­do y que, de he­cho, nun­ca de­vol­vió. Se tra­ta­ba de las Me­mo­rias de D’Ar­tag­nan, que ha­bría de con­ver­tir­se en la es­pi­na dor­sal so­bre la que Du­mas cons­tru­yó la pri­me­ra par­te de su no­ve­la. Se tra­ta­ba de una no­ve­li­za­ción de las aven­tu­ras de un mos­que­te­ro con­tem­po­rá­neo de Luis XIII, que te­nía una muy só­li­da ba­se his­tó­ri­ca, al­go que el pro­pio Du­mas ig­no­ra­ba cuan­do co­men­zó a re­dac­tar su no­ve­la. Tam­po­co ad­mi­tió nun­ca cuál era la ver­da­de­ra fuen­te de ins­pi­ra­ción de su li­bro, ase­gu­ran­do que la es­pi­na dor­sal del mis­mo era una co­lec­ción de ma­nus­cri­tos en­con­tra­dos en la Bi­bli­te­ca Na­cio­nal de Pa­rís. Pe­ro más allá del sus­tra­to his­tó­ri­co de la tra­ma pro­pia­men­te di­cha, la no­ve­la es una ven­ta­na abier­ta a la Fran­cia de Luis XIII, y muy es­pe­cial­men­te a la his­to­ria, ca­rac­te­rís­ti­cas, fi­so­no­mía y fun­cio­na­mien­to del le­gen­da­rio gru­po de los mos­que­te­ros, uno de los cuer­pos de éli­te más cé­le­bres de la his­to­ria uni­ver­sal.

Sol­da­dos del rey

For­ma­do en 1622 du­ran­te el rei­na­do de Luis XIII, el cuer­po de los Mos­que­te­ros de la Guar­dia cons­ti­tuía el nú­cleo de las fuer­zas es­pe­cia­les y de los ser­vi­cios se­cre­tos de los ejér­ci­tos del rey. En la prác­ti­ca sus in­te­gran­tes fun­gían co­mo guar­daes­pal­das del mo­nar­ca, y to­ma­ban su nom­bre del ar­ma de fue­go más po­ten­te del mo­men­to en Eu­ro­pa, el mos­que­te, con­ver­ti­do en el em­ble­ma del cuer­po por más que, en reali­dad, el ar­ma prin­ci­pal y más em­plea­da por es­tos con­tin­gen­tes fue­ra la es­pa­da. El mos­que­te era un ar­ma ca­ra y apa­ra­to­sa, que no ser­vía a los pro­pó­si­tos del com­ba­te re­gu­lar del día a día y me­nos aún a la ru­ti­na­ria pro­tec­ción de la per­so­na del rey, el prin­ci­pal co­me­ti­do de es­tos for­mi­da­bles sol­da­dos. El si­glo XVII fue un pe­rio­do es­pe­cial­men­te tur­bu­len­to en Fran­cia. La fir­me opo­si­ción de los pro­tes­tan­tes (hu­go­no­tes) a los re­yes ca­tó­li­cos de la di­nas­tía de los Bor­bo­nes con­vir­tió al país en un au­tén­ti­co pol­vo­rín. El con­flic­to re­li­gio­so es­ta­ba to­tal­men­te en­quis­ta­do y las lu­chas de po­der en­tre la co­ro­na, la Igle­sia y la no­ble­za eran con­ti­nuas y ge­ne­ra­do­ras de un es­ta­do de ines­ta­bi­li­dad per­ma­nen­te. La au­to­ri­dad del rey era con­tes­ta­da des­de mu­chos fren­tes, y su se­gu­ri­dad es­ta­ba muy le­jos de po­der ser ga­ran­ti­za­da sin una pro­tec­ción re­for­za­da. Luis XIII vio mo­rir a su pa­dre, En­ri­que IV, ase­si­na­do a pu­ña­la­das en la ca­pi­tal en 1610, y no es­ta­ba dis­pues­to a co­rrer la mis­ma suer­te. De ahí la ur­gen­te ne­ce­si­dad de crear un cuer­po co­mo el de los Mos­que­te­ros de la Guar­dia.

