El ejér­ci­to mé­di­co de Hitler

An­tes del Ho­lo­caus­to, Hitler pro­bó mé­to­dos de ex­ter­mi­nio co­mo Ak­tion T4, su pro­gra­ma de eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca que acabó con la vi­da de cien­tos de mi­les de pa­cien­tes.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ro­ber­to Piorno

El si­nies­tro pro­gra­ma de ‘eu­ta­na­sia ge­né­ti­ca’ del Ter­cer Reich, un pre­lu­dio pa­ra el Ho­lo­caus­to.

Más de 15 mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos mu­rie­ron ava­sa­lla­dos en el trans­cur­so de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial por la ma­qui­na­ria na­zi, víc­ti­mas de las atro­ces po­lí­ti­cas de ex­ter­mi­nio y de­li­rio su­pre­ma­cis­ta de Hitler y sus se­cua­ces. Una ma­sa­cre con­ce­bi­da a es­ca­la in­dus­trial que tu­vo su sa­la de má­qui­nas en cam­pos de la muer­te co­mo Ausch­witz, Bel­zec, Tre­blin­ka y So­bi­bor, au­tén­ti­cas fac­to­rías del ge­no­ci­dio cu­yas cá­ma­ras de gas y hor­nos de cre­ma­ción fun­cio­na­ban, du­ran­te los me­ses de­ci­si­vos de la lla­ma­da So­lu­ción Fi­nal, día y no­che sin des­can­so eje­cu­tan­do a mi­llo­nes de judíos (pe­ro no só­lo) cu­ya esperanza de vi­da una vez que po­nían su pie so­bre el cam­po de ex­ter­mi­nio, tras so­bre­vi­vir a las in­fra­hu­ma­nas tra­ve­sías de los tre­nes de la muer­te, ape­nas iba más allá de dos o tres ho­ras, el tiem­po que los sol­da­dos ale­ma­nes necesitaban pa­ra ha­ci­nar­los en las cá­ma­ras de gas y sa­cri­fi­car­los co­mo bes­tias en el ma­ta­de­ro, en una ago­nía ine­na­rra­ble con una es­ca­lo­frian­te efi­cien­cia y en una es­ca­la sin pre­ce­den­tes. Pe­ro ma­tar a di­cha es­ca­la y a se­me­jan­te rit­mo, con fac­to­rías de la muer­te ope­ran­do inin­te­rrum­pi­da­men­te de sol a sol du­ran­te me­ses, no era en ab­so­lu­to un pro­ce­di­mien­to sus­cep­ti­ble de ser improvisado. Los cam­pos de ex­ter­mi­nio eran fá­bri­cas de ca­dá­ve­res, pun­ta­les de una ver­da­de­ra in­dus­tria de la ma­sa­cre que los na­zis no ha­bían improvisado de la no­che a la ma­ña­na. Bien al con­tra­rio, la So­lu­ción Fi­nal, de he­cho, só­lo fue po­si­ble por la ex­pe­rien­cia lo­gís­ti­ca acu­mu­la­da con los años y, por su­pues­to, la con­cien­zu­da pre­pa­ra­ción de los mé­di­cos más afi­nes al ré­gi­men co­mo in­fa­li­bles verdugos, cur­ti­dos en el ‘ar­te’ de la muer­te in­du­ci­da des­de 1939 con los pro­gra­mas de eu­ta­na­sia lle­va­dos a ca­bo por el Ter­cer Reich, que fue­ron el ver­da­de­ro ban­co de prue­bas so­bre el que, ya al fi­nal de la gue­rra, se ci­men­ta­ría el ex­ter­mi­nio sis­te­má­ti­co de la po­bla­ción ju­día. Hitler, de he­cho, siem­pre es­tu­vo ex­tra­or­di­na­ria­men­te im­pli­ca­do en la im­ple­men­ta­ción de pro­gra­mas y en el se­gui­mien­to de su

evo­lu­ción del ‘bra­zo’ mé­di­co del Reich. El su­pre­ma­cis­mo na­zi con­ce­día una ca­pi­tal im­por­tan­cia a es­te as­pec­to: los mé­di­cos eran al fin y al ca­bo los ‘es­cul­to­res’ de la ra­za aria, los guar­dia­nes de la pu­re­za de san­gre y, si era ne­ce­sa­rio, los ma­ta­ri­fes al ser­vi­cio del di­se­ño de la so­cie­dad per­fec­ta, el di­que de con­ten­ción con­tra las in­có­mo­das man­za­nas po­dri­das.

