El ar­te de bau­ti­zar es­tre­llas

Las es­tre­llas tie­nen tan­tas de­no­mi­na­cio­nes co­mo pue­blos han exis­ti­do, sin em­bar­go la ma­yo­ría de es­tos nom­bres han si­do re­le­ga­dos al ol­vi­do. Aho­ra un gru­po de as­tró­no­mos se pro­po­ne re­cu­pe­rar­los.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Sa­rai J. Rangel

Po­ner­le nom­bre a las cen­te­llas que abun­dan en el Cos­mos es un ar­te. Aho­ra, un gru­po de as­tró­no­mos em­pren­de un res­ca­te cul­tu­ral.

Cuan­do en 2009 el as­tró­no­mo es­ta­dou­ni­den­se

Eric Ma­ma­jek des­cu­brió una nue­va es­tre­lla en la cons­te­la­ción de la

Osa Ma­yor, no lo pen­só dos ve­ces y la nom­bró

‘Eleo­no­ra’, co­mo su es­po­sa. “Era no­ta­ble que una com­pa­ñe­ra de la fa­mo­sa es­tre­lla Al­cor pu­do per­ma­ne­cer ocul­ta –en un lu­gar tan es­tu­dia­do del cie­lo– por tan­tos años. No te­nía es­pe­ran­zas de que se vol­vie­ra ofi­cial, pe­ro pen­sé que era un nom­bre pre­cio­so”, re­cuer­da.

Los me­dios de co­mu­ni­ca­ción que die­ron cuen­ta del ha­llaz­go re­to­ma­ron el ape­la­ti­vo, co­lo­can­do tem­po­ral­men­te a Eleo­no­ra en el ma­pa del Cos­mos; co­mo bien sa­bía Eric, só­lo la Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal (UAI), el ór­gano de de­ci­sión so­bre nom­bres de pla­ne­tas y otros ob­je­tos re­la­ti­vos a la as­tro­no­mía, te­nía la fa­cul­tad pa­ra acep­tar­lo o no.

“Uno pue­de nom­brar a las es­tre­llas que quie­ra, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ta­les nom­bres va­yan a ser re­co­no­ci­dos por la UAI.” Aun así, “cuan­do ha­ces un des­cu­bri­mien­to emo­cio­nan­te es di­fí­cil no caer en la ten­ta­ción de dar­le un nom­bre di­ver­ti­do o per­so­nal”, re­co­no­ce. Ade­más Eleo­no­ra sin du­da era más lla­ma­ti­vo y ha­la­ga­dor que la de­sig­na­ción al­fa­nu­mé­ri­ca que, de acuer­do con las di­rec­tri­ces de la UAI, le co­rres­pon­día a su es­tre­lla: HD 116842 B o sim­ple­men­te ‘Al­cor B’.

Aun­que in­sí­pi­das, es­tas de­sig­na­cio­nes sir­ven pa­ra iden­ti­fi­car a ca­da una de los mi­llo­nes de es­tre­llas que exis­ten en el cos­mos. Sin em­bar­go, “cuan­do adop­ta­mos nom­bres reales pa­ra los cuer­pos ce­les­tes que es­ta­mos es­tu­dian­do, po­de­mos ha­cer nues­tro tra­ba­jo más trans­mi­si­ble al pú­bli­co; a la gen­te le gus­tan los nom­bres ro­mán­ti­cos”, con­vie­ne el in­ves­ti­ga­dor.

Co­mo si su pro­pia ex­pe­rien­cia con Eleo­no­ra no hu­bie­ra si­do su­fi­cien­te, Eric fue tes­ti­go de una se­gun­da mues­tra de es­te in­te­rés en 2015, cuan­do la UAI lan­zó una con­vo­ca­to­ria pa­ra nom­brar va­rios exo­pla­ne­tas, aque­llos pla­ne­tas que gi­ran al­re­de­dor de una es­tre­lla di­fe­ren­te de nues­tro Sol. Más de 600,000 per­so­nas pro­ce­den­tes de 184 paí­ses su­gi­rie­ron nom­bres co­mo ‘Ama­te­ra­su’, ‘Meztli’ o ‘Qui­jo­te’ pa­ra bau­ti­zar a es­tos mun­dos re­cién ha­lla­dos.