El fla­man­te mo­nar­ca lle­gó al trono con ape­nas nue­ve años, y una de sus pri­me­ras ini­cia­ti­vas fue po­ner ba­jo ase­dio la pla­za por­tua­ria de La Ro­che­lle, uno de los prin­ci­pa­les bas­tio­nes de los hu­go­no­tes. Fue una de las pri­me­ras “ha­za­ñas” de los mos­que­te­ros, su pues­ta de lar­go, y uno de los epi­so­dios his­tó­ri­cos ci­ta­dos por Du­mas en su no­ve­la. Des­de en­ton­ces sus mos­que­te­ros se con­vir­tie­ron en sus guar­dia­nes y pro­tec­to­res. El cuer­po es­ta­ba com­pues­to por en­tre 150 y 300 hom­bres, fá­cil­men­te dis­tin­gui­bles por sus icó­ni­cas tú­ni­cas azu­les bor­da­das en pla­ta, y en po­co tiem­po se con­vir­tie­ron en una fuer­za te­mi­ble, ro­dea­da de una mag­ní­fi­ca repu­tación, ex­tra­or­di­na­ria­men­te dies­tros en el ma­ne­jo de la es­pa­da y, na­tu­ral­men­te, del mos­que­te, y cohe­sio­na­dos al­re­de­dor de un fé­rreo es­pí­ri­tu de cuer­po. Los más re­nom­bra­dos de en­tre los mos­que­te­ros, gru­po al que so­lo se po­día ac­ce­der si pre­via­men­te se ha­bía pres­ta­do ser­vi­cio en al­guno de los cuer­pos re­gu­la­res del ejér­ci­to, eran los be­ra­ne­ses y los gas­co­nes, repu­tados co­mo hom­bres es­pe­cial­men­te va­lien­tes. El pro­pio D’Ar­tag­nan, co­mo mu­chos de sus ca­ma­ra­das, era oriun­do de Gas­cu­ña.

La his­to­ria de los mos­que­te­ros se pro­lon­gó du­ran­te dos si­glos, has­ta que en 1816, tres dé­ca­das an­tes de la

pu­bli­ca­ción de la no­ve­la de Du­mas, en tiem­pos de Luis XVIII, tras la res­tau­ra­ción bor­bó­ni­ca, el cuer­po fue de­fi­ni­ti­va­men­te des­man­te­la­do por fal­ta de fon­dos. Su le­yen­da, no obs­tan­te, per­ma­ne­ció muy vi­va, y Du­mas la ali­men­tó co­mo na­die an­tes con su tre­pi­dan­te no­ve­la por en­tre­gas ti­tu­la­da Los tres mos­que­te­ros.