En­fer­mos ‘in­cu­ra­bles’

No ha­bría ha­bi­do ho­lo­caus­to sin una po­lí­ti­ca de de­pu­ra­ción ra­cial mu­cho más mo­des­ta so­bre la cual mol­dear al mons­truo. An­tes de ser una in­dus­tria, la ma­qui­na­ria ex­ter­mi­na­do­ra de Hitler na­ció co­mo una ‘pe­que­ña em­pre­sa’ allá por oc­tu­bre de 1939. Fue en­ton­ces cuan­do el Füh­rer dio vía li­bre a su mé­di­co per­so­nal, Karl Brandt, y a Phi­lipp Bouh­ler, je­fe de la Can­ci­lle­ría, pa­ra la eje­cu­ción de un pro­gra­ma de eu­ta­na­sia po­lí­ti­ca­men­te di­ri­gi­do que te­nía por ob­je­to li­brar al Es­ta­do de la car­ga eco­nó­mi­ca que su­po­nía man­te­ner a quie­nes Hitler juz­ga­ba co­mo “inade­cua­dos” pa­ra vi­vir. No era, ni mu­cho me­nos, un pro­yec­to nue­vo en la cabeza del lí­der na­zi, pe­ro cre­yó pru­den­te es­pe­rar al co­mien­zo de la gue­rra pa­ra im­ple­men­tar­lo, con­ven­ci­do co­mo es­ta­ba de que no ha­bría si­do bien re­ci­bi­do por la opi­nión pú­bli­ca ale­ma­na en tiem­pos de paz. Que­da­ba a cri­te­rio de los mé­di­cos am­pa­ra­dos en el pro­gra­ma de­ci­dir so­bre la vi­da o la muer­te de aque­llos pa­cien­tes, de cual­quier na­cio­na­li­dad, aque­ja­dos de una en­fer­me­dad ‘in­cu­ra­ble’. Na­tu­ral­men­te la apli­ca­ción de es­te cri­te­rio era com­ple­ta­men­te ar­bi­tra­rio, y en la prác­ti­ca la eu­ta­na­sia se con­ver­tía en un ins­tru­men­to pa­ra la eli­mi­na­ción, sin so­por­te mé­di­co o éti­co de nin­gu­na cla­se, de ele­men­tos in­có­mo­dos en el con­tex­to de la so­cie­dad aria que el na­zis­mo que­ría for­jar en Alemania.

El de­ba­te acerca de la eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca (es­to es, la que atien­de y as­pi­ra a la me­jo­ra de los ras­gos he­re­di­ta­rios), es­ta­ba muy en bo­ga en Alemania a fi­na­les de los años 30, pe­ro las raí­ces de la controversia de­ben bus­car­se a ini­cios de la dé­ca­da. Po­lí­ti­cas de es­te­ri­li­za­ción for­zo­sa ha­bían si­do lle­va­das a ca­bo, de ma­ne­ra pun­tual, en paí­ses tan ‘ci­vi­li­za­dos” co­mo Es­ta­dos Uni­dos, Ca­na­dá, Sui­za o Dinamarca. En 1933 Alemania apro­bó la Ley pa­ra la Pre­ven­ción de Des­cen­den­cia con En­fer­me­da­des He­re­di­ta­rias, fir­ma­da por el pro­pio Hitler, que im­por­ta­ba al país teu­tón la apli­ca­ción de es­tas cues­tio­na­bles po­lí­ti­cas, y que em­pu­ja­ba a la po­bla­ción a de­nun­ciar ca­sos de ser sus­cep­ti­bles de “tra­ta­mien­to” ba­jo los pre­cep­tos del pro­gra­ma. Las pri­me­ras víc­ti­mas de es­te pri­mi­ti­vo in­ten­to de im­ple­men­tar un mo­de­lo de ‘hi­gie­ne ra­cial’ eran es­qui­zo­fré­ni­cos, pa­cien­tes con tras­torno bi­po­lar, epi­lép­ti­cos e in­clu­so sor­do­mu­dos, per­so­nas o al­cohó­li­cos cró­ni­cos (se pu­so es­pe­cial cui­da­do en no in­cluir en un pri­mer mo­men­to a per­so­nas con mal­for­ma­cio­nes fí­si­cas to­das vez que el pro­pio Goeb­bels, mano de­re­cha del Füh­rer, era co­jo). Se es­ti­ma que más de 350,000 per­so­nas fue­ron es­te­ri­li­za­das du­ran­te los seis años de eje­cu­ción del pro­gra­ma. Pe­ro ya des­de el prin­ci­pio Hitler te­nía la sen­sa­ción de que las po­lí­ti­cas pre­ven­ti­vas no eran su­fi­cien­tes.