Pe­ro el ex­pe­ri­men­to evi­den­ció un par de pro­ble­mas: la ma­yo­ría de las es­tre­llas a las que es­tos pla­ne­tas es­ta­ban or­bi­tan­do ca­re­cían de un nom­bre co­mún, só­lo te­nían de­sig­na­cio­nes del ti­po: HD 104985 o mu Arae, sin men­cio­nar que has­ta ese mo­men­to no se te­nía en cla­ro si la UAI re­co­no­cía o no de ma­ne­ra ofi­cial los bien co­no­ci­dos nom­bres de es­tre­llas co­mo Si­rius, Pó­lux o Fo­mal­haut, he­re­da­dos de la tra­di­ción as­tro­nó­mi­ca uni­ver­sal. “Fue iró­ni­co”, con­fie­sa Ma­ma­jek vía co­rreo elec­tró­ni­co.

Se de­ci­dió que al­guien de­bía po­ner or­den a es­te ha­to de es­tre­llas si­ne no­mi­ne y ése ter­mi­nó sien­do el mis­mo Eric, quien a la par de su tra­ba­jo co­mo cien­tí­fi­co ase­sor del Pro­gra­ma de Ex­plo­ra­ción de Exo­pla­ne­tas de la NASA, pre­si­de des­de 2016 el Gru­po de Tra­ba­jo so­bre Nom­bres de Es­tre­llas (WGSN, por sus si­glas en in­glés) de la UAI.

Aun­que és­ta pa­re­cie­ra la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra que ‘Eleo­no­ra’ for­me par­te del gran bau­ti­zo es­te­lar que él y sus co­le­gas pre­pa­ran, en reali­dad –di­ce con hu­mor– es al con­tra­rio: “¡Co­mo pre­si­den­te del WGSN creo que ha­bría un ob­vio con­flic­to de in­tere­ses si pro­pon­go ese nom­bre en par­ti­cu­lar!”.

He­ge­mo­nía oc­ci­den­tal

Has­ta aho­ra el WGSN, con­for­ma­do por es­pe­cia­lis­tas pro­ce­den­tes de to­do el mun­do, ha re­co­no­ci­do el nom­bre de po­co más de 300 es­tre­llas. Su la­bor, ex­pli­ca Bea­triz Gar­cía, doc­to­ra en As­tro­no­mía y miem­bro de es­ta co­mi­sión, no es ele­gir­los al azar o ‘nue­vos’, sino in­ves­ti­gar los mo­tes tra­di­cio­na­les de es­tos as­tros: aque­llos que les fue­ron da­dos por las po­bla­cio­nes y cul­tu­ras de la An­ti­güe­dad. “Ésas fue­ron sus pri­me­ras de­no­mi­na­cio­nes”, re­fie­re.

Si bien en Oc­ci­den­te las raí­ces de la ma­yo­ría de las es­tre­llas pro­vie­nen del grie­go, del ára­be o del la­tín, en reali­dad “to­das las cul­tu­ras han nom­bra­do es­tre­llas –di­ce Gar­cía, quien tam­bién es par­te de la Co­la­bo­ra­ción In­ter­na­cio­nal en el Ob­ser­va­to­rio Pie­rre Au­ger, en Ar­gen­ti­na, y es pre­si­den­ta de la Co­mi­sión de Edu­ca­ción y Desa­rro­llo de la As­tro­no­mía en la UAI–. Dar­le nom­bre a las co­sas es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na”.

El pro­ble­ma, apun­ta, fue que mu­chos de esos otros pue­blos no con­ta­ron con sis­te­mas de es­cri­tu­ra, por lo que bue­na par­te de su co­no­ci­mien­to as­tro­nó­mi­co, di­fun­di­do a tra­vés de la tra­di­ción oral, se per­dió o sim­ple­men­te se des­car­tó.

En tan­to, los sa­be­res de ori­gen grie­go re­fe­ren­tes a las cons­te­la­cio­nes, los mo­vi­mien­tos de los as­tros y los nom­bres de las es­tre­llas con­te­ni­dos en el Al­ma­ges­to (“Li­bro Magno” o “El Li­bro”) –la tra­duc­ción al ára­be de la obra de Pto­lomeo (100-170 d. C.) Mat­he­ma­ti­ké Sin­ta­xis–, se convirtieron en el abre­va­de­ro que du­ran­te to­da la Edad Me­dia, y has­ta la lle­ga­da de la as­tro­no­mía mo­der­na inau­gu­ra­da con Ni­co­lás Co­pér­ni­co (1473-1543), sa­ció a es­ta cien­cia. “Se­rían es­tas de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen grie­go y ára­be tra­du­ci­das al la­tín las que se pro­pa­ga­rían por to­da Eu­ro­pa du­ran­te el Re­na­ci­mien­to a tra­vés de los ca­tá­lo­gos es­te­la­res”, cuen­ta Eric Ma­ma­jek. In­clu­so du­ran­te los si­glos XIX y XX muy po­cos nom­bres fue­ra de la tra­di­ción gre­co­la­ti­na lle­ga­rían a in­te­grar­se a tan ‘se­lec­to gru­po’.

