¿Len­guas ar­ti­fi­cia­les?

Na­cen con la vo­ca­ción de unir pue­blos, pa­ra pro­pó­si­tos ex­pe­ri­men­ta­les o co­mo un ca­pri­cho li­te­ra­rio: las len­guas cons­trui­das son un fe­nó­meno en au­ge.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ro­ber­to Piorno

A lo lar­go de la his­to­rias son mu­chos los in­ten­tos por in­tro­du­cir nue­vos idio­mas, pe­ro de ma­ne­ra con­sen­sua­da, re­vi­sa los in­ten­tos y si lo lo­gra­ron.

El na­ci­mien­to y con­so­li­da­ción de una len­gua es, ca­si siem­pre, un pro­ce­so ex­ten­di­do en el tiem­po que res­pon­de a la ne­ce­si­dad de cier­tos in­di­vi­duos pa­ra es­ta­ble­cer un sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción que les per­mi­ta re­la­cio­nar­se; sin em­bar­go, a fin de cuen­tas, la len­gua es, más allá de los pro­ce­sos sociales e his­tó­ri­cos que la es­cul­pen, un ac­to de crea­ción, un pro­ce­so de cons­truc­ción ‘ar­ti­fi­cial’ cu­yas mo­ti­va­cio­nes pue­den ser múl­ti­ples y va­ria­das. En de­fi­ni­ti­va, el na­ci­mien­to de un idio­ma no siem­pre res­pon­de a una ne­ce­si­dad co­mu­ni­ca­ti­va, o al me­nos no a una ne­ce­si­dad es­pon­tá­nea, y por con­si­guien­te, a un pro­ce­so ‘na­tu­ral’. Las lla­ma­das len­guas cons­trui­das (con­lang) elu­den cla­si­fi­ca­cio­nes tra­di­cio­na­les y no son fru­to de un desa­rro­llo es­pon­tá­neo; bien al con­tra­rio han si­do crea­das por una so­la per­so­na o un gru­po de per­so­nas pa­ra, en el me­jor de los ca­sos, pro­du­cir una trans­for­ma­ción a pos­te­rio­ri; pa­ra con­so­li­dar­se y lo­grar una acep­ta­ción so­cial –al con­tra­rio de lo que ocu­rre con las len­guas co­mu­nes– con el nue­vo có­di­go ya in­ven­ta­do; es un pro­ce­so, dia­me­tral­men­te di­fe­ren­te. En el ca­so de las len­guas tra­di­cio­na­les, es la ne­ce­si­dad de co­mu­ni­car­se lo que jus­ti­fi­ca la cons­truc­ción de las mis­mas; en el ca­so de las con­lang, la crea­ción de la len­gua pre­ce­de mu­chas ve­ces a tal ne­ce­si­dad, o la tie­nen en cuen­ta, pe­ro el con­sen­so so­cial ne­ce­sa­rio pa­ra su con­so­li­da­ción se bus­ca des­pués de in­ven­tar­la, com­ple­ta­men­te al mar­gen de la par­ti­ci­pa­ción e in­ter­ven­ción de los po­ten­cia­les ha­blan­tes y usua­rios de la mis­ma.

Una len­gua cons­trui­da es aque­lla cu­ya mor­fo­sin­ta­xis, gra­má­ti­ca, fo­né­ti­ca, fo­no­lo­gía o se­mán­ti­ca han si­do con­cien­zu­da­men­te ela­bo­ra­das al mar­gen de los pro­ce­sos evo­lu­ti­vos na­tu­ra­les que ex­pe­ri­men­ta una len­gua es­tán­dar. Y las ra­zo­nes que impulsan a la in­ven­ción ex novo de un idio­ma pue­den ser muy va­ria­das, y a ve­ces pin­to­res­cas. Un mo­ti­vo pue­de ser el em­pe­ño por su­pe­rar ba­rre­ras de co­mu­ni­ca­ción; fa­ci­li­tar un vehícu­lo de ex­pre­sión que de­fi­na un nue­vo pa­ra­dig­ma de co­ne­xión lin­güís­ti­ca; pro­po­ner un có­di­go puen­te, glo­bal, que va­ya más allá de los obs­tácu­los na­cio­na­les y re­gio­na­les. O lo que es lo mis­mo, di­se­ñar una len­gua fran­ca que se im­pon­ga co­mo len­gua vehi­cu­lar in­ter­na­cio­nal (o en un ám­bi­to más do­més­ti­co) acep­ta­da co­mo tal por las co­mu­ni­da­des de ha­blan­tes. Otro mo­ti­vo pue­de ser la eje­cu­ción de un ex­pe­ri­men­to lin­güís­ti­co o cog­ni­ti­vo, si bien en ese ca­so el idio­ma ten­drá ne­ce­sa­ria­men­te un re­co­rri­do cor­to y re­la­ti­va­men­te anec­dó­ti­co. Por úl­ti­mo, una len­gua pue­de ser una crea­ción ar­tís­ti­ca fru­to de la men­te de un li­te­ra­to o un ci­neas­ta con el úni­co pro­pó­si­to de do­tar a su obra de un ul­te­rior bar­niz de rea­lis­mo pa­ra atra­par a