Eu­ta­na­sia de Es­ta­do

Ya des­de 1933 el Füh­rer dis­cu­tía con su mé­di­co de con­fian­za, Karl Brandt, la po­si­bi­li­dad de apli­car un pro­gra­ma de eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca con el fin de des­ha­cer­se de los en­fer­mos cró­ni­cos in­cu­ra­bles, que en­ten­día co­mo una gra­vo­sa car­ga eco­nó­mi­ca pa­ra el Es­ta­do. Sim­ple­men­te el je­fe ale­mán sa­bía que aún no era el mo­men­to, que la opi­nión pú­bli­ca to­da­vía no es­ta­ba ma­du­ra pa­ra asu­mir se­me­jan­te po­lí­ti­ca. Pe­ro el es­ta­do de ex­cep­ción que es la gue­rra lo jus­ti­fi­ca to­do, y Hitler te­nía la fir­me de­ter­mi­na­ción de llevar a ca­bo sus ma­ca­bros pla­nes. La coar­ta­da se la pro­por­cio­nó Ger­hard Kretsch­mar, un bebé de só­lo cin­co me­ses na­ci­do con múl­ti­ples discapacidades. Fue la pro­pia fa­mi­lia la que so­li­ci­tó per­mi­so pa­ra apli­car­le la eu­ta­na­sia. El ni­ño tu­vo fi­nal­men­te en ju­lio de 1939 la muer­te asis­ti­da que los pa­dres desea­ban. Pa­ra Hitler y Brandt fue el pa­cien­te ce­ro. El mé­di­co del Füh­rer, fi­nal­men­te, te­nía vía li­bre pa­ra eje­cu­tar un pro­gra­ma or­ga­ni­za­do y a gran es­ca­la de eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca.

En agos­to de ese mis­mo año el ‘pro­yec­to’ co­bró for­ma con la pues­ta en mar­cha del Co­mi­té del Reich pa­ra el Re­gis­tro Cien­tí­fi­co de En­fer­me­da­des Gra­ves, He­re­di­ta­rias y Con­gé­ni­tas. Su fun­ción no era otra que re­gis­trar e iden­ti­fi­car a to­dos los neo­na­tos con discapacidades o en­fer­me­da­des sus­cep­ti­bles de ser ‘eli­mi­na­dos’. Na­cía de es­te mo­do el pro­gra­ma Ak­tion T4, así lla­ma­do por la ubi­ca­ción de las ofi­ci­nas cen­tra­les en el nú­me­ro 4 de la ca­lle Tier­gar­tens­tras­se de Berlín. En un prin­ci­pio se tra­tó de un pro­gra­ma de eu­ta­na­sia in­fan­til (se es­ti­ma que unos 5,000 ni­ños fue­ron ase­si­na­dos por los mé­di­cos del pro­gra­ma en­tre 1939 y 1941), pe­ro pron­to Hitler qui­so que se ex­ten­die­ra a to­da la po­bla­ción, in­de­pen­dien­te­men­te de su edad o con­di­ción, si bien an­tes de im­ple­men­tar­lo en una es­ca­la glo­bal ‘ex­pe­ri­men­tó’ con los pri­sio­ne­ros caí­dos en ma­nos ale­ma­nas du­ran­te la invasión de Polonia en sep­tiem­bre de 1939. En oc­tu­bre de ese mis­mo año, en la ciu­dad po­la­ca de Poz­nan, el doc­tor Al­bert Wid­man ha­bi­li­tó la pri­me­ra, y aún mo­des­ta, cá­ma­ra de gas improvisada, pa­ra des­ha­cer­se de esos in­có­mo­dos pa­cien­tes po­la­cos me­dian­te la as­fi­xia por mo­nó­xi­do de carbono. Cien­tos de pri­sio­ne­ros po­la­cos fue­ron eje­cu­ta­dos allí. Brandt y los mé­di­cos de Ak­tion T4 to­ma­ron no­ta: ha­bían en­con­tra­do el mé­to­do de eje­cu­ción per­fec­to pa­ra su pro­gra­ma de eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca que pron­to se ex­ten­dió por to­da Alemania.

