A la luz de la ra­zón

Se­ña­les de ra­dio son cap­ta­das por as­tró­no­mos. ¿Se­rán men­sa­jes de ori­gen alie­ní­ge­na? Res­pues­ta: es­pe­ren un mo­men­to.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Gua­da­lu­pe Ale­mán Las­cu­rain

Se­ña­les de otras ga­la­xias.

Has­ta los es­cép­ti­cos más rea­cios de­ben ad­mi­tir que exis­te una bús­que­da se­ria de in­te­li­gen­cia ex­tra­te­rres­tre, y por “se­ria” quie­ro de­cir: “le­jos de la ba­su­ra de los au­to­de­no­mi­na­dos ufó­lo­gos”. Bas­ta con men­cio­nar el Ins­ti­tu­to SETI –acró­ni­mo de “Search for Ex­tra­te­rres­trial In­te­lli­gen­ce”– sur­gi­do en la dé­ca­da de 1970 ba­jo el pa­tro­ci­nio de la NA­SA. Ac­tual­men­te, SETI es una or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca y a la educación del pú­bli­co. Es­tá in­te­gra­da por más de 130 cien­tí­fi­cos, edu­ca­do­res y per­so­nal de apo­yo, cu­ya mi­sión con­sis­te en: “ex­plo­rar, com­pren­der y ex­pli­car el ori­gen y la na­tu­ra­le­za de la vi­da en el Uni­ver­so, y apli­car el co­no­ci­mien­to ad­qui­ri­do pa­ra ins­pi­rar y guiar a las ge­ne­ra­cio­nes del pre­sen­te y del futuro”. Exis­ten bá­si­ca­men­te dos es­tra­te­gias me­dian­te las cua­les SETI bus­ca otras for­mas de vi­da in­te­li­gen­te en el Uni­ver­so: en­vian­do men­sa­jes al es­pa­cio (ver re­cua­dro) y ana­li­zan­do las se­ña­les elec­tro­mag­né­ti­cas que lle­gan a la Tie­rra. Has­ta la fe­cha, nin­guno de sus men­sa­jes ha re­ci­bi­do res­pues­ta ¿o sí?

¿ET lla­ma a nues­tra ca­sa?

Pri­me­ro con­vie­ne en­ten­der qué es lo que SETI in­ten­ta de­tec­tar. Uno de sus em­pren­di­mien­tos más in­tere­san­tes es SETI@ho­me, un pro­yec­to de compu­tación dis­tri­bui­da a gran es­ca­la. Pue­de re­su­mir­se en tres pa­sos:

1. Las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas del es­pa­cio son cap­ta­das por un ra­dio­te­les­co­pio si­tua­do en la is­la de Are­ci­bo, Puer­to Ri­co, cu­ya an­te­na prin­ci­pal es­fé­ri­ca tie­ne 305 m de diá­me­tro. Ob­vio, lo que lle­ga a Are­ci­bo no son car­tas de amor en klin­gon, sino se­ña­les de ra­dio en la

fre­cuen­cia del hi­dró­geno neu­tro. Co­mo el hi­dró­geno es el ele­men­to más abun­dan­te en el Uni­ver­so, es­ta fre­cuen­cia pue­de atra­ve­sar at­mós­fe­ras, ga­la­xias y nu­bes de pol­vo. La idea es que, si en­con­tra­mos un pa­trón re­gu­lar en di­cha fre­cuen­cia, po­dría in­di­car que al­guien “allá afue­ra” es­tá ge­ne­ran­do se­ña­les in­ten­cio­nal­men­te.

2. Las se­ña­les cap­ta­das por Are­ci­bo son pro­ce­sa­das en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción SETI de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley, en Ca­li­for­nia. Ahí se di­vi­den en pe­que­ños pa­que­tes de 2 mi­nu­tos de gra­ba­ción que lue­go se dis­tri­bu­yen en­tre mi­les de vo­lun­ta­rios.

3. Los vo­lun­ta­rios usan sus compu­tado­res per­so­na­les pa­ra ana­li­zar las se­ña­les, bus­can­do se­cuen­cias que pa­rez­can pro­duc­to de una in­te­li­gen­cia no hu­ma­na. Eso sig­ni­fi­ca que pres­tan es­pe­cial aten­ción a los pa­tro­nes que no obe­dez­can a la alea­to­rie­dad, co­mo: se­ña­les es­pe­cial­men­te po­ten­tes u on­das equi­dis­tan­tes en gru­pos de tres.