Du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de tra­ba­jo del WGSN, se de­ci­dió dar con­ti­nui­dad a los ape­la­ti­vos que hu­bie­ran apa­re­ci­do fre­cuen­te­men­te en la literatura as­tro­nó­mi­ca in­ter­na­cio­nal, por ello la la­bor

“Dar­les es­tos nom­bres a las es­tre­llas de mo­do ofi­cial se ha con­ver­ti­do en un ca­mino en que la as­tro­no­mía re­va­lo­ri­za el co­no­ci­mien­to de las cul­tu­ras an­ces­tra­les.” –Ale­jan­dro Martín Ló­pez

de Ma­ma­jek y com­pa­ñía prin­ci­pal­men­te con­sis­tió en or­de­nar y ofi­cia­li­zar aque­llos de pro­ce­den­cia ‘clá­si­ca’ y ára­be ta­les co­mo Si­rius, Al­de­ba­rán, Elec­tra, Atlas, Po­la­ris o Re­gu­lus.

El pro­ble­ma re­si­día en que muchas de es­tas es­tre­llas no con­ta­ban só­lo con un nom­bre, sino que po­dían en­con­trar­se en la literatura as­tro­nó­mi­ca ba­jo dis­tin­tas de­no­mi­na­cio­nes. De acuer­do con Bea­triz Gar­cía, en oca­sio­nes tal di­ver­si­dad se de­bía a que és­tos eran re­dac­ta­dos de ma­ne­ra di­fe­ren­te: “sim­ple­men­te [en al­gún mo­men­to de la his­to­ria] al­guien se equi­vo­có al es­cri­bir­lo”. El asun­to era que es­te ti­po de erro­res “ne­ce­sa­ria­men­te di­fi­cul­ta­ban sa­ber si se tra­ta­ba o no del mis­mo ob­je­to, así co­mo ubi­car­lo en la bi­blio­gra­fía”, ex­pli­ca la in­ves­ti­ga­do­ra.

El ejem­plo tí­pi­co de es­to era Fo­mal­haut, la es­tre­lla más bri­llan­te de la pe­que­ña cons­te­la­ción del Pez del Sur (Piscis Aus­tri­nus). “Es­te nom­bre vie­ne del ára­be Fum al-hut, que sig­ni­fi­ca ‘la bo­ca del pez’, en re­fe­ren­cia al lu­gar don­de se ubi­ca den­tro de di­cha cons­te­la­ción”, cuen­ta Ma­ma­jek. Aun­que en prin­ci­pio fue bau­ti­za­da en grie­go por Pto­lomeo co­mo “la bo­ca del pez”, los ára­bes la tra­du­je­ron más tar­de a su idio­ma; si­glos des­pués, du­ran­te el Me­die­vo, se­ría re­to­ma­da en Eu­ro­pa pe­ro ba­jo su for­ma la­ti­ni­za­da, apa­re­cien­do en los di­fe­ren­tes com­pen­dios es­te­la­res ba­jo gra­fías co­mo ‘Fo­mahandt’, ‘Fo­mahant’, ‘Fu­mahant’, ‘Fu­mahaunt’, ‘Fu­mal­haut’, ‘Pha­mal­hut’ o ‘Pho­mahut’. Fue gra­cias a los al­ma­na­ques náu­ti­cos que la trans­li­te­ra­ción “Fo­mal­haut” se po­pu­la­ri­zó en in­glés, lle­van­do a que el res­to de los nom­bres ca­ye­ran en desuso.