los lec­to­res/es­pec­ta­do­res en un uni­ver­so fan­tás­ti­co en el que no fal­ta ni si­quie­ra una len­gua ge­nui­na y pro­pia. Pe­ro por más que el pro­ce­so de ges­ta­ción y formación de es­tas con­lang di­fie­ra en tal me­di­da de la iner­cia más o me­nos es­pon­tá­nea que for­ja la con­so­li­da­ción de una len­gua ‘nor­mal’, son mu­chos los ex­per­tos que cues­tio­nan abier­ta­men­te esa ní­ti­da se­pa­ra­ción en­tre len­guas na­tu­ra­les y len­guas cons­trui­das. Al fin y al ca­bo to­do sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción hu­mano es ar­ti­fi­cial, in­de­pen­dien­te­men­te de las cau­sas que ori­gi­na­ron su co­di­fi­ca­ción.

Pri­me­ras len­guas in­ven­ta­das

La in­ven­ción de len­guas tie­ne sus raí­ces, al me­nos, en la Edad Me­dia. Fue la aba­de­sa ale­ma­na Hil­de­gar­da de Bin­gen quien en el trans­cur­so del si­glo XII in­ven­tó la lla­ma­da lin­gua ig­no­ta, pri­me­ra len­gua cons­trui­da de la que se tie­ne no­ti­cia. For­ma­da por 23 sig­nos al­fa­bé­ti­cos (las lit­te­rae ig­no­tae), su ra­zón de ser si­gue sien­do un enig­ma. Si bien es pro­ba­ble que fue­ra crea­da co­mo so­por­te pa­ra la es­cri­tu­ra e in­ter­pre­ta­ción de un ti­po de can­to de raí­ces mís­ti­cas, mu­chos ex­per­tos creen que es­ta­ba em­pa­ren­ta­da con la len­gua ro­man­ce del Mo­se­la, ex­tin­gui­da du­ran­te el si­glo XIII. En la ac­tua­li­dad, el úni­co ejem­plo que co­no­ce­mos es un tex­to ma­yo­ri­ta­ria­men­te re­dac­ta­do en la­tín con al­gu­nos pa­sa­jes es­cri­tos en es­te mis­te­rio­so al­fa­be­to.

Tiem­po des­pués, pro­ba­ble­men­te en al­gún mo­men­to del si­glo XIV, el mís­ti­co Faz­la­llah As­ta­ra­ba­di, fun­da­dor del hu­ru­fis­mo, o al­gu­nos de sus dis­cí­pu­los, in­ven­ta­ron el ba­lai­ba­lan en Asia Cen­tral. Co­di­fi­ca­da en la va­rian­te oto­ma­na del al­fa­be­to ára­be, fue con­ce­bi­da, pro­ba­ble­men­te con pro­pó­si­tos muy se­me­jan­te a los de la lin­gua ig­no­ta, co­mo un len­gua­je poé­ti­co con una di­men­sión mís­ti­ca. Se tra­ta, por otro la­do, de la úni­ca len­gua cons­trui­da pri­mi­ti­va lle­ga­da has­ta no­so­tros de ori­gen no eu­ro­peo, y con to­da pro­ba­bi­li­dad se tra­ta­ba de una len­gua se­cre­ta co­no­ci­da y em­plea­da en círcu­los muy ex­clu­si­vos.

