Pro­ta­go­nis­ta de la his­to­ria

Osa­mu Te­zu­ka es lla­ma­do el “dios del man­ga” y el “Walt Dis­ney ja­po­nés”.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Fran­cis­co He­rre­ra Co­ca

Osa­mu Te­zu­ka, el dios del man­ga.

Osa­mu na­ció en Osa­ka en 1928 y a los cin­co años se mu­dó con su fa­mi­lia a Ta­ka­ra­zu­ka, una pe­que­ña ciu­dad que le per­mi­tió con­vi­vir con la na­tu­ra­le­za y los in­sec­tos, una de sus pri­me­ras pa­sio­nes. Fue tal su afi­ción por es­tos pe­que­ños se­res, que lle­gó a for­mar en la es­cue­la un club de en­to­mo­lo­gía y fir­mó sus pri­me­ros tra­ba­jos co­mo “Osa­mus­hi”, que es el nom­bre de un es­ca­ra­ba­jo.

Fue­ron va­rias las prin­ci­pa­les in­fluen­cias que hi­cie­ron que el pe­que­ño Osa­mu se de­can­ta­ra por el ar­te. Su pa­dre, Yu­ta­ka, em­plea­do de una me­ta­lúr­gi­ca, era un gran afi­cio­na­do al man­ga, in­clu­so ha­bía pro­ba­do suer­te co­mo di­bu­jan­te an­tes de ca­sar­se. Da­ba a leer al pe­que­ño las obras de pio­ne­ros co­mo Ki­ta­za­wa Ra­ku­ten, con­si­de­ra­do el pri­mer crea­dor de man­ga pro­fe­sio­nal de la his­to­ria, y del gran Suiho Ta­ga­wa.

El pe­que­ño de­vo­ra­ba cuan­to man­ga tu­vie­ra en­fren­te, aun­que pron­to des­cu­brió otro me­dio que tam­bién lo cau­ti­vó. Un día su pa­dre lle­gó a ca­sa con un pro­yec­tor de pe­lí­cu­las ca­se­ras, con el cual la fa­mi­lia dis­fru­tó de lar­gas se­sio­nes de ca­ri­ca­tu­ras co­mo “Mic­key Mou­se” y “Silly Symp­ho­nies”, de Walt Dis­ney; o las aven­tu­ras de Po­pe­ye y Betty Boop, del es­tu­dio co­man­da­do por Max Fleis­cher.Los pa­dres de Osa­mu so­lían de­jar un cua­derno de no­tas jun­to al es­cri­to­rio de sus hi­jos pa­ra que es­tos es­cri­bie­ran o di­bu­ja­ran; era tal la crea­ti­vi­dad del pe­que­ño, que su ma­dre de­bía bo­rrar los cua­der­nos vie­jos pa­ra dar pa­so a los nue­vos di­bu­jos. Fue pre­ci­sa­men­te su ma­dre, hi­ja de un mi­li­tar, quien le in­cul­có una es­tric­ta dis­ci­pli­na que le per­mi­ti­ría años más tar­de es­cri­bir e ilus­trar mi­les de pá­gi­nas.

Fu­mi­ko so­lía lle­var a su hi­jo, el pe­que­ño Osa­mu, al teatro lo­cal, el Ta­ka­ra­zu­ka Re­vue, don­de ac­tua­ba un gru­po de teatro com­pues­to so­lo por mu­je­res. La ima­gen de las ac­tri­ces con los ojos de­li­nea­dos, que los ha­cía pa­re­cer más gran­des, que­dó gra­ba­da en la men­te del pe­que­ño, quien pron­to co­men­zó a di­bu­jar per­so­na­jes con exu­be­ran­tes ojos, ras­go que con los años se vol­vió el sello no so­lo de su obra sino del man­ga en ge­ne­ral.

La nue­va is­la

Aun­que pa­só su tiem­po de es­tu­dian­te ab­sor­tó en sus di­bu­jos, los cua­les eran muy po­pu­la­res en­tre sus com­pa­ñe­ros, al ter­mi­nar la pre­pa­ra­to­ria Te­zu­ka pre­fi­rió una pro­fe­sión que le ase­gu­ra­ra su futuro. Pro­ve­nien­te de una fa­mi­lia de mé­di­cos y abo­ga­dos, in­gre­só a la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Osa­ka.