Lla­ma­das de lar­ga dis­tan­cia

Ca­da de­ter­mi­na­do tiem­po lle­ga al­gu­na no­ti­cia de que SETI es­tá ana­li­zan­do “men­sa­jes ex­tra­te­rres­tres”. Se tra­ta de una con­clu­sión pre­ci­pi­ta­da, por de­cir lo me­nos, pe­ro sí he­mos re­ci­bi­do on­das de ra­dio cós­mi­cas que han cau­sa­do jus­to re­vue­lo en­tre la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca. Ex­pon­go tres de las más pro­me­te­do­ras:

• El 15 de agos­to de 1977, el ra­dio­te­les­co­pio de la Uni­ver­si­dad de Ohio, me­jor co­no­ci­do co­mo “Big Ear” (Gran ore­ja), re­ci­bió una se­ñal pro­ve­nien­te de la cons­te­la­ción de Sagitario. Fue trans­mi­ti­da a una po­ten­cia de 1.420 MHz, pro­pia del hi­dró­geno neu­tro, pe­ro con una in­ten­si­dad 30 ve­ces ma­yor a la del rui­do de fon­do. Días des­pués, el

pro­fe­sor Jerry R. Eh­man –vo­lun­ta­rio del pro­yec­to SETI– re­vi­sa­ba los re­gis­tros cuan­do des­cu­brió la ex­tra­ña se­ñal. Era la ano­ma­lía más in­ten­sa de­tec­ta­da has­ta ese mo­men­to en un ra­dio­te­les­co­pio. Eh­man ma­ni­fes­tó su emo­ción es­cri­bien­do “WOW!” al la­do de la se­cuen­cia, y el nom­bre­ci­to se le que­dó.

• En mar­zo de 2003, un vo­lun­ta­rio de SETI@ho­me des­cu­brió la emi­sión de ra­dio SHGb02+14a. Fue re­gis­tra­da tres ve­ces a una fre­cuen­cia de 1.420 MHz, es de­cir, muy cer­ca de las fre­cuen­cias prin­ci­pa­les en las que el hi­dró­geno ab­sor­be y emi­te fo­to­nes. La se­ñal anó­ma­la pro­vino de un pun­to en­tre las cons­te­la­cio­nes de Piscis y Aries, a 1.000 años luz de dis­tan­cia, en una re­gión sin es­tre­llas ob­ser­va­bles.

• El 15 de ma­yo de 2015, una so­la se­ñal de ra­dio breve y de gran in­ten­si­dad, trans­mi­ti­da a 11 GHz, fue ob­ser­va­da en el ra­dio­te­les­co­pio de RATAN-600 (sur de Ru­sia). Pro­vino de la es­tre­lla HD 164595 que se en­cuen­tra en la cons­te­la­ción Hér­cu­les, a 95 años luz de nues­tro pla­ne­ta. El as­tró­no­mo Dou­glas Va­koch, in­ves­ti­ga­dor de SETI y pre­si­den­te de METI (Mes­sa­ging Ex­tra Te­rres­trial In­te­lli­gen­ce), co­men­tó que era una se­ñal “in­tri­gan­te”, pues pro­ve­nía de la pro­xi­mi­dad de una es­tre­lla pa­re­ci­da al Sol. Aña­dió: “Si es ar­ti­fi­cial, su fuer­za es lo su­fi­cien­te­men­te gran­de co­mo pa­ra pro­ce­der de una ci­vi­li­za­ción con ca­pa­ci­da­des su­pe­rio­res a las de la hu­ma­ni­dad”. Lo mis­mo di­jo Paul Gils­ter, es­cri­tor es­pe­cia­li­za­do en tec­no­lo­gía es­pa­cial y pre­si­den­te de la fun­da­ción Tau Ze­ro, de­di­ca­da a la in­ves­ti­ga­ción del vue­lo in­ter­es­te­lar. In­clu­so se pu­bli­có que di­cha ci­vi­li­za­ción se­ría qui­zá Ti­po II en la es­ca­la de Kar­das­hev. ¿Qué sig­ni­fi­ca es­to? Bueno, re­sul­ta que un as­tró­no­mo so­vié­ti­co lla­ma­do Ni­ko­lai Kar­das­hev ca­te­go­ri­zó las dis­tin­tas eta­pas tec­no­ló­gi­cas de las ci­vi­li­za­cio­nes. Hoy en día nues­tra es­pe­cie es­tá cer­ca del Ti­po I en esa es­ca­la, pues po­de­mos apro­ve­char la ener­gía de nues­tro pro­pio pla­ne­ta. La Ti­po II ten­dría la ca­pa­ci­dad de apro­ve­char to­da la ener­gía de su es­tre­lla, lo cual im­pli­ca que a su la­do es­ta­ría­mos más o me­nos al ni­vel que un Aus­tra­lo­pit­he­cus tra­tan­do de do­mi­nar un compu­tador.

