Par­te II Cró­ni­ca del futuro

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

Cher­nó­bil, la in­fa­me cen­tral nu­clear en Ucra­nia, es hoy un fan­tas­ma de la tec­no­lo­gía. La ‘zo­na muer­ta’ que ya­ce en un área de 30 ki­ló­me­tros cua­dra­dos ini­ció su his­to­ria en las pri­me­ras ho­ras del 26 de abril de 1986. Pe­ro su in­fluen­cia no co­no­ció fron­te­ras. Las imá­ge­nes de los rin­co­nes don­de los 50.000 ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Prip­yat lle­va­ban sus vi­das, lu­cen su­rrea­lis­tas tras la eva­cua­ción de emer­gen­cia. To­do per­ma­ne­ce in­tac­to. Los po­cos fo­tó­gra­fos que han si­do fa­cul­ta­dos por las au­to­ri­da­des a rea­li­zar su tra­ba­jo, nos han mos­tra­do có­mo la na­tu­ra­le­za se ha apro­pia­do del lu­gar. Son fa­mo­sas las lú­gu­bres imá­ge­nes de los sa­lo­nes de cla­ses aban­do­na­dos, o la al­ber­ca olím­pi­ca en el Pa­la­cio de Cul­tu­ra, lle­na de es­com­bros que han ce­di­do al pa­so de los años. Aún se pue­den ver car­te­les de pro­pa­gan­da ofi­cial so­vié­ti­ca col­ga­dos en las pa­re­des. Ju­gue­tes de ni­ños que no pu­die­ron es­ca­par con sus due­ños. Una si­nies­tra rue­da de la for­tu­na per­ma­ne­ce es­tá­ti­ca mien­tras se oxi­da al am­pa­ro de los ele­men­tos. La ma­le­za es rei­na. Co­mo una ma­ne­ra de cruel iro­nía pre­mo­ni­to­ria, evo­ca imá­ge­nes de Pic­nic jun­to al ca­mino, la famosa no­ve­la so­vié­ti­ca de cien­cia fic­ción de los her­ma­nos Stru­gatsky de 1972; un pá­ra­mo de­sola­do, con res­tos de tec­no­lo­gía di­se­mi­na­dos, los cua­les no pue­den ser to­ca­dos de­bi­do a los al­tos ni­ve­les de ra­dia­ción que los im­preg­nan.

Los res­tos fí­si­cos del peor ac­ci­den­te nu­clear de la his­to­ria, 30 años des­pués, se per­fi­lan co­mo un mo­nu­men­to a la tra­ge­dia hu­ma­na y a los pe­li­gros que en­tra­ña el ex­ce­so de con­fian­za en la tec­no­lo­gía. “El cu­co can­ta, las gar­zas ras­can. Los ve­na­dos co­rren. Pe­ro si los ha­brá en el futuro, na­die sa­be de­cir­lo. Por la ma­ña­na mi­ro la huerta y veo que la han re­vuel­to los ja­ba­líes. A la gen­te la pue­des cam­biar de lu­gar, pe­ro al al­ce o al ja­ba­lí, no. Tam­po­co el agua co­no­ce fron­te­ras, por­que co­rre por la tie­rra y por de­ba­jo de es­ta”. El tes­ti­mo­nio re­co­gi­do por Svetla­na Ale­xié­vich, Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra 2015, es uno de tan­tos que nos re­cuer­dan las di­men­sio­nes del desas­tre, y có­mo es que a pe­sar de to­do la na­tu­ra­le­za re­cla­ma su lu­gar, y tie­ne sus pro­pias ma­ne­ras de adap­tar­se a los cam­bios. “Cher­nó­bil fue una ad­ver­ten­cia pa­ra el futuro”, se­ña­la el pe­rio­dis­ta Va­lery Ma­ka­ren­ko. “No fue so­lo un desas­tre ba­nal, fue un men­sa­je de que la ener­gía nu­clear no es se­gu­ra. Es tiem­po de pen­sar, con­si­de­rar al­ter­na­ti­vas, y dar­le a la in­dus­tria un con­trol más es­tric­to. De otra ma­ne­ra, la hu­ma­ni­dad se des­trui­rá a sí mis­ma”.