De­pu­ra­ción ra­cial

En po­cos me­ses el pro­yec­to es­ta­ba fun­cio­nan­do a pleno ren­di­mien­to, im­pli­can­do a la prác­ti­ca to­ta­li­dad de la co­mu­ni­dad mé­di­ca y psi­quiá­tri­ca del país teu­tón, ge­ne­ran­do sus pro­pias es­truc­tu­ras bu­ro­crá­ti­cas (con se­de en Tier­gar­tens­tras­se), ba­jo la es­tre­cha su­per­vi­sión de Brandt y Bouh­ler. El pri­mer pa­so fue la ela­bo­ra­ción de un cen­so de en­fer­mos cró­ni­cos en Alemania vi­si­tan­do hos­pi­ta­les e ins­ti­tu­cio­nes psi­quiá­tri­cas por to­do el país. El ob­je­ti­vo, si­guien­do los ex­pre­sos de­seos del Füh­rer, era erra­di­car to­da vi­da que “no me­re­cie­ra la pe­na ser vi­vi­da”. Mu­chos mé­di­cos ale­ma­nes te­nían un fir­me in­te­rés por to­do lo re­la­cio­na­do con la eu­ge­ne­sia (que de­fien­de la ‘me­jo­ra’ me­dian­te in­ter­ven­ción hu­ma­na de los ca­rac­te­res he­re­di­ta­rios), mo­ti­vo por el cual no les cos­tó gran es­fuer­zo su­mar­se a la cau­sa del na­zis­mo y a su pro­yec­to mé­di­co pa­ra im­ple­men­tar sus teo­rías su­pre­ma­cis­tas. Con to­do, los na­zis pro­ce­die­ron a pur­gar a to­dos los pro­fe­sio­na­les judíos o “co­mu­nis­tas” pa­ra ase­gu­rar­se de que la co­mu­ni­dad mé­di­ca abra­za­ra los mis­mos va­lo­res ul­tra­na­cio­na­lis­tas, an­ti­se­mi­tas y su­pre­ma­cis­tas que aban­de­ra­ba el ré­gi­men. Al­gu­nas vo­ces se la­men­ta­ban de los es­tra­gos cau­sa­dos en­tre la po­bla­ción jo­ven por la gue­rra. Los ‘me­jo­res’ ale­ma­nes, los arios de pu­ra ce­pa, con los me­jo­res ge­nes, caían co­mo mos­cas en el cam­po de ba­ta­lla. Eran los ge­nes de los que no lu­cha­ban, de los dis­ca­pa­ci­ta­dos,

Los mé­di­cos afi­nes al ré­gi­men eran los ‘es­cul­to­res’ de la ra­za aria, los guar­dia­nes de la pu­re­za de san­gre y, si era ne­ce­sa­rio, los ma­ta­ri­fes al ser­vi­cio del di­se­ño de la so­cie­dad per­fec­ta.

