La bó­ve­da del fin del mun­do

La cla­ve pa­ra con­ser­var nues­tra ali­men­ta­ción es­tá en sal­va­guar­dar las va­rie­da­des sil­ves­tres de las mi­les de es­pe­cies de plan­tas que nos dan sus­ten­to.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Án­ge­la Po­sa­da-Swaf­ford

En la fron­te­ra con el Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, un al­ma­cén de se­mi­llas se ha con­ver­ti­do en la úl­ti­ma esperanza del pla­ne­ta.

Más arri­ba del Círcu­lo Po­lar Ár­ti­co, a me­dio ca­mino en­tre la cos­ta no­rue­ga y el po­lo nor­te geo­grá­fi­co, hay un lu­gar de geo­lo­gía alu­ci­nan­te y gran­des te­so­ros pa­leon­to­ló­gi­cos, co­mo sa­li­do de una no­ve­la de Ju­lio Ver­ne. En el fantástico ar­chi­pié­la­go de Sval­bard el hie­lo de gla­ciar cu­bre un 60% del te­rreno, y las no­ches y los días du­ran seis me­ses ca­da uno. In­clu­so así, es el pun­to ha­bi­ta­do más nór­di­co del mun­do.

Pe­ro Sval­bard, más exac­ta­men­te la is­la Spits­ber­gen, guar­da al­go mu­cho más ur­gen­te que fó­si­les y ro­cas, y mu­cho más im­por­tan­te que car­bón o pe­tró­leo: aquí, en­te­rra­da en el per­ma­frost de una la­de­ra mon­ta­ño­sa, re­po­sa na­da me­nos que nues­tra pó­li­za de se­gu­ros en ma­te­ria de ali­men­ta­ción pa­ra el día del Jui­cio Fi­nal: un bac­kup del ma­te­rial que al­ber­gan los 1,750 ban­cos lo­ca­les de se­mi­llas –o ger­mo­plas­ma– que sal­va­guar­dan la bio­di­ver­si­dad agrí­co­la de to­do el pla­ne­ta. Un lu­gar le­jos de to­do y a prue­ba de bom­bas, mi­si­les nu­clea­res, me­teo­ri­tos, in­cen­dios, te­rre­mo­tos, inun­da­cio­nes, te­rro­ris­mo, y sí, in­clu­so a prue­ba de las ad­ver­si­da­des del cam­bio cli­má­ti­co.

En­trar en es­te re­po­si­to­rio, que se lla­ma la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas, y cu­ya construcción y man­te­ni­mien­to es un re­ga­lo de No­rue­ga pa­ra el mun­do des­de 2008, es co­mo me­ter­se de lleno en un fil­me de Ja­mes Bond. Lo úni­co que so­bre­sa­le de la la­de­ra de la mon­ta­ña blan­ca es una cu­ña de con­cre­to só­li­do que pe­ne­tra en la ro­ca co­mo si fue­ra una puer­ta a otra di­men­sión.

Por den­tro, pro­te­gi­das por dos es­clu­sas de ai­re al fi­nal de un tú­nel que se hun­de 160 me­tros en­tre la mon­ta­ña con­ge­la­da, hay

Un lu­gar a prue­ba de bom­bas, te­rre­mo­tos, me­teo­ri­tos, in­cen­dios, inun­da­cio­nes... in­clu­so a prue­ba del cam­bio cli­má­ti­co.

tres cá­ma­ras pa­ra­le­las don­de la tem­pe­ra­tu­ra se man­tie­ne a cons­tan­tes -18 grados Cel­sius, y una cos­tra de hie­lo cu­bre las puer­tas. Úni­ca­men­te la del cen­tro es­tá ocu­pa­da, en es­te mo­men­to, con las mues­tras de ca­si un mi­llón de va­rie­da­des de se­mi­llas (más o me­nos dos ter­cios de la bio­di­ver­si­dad mun­dial de cul­ti­vos).

La ca­ver­na tie­ne ca­pa­ci­dad pa­ra 4.5 mi­llo­nes de mues­tras, ca­da una con 500 se­mi­llas, pa­ra un gran to­tal de 2,500 mi­llo­nes de se­mi­llas in­di­vi­dua­les: un es­pa­cio que va a ser ne­ce­sa­rio por­que la se­gun­da fa­se de es­te her­cú­leo es­fuer­zo de con­ser­va­ción se­rá bus­car, des­cu­brir, re­co­lec­tar y traer los pri­mos y an­ces­tros sil­ves­tres de tan­tas de ellas co­mo sea po­si­ble. El nom­bre del jue­go es con­ser­var la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca a to­da cos­ta an­tes de que la si­ga­mos per­dien­do.

