Muer­te que arra­sa

Muy Interesante (Chile) - - ACTUALIDAD -

El au­men­to es­te año de pre­ci­pi­ta­cio­nes en el me­dio oes­te de Estados Uni­dos ha con­tri­bui­do a in­cre­men­tar la zo­na muer­ta del Gol­fo de Mé­xi­co, un área ca­ren­te de oxí­geno e in­ha­bi­ta­ble que tie­ne el na­da hon­ro­so ré­cord de ser la ma­yor en el mun­do: 2.729 km2, un po­co más gran­de que Lu­xem­bur­go, un país de Eu­ro­pa cen­tral. Así lo ase­gu­ra Ian Hendy, bió­lo­go ma­rino de la Uni­ver­si­dad de Por­ts­mouth, en Estados Uni­dos.

El ori­gen de es­te pro­ble­ma, ex­pli­ca el ex­per­to en el si­tio web The Con­ver­sa­tion, se co­ci­na tie­rra adentro, en las áreas de cul­ti­vo del cin­tu­rón mai­ce­ro es­ta­dou­ni­den­se. Los fer­ti­li­zan­tes que se em­plean en es­ta in­dus­tria son ‘la­va­dos’ por las llu­vias y lle­gan has­ta el río Mis­sis­sip­pi. Lue­go, via­jan cien­tos de ki­ló­me­tros a lo lar­go de la costa de Lui­sia­na has­ta las aguas de Texas y fi­nal­men­te desem­bo­can en el mar. La gran can­ti­dad de nu­trien­tes de los pla­gui­ci­das, ta­les co­mo el ni­tró­geno y el fós­fo­ro, es­ti­mu­lan una ex­plo­sión de al­gas mi­cros­có­pi­cas crean­do gi­gan­tes­cas ‘flo­ra­cio­nes’. Es­to es el prin­ci­pio de un fe­nó­meno na­tu­ral que di­rec­ta­men­te aca­ba con las re­ser­vas de oxí­geno en el agua. Al mo­rir, los desechos or­gá­ni­cos de las al­gas son de­gra­da­dos por bac­te­rias cu­yo tra­ba­jo es des­com­po­ner­los. Pe­ro al ser tan­tas las al­gas que cre­cen a cau­sa de los nu­trien­tes de los pla­gui­ci­das, las bac­te­rias usan to­do el oxí­geno que tie­nen dis­po­ni­ble, va­cian­do las re­ser­vas del agua y crean­do un am­bien­te anóxi­co. Así es co­mo ca­da ve­rano “una gran par­te del Gol­fo de Mé­xi­co mue­re”, di­ce Ian. An­te la fal­ta de oxí­geno los se­res vi­vos de­ben aban­do­nar la zo­na o com­par­tir el des­tino de mo­lus­cos, co­ra­les, es­pon­jas y otros or­ga­nis­mos es­tá­ti­cos que ter­mi­nan su­cum­bien­do.

Se tra­ta de una de­ba­cle eco­ló­gi­ca que, aler­ta Ian Hendy, po­ne en ries­go no so­lo es­te eco­sis­te­ma sino to­da la vi­da en la Tie­rra: “Si se­gui­mos per­dien­do los ser­vi­cios eco­sis­té­mi­cos –co­mo los há­bi­tats cos­te­ros y las áreas de desove– al rit­mo ac­tual, pron­to las zo­nas muer­tas no se­rán so­lo un área del ta­ma­ño de un es­ta­do, sino de to­do el Gol­fo e in­clu­so de los océa­nos”.

Si bien ya se dan al­gu­nos pa­sos pa­ra fre­nar es­te desas­tre, co­mo la ab­sor­ción de fer­ti­li­zan­tes agrí­co­las a lo lar­go de las vías flu­via­les, o la fil­tra­ción de los nu­trien­tes an­tes de sa­lir del Mis­sis­sip­pi, que­da cla­ro que los agri­cul­to­res es­ta­dou­ni­den­ses de­ben dis­mi­nuir en gran me­di­da el uso de ni­tró­geno y fos­fa­tos que usan pa­ra es­ta in­dus­tria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.