El ‘pa­dre’ de D’Ar­tag­nan

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

N aci­do el 24 de ju­lio de 1802, hi­jo de un hé­roe de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, Ale­jan­dro Du­mas fue un au­to­di­dac­ta. Ape­nas te­nía es­tu­dios, y se ga­nó la vi­da co­mo men­sa­je­ro y pa­san­te de un no­ta­rio an­tes de to­mar la de­ci­sión de de­jar atrás su Puys na­tal pa­ra bus­car for­tu­na y gloria en Pa­rís, don­de se ins­ta­ló en 1823, tra­ba­jan­do co­mo es­cri­bien­te de un aris­tó­cra­ta. Tres años des­pués pu­bli­ca su pri­me­ra no­ve­la, Blan­ca de Beau­lieu, aun­que se­rá so­bre to­do en el teatro don­de con­si­ga ha­cer­se un nom­bre, triun­fan­do co­mo dra­ma­tur­go an­tes de ini­ciar a co­mien­zos de los años 30 una se­rie de via­jes por el mun­do que lo lle­va­rían a Ita­lia, Ale­ma­nia, Bél­gi­ca, Ar­ge­lia y Es­pa­ña, en­tre otros des­ti­nos. En 1844, pu­bli­có sus dos no­ve­las más icó­ni­cas, Los tres mos­que­te­ros y El conde de Mon­te­cris­to, que le re­por­ta­ron una enor­me po­pu­la­ri­dad con­vir­tién­do­lo en uno de los es­cri­to­res del mo­men­to. Su éxi­to li­te­ra­rio le per­mi­tió ama­sar una for­tu­na, pe­ro no tar­dó en di­la­pi­dar­la a cau­sa de una vi­da de ex­ce­sos y de sus obli­ga­cio­nes eco­nó­mi­cas ha­cia sus mu­chas aman­tes y los hi­jos ile­gí­ti­mos que iba de­jan­do por el ca­mino. Se em­bar­có en la fun­da­ción y ges­tión de di­ver­sas em­pre­sas fa­lli­das que aca­ba­ron por lle­var­lo a la rui­na. Hu­yen­do de los fra­ca­sos si­guió re­co­rrien­do el mun­do, es­pe­cia­li­zán­do­se en re­la­tos de via­jes. A su re­gre­so a Pa­rís con­ti­nuó pu­bli­can­do no­ve­las por en­tre­gas has­ta su muer­te en 1870, víc­ti­ma de un ata­que al co­ra­zón.

EFI­GIE. Fi­gu­ra de D’Ar­tag­nan tras un mo­nu­men­to de­di­ca­do a Du­mas, en la pla­za Ma­les­her­bes de Pa­rís.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.