Has­ta cier­to pun­to, to­mar una re­so­lu­ción en ca­sos co­mo és­te se tra­tó de un tra­ba­jo sen­ci­llo. Pe­ro hu­bo otros en los que ras­trear las raí­ces de un nom­bre re­qui­rió un ver­da­de­ro tra­ba­jo de in­da­ga­ción en las fuen­tes his­tó­ri­cas. Eso ocu­rrió con ‘Gie­nah’, mo­te que era usa­do pa­ra re­fe­ren­ciar a dos es­tre­llas dis­tin­tas. El WGSN tu­vo que de­ci­dir cuál de ellas se que­da­ría con él. Tras la in­ves­ti­ga­ción se re­sol­vió asig­nar ‘Gie­nah’ a Gam­ma Cor­vi, la más bri­llan­te en la cons­te­la­ción del Cuer­vo (Cor­vus). En tan­to, la otra, Ep­si­lon Cy­gni Aa, lo­ca­li­za­da en la cons­te­la­ción del Cis­ne, adop­tó el nom­bre de ‘Al­ja­nah’, cu­yo sig­ni­fi­ca­do es “el ala”, pa­la­bra de la cual des­cien­de tam­bién

‘gie­nah’, su ver­sión en la­tín.

Hon­rar a los an­te­pa­sa­dos

Es­te en­fo­que per­mi­tió dar so­lu­ción al pro­ble­ma de los nom­bres de la ma­yo­ría de las es­tre­llas bri­llan­tes. Sin em­bar­go, que­da­ban por asig­nar de­no­mi­na­cio­nes comunes a las más dé­bi­les, aqué­llas cu­ya mag­ni­tud el ojo hu­mano to­da­vía al­can­za a apre­ciar sin ne­ce­si­dad de un te­les­co­pio pe­ro que, de­bi­do a la di­fi­cul­tad pa­ra per­ci­bir­las, en su ma­yo­ría no cuen­tan con nom­bres pro­pios en la tra­di­ción gre­co­rro­ma­na. No obs­tan­te, pa­ra Ma­ma­jek es­tos as­tros huér­fa­nos re­pre­sen­ta­ban, más que un di­le­ma, la opor­tu­ni­dad per­fec­ta pa­ra po­ner en mar­cha uno de los prin­ci­pa­les pro­pó­si­tos del pro­yec­to de nom­bra­mien­to es­te­lar: re­cu­pe­rar mo­tes de es­tre­llas de­ri­va­das de las dis­tin­tas cul­tu­ras y tra­di­cio­nes del mun­do: “Es ma­ra­vi­llo­so ver la gran va­rie­dad de for­mas en que las per­so­nas han pro­yec­ta­do su ima­gi­na­ción en el cie­lo du­ran­te si­glos, y có­mo han uti­li­za­do a las es­tre­llas pa­ra re­fle­jar un am­plio es­pec­tro hu­mano de ex­pe­rien­cias”, ex­pli­ca el cien­tí­fi­co.

Su pro­pues­ta fue rá­pi­da­men­te acep­ta­da por la co­mu­ni­dad in­ter­na­cio­nal, que la adop­tó co­mo pro­pia. “No só­lo es­ta­mos tra­ba­jan­do con los nom­bres que ya se co­no­cían, tam­bién es­ta­mos sa­can­do a la luz y di­fun­dien­do los otor­ga­dos a las es­tre­llas por los chi­nos, por los pue­blos de la Po­li­ne­sia o por las cul­tu­ras de Amé­ri­ca”, de­ta­lla Bea­triz Gar­cía.

Ba­jo es­ta pers­pec­ti­va, el WGSN dio a co­no­cer a fi­na­les de 2017 un nue­vo lis­ta­do de 86 nom­bres. Es­ta vez ha­bían si­do ob­te­ni­dos de to­dos los rin­co­nes del glo­bo: des­de la cul­tu­ra chi­na, has­ta de las tri­bus de Su­dá­fri­ca, cop­tas, hin­dúes, ma­yas, po­li­ne­sias, nór­di­cas y ame­rin­dias; una pe­que­ña mues­tra del vas­to sa­ber de es­tos pue­blos an­ti­guos que en­fo­ca­ron su mi­ra­da en el cie­lo por ge­ne­ra­cio­nes.

Uno de los re­cién acu­ña­dos a es­te re­gis­tro fue Cha­mu­kuy, de ori­gen maya, el cual re­fie­re a un pe­que­ño pá­ja­ro. “La es­tre­lla es bri­llan­te, visible a sim­ple vis­ta y era co­no­ci­da co­mo (The­ta-2) Tau­ri, en el cú­mu­lo de las Hía­des, en la cons­te­la­ción de Tauro”, apun­ta la Dra. Gar­cía.