Po­dría de­cir­se que en las re­pi­sas de la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas hay 13,000 años de his­to­ria agrí­co­la, em­pa­ca­dos en­tre ca­jas plás­ti­cas, co­mo si fue­ran unas mi­ni Na­cio­nes Uni­das del reino ve­ge­tal. Es un des­plie­gue es­pe­ran­za­dor de coo­pe­ra­ción in­ter­na­cio­nal ver las ca­jas ro­jas de se­mi­llas de Co­rea del Nor­te al la­do de las de Co­rea del Sur, Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia. Al fin y al ca­bo, to­dos es­ta­mos en el mis­mo barco. Aquí li­te­ral­men­te duermen (ya que sus pro­ce­sos me­ta­bó­li­cos es­tán de­te­ni­dos in­de­fi­ni­da­men­te) se­mi­llas de fri­jol, maíz, tri­go, arroz, sor­go, ce­ba­da, le­chu­ga, len­te­jas, pa­pa y chí­cha­ros, por men­cio­nar al­gu­nas de las que co­me­mos.

Du­ran­te los úl­ti­mos años la exis­ten­cia de es­te re­po­si­to­rio ha que­da­do más que jus­ti­fi­ca­da. Por ejem­plo, el ban­co na­cio­nal de se­mi­llas de las Fi­li­pi­nas fue des­trui­do por un in­cen­dio no ha­ce mu­cho, y seis años an­tes ha­bía su­fri­do daños por una inun­da­ción. Du­ran­te las gue­rras re­cien­tes los de­pó­si­tos de Afganistán que­da­ron he­chos pol­vo, y sin ir más le­jos, en 2015 los ban­cos de ger­mo­plas­ma de Si­ria en Ale­po fue­ron bo­rra­dos del ma­pa, con to­das sus se­mi­llas de tri­go re­sis­ten­tes al ca­lor. En to­das esas oca­sio­nes los paí­ses pu­die­ron acu­dir a Sval­bard pa­ra sa­car sus mues­tras con­ge­la­das, con las cua­les re­po­blar sus pér­di­das.

Del tró­pi­co al hie­lo

Pe­ro es­te lla­ma­do “con­ge­la­dor más im­por­tan­te del mun­do” es el fi­nal de una aven­tu­ra ve­ge­tal que co­mien­za mu­cho an­tes, muy le­jos. Ca­da una de las se­mi­llas aquí de­po­si­ta­das tie­ne una lar­ga his­to­ria. En el ca­so de los fri­jo­les co­lom­bia­nos, por ejem­plo, la odi­sea co­mien­za cer­ca de la ca­lu­ro­sa ciu­dad de Pal­mi­ra, en la se­de prin­ci­pal del Cen­tro In­ter­na­cio­nal de Agri­cul­tu­ra Tropical (CIAT).

Aquí, en me­dio de un ver­de valle som­brea­do de pal­me­ras, sa­ma­nes y aca­cias, más de 300 in­ves­ti­ga­do­res de va­rias par­tes del mun­do tra­ba­jan en un cam­pus de edi­fi­cios blan­cos que re­cuer­da más una gran es­tan­cia cam­pes­tre que un cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes de cla­se mun­dial en ma­te­ria agrí­co­la. El CIAT, que aca­ba de cum­plir 50 años, no só­lo tra­ba­ja el fri­jol, tam­bién la yu­ca, el arroz y los fo­rra­jes o pas­tos tro­pi­ca­les pa­ra el ga­na­do y me­jo­ra de sue­los.

Su mi­sión es tri­ple: una, desa­rro­llar cul­ti­vos, prác­ti­cas e in­ter­ven­cio­nes agro­pe­cua­rias pa­ra ma­xi­mi­zar el ren­di­mien­to nu­tri­cio­nal y am­bien­tal de es­tas plan­tas; dos, guar­dar co­pias re­dun­dan­tes de esas se­mi­llas en el ban­co de Sval­bard y en el del CIMMYT en Tex­co­co, Mé­xi­co, man­te­nién­do­las via­bles en to­do mo­men­to, pa­ra que cuan­do se lle­guen a ne­ce­si­tar, las plan­tas crez­can sin el me­nor con­tra­tiem­po; y tres, salvar cuan­tas va­rie­da­des sil­ves­tres pue­da re­co­lec­tar.