Nú­me­ro equi­vo­ca­do

Nin­guno de los ca­sos ci­ta­dos es prue­ba de co­mu­ni­ca­ción ex­tra­te­rres­tre. Sin em­bar­go, la tris­te reali­dad es que la ma­yo­ría de las ve­ces re­sul­ta im­po­si­ble de­ter­mi­nar el ori­gen de es­tas se­ña­les, ex­cep­to cuan­do al­guien re­suel­ve el mis­te­rio, y en­ton­ces los re­sul­ta­dos van des­de lo có­mi­co has­ta lo cós­mi­co. Por ejem­plo: en 1998 el ra­dio­te­les­co­pio de Par­kes, en Aus­tra­lia, em­pe­zó a cap­tar unos cu­rio­sos pi­ti­dos que sal­ta­ban de una fre­cuen­cia a otra. Ya es­ta­ban to­dos vol­vién­do­se locos, cuan­do al fin la es­tu­dian­te Emily Pe­troff dio con el cul­pa­ble. No era un E.T., sino el horno de mi­cro­on­das del re­cin­to: la puer­ta se­lla­ba mal, así que ca­da vez que al­guien ca­len­ta­ba su so­pi­ta de fi­deo, de­ja­ba es­ca­par ra­dia­cio­nes que in­ter­fe­rían con el ra­dio­te­les­co­pio. Otras his­to­rias pa­re­ci­das tie­nen fi­na­les más hon­ro­sos pa­ra la cien­cia, co­mo la que pro­ta­go­ni­za­ron a fi­na­les de la dé­ca­da de 1960 la as­tro­fí­si­ca Jo­celyn Bell Bur­nell y su ase­sor de te­sis, An­tony He­wish.

Mien­tras tra­ba­ja­ban en un ra­dio­te­les­co­pio cer­ca de Cam­brid­ge, In­gla­te­rra, no­ta­ron que una fuen­te des­co­no­ci­da en­via­ba emi­sio­nes fre­cuen­tes y re­pe­ti­ti­vas, dis­tan­cia­das en­tre sí por exac­ta­men­te 1,33 se­gun­dos. La se­ñal era tan exac­ta y re­gu­lar, que Bell y He­wish de­ci­die­ron nom­brar su fuen­te co­mo LGM, por “Little Green Men”, o sea: “hom­bre­ci­tos ver­des”. A esa se­ñal si­guió otra y otra e in­nu­me­ra­bles se­ña­les pa­re­ci­das, des­de di­ver­sos pun­tos del es­pa­cio. Años des­pués des­cu­brie­ron que las emi­sio­nes pro­ve­nían de es­tre­llas de neu­tro­nes que emi­ten ra­dia­cio­nes pe­rió­di­cas. Hoy las co­no­ce­mos co­mo “pul­sa­res” (por cier­to, He­wish ga­nó el Pre­mio No­bel de Fí­si­ca en 1974 por el des­cu­bri­mien­to de los pul­sa­res, jun­to con el as­tró­no­mo Mar­tin Ry­le. Bell no fue co-re­cep­to­ra del pre­mio, lo cual es jus­ta­men­te se­ña­la­do co­mo un ejem­plo de dis­cri­mi­na­ción con­tra las mu­je­res en la cien­cia, pe­ro en fin ese es otro te­ma).

Por lo tan­to…

Paul Sut­ter, as­tro­fí­si­co de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio, ex­pli­ca: “La hi­pó­te­sis de que los aliens es­tán ge­ne­ran­do mis­te­rio­sas se­ña­les de ra­dio es inú­til, por­que las cria­tu­ras in­te­li­gen­tes pue­den ge­ne­rar cual­quier ti­po de se­ñal que se les dé la ga­na. ¿Oyen un blip-blip­blop? Tal vez son aliens. Uy, no, per­dón, qui­se de­cir blup-blup-blip. Bueno, los aliens tam­bién pu­die­ron ha­ber­lo ge­ne­ra­do”. La teo­ría de que fue­ron los ex­tra­te­rres­tres no tie­ne po­der pre­dic­ti­vo, pues no po­de­mos re­fu­tar­la. Por otra par­te, vi­vi­mos en un Uni­ver­so muy gran­de, lleno de on­das mag­né­ti­cas que pue­den ser re­gis­tra­das por los radiotelescopios. Co­me­tas, pul­sa­res, ins­ta­la­cio­nes mi­li­ta­res en nues­tro pro­pio pla­ne­ta to­do me­te rui­do, li­te­ral y me­ta­fó­ri­ca­men­te ha­blan­do. Er­go, ¿nin­gu­na de las se­ña­les re­gis­tra­das por SETI pro­vie­ne de una ci­vi­li­za­ción ex­tra­te­rres­tre? Cal­ma, tam­po­co hay ele­men­tos su­fi­cien­tes pa­ra afir­mar eso. En po­cas y exas­pe­ran­tes pa­la­bras, la pos­tu­ra de la cien­cia se re­su­me en: pue­de que sí, pe­ro pue­de que no, y lo más se­gu­ro es que quién sa­be.

RADIOTELESCOPIOS del Allen Te­les­co­pe Array en Hat Creek, Ca­li­for­nia, del Ins­ti­tu­to SETI.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.