Sig­ni­fi­ca­ti­vo en el Vie­jo Con­ti­nen­te, en­tre tan­to, fue el desa­rro­llo de las lla­ma­das len­guas fi­lo­só­fi­cas y las len­guas ló­gi­cas. Las pri­me­ras tu­vie­ron un éxi­to no­ta­ble du­ran­te la Edad Mo­der­na gra­cias al im­pul­so de pen­sa­do­res de la ta­lla de Fran­cis Lod­wick, John Wil­kins o el pro­pio Gott­fried Leib­niz, crea­dor en 1678 de la lin­gua ge­ne­ra­lis, un len­gua­je al­ge­brai­co su­ma­men­te com­ple­jo, con vo­ca­ción uni­ver­sal. Mu­chos de es­tos sis­te­mas se en­cua­dran en un con­tex­to de me­ra es­pe­cu­la­ción fi­lo­só­fi­ca y fue­ron con­ce­bi­dos co­mo vía de es­tu­dio pa­ra ca­li­brar el po­ten­cial del len­gua­je, o co­mo in­ten­tos de re­cu­pe­rar y res­ca­tar la len­gua adá­ni­ca, la len­gua fran­ca ha­bla­da por la Hu­ma­ni­dad, se­gún la Bi­blia, an­tes de la cons­truc­ción de la To­rre de Ba­bel. De en­tre las len­guas ló­gi­cas sin du­da la más cé­le­bre es el lo­glan, con­ce­bi­da a me­dia­dos del si­glo pa­sa­do por el so­ció­lo­go Ja­mes Coo­ke Brown con la in­ten­ción de ar­gu­men­tar en fa­vor de la hi­pó­te­sis Sa­pir-Whorf, la cual de­fien­de que el idio­ma in­flu­ye en nues­tro pen­sa­mien­to de mo­do de­ter­mi­nan­te. Nin­gu­na de es­tas len­guas tras­cen­dió nun­ca más allá de un re­du­ci­do círcu­lo de adep­tos, y su va­lor se de­fi­ne en fun­ción de su uti­li­dad cien­tí­fi­ca, y no por su nu­la pro­yec­ción co­mo sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción.

Es a par­tir del si­glo XIX cuan­do co­mien­zan a pro­li­fe­rar in­ten­tos de in­ven­tar nue­vos sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­tan de­rri­bar la To­rre de Ba­bel del mun­do con­tem­po­rá­neo.

La utopía de la len­gua fran­ca

Mu­cho más am­bi­cio­sas son las pre­ten­sio­nes de los in­ven­to­res de len­guas au­xi­lia­res. Lo cier­to es que to­do idio­ma uti­li­za­do con el pro­pó­si­to de do­tar de una len­gua co­mún a ha­blan­tes de di­fe­ren­tes len­guas ma­ter­nas en­tra de pleno den­tro de es­ta ca­te­go­ría. Así, el in­glés es sin du­da la más exi­to­sa de las len­guas au­xi­lia­res en la era de la glo­ba­li­za­ción, del mis­mo mo­do que en su día lo fue­ron el la­tín o el grie­go en los do­mi­nios del Im­pe­rio Ro­mano de Oc­ci­den­te y