Mos­que­te­ros de car­ne y hue­so

En efec­to, el es­cri­tor ga­lo su­po ex­pri­mir la pis­ta fa­ci­li­ta­da por su co­la­bo­ra­dor pre­di­lec­to Ma­quet y por la im­pa­ga­ble in­for­ma­ción con­te­ni­da en la obra per­di­da de Cour­tilz de San­dras, gra­cias a la cual co­no­ció la exis­ten­cia del in­tré­pi­do mos­que­te­ro gas­cón D’Ar­tag­nan, un personaje his­tó­ri­co me­nor que se ha­bría per­di­do en­tre las bru­mas del tiem­po de no ha­ber si­do, co­mo he­mos di­cho, por el for­tui­to ha­llaz­go de un pol­vo­rien­to ejem­plar de las Me­mo­rias de D’Ar­tag­nan en una bi­blio­te­ca mar­se­lle­sa. De­bi­do al in­te­rés de Du­mas en el personaje, el per­fil his­tó­ri­co del mos­que­te­ro más fa­mo­so de to­dos los tiem­pos nos es bien co­no­ci­do. Su ver­da­de­ro nom­bre era Char­les Ogier de Batz-Cas­tel­mo­re, se­ñor de Ar­tag­nan en vir­tud de las pro­pie­da­des agra­rias de la fa­mi­lia de su ma­dre en Lu­piac, Gas­cu­ña, don­de vino al mun­do en al­gún mo­men­to en­tre los años 1613 y 1614. Era miem­bro de una fa­mi­lia nu­me­ro­sa de sie­te her­ma­nos, uno de los cua­les, Jean, lle­gó a ser ca­pi­tán de la guar­dia y fue ins­pi­ra­ción pa­ra que el jo­ven Char­les de­ci­die­ra aban­do­nar su Gas­cu­ña na­tal, a la edad de 17 años, en di­rec­ción a Pa­rís. Lo hi­zo a es­con­di­das y con noc­tur­ni­dad, a es­pal­das de su ma­dre, quien no veía con bue­nos ojos el pro­yec­to del jo­ven D’Ar­tag­nan. De ha­ber­se que­da­do en ca­sa ha­bría aca­ba­do ga­nán­do­se la vi­da co­mo car­ni­ce­ro, su pri­mer ofi­cio co­no­ci­do, pe­ro Char­les que­ría aven­tu­ra y ver mun­do y sen­tía in­cli­na­ción por la vi­da mi­li­tar. Los con­tac­tos fa­mi­lia­res, tras los años de ser­vi­cio de su her­mano en los mos­que­te­ros, y la po­si­ción de pri­vi­le­gio de su tío Hen­ri, go­ber­na­dor de Ba­yo­na, lo em­pu­ja­ron a dar el sal­to. Fue es­te úl­ti­mo

Du­mas se to­mó tan­tas li­cen­cias que al fi­nal es di­fí­cil se­guir el ras­tro del D’Ar­tag­nan his­tó­ri­co en las pá­gi­nas de su no­ve­la.

quien le fa­ci­li­tó una car­ta de re­co­men­da­ción pa­ra pre­sen­tar­se an­te el ca­pi­tán de los mos­que­te­ros, Jean-Ar­naud du Pey­rer de Trois-Vi­lles, más co­no­ci­do co­mo Tré­vi­lle. Aun­que el des­pis­ta­do Char­les aca­bó per­dien­do la car­ta, se las in­ge­nió pa­ra unir­se al ejér­ci­to en un re­gi­mien­to ba­jo el man­do del ca­pi­tán Des Es­sarts. Po­co a po­co se hi­zo un nom­bre des­pun­tan­do co­mo un com­ba­tien­te de­ci­di­do y va­lien­te, par­ti­ci­pan­do co­mo sol­da­do ra­so con to­da pro­ba­bi­li­dad en ope­ra­cio­nes mi­li­ta­res co­mo los ase­dios de Arras, Co­lliou­re o Perpignan. Aun­que la no­ve­la de Du­mas es­tá am­bien­ta­da en tiem­pos del car­de­nal Ri­che­lieu, pri­mer mi­nis­tro de Luis XIII, en reali­dad D’Ar­tag­nan fue con­tem­po­rá­neo del suce­sor de aquel, el car­de­nal Ma­za­rin, re­gen­te del suce­sor Luis XIV. De­ri­va­do de la bue­na re­la­ción per­so­nal de D’Ar­tag­nan con el car­de­nal, en 1644 lo­gró fi­nal­men­te in­gre­sar en el cuer­po de los mos­que­te­ros por un pe­rio­do de dos años, has­ta su tem­po­ral di­so­lu­ción en 1646. Aun­que los Mos­que­te­ros de la Guar­dia re­na­cie­ron en 1657, D’Ar­tag­nan si­guió en ese in­ter­va­lo pres­tan­do ser­vi­cio a las ór­de­nes de Ma­za­rin, con­vir­tién­do­se en uno de sus hom­bres de má­xi­ma con­fian­za. Tras ser nom­bra­do ca­pi­tán de la guar­dia re­in­gre­só en el cuer­po de los mos­que­te­ros en el año de su re­fun­da­ción, en ca­li­dad de sub­te­nien­te.