los que ten­dían pues a per­pe­tuar­se, de­va­luan­do así a la ra­za aria. Por eso pa­ra los na­zis pro­gra­mas co­mo Ak­tion T4 eran tan im­por­tan­tes. De­trás de las muer­tes asis­ti­das so­bre­vo­la­ban las esen­cias de un dar­wi­nis­mo so­cial ab­so­lu­ta­men­te mons­truo­so. Pe­ro tras­pa­san­do las ra­zo­nes ‘fi­lo­só­fi­cas’, el pro­gra­ma es­ta­ba im­pul­sa­do por fac­to­res esen­cial­men­te eco­nó­mi­cos: más allá de la na­tu­ra­le­za de la dis­ca­pa­ci­dad, las mal­for­ma­cio­nes o la na­tu­ra­le­za de la en­fer­me­dad de los pa­cien­tes ase­si­na­dos, los mé­di­cos de Ak­tion T4 te­nían en con­si­de­ra­ción la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la per­so­na. Si no po­día tra­ba­jar a pleno ren­di­mien­to, era só­lo una car­ga pa­ra el Es­ta­do. Así, las par­ti­das des­ti­na­das al cui­da­do de los más ne­ce­si­ta­dos po­dían des­ti­nar­se a otras ne­ce­si­da­des más acu­cian­tes en una eco­no­mía de gue­rra co­mo la ale­ma­na en el año 39. No por ca­sua­li­dad Hitler so­lía afir­mar que “los tiem­pos de gue­rra son los idó­neos pa­ra la eli­mi­na­ción de los en­fer­mos in­cu­ra­bles”. Tam­po­co hay que per­der de vis­ta la ventaja que su­po­nía li­be­rar ca­mas de hos­pi­ta­les pa­ra los he­ri­dos de gue­rra que em­pe­za­ban a lle­gar en nú­me­ros sus­tan­cia­les des­de el fren­te po­la­co. Hitler te­mía tam­bién por la dis­po­ni­bi­li­dad de ali­men­tos. Si ha­bía es­ca­sez, des­ha­cer­se de las bo­cas de los en­fer­mos y dis­ca­pa­ci­ta­dos era un re­cur­so muy có­mo­do pa­ra un sis­te­ma que ca­re­cía por com­ple­to de cual­quier es­crú­pu­lo mo­ral.

Los hos­pi­ta­les de la muer­te

Así, se ha­bi­li­ta­ron cen­tros de ex­ter­mi­nio de “pa­cien­tes cró­ni­cos” en seis hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos: Bran­dem­bur­go, Bern­burg, Son­nens­tein, Gra­fe­neck, Hart­heim y, el más im­por­tan­te de to­dos, Ha­da­mar. En ellos se ha­ci­na­ba a pa­cien­tes aque­ja­dos de es­qui­zo­fre­nia, de la en­fer­me­dad de Hun­ting­ton, de epi­lep­sia, de sí­fi­lis, de de­men­cia se­nil, de pa­rá­li­sis de va­rias cla­ses y cual­quier per­so­na aque­ja­da de una en­fer­me­dad he­re­di­ta­ria. En reali­dad los fil­tros eran inexis­ten­tes y los cri­te­rios eran ab­so­lu­ta­men­te ar­bi­tra­rios. Brandt y Bouh­ler su­per­vi­sa­ban las ope­ra­cio­nes, pe­ro el en­car­ga­do de di­ri­gir des­de las ofi­ci­nas de Berlín la eje­cu­ción