“Mis fa­vo­ri­tos has­ta aho­ra –di­ce Eric, por su par­te– son un par de es­tre­llas en la cons­te­la­ción de Escorpión de­no­mi­na­das

Mu1 Scor­pii y Mu2 Scor­pii”. És­tas re­cién adop­ta­ron los nom­bres de Xa­mi­di­mu­ra y Pi­pi­ri­ma, res­pec­ti­va­men­te. Pi­pi­ri­ma es el nom­bre que se les da a ese par de as­tros en la mi­to­lo­gía tahi­tia­na. De acuer­do con la le­yen­da, eran dos her­ma­nos que tras dar­se cuen­ta de que sus pa­dres no los ama­ban, hu­ye­ron de ca­sa y ro­ga­ron a los dioses as­cen­der al cie­lo. Xa­mi­di­mu­ra, en tan­to, vie­ne de las tra­di­cio­nes de un pe­que­ño gru­po ét­ni­co de Su­dá­fri­ca, los khoik­hoi, y en su len­gua sig­ni­fi­ca “los ojos del león”, apo­do con el que han co­no­ci­do des­de ha­ce si­glos al dúo de es­tre­llas (Mu1 Scor­pii y Mu2 Scor­pii).

“To­das las cul­tu­ras han da­do nom­bre a las es­tre­llas; es par­te de la na­tu­ra­le­za hu­ma­na.” –Bea­triz Gar­cía

Ba­jo un mis­mo cie­lo

Es­ta la­bor de res­ca­te de la no­men­cla­tu­ra es­te­lar no ha re­sul­ta­do ser sen­ci­lla. So­bre to­do, ex­pli­can los in­ves­ti­ga­do­res, de­bi­do a la es­ca­sez de re­gis­tros ma­te­ria­les en va­rias cul­tu­ras. Por ello, pa­ra re­ca­bar es­te co­no­ci­mien­to el WGSN ha su­ma­do a su odi­sea a an­tro­pó­lo­gos, et­nó­lo­gos y otros es­pe­cia­lis­tas, quie­nes to­man el pa­pel de de­tec­ti­ves pa­ra ra­ti­fi­car que las de­no­mi­na­cio­nes pro­pues­tas con­cuer­den con las tra­di­cio­nes que re­pre­sen­tan: “Ellos se en­tre­vis­tan con los lí­de­res de es­tos pue­blos pa­ra ase­gu­rar­se de que los nom­bres son real­men­te ori­gi­na­rios y des­cu­brir aquel co­no­ci­mien­to que no es po­si­ble ha­llar en las fuen­tes es­cri­tas”, se­ña­la Bea­triz Gar­cía.

En es­te sen­ti­do, uno de los tra­ba­jos que más han destacado es el rea­li­za­do por Dua­ne Ha­ma­cher, as­tró­no­mo e in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Es­tu­dios In­dí­ge­nas de la Uni­ver­si­dad de Mo­nash en Melbourne, Australia. “Aun­que na­cí en Es­ta­dos Uni­dos, Australia siem­pre fue uno de los lu­ga­res que más me atra­jo –cuen­ta es­te jo­ven in­ves­ti­ga­dor quien, tras mu­dar­se a ese país en 2006, to­mó un doc­to­ra­do en Es­tu­dios In­dí­ge­nas en la Uni­ver­si­dad de Mac­qua­rie, en la ciu­dad de Síd­ney–. Fue en­ton­ces cuan­do co­men­zó mi viaje, al cual le he de­di­ca­do la úl­ti­ma dé­ca­da, pa­ra apren­der más so­bre la as­tro­no­mía abo­ri­gen”.

Gra­cias a sus in­ves­ti­ga­cio­nes cua­tro nom­bres usados por es­tas cul­tu­ras –cu­ya his­to­ria se re­mon­ta a mi­les de años– se su­ma­ron al sa­ber mun­dial a tra­vés del úl­ti­mo lis­ta­do del Gru­po de Tra­ba­jo so­bre Nom­bres de Es­tre­llas de la UAI. “Ini­cial­men­te te­nía­mos una lis­ta de nom­bres pro­ce­den­tes de la co­mu­ni­dad de Wer­gaia –gru­po lin­güís­ti­co si­tua­do en las in­me­dia­cio­nes del la­go Ty­rell, en el su­res­te aus­tra­liano–. Pe­ro só­lo uno no es­ta­ba ya en­lis­ta­do. Co­mo real­men­te que­ría in­cluir más de uno con raíz abo­ri­gen bus­ca­mos a tra­vés de los usados en­tre la gen­te de War­da­man –otra len­gua