Una de las áreas más ur­gen­tes de in­ves­ti­ga­ción en el CIAT es crear va­rie­da­des re­sis­ten­tes a los ri­go­res del cam­bio cli­má­ti­co. En­ten­der co­sas co­mo la muer­te del po­len por ca­lor o el aguan­te de una raíz a los vien­tos hu­ra­ca­na­dos. Por eso, gran par­te del te­rreno es­tá ocu­pa­do por cam­pos de cul­ti­vo e in­ver­na­de­ros de to­dos los ta­ma­ños don­de las plan­tas de las es­pe­cies que en­fa­ti­za

el cen­tro de in­ves­ti­ga­cio­nes son so­me­ti­das a ca­lo­res in­ten­sos, se­quías abra­sa­do­ras o agua­ce­ros to­rren­cia­les, en­tre otros in­sul­tos. Tam­bién se ve­ri­fi­ca si los ma­te­ria­les que re­sul­tan de los cru­ces y mo­di­fi­ca­cio­nes ge­né­ti­cas es­tán pro­du­cien­do las ca­rac­te­rís­ti­cas que pi­den y ne­ce­si­tan los agri­cul­to­res en to­do el mun­do.

Si­guien­do en re­ver­sa el viaje de los fri­jo­les des­de No­rue­ga, me ha­llo en un la­bo­ra­to­rio don­de va­rias per­so­nas es­tán sen­ta­das an­te sen­das mon­ta­ñi­tas de fri­jo­les de to­dos co­lo­res. En un bal­de des­car­tan aque­llos que pre­sen­tan has­ta la más mí­ni­ma im­per­fec­ción, y en un re­ci­pien­te a su la­do co­lo­can a las rei­nas de be­lle­za, ésas de pro­por­cio­nes idea­les y cu­tis im­pe­ca­ble. Tra­ba­jan con una des­tre­za y ra­pi­dez asom­bro­sas; los es­co­gen con pin­zas, los mi­ran ba­jo la lupa y los man­dan a un re­ci­pien­te u otro.

“Hoy en día guar­da­mos en el CIAT 38,000 va­rie­da­des de fri­jol, pa­tri­mo­nio de 140 paí­ses, de las cua­les hay unas 2,000 sil­ves­tres”, me di­ce el fi­sió­lo­go y ecó­lo­go de plan­tas Da­niel De­bouck, des­co­rrien­do dra­má­ti­ca­men­te una cor­ti­na que ta­pa una de las pa­re­des del re­cin­to. Cien­tos de pe­que­ños fras­cos de vi­drio es­tán api­la­dos or­de­na­da­men­te en re­pi­sas, llenos de fri­jo­les de co­lo­res. Es par­te de la co­lec­ción más gran­de de mues­tras de fri­jol en el mun­do. Un va­lor in­cal­cu­la­ble en bio­di­ver­si­dad. “Yo soy res­pon­sa­ble de un 10% de to­do es­to”, aña­de con or­gu­llo de pa­dre.

No en vano De­bouck es una de las lu­mi­na­rias del CIAT. Du­ran­te sus ca­si 40 años de tra­ba­jo, gran par­te de ellos co­mo lí­der del Pro­gra­ma de Re­cur­sos Ge­né­ti­cos, el ca­ris­má­ti­co in­ves­ti­ga­dor re­co­lec­tó 3,900 va­rie­da­des de flo­ra en 30 ex­pe­di­cio­nes por 11 paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, des­cu­brien­do 14 nue­vas es­pe­cies. El año pa­sa­do el go­bierno bel­ga le con­fi­rió la Or­den de Leo­pol­do, el ma­yor ho­nor que en­tre­ga ese país. Y en febrero, re­ci­bió un re­co­no­ci­mien­to de Crop Trust en Sval­bard por su tra­ba­jo co­mo “de­fen­sor de la bio­di­ver­si­dad”.

Es esa di­ver­si­dad la que le qui­ta el sue­ño a De­bouck, por­que es en esos nue­vos ge­nes sil­ves­tres don­de se­gu­ra­men­te es­tán las for­mas de crear su­per­plan­tas re­sis­ten­tes a to­do. “Hay mu­cha ur­gen­cia de en­con­trar y es­tu­diar a los pa­rien­tes sil­ves­tres de los cul­ti­vos, y guar­dar sus se­mi­llas aquí y en Sval­bard. He­mos du­pli­ca­do el nú­me­ro co­no­ci­do de es­pe­cies sil­ves­tres de fri­jol, pe­ro aho­ra hay que tra­ba­jar con las es­pe­cies de arroz sal­va­je de las Amé­ri­cas, que son vir­tual­men­te des­co­no­ci­das.”