del pro­gra­ma era Vik­tor Brack, otro de los mé­di­cos de ca­be­ce­ra del Reich que ha­bría de va­ler­se de su im­pa­ga­ble ex­pe­rien­cia al fren­te del pro­gra­ma Ak­tion T4 pa­ra con­ver­tir­se po­co des­pués en uno de los ce­re­bros de la So­lu­ción Fi­nal, po­nien­do al ser­vi­cio del ré­gi­men su ex­ce­len­te co­no­ci­mien­to de las cá­ma­ras de gas co­mo ins­tru­men­to pa­ra per­pe­trar eje­cu­cio­nes en ma­sa. Brack, uno de los per­so­na­jes más si­nies­tros del ré­gi­men na­zi, aca­ba­ría pro­ce­sa­do en Nú­rem­berg en 1948 y ahor­ca­do por sus crí­me­nes. Pe­ro en 1939 di­ri­gía con “éxi­to” y mano de hie­rro el pro­gra­ma de eu­ta­na­sia de Hitler, a la cabeza de un se­lec­to equi­po de mé­di­cos afi­nes a los pos­tu­la­dos ideo­ló­gi­cos del na­zis­mo, que ya ha­bían mos­tra­do su ‘va­lía’ en la cam­pa­ña de eje­cu­ción ma­si­va de neo­na­tos con discapacidades. En un prin­ci­pio el mé­to­do ele­gi­do pa­ra las eje­cu­cio­nes fue la in­yec­ción letal, pe­ro en enero de 1940 se pro­bó por pri­me­ra vez en Bran­dem­bur­go el gas, con éxi­to no­ta­ble. El pro­pio Brack des­cri­bió aque­lla prue­ba pi­lo­to co­mo uno de los ma­yo­res avan­ces en la his­to­ria de la me­di­ci­na. Pron­to, de he­cho, se ins­ta­la­ron cá­ma­ras de gas en to­dos los cen­tros ads­cri­tos al pro­gra­ma. An­cia­nos, mu­je­res, ni­ños… los mé­di­cos de Brack no te­nían nin­gún re­pa­ro a la ho­ra de cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te las ór­de­nes: cuan­tos más “inú­ti­les” sa­cri­fi­ca­dos, mu­cho me­jor pa­ra el Es­ta­do y pa­ra el fu­tu­ro de la ra­za.

El pro­ce­di­mien­to com­ple­to, pe­se a to­do, es­ta­ba per­fec­ta­men­te ma­qui­lla­do de­trás de los for­ma­lis­mos de un pro­to­co­lo mé­di­co muy bien es­ta­ble­ci­do y re­gu­lar. En el mo­men­to del tras­la­do de los pa­cien­tes a al­guno de los cen­tros ads­cri­tos al pro­gra­ma se emi­tía una no­ti­fi­ca­ción a los fa­mi­lia­res, ase­gu­ran­do que to­do se ha­cía por el bien del pa­cien­te y por sal­va­guar­dar su sa­lud. Las vi­si­tas, na­tu­ral­men­te, es­ta­ban ter­mi­nan­te­men­te prohi­bi­das. Po­co des­pués del in­gre­so los pa­rien­tes re­ci­bían las per­ti­nen­tes con­do­len­cias por es­cri­to, cer­ti­fi­ca­dos de de­fun­ción fal­si­fi­ca­dos fir­ma­dos por los mé­di­cos del pro­gra­ma y una ur­na con­te­nien­do las ce­ni­zas de la víc­ti­ma.

En un prin­ci­pio el mé­to­do ele­gi­do pa­ra las eje­cu­cio­nes fue la in­yec­ción letal, pe­ro en enero de 1940 se pro­bó por pri­me­ra vez en Bran­dem­bur­go el gas, con éxi­to no­ta­ble.