lo­cal– y en­con­tra­mos cua­tro que no se ha­bían con­tem­pla­do an­tes, in­clu­yen­do uno que alu­día a una es­tre­lla ubi­ca­da en la Cruz del Sur”. Ha­ma­cher se re­fie­re a Gi­nan, La­ra­wang y Wu­rren, los cua­les se men­cio­nan en el li­bro Dark Spar­klers: Yi­dum­du­ma’s War­da­man Abo­ri­gi­nal As­tro­nomy (2003) y que fue­ron usados pa­ra nom­brar a las es­tre­llas Ep­si­lon Cru­cis, en la cons­te­la­ción de la Cruz del Sur; Ep­si­lon Scor­pi, en Escorpión, y Ze­ta Phoe­ni­cis, en la cons­te­la­ción del Fé­nix. El úl­ti­mo, pro­ce­den­te de la gen­te Boo­rong (Wer­gaia), fue Unur­gu­ni­te, tam­bién co­no­ci­da co­mo Sigma Ca­nis Ma­jo­ris, de la cons­te­la­ción del Can Ma­yor.

La par­te que pa­ra es­te et­noas­tró­no­mo ha re­sul­ta­do más fas­ci­nan­te al in­ves­ti­gar es­tas cul­tu­ras es la “ri­ca y am­plia ga­ma de in­for­ma­ción cien­tí­fi­ca co­di­fi­ca­da en su tra­di­ción oral y los sis­te­mas de co­no­ci­mien­to de es­tas tra­di­cio­nes, que sim­ple­men­te no fue­ron re­co­no­ci­dos por la cul­tu­ra y la cien­cia oc­ci­den­ta­les”.

“Es de­cep­cio­nan­te –ma­ni­fies­ta–, por­que hay mu­cho que po­de­mos apren­der de es­te co­no­ci­mien­to y de es­tas per­so­nas. En lu­gar de im­po­ner nues­tros sa­be­res y cul­tu­ra so­bre ellos de­be­ría­mos es­cu­char­los. Los abo­rí­ge­nes han es­ta­do en Australia du­ran­te más de 65,000 años y desa­rro­lla­ron sis­te­mas de co­no­ci­mien­to com­ple­jos y de­ta­lla­dos du­ran­te ese tiem­po.”

¿Cruz de li­ber­tad?

Otro que re­cien­te­men­te se ha su­ma­do al pro­yec­to del WGSN es Ale­jan­dro Martín Ló­pez, pre­si­den­te de la So­cie­dad In­te­ra­me­ri­ca­na de As­tro­no­mía en la Cul­tu­ra (SIAC), con se­de en Ar­gen­ti­na, quien jun­to con Ha­ma­cher es pio­ne­ro en el cam­po de la As­tro­no­mía Cul­tu­ral, ra­ma que bus­ca com­pren­der la ló­gi­ca de­trás de los dis­tin­tos sis­te­mas as­tro­nó­mi­cos de las cul­tu­ras del mun­do.

“Lo que ha­ce­mos es una suer­te de abor­da­je an­tro­po­ló­gi­co de la as­tro­no­mía”, di­ce Ló­pez, in­ves­ti­ga­dor experto en co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de la re­gión del Cha­co. Aun­que el gru­po la­ti­noa­me­ri­cano es­tá en pro­ce­so de pro­po­ner nom­bres que re­pre­sen­ten a és­ta y otras cul­tu­ras del con­ti­nen­te ame­ri­cano –en el úl­ti­mo re­cuen­to, por ejem­plo, se in­te­gra­ron ape­la­ti­vos de ori­gen maya y me­xi­ca–, Ale­jan­dro Ló­pez con­si­de­ra que el que un or­ga­nis­mo co­mo la UAI se dé a la ta­rea de re­co­no­cer a esas ‘otras’ tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les en re­la­ción con el cie­lo, po­dría ser­vir co­mo un im­pul­so pa­ra le­gi­ti­mar la im­por­tan­cia del co­no­ci­mien­to de los pue­blos in­dí­ge­nas de to­do el pla­ne­ta.

