¿Un sen­ti­mien­to adap­ta­ti­vo?

Muy Interesante (Chile) - - PSICOLOGÍA -

Des­pués del re­vo­lu­cio­na­rio El ori­gen de las es­pe­cies, Char­les Dar­win pu­bli­có un li­bro de ple­na vi­gen­cia en la cien­cia ac­tual: La ex­pre­sión de las emo­cio­nes en el hom­bre y los ani­ma­les (1872). Allí ana­li­za­ba el ori­gen evo­lu­ti­vo de mu­chas ma­ni­fes­ta­cio­nes emo­cio­na­les. Y, sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, de­di­có to­do un ca­pí­tu­lo al odio, el fe­nó­meno que nos ocu­pa.

Aris­tó­te­les –que dis­tin­guía en­tre ira y odio– o Nietzs­che –“El hom­bre de co­no­ci­mien­to de­be ser ca­paz no só­lo de amar a sus enemi­gos, sino tam­bién de odiar a sus ami­gos”, es­cri­bió– son otros de los pen­sa­do­res que han tra­ta­do de ex­pli­car por qué es­tá tan pre­sen­te en la psi­que hu­ma­na. Las teo­rías so­bre su ori­gen adap­ta­ti­vo, en ge­ne­ral, sue­len ir en esas dos di­rec­cio­nes.

Por una par­te, co­mo su­gie­re Nietzs­che, sir­ve pa­ra man­te­ner un cier­to es­ta­do de aler­ta in­te­lec­tual. En si­tua­cio­nes tan pe­li­gro­sas co­mo el fal­so con­sen­so gru­pal –cuan­do cree­mos que to­dos es­ta­mos de acuer­do, aun­que no sea así, por man­te­ner la cohe­sión– só­lo los odia­do­res son ca­pa­ces de ac­tuar con lu­ci­dez. Al­go que re­sul­ta­ría muy útil cuan­do las de­ci­sio­nes co­lec­ti­vas equi­vo­ca­das a ve­ces su­po­nían la muer­te.

Por otra par­te, co­mo se­ña­la Aris­tó­te­les, pue­de ser una for­ma de ira no desaho­ga­da. Ne­ce­si­ta­mos ese sen­ti­mien­to pa­ra se­pa­rar­nos de aque­llo que pre­via­men­te he­mos ama­do. Es una ga­so­li­na vi­tal di­fe­ren­te, pe­ro igual­men­te útil evo­lu­ti­va­men­te: si una per­so­na o idea nos de­frau­da, te­ne­mos que ge­ne­rar in­qui­na ha­cia ella. Si la po­de­mos li­be­rar, se con­ver­ti­rá en ira pun­tual, y de lo con­tra­rio, ge­ne­ra­rá odio cró­ni­co. Cual­quie­ra de los dos fue adap­ta­ti­vo cuan­do una de­cep­ción sig­ni­fi­ca­ba una trai­ción en la que el in­di­vi­duo se ju­ga­ba in­clu­so la vi­da.

DE LA GREÑA. Las desave­nen­cias sen­ti­men­ta­les, es­pe­cial­men­te cuan­do hay ter­ce­ros en jue­go, pue­den sa­car lo peor de no­so­tros. Los neu­ro­cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que una mis­ma zo­na ce­re­bral, lla­ma­da pu­tamen, se ac­ti­va cuan­do tra­ta­mos con afec­to a la per­so­na ama­da y al reac­cio­nar con­tra un ri­val.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.