Su vi­da sen­ti­men­tal di­fie­re sus­tan­cial­men­te de la que di­bu­ja Du­mas en la no­ve­la. En ella, D’Ar­tag­nan que­da sol­te­ro lue­go de

la trá­gi­ca muer­te de su ama­da Cons­tan­ce. Pe­ro en reali­dad el ilus­tre mos­que­te­ro con­tra­jo ma­tri­mo­nio en 1659 con Char­lot­te-An­ne de Chan­lecy, con la que tu­vo dos hi­jos, de los que no hay ras­tro en Los tres mos­que­te­ros. Fue en esos años cuan­do D’Ar­tag­nan hu­bo de desem­pe­ñar el in­gra­to pa­pel de car­ce­le­ro de un pri­sio­ne­ro de ex­cep­ción, Ni­co­las Fou­quet, su­per­in­ten­den­te de fi­nan­zas de Luis XIV, acu­sa­do de al­ta trai­ción y con­fi­na­do, con un sir­vien­te, en la pri­sión for­ta­le­za de Pig­ne­rol, en los Al­pes ita­lia­nos, don­de mu­rió tras 15 años de cau­ti­ve­rio. Es muy pro­ba­ble que fue­ra pre­ci­sa­men­te el sir­vien­te de Fo­quet, que al­gu­nas fuen­tes su­gie­ren era co­no­ci­do co­mo el hom­bre de la más­ca­ra de hie­rro, quien ins­pi­ró a Du­mas pa­ra es­cri­bir su no­ve­la El viz­con­de de Bra­ge­lon­ne, pro­ta­go­ni­za­da por D’Ar­tag­nan y los tres mos­que­te­ros, tam­bién adap­ta­da al ci­ne en nu­me­ro­sas oca­sio­nes.

La úl­ti­ma ba­ta­lla de D’Ar­tag­nan

Tras un breve pe­rio­do co­mo go­ber­na­dor de Li­lle, vol­vió a la ac­ción a me­dia­dos de la dé­ca­da de los 70 del si­glo XVII a la ca­be­za de un re­gi­mien­to de mos­que­te­ros en las Gue­rras An­glo-Neer­lan­de­sas. Su úl­ti­ma cam­pa­ña fue el ase­dio de Maas­tricht, en el que tras va­rios días de fue­go in­ce­san­te de ar­ti­lle­ría, Luis XIV de­ci­dió or­de­nar el asal­to fi­nal con una con­si­de­ra­ble fuer­za de in­fan­te­ría en la que fi­gu­ra­ban, en­tre otras, la 1ª Com­pa­ñía de Mos­que­te­ros

For­ma­do en 1622 du­ran­te el rei­na­do de Luis XIII, el cuer­po de los Mos­que­te­ros de la Guar­dia cons­ti­tuía el nú­cleo de las fuer­zas es­pe­cia­les y de los ser­vi­cios se­cre­tos de los ejér­ci­tos del rey.

