Mi­tos y le­yen­das

Des­de tex­tos an­ti­guos has­ta pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas, la ob­se­sión mas­cu­li­na por crear una mu­jer ha es­ta­do muy pre­sen­te.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Luis Fe­li­pe Bri­ce

El mi­to de Pig­ma­lión.

Trans­for­mar ha si­do una ac­ti­vi­dad que el hom­bre no so­lo ha ejer­ci­do so­bre la na­tu­ra­le­za, sino tam­bién ha pre­ten­di­do ejer­cer­lo so­bre la mu­jer. Así lo mues­tran in­nu­me­ra­bles obras li­te­ra­rias y fíl­mi­cas ins­pi­ra­das en el mi­to de Pig­ma­lión y Galatea, una de las pa­re­jas pro­ta­gó­ni­cas de las Me­ta­mor­fo­sis, de Ovi­dio. De acuer­do con es­te poe­ta ro­mano de la An­ti­güe­dad, Pig­ma­lión, rey de Chi­pre, no ha­bien­do en­con­tra­do a la mu­jer ideal pa­ra ca­sar­se y sien­do un mag­ní­fi­co es­cul­tor, dio for­ma a una fi­gu­ra fe­me­ni­na tan her­mo­sa y per­fec­ta que se enamo­ró de ella, bau­ti­zán­do­la con el nom­bre de Galatea. “Se di­ce que la es­cul­pió ad­mi­ra­ble­men­te co­mo una es­ta­tua de ní­veo mar­fil y le otor­gó una be­lle­za que nin­gu­na otra mu­jer na­ci­da po­día te­ner […] Le da­ba be­sos cre­yen­do que se los de­vol­vía, le ha­bla­ba y la su­je­ta­ba, y creía que sus de­dos se aga­rra­ban en los miem­bros que to­ca­ban, y te­mía que se amo­ra­ta­ran las car­nes apre­ta­das […] Or­na­ba con ves­ti­dos su cuer­po, con ge­mas sus de­dos, con lar­gos co­lla­res su cue­llo y con per­las su ore­jas; y la cu­bría con sá­ba­nas de con­cha de Si­dón te­ñi­das”, des­cri­be Ovi­dio. Ade­más, cuen­ta que Pig­ma­lión ro­ga­ba a los dio­ses que aque­lla bel­dad sur­gi­da de sus ma­nos se trans­for­ma­ra en una mu­jer de car­ne y hue­so. Fue la dio­sa Ve­nus/Afro­di­ta quien es­cu­chó y aten­dió sus ple­ga­rias. Galatea co­bró vi­da y el rey no du­dó en ca­sar­se con ella y pro­crear un hi­jo: Pa­fos, fun­da­dor de la ciu­dad del mis­mo nom­bre que, en agra­de­ci­mien­to por aquel pro­di­gio, se con­sa­gra­ría a la dio­sa del amor.

Es­ta le­yen­da no se­ría re­to­ma­da sino has­ta el si­glo XVIII por el es­cri­tor y fi­ló­so­fo fran­cés Jean-Jac­ques Rous­seau en su ópe­ra Pig­ma­lión, es­ce­na lí­ri­ca (1762). Se­gún el ar­gu­men­to des­cri­to en la obra, “Pig­ma­lión, cé­le­bre es­cul­tor de la is­la de Chi­pre, cin­ce­ló con tan­ta per­fec­ción la es­ta­tua de una jo­ven be­llí­si­ma en már­mol, que lue­go se enamo­ró de ella en­tre­gán­do­se al ma­yor ex­tre­mo de lo­cu­ra, pues la mi­ra­ba, ha­bla­ba y la tra­ta­ba co­mo si fue­ra una per­so­na hu­ma­na, y (a de­cir de los gen­ti­les), ha­bien­do un día su­pli­ca­do Pig­ma­lión a Ve­nus se do­lie­se de su ex­tre­ma­do amor, ani­man­do a la es­ta­tua, se lo con­ce­dió la dio­sa”. En una no­ta adi­cio­nal de la mis­ma obra se ad­vier­te al­go que le da con­tex­to e in­ter­pre­ta­ción al mi­to: “Es­ta fá­bu­la sig­ni­fi­ca que Pig­ma­lión, abo­rre­cien­do la li­cen­cia con que en ge­ne­ral vi­vían las mu­je­res de Chi­pre, edu­có muy vir­tuo­sa­men­te a una her­mo­sa don­ce­lla y des­pués la ad­mi­tió por es­po­sa”.