Un pro­ce­di­mien­to de ru­ti­na que sa­lió mal de­jó al des­cu­bier­to los vi­cios e in­efi­cien­cia de la bu­ro­cra­cia de la épo­ca. Al ex­plo­tar uno de los cua­tro reac­to­res de la plan­ta, se li­be­ró una gran nu­be ra­diac­ti­va, equi­va­len­te a la ra­dia­ción que hu­bie­ran li­be­ra­do al me­nos 400 bom­bas co­mo la arro­ja­da en Hi­ros­hi­ma. Tres cuar­tas par­tes de los 170 téc­ni­cos e in­ge­nie­ros que la­bo­ra­ban en aquel ins­tan­te, mu­rie­ron por la ex­po­si­ción. El res­to cae­ría en las si­guien­tes ho­ras. La do­sis de ra­dia­ción re­sul­tó fa­tal pa­ra 1.000 tra­ba­ja­do­res y per­so­nal de ser­vi­cios de emer­gen­cia que hi­cie­ron pre­sen­cia pa­ra ayu­dar a com­ba­tir el in­cen­dio, que no pu­do ser con­tro­la­do sino has­ta 10 días des­pués. En el mo­men­to 600.000 per­so­nas fue­ron lle­va­das a ser­vi­cios de emer­gen­cia, en­tre ellas nu­me­ro­sos ‘li­qui­da­do­res’, jó­ve­nes del ser­vi­cio mi­li­tar en

su ma­yo­ría, que ha­bían acu­di­do con­vo­ca­dos por el ejér­ci­to. No se tie­ne un cálcu­lo pre­ci­so del nú­me­ro de afec­ta­dos di­rec­tos, pe­ro un es­ti­ma­do con­ser­va­dor di­ce que al me­nos fue­ron cin­co mi­llo­nes de ucra­nia­nos, ru­sos y bie­lo­rru­sos. De­ce­nas de mi­les de per­so­nas mu­rie­ron afec­ta­das por dis­tin­tas va­rian­tes de cáncer, y a la fe­cha otros mi­les, una nue­va ge­ne­ra­ción, han na­ci­do con de­for­mi­da­des o pa­de­ci­do muer­te pre­ma­tu­ra. Cher­nó­bil es si­nó­ni­mo de una de las ca­tás­tro­fes hu­ma­nas y am­bien­ta­les más dra­má­ti­cas de la his­to­ria.

Re­cuen­to de da­ños

En Bie­lo­rru­sia, dos mi­llo­nes de per­so­nas se vie­ron afec­ta­das di­rec­ta­men­te por el desas­tre, in­clu­yen­do 135.000 ci­vi­les que tu­vie­ron que ser re­ubi­ca­dos; en la ac­tua­li­dad, al­re­de­dor de un mi­llón 650.000 per­so­nas aún vi­ven en zo­nas con­ta­mi­na­das (344.000 ni­ños en­tre ellas). Se es­ti­ma que 70% de la ra­dia­ción li­be­ra­da en Cher­nó­bil, de­bi­do a los vien­tos, ca­yó so­bre es­te país, lo que cons­ti­tu­ye 46.450 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, o 23% del te­rri­to­rio. En Ucra­nia, 3,5 mi­llo­nes de in­di­vi­duos pa­de­cie­ron los efec­tos de la ra­dia­ción, 162.000 fue­ron eva­cua­dos y re­ubi­ca­dos; 2,3 mi­llo­nes de per­so­nas to­da­vía vi­ven en áreas don­de se re­gis­tra contaminación ra­diac­ti­va, de las cua­les me­dio mi­llón son ni­ños. En to­tal fue­ron 53.500 ki­ló­me­tros cua­dra­dos los que re­sul­ta­ron con­ta­mi­na­dos,

apro­xi­ma­da­men­te 9% del te­rri­to­rio ucra­niano. La Fe­de­ra­ción Ru­sa se vio da­ña­da en 59.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos (0,3% del te­rri­to­rio), en los que tu­vo 2,7 mi­llo­nes de afec­ta­dos por el pe­li­gro ra­diac­ti­vo, y 52.400 per­so­nas aún vi­ven en una zo­na con­si­de­ra­da co­mo de ries­go, en­tre las que hay 300.000 ni­ños.