a las ór­de­nes de D’Ar­tag­nan. Ya en las mu­ra­llas de la ciu­dad el ca­pi­tán fue al­can­za­do en la gar­gan­ta por la ba­la de un mos­que­te enemi­go, mu­rien­do en el ac­to el 25 de ju­nio de 1673. D’Ar­tag­nan fa­lle­cía en el cam­po de ba­ta­lla a la edad de 60 años. Re­ci­bió se­pul­tu­ra en la pro­pia Maas­tricht, y fue llo­ra­do y ho­me­na­jea­do por to­do el cuer­po de mos­que­te­ros, de­vas­ta­dos por la des­apa­ri­ción de uno de sus lí­de­res más ca­ris­má­ti­cos. El pro­pio mo­nar­ca la­men­tó amar­ga­men­te su pér­di­da, cons­cien­te de ha­ber per­di­do a uno de sus sol­da­dos y ofi­cia­les más ca­pa­ces, pe­ro pe­se a su ex­cep­cio­nal va­len­tía co­mo ser­vi­dor de la co­ro­na, la vi­da y mi­la­gros de D’Ar­tag­nan eran car­ne de ol­vi­do his­tó­ri­co, co­mo la de tan­tos otros va­lien­tes mi­li­ta­res de su épo­ca. Mu­rió en 1673, pe­ro no na­ció la le­yen­da. Más bien su nom­bre y sus ha­za­ñas se per­die­ron pa­ra siem­pre has­ta que Du­mas lo res­ca­ta­ra, dos si­glos des­pués, gra­cias a un li­bro prác­ti­ca­men­te des­co­no­ci­do que ha­bría de ser­vir de ba­se pa­ra su obra más em­ble­má­ti­ca.

Los tres mos­que­te­ros

Na­tu­ral­men­te, D’Ar­tag­nan no es el úni­co ele­men­to de la apa­sio­nan­te tra­ma del li­bro ins­pi­ra­do en la reali­dad his­tó­ri­ca. Si bien co­no­ce­mos as­pec­tos de su vi­da con mu­cho me­nos detalle, los tres le­gen­da­rios com­pa­ñe­ros de aven­tu­ras del gas­cón, At­hos, Port­hos y Ara­mis, son tam­bién la pro­yec­ción no­ve­li­za­da de tres in­di­vi­duos reales que pres­ta­ron ser­vi­cio en el cuer­po de mos­que­te­ros en tiem­pos de D’Ar­tag­nan, si bien su vin­cu­la­ción en la vi­da real con el hé­roe de la no­ve­la es muy tan­gen­cial, y la re­la­ción en­tre ellos mu­cho más es­po­rá­di­ca. La idea de los cua­tro mos­que­te­ros uni­dos por un la­zo de ho­nor, amis­tad y una pro­me­sa de leal­tad in­que­bran­ta­ble es ex­clu­si­va­men­te fru­to de la ima­gi­na­ción de Du­mas. No obs­tan­te, los tres mos­que­te­ros vi­vie­ron en la Fran­cia del si­glo XVII.

El Port­hos de la no­ve­la no era otro que Isaac de Por­tau, in­te­gran­te de la com­pa­ñía de guar­dias del rey del ca­pi­tán Des Es­sarts en la que D’Ar­tag­nan ini­ció su ca­rre­ra mi­li­tar en Pa­rís, y ca­ma­ra­da del gas­cón pos­te­rior­men­te en el cuer­po de mos­que­te­ros. Ara­mis, por su par­te, no era otro que el al­ter ego de Henry d’Ara­mitz, mos­que­te­ro em­pa­ren­ta­do con el pro­pio Tré­vi­lle, pe­ro del que ape­nas te­ne­mos in­for­ma­ción más allá de su nom­bre. No sa­be­mos mu­cho más tam­po­co de Ar­mand de Si­lle­gue, se­ñor de At­hos y de Au­te­vie­lle, el At­hos de la no­ve­la de Du­mas, tam­bién pa­rien­te del ca­pi­tán de los mos­que­tros Tré­vi­lle, fa­lle­ci­do en 1643, an­tes de que el pro­pio D’Ar­tag­nan en­tra­ra a for­mar par­te del cuer­po de mos­que­te­ros. Otro de los ele­men­tos cen­tra­les de la no­ve­la es la en­co­na­da ri­va­li­dad en­tre los mos­que­te­ros del rey y la com­pa­ñía de guar­dias de Ri­che­lieu, que ser­vían con ce­lo los in­tere­ses de sus res­pec­ti­vos em­plea­do­res. Du­mas no exa­ge­ró lo más mí­ni­mo es­ta at­mós­fe­ra de com­pe­ten­cia y ene­mis­tad per­ma­nen­te en­tre los ‘guar­daes­pal­das’ de los dos hom­bres más po­de­ro­sos de Fran­cia. De he­cho, Tré­vi­lle y el car­de­nal eran enemi­gos irre­con­ci­lia­bles, has­ta el pun­to de que el pri­me­ro par­ti­ci­pó en un com­plot or­ga­ni­za­do en 1642 pa­ra ase­si­nar a Ri­che­lieu. La con­ju­ra fue fi­nal­men­te des­cu­bier­ta y a Luis XIII no le que­dó otra al­ter­na­ti­va que pres­cin­dir de los ser­vi­cios de su mano de­re­cha pa­ra guar­dar las apa­rien­cias. El úni­co epi­so­dio más o me­nos do­cu­men­ta­do so­bre la re­la­ción en­tre D’Ar­tag­nan y los tres mos­que­te­ros tie­ne la ri­va­li­dad en­tre es­tos dos cuer­pos de éli­te co­mo tras­fon­do. Al pa­re­cer, re­cién lle­ga­do a Pa­rís, el gas­cón se cru­zó en el ca­mino de Isaac de Por­tau (Port­hos), quien le re­ve­ló que esa mis­ma ma­ña­na él y otros mos­que­te­ros se dis­po­nían a ba­tir­se en due­lo con­tra los guar­dias del car­de­nal. D’Ar­tag­nan no par­ti­ci­pó en la tri­ful­ca y na­da más sa­be­mos de la po­si­ble coin­ci­den­cia en los años su­ce­si­vos del re­cién lle­ga­do y sus tres ca­ma­ra­das en la no­ve­la.