De Chi­pre a Lon­dres

Po­co más de un si­glo des­pués, el es­cri­tor in­glés Geor­ge Ber­nard Shaw re­to­ma­ría le­gen­da­ria his­to­ria en su co­me­dia tea­tral Pig­ma­lión (1913), adap­ta­da al Lon­dres de ini­cios del si­glo XX. Aquí el pro­ta­go­nis­ta no es rey ni es­cul­tor, sino un fo­ne­tis­ta lla­ma­do Henry Hig­gins, de­di­ca­do ob­se­si­va­men­te a es­tu­diar có­mo ha­blan los de­más. Es así co­mo lla­ma mu­cho su aten­ción la ma­ne­ra de ex­pre­sar­se de una jo­ven y hu­mil­de ven­de­do­ra de flores que res­pon­de al nom­bre de Eli­za Doo­little. Hig­gins apues­ta con un co­le­ga y se im­po­ne co­mo re­to trans­for­mar, en tan so­lo seis me­ses, a aque­lla mu­jer ile­tra­da en una ilus­tre da­ma, al

gra­do de ha­cer­la pa­sar por du­que­sa. En un afán de su­pera­ción per­so­nal, Eli­za acep­ta. Con mu­chos es­fuer­zos, tro­pie­zos y ma­los tra­tos por par­te de su men­tor, al ca­bo del pe­rio­do es­ta­ble­ci­do, la jo­ven lo­gra su trans­for­ma­ción. Con­si­gue sor­pren­der a pro­pios y ex­tra­ños con su per­fec­ta dic­ción, ex­qui­si­tos mo­da­les, re­fi­na­da in­du­men­ta­ria y de­sen­vol­vi­mien­to en la al­ta so­cie­dad lon­di­nen­se. Sin em­bar­go, aquí Pig­ma­lión/Hig­gins no se ena­mo­ra de Galatea/Eli­za, ni ella de él.

Al res­pec­to el fi­ló­lo­go Sebastián Altamirano Pa­che­co, de la Uni­ver­si­dad de Costa Ri­ca, ex­po­ne que “mien­tras en la obra de Ovi­dio el amor es el pro­ta­go­nis­ta, en Shaw es la va­ni­dad y el de­seo de va­na­glo­riar­se lo que pre­do­mi­na. La obra se des­ta­ca y es ad­mi­ra­da par­ti­cu­lar­men­te por el res­ca­te del mi­to clá­si­co, su re­ela­bo­ra­ción ade­cua­da a la épo­ca en la cual se es­cri­bió […] Abor­da mu­chos tó­pi­cos, pri­ma­ria­men­te sociales, y des­ta­ca prin­ci­pal­men­te el te­ma de la iden­ti­dad del ser hu­mano y có­mo es­ta pue­de lle­gar a trans­for­mar­se de­pen­dien­do del con­tex­to”.

El éxi­to del Pig­ma­lión de Shaw (ga­na­dor del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra en 1925), tan­to en li­bre­rías co­mo en teatro, mo­ti­vó su ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en 1938 con el tí­tu­lo ho­mó­ni­mo. Co­di­ri­gi­da y pro­ta­go­ni­za­da por el bri­tá­ni­co Les­lie Ho­ward, en el pa­pel de Hig­gins, y su com­pa­trio­ta Wendy Hi­ller, en el de Eli­za, la pe­lí­cu­la se ape­gó al tex­to ori­gi­nal y ob­tu­vo el pre­mio Óscar a me­jor guión adap­ta­do. Ese éxi­to con­ti­nuó al cru­zar la obra el Atlán­ti­co pa­ra su ver­sión mu­si­cal en Broad­way. De los es­ce­na­rios neo­yor­qui­nos pa­só de nue­vo a la gran pan­ta­lla, pe­ro aho­ra en una rea­li­za­ción mu­si­cal al es­ti­lo Holly­wood, ba­jo el tí­tu­lo My Fair Lady (Mi be­lla da­ma, 1964). La di­ri­gió el es­ta­dou­ni­den­se Geor­ge Cu­kor y la pro­ta­go­ni­za­ron los bri­tá­ni­cos Au­drey Hep­burn, co­mo Eli­za, y Rex Ha­rri­son, co­mo Hig­gins. El éxi­to se re­fren­dó con la ob­ten­ción de ocho pre­mios Óscar, no fi­gu­ran­do en­tre ellos –es­ta vez– me­jor guión adap­ta­do.