Las zo­nas que re­ci­bie­ron el im­pac­to de la ra­dia­ción no pue­den ser pro­duc­ti­vas hoy. Con el co­lap­so de la Unión So­vié­ti­ca, país del que for­ma­ban par­te, se vie­ron su­mi­das en una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca; la in­fla­ción y el des­em­pleo hi­cie­ron que en la ac­tua­li­dad gran par­te de su po­bla­ción vi­va por de­ba­jo de la lí­nea de la po­bre­za. Los ín­di­ces de na­ta­li­dad dis­mi­nu­ye­ron prin­ci­pal­men­te de­bi­do a fac­to­res eco­nó­mi­cos y mi­gra­ción.

Años des­pués, a pe­sar de la re­ubi­ca­ción for­za­da, mu­chos de­ci­die­ron re­gre­sar. Cer­ca de 200 per­so­nas, an­cia­nos en su ma­yo­ría, vi­ven en la zo­na de ex­clu­sión. Se es­ti­ma tam­bién que al me­nos 66 es­pe­cies de ani­ma­les han pro­li­fe­ra­do con éxi­to den­tro de la zo­na de ex­clu­sión. Ma­mí­fe­ros co­mo ja­ba­líes, lo­bos, cier­vos, cas­to­res, zo­rros, lin­ces y al­ces ron­dan la zo­na sin ma­yo­res pro­ble­mas en apa­rien­cia. Sin em­bar­go, exis­ten ejem­pla­res que mues­tran tra­zos de ra­diac­ti­vi­dad. Las aves mi­gra­to­rias son las que han pre­sen­ta­do los ma­yo­res efec­tos. To­da­vía se rea­li­zan prue­bas pa­ra en­con­trar evi­den­cia de mu­ta­cio­nes, las cua­les se han re­fle­ja­do prin­ci­pal­men­te en cier­tas plan­tas e in­sec­tos. Por ra­zo­nes que si­guen in­ves­ti­gán­do­se, el tri­go que cre­ce en las cer­ca­nías presenta una gran di­ver­si­dad de mu­ta­cio­nes, mien­tras la so­ya pa­re­ce­ría que ha po­di­do adap­tar­se a los ni­ve­les que se pre­sen­tan en la ac­tua­li­dad.

Aún hay mu­cho que apren­der de es­ta du­ra lec­ción. El psi­có­lo­go Piotr S., tes­ti­go de los he­chos y quien pre­fi­rió per­ma­ne­cer anó­ni­mo, ha­ce la si­guien­te con­fe­sión pu­bli­ca­da en el li­bro Vo­ces de Cher­nó­bil de Svle­ta­na Ale­xié­vich: “Que­ría ol­vi­dar. Ol­vi­dar­lo to­do. Lo ol­vi­dé. Y creía que lo más ho­rro­ro­so ya me ha­bía su­ce­di­do en el pa­sa­do. La gue­rra. Que es­ta­ba pro­te­gi­do… Pe­ro he via­ja­do a la zo­na de Cher­nó­bil. Y allí he com­pren­di­do que me veo im­po­ten­te. Que no com­pren­do. Por­que no re­co­noz­co es­te mun­do, un mun­do en el que to­do ha cam­bia­do. Has­ta el mal es dis­tin­to. El pa­sa­do ya no me pro­te­ge. No me tran­qui­li­za. Ya no hay res­pues­tas en el pa­sa­do. An­tes siem­pre las ha­bía, pe­ro ya no. A mí me des­tru­ye el futuro…”.

RE­SUR­GI­MIEN­TO. Una obra de ar­te que con­me­mo­ra el desas­tre de Cher­nó­bil en una es­truc­tu­ra aban­do­na­da de la ciu­dad de Prip­yat.

RUI­NAS MO­DER­NAS. Vis­ta de la ciu­dad aban­do­na­da de

Prip­yat, cons­trui­da pa­ra al­ber­gar a los téc­ni­cos de la cen­tral nu­clear de Cher­nó­bil, ubi­ca­da a me­nos de tres ki­ló­me­tros de la mis­ma. Hoy es un des­tino de ‘tu­ris­mo ex­tre­mo’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.