La reali­dad es que ni D’Ar­tag­nan fue el hé­roe ro­mán­ti­co in­mor­ta­li­za­do en las no­ve­las de Du­mas ni los cua­tro mos­que­te­ros una “ban­da de her­ma­nos” uni­dos por la­zos fra­ter­na­les, ni sus aven­tu­ras con­jun­tas na­da más que el fru­to de la ima­gi­na­ción del au­tor de la no­ve­la. Sin em­bar­go, hay en Los tres mos­que­te­ros múl­ti­ples gui­ños a la reali­dad his­tó­ri­ca has­ta el pun­to de que la prác­ti­ca to­ta­li­dad de per­so­na­jes pro­ta­gó­ni­cos o se­cun­da­rios fue­ron per­so­nas de car­ne y hue­so. Qui­zá con unas cuan­tas do­sis me­nos de aven­tu­ra en su vi­da, no obs­tan­te D’Ar­tag­nan y los mos­que­te­ros vi­vie­ron una vi­da de le­yen­da. De no ser por Du­mas, su nom­bre y su hue­lla ha­brían que­da­do com­ple­ta­men­te arra­sa­das por el tiem­po.

CO­PIA. As­pec­to de una edi­ción ‘pi­ra­ta’ de la ori­gi­nal se­ria­li­za­da de 1844 de

Los tres mos­que­te­ros.

ME­MO­RIA. (Arri­ba) As­pec­to del li­bro Me­mo­rias del ca­ba­lle­ro D’Ar­tag­nan, de Ga­tien de Cour­tilz, del año 1700. (Aba­jo) Tum­ba de Au­gus­te Ma­quet, quien tra­ba­ja­ba pa­ra Ale­jan­dro Du­mas.

REALI­DAD.

(Izq.)

El rey Luis XIII (1610-1643). (Der.) Ta­bla que ilus­tra los dis­tin­tos ran­gos de mos­que­te­ros reales del ejér­ci­to fran­cés en el si­glo XVII.

HIS­TO­RIA Y FIC­CIÓN. Gra­ba­do so­bre el fa­lle­ci­mien­to del ver­da­de­ro D’Ar­tag­nan du­ran­te el ase­dio de Maas­trich, Paí­ses Ba­jos, en 1673. (Iz­quier­da) Ilus­tra­ción que re­pre­sen­ta el ar­que­ti­po de

Los tres mos­que­te­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.