El fin es el prin­ci­pio

El Es­ta­do de­cía ha­ber he­cho to­do lo que es­ta­ba en su mano. Pe­ro no to­dos los mé­di­cos ale­ma­nes se ple­ga­ron al sis­te­ma. Mu­chos se ne­ga­ron a fa­ci­li­tar in­for­ma­ción so­bre los pa­cien­tes más vul­ne­ra­bles a su car­go, cons­cien­tes del des­tino que les es­pe­ra­ba, y fue de­ci­si­va, so­bre to­do, la fir­me opo­si­ción y con­tes­ta­ción de un sec­tor de la Igle­sia ca­tó­li­ca en­ca­be­za­do por el obis­po de Muns­ter, Cle­mens Au­gust Graf von Ga­len, quien con­de­nó pú­bli­ca­men­te a tra­vés de un ser­món pro­nun­cia­do en agos­to de 1941 la eu­ta­na­sia na­zi. El pro­gra­ma Ak­tion T4 que­dó al des­cu­bier­to y de­jó de ser un se­cre­to de Es­ta­do. A fi­na­les de ese mis­mo mes, cons­cien­te del im­pac­to que la noticia es­ta­ba te­nien­do en la opi­nión pú­bli­ca, Hitler de­ci­dió dar car­pe­ta­zo ofi­cial a un pro­gra­ma que de­ja­ba tras de sí un re­gue­ro de 70,000 muer­tos. En reali­dad era un ges­to só­lo de apa­rien­cia. La eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca con­ti­nuó apli­cán­do­se ma­si­va­men­te has­ta el fi­nal de la gue­rra, pro­vo­can­do la muer­te de ca­si un cuar­to de mi­llón de per­so­nas. Des­de el fi­nal ofi­cial del pro­gra­ma se prio­ri­za­ron las eje­cu­cio­nes por in­yec­ción letal. El mo­de­lo se des­cen­tra­li­zó: los pa­cien­tes eran eje­cu­ta­dos di­rec­ta­men­te en su hos­pi­tal de ori­gen, lo que im­pli­có am­pliar con­si­de­ra­ble­men­te la red de mé­di­cos al ser­vi­cio de es­ta ma­qui­na­ria de muer­te. No que­da­ba otro re­me­dio. Brack y los mé­di­cos más pro­mi­nen­tes de Ak­tion T4 aho­ra te­nían ocu­pa­cio­nes más im­por­tan­tes. Las cá­ma­ras de gas em­pe­za­ron a cen­trar­se en la eje­cu­ción de judíos. La ex­pe­rien­cia de los mé­di­cos del pro­gra­ma en el ase­si­na­to me­dian­te ad­mi­nis­tra­ción de mo­nó­xi­do de carbono fue cla­ve en la nue­va ob­se­sión de Hitler: la So­lu­ción Fi­nal. Es­tos ga­le­nos sin es­crú­pu­los, cur­ti­dos ya en el ase­si­na­to ma­si­vo, fue­ron uno de los pi­la­res del Ho­lo­caus­to. Sim­ple­men­te de­ja­ron los hos­pi­ta­les psi­quiá­tri­cos del pro­gra­ma en fa­vor de los cam­pos de ex­ter­mi­nio de Bel­zec, So­bi­bor y Tre­blin­ka. Sus exe­cra­bles crí­me­nes al ser­vi­cio del su­pre­ma­cis­mo ario no ha­bían he­cho más que co­men­zar.

HO­RROR. Wer­ner Hey­de (Izq.) y Phi­lipp Bouh­ler (Der.), ar­tí­fi­ces del pro­gra­ma Ak­tion T4 que eje­cu­tó a cer­ca de 70,000 per­so­nas. Al ex­tre­mo, uno de los ca­mio­nes pa­ra trans­por­tar a los pa­cien­tes ha­cia su cruel des­tino.

ARCHIVO. Una de las mi­les de fi­chas mé­di­cas de pri­sio­ne­ros de dis­tin­tas et­nias ela­bo­ra­das por la Ges­ta­po an­tes de in­gre­sar­los a cam­pos de con­cen­tra­ción.

EL MAL. (Iz­quier­da) Cá­ma­ra de gas, en el Hos­pi­tal Sa­ni­ta­rio y Men­tal de Bern­burg (aquí).

RE­VI­SIÓN. Hitler vi­si­ta las ins­ta­la­cio­nes del hos­pi­tal psi­quiá­tri­co de Schön­brunn. (Der.) Al­gu­nos de los pa­cien­tes in­ter­na­dos.

SI­NIES­TRO. Karl Brandt, se­gun­do de iz­quier­da a de­re­cha, co­mi­sio­na­do del Ter­cer Reich pa­ra sa­ni­dad y sa­lud, res­pon­sa­ble del pro­gra­ma de “eu­ta­na­sia eu­ge­né­si­ca”.

NUN­CA OL­VI­DAR. Vi­si­tan­tes de la ex­po­si­ción “En me­mo­ria de los ni­ños: pe­dia­tras y crí­me­nes con­tra los ni­ños en la Alemania na­zi”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.