En His­to­ria de la mú­si­ca del ci­ne se des­ta­ca que la cin­ta na­rra la re­la­ción “que sur­ge en­tre un ca­ba­lle­ro aco­mo­da­do y una mu­cha­cha sin ho­gar ni for­tu­na, ca­ren­te de cual­quier ti­po de ins­truc­ción, que se con­ver­ti­rá en su pu­pi­la […] Au­drey Hep­burn hi­zo una in­ter­pre­ta­ción per­fec­ta de la jo­ven que pa­sa de una in­di­gen­te a con­ver­tir­se en una be­lla y so­fis­ti­ca­da da­ma, y Rex Ha­rri­son apor­tó su ele­gan­cia y es­ti­lo al pa­pel del gra­ve pro­fe­sor que, po­co a po­co, va ma­ra­vi­llán­do­se an­te la trans­for­ma­ción de su alum­na”. Al fin y al ca­bo –de re­gre­so al mi­to clá­si­co– Pig­ma­lión, el maes­tro/crea­dor, an­te Galatea, su apren­diz/obra maes­tra.

Edu­can­do a Galatea

Aun­que no ex­pre­sa­men­te co­mo en las obras men­cio­na­das lí­neas atrás, exis­ten otras que alu­den al mi­to de Pig­ma­lión y Galatea, o al me­nos com­par­ten ele­men­tos de su le­yen­da. Pa­ra em­pe­zar, en el Li­bro del Gé­ne­sis, el pri­mer li­bro de la Bi­blia, lee­mos que, ha­bien­do crea­do Dios al hom­bre, es­te no te­nía un ser se­me­jan­te que lo acom­pa­ña­ra y ayu­da­ra. Por lo tan­to, lo hi­zo caer en un pro­fun­do sue­ño, pa­ra ex­traer­le una cos­ti­lla, y de ella for­mó a la mu­jer. Al des­per­tar y ver­la, el hom­bre ex­cla­mó: “Es­ta sí es hue­so de mis hue­sos y car­ne de mi car­ne. Es­ta se­rá lla­ma­da va­ro­na por­que del va­rón ha si­do to­ma­da”.

En un sal­to has­ta el si­glo XIV, te­ne­mos al es­cri­tor es­pa­ñol co­no­ci­do co­mo don Juan Ma­nuel, quien en El conde Lu­ca­nor in­clu­ye el re­la­to de “lo que acon­te­ció a un man­ce­bo que se ca­só con una mu­jer muy fuer­te y muy bra­va” a la cual lo­gra alec­cio­nar so­me­tién­do­la a su vo­lun­tad, an­tes de con­traer ma­tri­mo­nio con ella. His­to­ria que, con al­gu­nas va­rian­tes, más de dos si­glos des­pués, plan­tea­ría Wi­lliam Sha­kes­pea­re en su co­me­dia La fie­re­ci­lla do­ma­da.

En la na­rra­ti­va del si­glo XIX, Pig­ma­lión y Galatea pa­re­cen re­en­car­nar en el doc­tor Fran­kens­tein y su mons­truo­sa crea­ción, pro­ta­go­nis­tas de la cé­le­bre no­ve­la de la bri­tá­ni­ca Mary She­lley, así co­mo en el an­ciano ju­gue­te­ro Gep­pet­to y la ma­rio­ne­ta que con­vier­te en un ‘ni­ño de ver­dad’ en Las aven­tu­ras de Pi­no­cho, del ita­liano Car­lo Co­llo­di. Ya en el si­glo XX, te­ne­mos a la jo­ven ama de ca­sa que –co­mo la Eli­za de Shaw–, en su afán de su­pera­ción per­so­nal, acu­de al de­ca­den­te pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio Frank Br­yant a fin de apren­der li­te­ra­tu­ra co­mo una vía pa­ra trans­for­mar su vi­da y, de pa­so, la de su men­tor. Aquí nos re­fe­ri­mos a la obra tea­tral Edu­can­do a Ri­ta, del dra­ma­tur­go bri­tá­ni­co Willy Rus­sell, que se­ría lle­va­da al ci­ne en 1983 por su com­pa­trio­ta Le­wis Gil­bert, con las ac­tua­cio­nes de Mi­chael Cai­ne y Ju­lie Wal­ters en los ro­les pro­ta­gó­ni­cos de es­ta pues­ta al día del mi­to le­ga­do por Ovi­dio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.