Te­zu­ka com­bi­nó sus es­tu­dios con su tra­ba­jo co­mo di­bu­jan­te y al año si­guien­te pu­bli­có en un pe­rió­di­co lo­cal su pri­me­ra ti­ra có­mi­ca co­mo pro­fe­sio­nal: Dia­rio de Ma-chan. Al po­co tiem­po el es­cri­tor Sa­kai Shi­chi­ma lo in­vi­tó a di­bu­jar Shin Ta­ka­ra­ji­ma (La nue­va is­la del te­so­ro), basada en la no­ve­la La is­la del te­so­ro de Ro­bert Louis Ste­ven­son. Se pu­bli­có en for­ma­to de li­bro, fue un éxi­to in­me­dia­to y con­vir­tió al jo­ven Osa­mu en uno de los man­ga­kas (au­tor de man­gas) más co­ti­za­dos. Su ca­rre­ra si­guió el rum­bo as­cen­den­te cuan­do en 1950 ini­ció la pu­bli­ca­ción de Kim­ba, el león blan­co en las pá­gi­nas de la re­vis­ta Man­ga Sho­nen.

Kim­ba, se pu­bli­có du­ran­te cua­tro años y se con­vir­tió de in­me­dia­to en uno de los fa­vo­ri­tos del pú­bli­co. Pe­ro eso no le bas­ta­ba a Te­zu­ka, quien creó nue­vos gé­ne­ros, co­mo ocu­rrió con La Prin­ce­sa Ca­ba­lle­ro, con­si­de­ra­do el pri­mer man­ga sho­jo, nom­bre con el que se de­sig­na a las pu­bli­ca­cio­nes di­ri­gi­das al pú­bli­co fe­me­nino ado­les­cen­te.

En 1952, Osa­mu se ti­tu­ló co­mo mé­di­co, pe­ro era tal su rit­mo de tra­ba­jo co­mo crea­dor de man­ga, que so­lo pu­do plas­mar sus co­no­ci­mien­tos de me­di­ci­na en las pá­gi­nas de sus his­to­rias.

Te­zu­ka re­cor­da­ba que en su in­fan­cia los man­gas ca­re­cían de un di­bu­jo di­ná­mi­co, por lo que to­mó co­mo mo­de­lo el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co del ci­ne fran­cés y ale­mán que ha­bía vis­to en su adolescencia. In­clu­yó clo­se-ups y dis­tin­tos án­gu­los pa­ra mos­trar la ac­ción, lo que in­cre­men­tó de ma­ne­ra ex­po­nen­cial la ex­ten­sión de sus có­mics, los cua­les po­dían abar­car mil pá­gi­nas. Otra de sus apor­ta­cio­nes fue que sus his­to­rias no siem­pre te­nían un fi­nal fe­liz. Osa­mu tra­ta­ba a sus di­bu­jos co­mo ac­to­res de car­ne y hue­so; los re­uti­li­za­ba pa­ra nue­vos pa­pe­les co­mo si fue­ran los miem­bros de una com­pa­ñía de teatro. Se to­ma­ba tan en se­rio es­to, que creó su “Di­rec­to­rio de Es­tre­llas”, don­de en­lis­ta­ba los pa­pe­les que sus per­so­na­jes ha­bían desem­pe­ña­do; in­clu­so creó un ta­bu­la­dor pa­ra ejem­pli­fi­car cuán­to de­bían co­brar por re­pre­sen­tar esos pa­pe­les.

Y fue uno de es­tos per­so­na­jes quien lan­za­ría su ca­rre­ra al estrellato. En 1951, de­bu­tó Cap­tain Atom en las pá­gi­nas de la re­vis­ta Sho­nen, y aun­que la se­rie no tu­vo éxi­to, sir­vió pa­ra pre­sen­tar al que se con­ver­ti­ría en un ícono de la cul­tu­ra po­pu­lar ja­po­ne­sa, As­tro­boy, un ni­ño an­droi­de, que se pu­bli­có de ma­ne­ra inin­te­rrum­pi­da de 1952 a 1968.