Orien­te res­pec­ti­va­men­te o el ára­be du­ran­te la Edad Me­dia. Es a par­tir del si­glo XIX cuan­do co­mien­zan a pro­li­fe­rar in­ten­tos de in­ven­tar nue­vos sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción que per­mi­tan de­rri­bar la To­rre de Ba­bel del mun­do con­tem­po­rá­neo. Se tra­ta de los lla­ma­dos idio­mas pla­ni­fi­ca­dos, que na­cen con el pro­pó­si­to de fun­gir co­mo len­gua fran­ca in­ter­na­cio­nal y que ra­ra vez han tras­pa­sa­do el um­bral de la anéc­do­ta y la me­ra cu­rio­si­dad lin­güís­ti­ca, sal­vo al­gu­nas hon­ro­sas ex­cep­cio­nes: la más no­ta­ble de to­das ellas, el es­pe­ran­to. Crea­da a fi­na­les del si­glo XIX por el of­tal­mó­lo­go po­la­co L. L. Za­men­hof, quien fi­jó por es­cri­to las ba­ses del idio­ma en 1887, los prin­ci­pios y ob­je­ti­vos de es­te sin­gu­lar pro­yec­to lin­güís­ti­co fue­ron re­co­gi­dos en la De­cla­ra­ción de Bou­log­ne, en 1905. El es­pe­ran­to es el idio­ma pla­ni­fi­ca­do más di­fun­di­do y ha­bla­do en el mun­do, go­zan­do de un es­pe­cial arrai­go en Eu­ro­pa Cen­tral y del Es­te (en Po­lo­nia fue de­cla­ra­do pa­tri­mo­nio cul­tu­ral in­ma­te­rial), en Bra­sil y en Asia Orien­tal. Al tra­tar­se de una len­gua aglu­ti­nan­te con­tie­ne prés­ta­mos e in­fluen­cias muy mar­ca­das de múl­ti­ples idio­mas, muy es­pe­cial­men­te de las len­guas ro­man­ces, es­la­vas y ger­má­ni­cas, aun­que no es im­permea­ble a pa­re­ci­dos ra­zo­na­bles con, por ejem­plo, el chino. Ple­na­men­te re­co­no­ci­da por la UNES­CO, na­ció con vo­ca­ción de len­gua in­ter­na­cio­nal, no con el pro­pó­si­to de des­pla­zar a las len­guas na­cio­na­les, pe­ro sí con el ob­je­ti­vo de con­so­li­dar­se co­mo una al­ter­na­ti­va na­tu­ral a es­tas co­mo len­gua fran­ca. Una len­gua sen­ci­lla y neu­tral que, a pe­sar de su arrai­go y ad­mi­ra­ble su­per­vi­ven­cia, no lle­gó a cum­plir ple­na­men­te los ob­je­ti­vos de su crea­dor. Con to­do, se tra­ta de una len­gua ha­bla­da en la ac­tua­li­dad por en­tre 100.000 y dos mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, con ha­blan­tes en unos 120 paí­ses y con un arrai­go di­gi­tal na­da des­de­ña­ble. Goo­gle y Fa­ce­book ofre­cen tra­duc­to­res de es­pe­ran­to y en Wi­ki­pe­dia se con­ta­bi­li­zan más de 234.000 ar­tícu­los es­cri­tos en di­cha len­gua que ade­más cuen­ta con un nú­me­ro no de­ter­mi­na­do de na­ti­vos, el cual os­ci­la en­tre los 1.000 y los 10.000 se­gún las fuen­tes. Son ape­nas unas cen­te­nas de ha­blan­tes los que man­tie­nen aún vi­vo el ido, con to­do, el ter­cer idio­ma pla­ni­fi­ca­do con más arrai­go en el mun­do, y que no es sino una re­vi­sión del es­pe­ran­to con al­gu­nas mo­di­fi­ca­cio­nes que bus­ca­ban co­rre­gir de­fec­tos en el idio­ma crea­do por Za­men­hof y que vio la luz en 1907.

El se­gun­do pues­to en la lis­ta lo ocu­pa la in­ter­lin­gua, que go­za de una vi­ta­li­dad apre­cia­ble en los paí­ses es­can­di­na­vos, pe­ro no ex­clu­si­va­men­te. Se tra­ta de una len­gua que con­tie­ne vo­ca­blos co­mu­nes a la ma­yo­ría de las len­guas de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal –bu­cean­do en sus raí­ces la­ti­nas–, muy es­pe­cial­men­te a las len­guas ro­man­ces, al in­glés o el ale­mán. Si bien en la ac­tua­li­dad su nú­me­ro de ha­blan­tes es re­du­ci­do, no más de 1.500 en to­do el mun­do, es la ter­ce­ra len­gua pla­ni­fi­ca­da del mun­do por nú­me­ro de ha­blan­tes y aún se en­cuen­tra en fa­se de cre­ci­mien­to. Crea­da en

1951 –fru­to de un con­cien­zu­do tra­ba­jo de más de 20 años– por lin­güis­tas pro­fe­sio­na­les de la IALA (Aso­cia­ción de la Len­gua Au­xi­liar In­ter­na­cio­nal) con la mis­ma vo­ca­ción del es­pe­ran­to –la de con­ver­tir­se en un idio­ma de re­fe­ren­cia in­ter­na­cio­nal y en un vehícu­lo de co­mu­ni­ca­ción glo­bal apo­ya­do en una gra­má­ti­ca an­glo­rro­má­ni­ca sim­pli­fi­ca­da, muy se­me­jan­te a la del in­glés pe­ro no­ta­ble­men­te más sen­ci­lla–, el ám­bi­to en el que sin du­da más éxi­to ha te­ni­do es en pu­bli­ca­cio­nes y ar­tícu­los cien­tí­fi­cos, con­vir­tién­do­se en una len­gua aca­dé­mi­ca re­la­ti­va­men­te ex­ten­di­da.