“Muchas so­cie­da­des ne­ce­si­tan que sus for­mas de per­ci­bir el mun­do sean va­lo­ra­das tam­bién co­mo par­te del sis­te­ma de co­no­ci­mien­to uni­ver­sal –de­cla­ra–. És­te pue­de ser un fuer­te apo­yo en sus re­cla­mos por sus de­re­chos po­lí­ti­cos, so­cia­les y cul­tu­ra­les, por lo que, en es­te sen­ti­do, cual­quier dis­tin­ción es im­por­tan­te.”

En el ca­so de los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos, co­men­ta Ha­ma­cher, en ge­ne­ral se han mos­tra­do bas­tan­te con­ten­tos con el anun­cio del in­gre­so de sus nom­bres tra­di­cio­na­les al lis­ta­do de la UAI. “Creo que es par­te del pro­ce­so de la as­tro­no­mía oc­ci­den­tal des­co­lo­ni­zar es­te es­pa­cio y tra­ba­jar ha­cia el re­co­no­ci­mien­to y apre­cia­ción de los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos abo­rí­ge­nes.”

Una ta­rea que afir­ma es vi­tal a la luz de la actual reali­dad so­cial: “La noticia de que Gi­nan, una es­tre­lla en la cons­te­la­ción de la Cruz del Sur, ob­tu­vie­ra de for­ma ofi­cial un nom­bre abo­ri­gen cau­só re­vue­lo en Australia”, re­la­ta. La ra­zón es que pre­ci­sa­men­te esa cons­te­la­ción se ha con­ver­ti­do en una es­pe­cie de es­tan­dar­te usa­do por el ala na­cio­na­lis­ta de es­te país.

“Al­gu­nos aus­tra­lia­nos blan­cos se ta­túan la Cruz del Sur co­mo sím­bo­lo de es­te ti­po de nacionalismo que a me­nu­do in­clu­ye pun­tos de vis­ta ra­cis­tas con­tra in­mi­gran­tes, refugiados y abo­rí­ge­nes.” Así que el he­cho de que se le con­ce­die­ra a una de las es­tre­llas que la com­po­nen un nom­bre ofi­cial pre­ci­sa­men­te con raí­ces de esa cul­tu­ra fue “un tan­to con­tro­ver­sial”, ad­mi­te.

No obs­tan­te ello –o qui­zá pre­ci­sa­men­te a cau­sa de ello–, Ha­ma­cher ya tie­ne pre­pa­ra­dos otros nom­bres pro­ve­nien­tes de és­tas y otras tra­di­cio­nes au­tóc­to­nas lis­tas pa­ra bus­car un lu­gar en el si­guien­te bau­ti­zo es­te­lar del WGSN.

Aun­que él y sus co­le­gas sa­ben que las es­tre­llas brillan igual pa­ra to­dos se lla­men co­mo se lla­men, en­tre los hom­bres a ve­ces una sim­ple pa­la­bra pue­de ha­cer la gran di­fe­ren­cia.

MUN­DO ES­PI­RI­TUAL. Dua­ne Ha­ma­cher es­tu­dia los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de pue­blos ori­gi­na­rios de Ocea­nía.

BE­LLE­ZA CÓS­MI­CA. Re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de la es­tre­lla Fo­mal­haut y el pla­ne­ta que la or­bi­ta: Fo­mal­haut b.

ÁR­BI­TRO. La Unión As­tro­nó­mi­ca In­ter­na­cio­nal fue fun­da­da en 1919 con se­de en Pa­rís. Eric Ma­ma­jek (arri­ba) en­con­tró de­trás de la es­tre­lla Al­cor, en la cons­te­la­ción de la Osa Ma­yor, un nue­vo lu­ce­ro: Al­cor B (de­re­cha).

MA­PA ES­TE­LAR. Car­to­gra­fía as­tro­nó­mi­ca don­de se mues­tra a la cons­te­la­ción de Cor­vus (el Cuer­vo).

CO­NO­CI­MIEN­TO COM­PAR­TI­DO. La as­tro­no­mía, co­men­ta la Dra. Bea­triz Gar­cía, es una cien­cia an­ti­gua, “tal vez la pri­me­ra a la que se de­di­có el ser hu­mano de ma­ne­ra sis­te­má­ti­ca”.

HAY RE­GLAS. Cuan­do Mi­chael E. Brown des­cu­brió el pla­ne­ta enano Eris (iz­quier­da) pro­pu­so apo­dar­lo ‘Xe­na’. Aquí, re­pre­sen­ta­ción ar­tís­ti­ca de Eris.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.