El ni­ño ro­bot

La ani­ma­ción ja­po­ne­sa es­ta­ba en pa­ña­les cuan­do su re­cién crea­da com­pa­ñía, Te­zu­ka Pro­duc­tions, se es­ta­ble­ció en To­kio y co­men­zó a co­la­bo­rar con los gran­des es­tu­dios de ci­ne ja­po­ne­ses. Tras dos años de tra­ba­jo, se es­tre­nó en te­le­vi­sión el pri­mer epi­so­dio de As­tro­boy. El ca­pí­tu­lo, en blan­co y negro y de 30 mi­nu­tos de du­ra­ción, es­cri­to y di­ri­gi­do por el pro­pio Te­zu­ka, se trans­mi­tió el 1 de enero de 1963 por la ca­de­na Fu­ji Net­work Sys­tems (FNS) y rom­pió ré­cords de au­dien­cia. Su es­tu­dio de ani­ma­ción fue re­bau­ti­za­do co­mo Mus­hi, en ho­nor al pri­mer seu­dó­ni­mo que su crea­dor usó, y en oc­tu­bre de 1965 vol­vió a ha­cer his­to­ria al es­tre­nar su nue­va se­rie ani­ma­da: Jan­gu­ru Tai­tei, co­no­ci­da en La­ti­noa­mé­ri­ca co­mo Kim­ba, el león blan­co. Se tra­tó de la pri­me­ra ca­ri­ca­tu­ra ja­po­ne­sa pa­ra TV a co­lor.

Co­mo el Ave Fé­nix

Pa­ra mu­chos crí­ti­cos, son tres las obras maes­tras de Te­zu­ka en su pe­rio­do de ma­du­rez. La pri­me­ra es Budd­ha, cu­ya pu­bli­ca­ción co­men­zó de ma­ne­ra se­ria­da en 1972, y cuen­ta la bio­gra­fía de Si­dart­ha Gau­ta­ma, el fun­da­dor del bu­dis­mo; la se­gun­da es Adolf, de 1983, una his­to­ria que se ex­tien­de a lo lar­go de va­rias dé­ca­das y re­tra­ta los ho­rro­res del na­zis­mo. Pe­ro sin du­da la más im­por­tan­te es Fé­nix, obra in­con­clu­sa de 12 to­mos que Te­zu­ka em­pe­zó a pu­bli­car en 1967. La his­to­ria ini­cia en la dé­ca­da de los 50, aun­que lue­go se tras­la­da lo mis­mo a la prehis­to­ria que a fu­tu­ros le­ja­nos. Se tra­ta de va­rios re­la­tos in­de­pen­dien­tes que so­lo tie­nen en co­mún la pre­sen­cia de la mí­ti­ca Ave Fé­nix.

El ger­men de la obra que Te­zu­ka con­si­de­ra­ba la más im­por­tan­te de su ca­rre­ra fue una fun­ción de ba­llet que re­pre­sen­ta­ba L’oi­seau de Feu (El pájaro de fue­go, com­pues­ta en 1910 por el ru­so Igor Stra­vinsky). El man­ga­ka que­dó cau­ti­va­do por la ac­tua­ción de la pri­ma ba­lle­ri­na, quien in­ter­pre­tó el pa­pel del es­pí­ri­tu del ave fé­nix. Re­la­cio­nó la le­yen­da con la mí­ti­ca ave ja­po­ne­sa Hou-ou y co­men­zó a de­li­near su mag­na obra, que ten­dría va­rias his­to­rias di­fe­ren­tes in­ter­co­nec­ta­das en­tre sí. Des­gra­cia­da­men­te, Te­zu­ka mu­rió an­tes de com­ple­tar­la, aun­que lle­gó a pro­du­cir y es­cri­bir una ver­sión pa­ra ci­ne ti­tu­la­da Hi no To­ri 2772.

En 1989, Te­zu­ka in­gre­só va­rias ve­ces al hos­pi­tal por un pa­de­ci­mien­to que de­ri­vó en un cáncer de es­tó­ma­go. En sus úl­ti­mos días de vi­da lo úni­co que re­pe­tía a su fa­mi­lia era: “¡Se los rue­go, dé­jen­me tra­ba­jar!”. El lla­ma­do “dios del man­ga” fa­lle­ció a los 60 años, pe­ro de­jó tras de sí una obra com­pues­ta por más de 700 tí­tu­los de man­ga, con más de 170.000 pá­gi­nas ilus­tra­das; y cer­ca de 500 epi­so­dios de ani­me pro­du­ci­dos pa­ra te­le­vi­sión, pa­ra los cua­les di­bu­jó más de 200.000 pá­gi­nas en­tre guio­nes y story­boards.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.