Un es­ca­lón por de­trás del es­pe­ran­to y la in­ter­lin­gua se en­cuen­tran otras len­guas au­xi­lia­res de crea­ción más o me­nos re­cien­te que, si bien no han go­za­do del éxi­to de las ci­ta­das, se man­tie­nen vi­vas e in­clu­so en fa­se de mo­de­ra­do cre­ci­mien­to. Es el ca­so de la lin­gua fran­ca no­va, que vio la luz en 1998 tras dé­ca­das de es­tu­dio por par­te del pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ship­pens­burg, en Pen­sil­va­nia, EE.UU., C. Geor­ge Boe­ree, y que se presenta co­mo un com­pen­dio del fran­cés, el por­tu­gués, el es­pa­ñol, el ita­liano y el ca­ta­lán. Co­mo ca­si to­dos los idio­mas pla­ni­fi­ca­dos, su me­jor vir­tud es la sim­pli­ci­dad y la fle­xi­bi­li­dad, y en la ac­tua­li­dad cuen­ta con apro­xi­ma­da­men­te 100 ha­blan­tes re­par­ti­dos por to­do el mun­do. Una ló­gi­ca muy se­me­jan­te, pe­ro cir­cuns­cri­ta al ám­bi­to de los paí­ses es­la­vos, tie­ne el slo­vians­ki, na­ci­do en 2006, o el folks­praak, ba­sa­do en el ex­tin­to idio­ma pro­to­ger­má­ni­co co­mún a va­rios paí­ses del nor­te de Eu­ro­pa. En nin­gún ca­so es­tas len­guas han lo­gra­do se­du­cir más que a un pu­ña­do de ha­blan­tes a lo lar­go y an­cho del glo­bo.

Uni­ver­so fri­ki

Mu­cho más po­der de con­vo­ca­to­ria tie­nen, sin du­da, las lla­ma­das artlangs o Ar­tis­tic Lan­gua­ges, desa­rro­lla­das fun­da­men­tal­men­te des­de el si­glo pa­sa­do y es­tre­cha­men­te vin­cu­la­das a la cul­tu­ra po­pu­lar, a la li­te­ra­tu­ra o al ci­ne. Son idio­mas en mu­chos ca­sos ex­tra­or­di­na­ria­men­te com­ple­jos, con tra­ta­dos de gra­má­ti­ca o fo­né­ti­ca y un ni­vel de ela­bo­ra­ción real­men­te ex­cep­cio­nal; son len­guas aso­cia­das a mun­dos de fan­ta­sía, a uni­ver­sos de cien­cia fic­ción, crea­das por el pu­ro pla­cer de crear­las; y son un re­cur­so li­te­ra­rio más que per­mi­te dar un gra­do de ve­ro­si­mi­li­tud a la his­to­ria muy ele­va­do que con el tiem­po ad­quie­re una di­men­sión que va mu­cho más allá de las pre­ten­sio­nes ori­gi­na­les del au­to­rin­ven­tor, gra­cias a los fans de tal o cual sa­ga li­te­ra­ria o tal o cual fran­qui­cia ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Fue el maes­tro de la li­te­ra­tu­ra fan­tás­ti­ca Ed­gar Ri­ce Bu­rroughs el ce­re­bro de­trás del bar­soo­miano, el pri­mer artlang es­truc­tu­ra­do co­mo tal, pa­ra su no­ve­la Una prin­ce­sa de Mar­te, la pri­me­ra de la se­rie de­di­ca­da a su hé­roe más ca­ris­má­ti­co, John Car­ter. Pe­ro es­pe­cial­men­te exi­to­so fue el co­lo­sal es­fuer­zo del pro­fe­sor J. R. R. Tol­kien por otor­gar una iden­ti­dad lin­güís­ti­ca a los di­fe­ren­tes pue­blos que ha­bi­ta­ban la Tie­rra Me­dia, el uni­ver­so fan­tás­ti­co en el que se desa­rro­lla bue­na par­te de su obra. Tol­kien, lin­güis­ta y fi­ló­lo­go, creó has­ta 15 len­guas, ca­rac­te­rís­ti­cas de

PRI­ME­RA LEN­GUA CONS­TRUI­DA. La aba­de­sa Hil­de­gar­da de Bin­gen, creadora de la lin­gua ig­no­ta. (A la izq.) El abe­ce­da­rio con sus equi­va­len­tes.

FAN­TA­SÍA. Guía de bar­soo­miano, qui­zá la pri­me­ra len­gua ar­tís­ti­ca del mun­do.

CLÁ­SI­CO. Las len­guas ar­tís­ti­cas o artlang que tu­vie­ron un gran em­pu­je en dé­ca­das re­cien­tes fue­ron las de la Tie­rra Me­dia del uni­ver­so de Tol­kien.

LAR­GA VI­DA. El klin­gon, len­gua fic­ti­cia de la se­rie

Star Trek, es qui­zá uno de los idio­mas ins­pi­ra­dos en el ar­te con el ma­yor nú­me­ro de prac­ti­can­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.