Mien­tras tan­to, el pro­ce­so cí­cli­co de pre­pa­rar las se­mi­llas que irán a Sval­bard no se de­tie­ne. Uno pen­sa­ría que el tra­ba­jo ter­mi­na una vez guar­da­das en su tum­ba he­la­da. Pe­ro in­clu­so si es­tá con­ge­la­da, la via­bi­li­dad de una se­mi­lla va­ría en­tre 15 y 60 años, se­gún la es­pe­cie (a me­nos que se con­ser­ve en ni­tró­geno lí­qui­do, y en ese ca­so sí du­ra si­glos). Por ello hay que es­tar­las re­vi­san­do pe­rió­di­ca­men­te.

“El tru­qui­to de no­so­tros es que el lo­te de se­mi­llas ori­gi­nal lo di­vi­di­mos en cin­co –ex­pli­ca De­bouck–, el mis­mo ti­po de se­mi­lla en el mis­mo ti­po de em­pa­que, en las mis­mas con­di­cio­nes, cin­co re­dun­dan­cias: una va pa­ra Sval­bard, otra pa­ra Tex­co­co, y

las otras pa­ra nues­tro pro­pio cuar­to frío a -18°C. Por­que so­bre la mues­tra que te­ne­mos aquí va­mos a ha­cer pe­rió­di­ca­men­te la comprobación de có­mo evo­lu­cio­na la via­bi­li­dad, ca­da cin­co años. Aho­ra jus­ta­men­te es­ta­mos re­vi­san­do lo que pa­sa con las mues­tras que lle­van 20 años guar­da­das en Sval­bard”.

Ese pro­ce­so de re­vi­sión es más fá­cil de­cir­lo que ha­cer­lo. Por­que hay que sa­car la se­mi­lla del cuar­to frío, plan­tar­la, ver­la cre­cer, se­car el fru­to, tri­llar­lo, sa­car las se­mi­llas y se­lec­cio­nar las que no es­tén arru­ga­das ni man­cha­das ni per­fo­ra­das por in­sec­tos. Una vez reuni­das 2,000 se­mi­llas de las me­jo­res, se di­vi­den en sub­mues­tras, que van a dar al la­bo­ra­to­rio de Sa­ni­dad pa­ra ase­gu­rar que no ten­gan pla­gas o en­fer­me­da­des, y al de Via­bi­li­dad, don­de se re­vi­sa su ca­li­dad fi­sio­ló­gi­ca en prue­bas des­truc­ti­vas.

Al mis­mo tiem­po, el res­to de las se­mi­llas va a pa­rar a un cuar­to de se­ca­do, don­de len­ta­men­te se ba­ja su con­te­ni­do de hu­me­dad a un ni­vel de 5%. Des­pués de re­ci­bir los re­sul­ta­dos de los la­bo­ra­to­rios y ga­ran­ti­zar que to­do es­té bien, se em­pa­can en bol­sas de aluminio plás­ti­co al va­cío y se guar­dan en el cuar­to de -18 grados Cel­sius.

Dos ve­ces al año se em­pa­can en ca­jas de plás­ti­co y se en­vían en un avión has­ta No­rue­ga, don­de los em­plea­dos de la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas las in­ter­cam­bian por las que es­tán a pun­to de ex­pi­rar. El

CIAT es uno de los cen­tros in­ter­na­cio­na­les que más can­ti­dad de de­pó­si­tos ha­cen anual­men­te en Sval­bard, no só­lo pa­ra re­em­pla­zar las se­mi­llas vie­jas sino pa­ra po­ner las nue­vas va­rie­da­des que son re­sul­ta­do del tra­ba­jo de ge­né­ti­ca.

Se­mi­llas del Fu­tu­ro

Pe­ro de­po­si­tar ma­te­rial en una bó­ve­da só­lo cum­ple con par­te de la res­pon­sa­bi­li­dad que es­ta ge­ne­ra­ción tie­ne pa­ra con las que vie­nen de­trás. La otra par­te de la ecua­ción es po­der ex­traer la in­for­ma­ción mo­le­cu­lar que es­tá guar­da­da en el co­ra­zón de esas se­mi­llas. Y ése es el tra­ba­jo que el ge­ne­tis­ta y fi­sió­lo­go de plan­tas vie­nés Pe­ter Wenzl aca­ba de he­re­dar de ma­nos del re­cién re­ti­ra­do Da­niel De­bouck. El pro­yec­to se lla­ma Se­mi­llas del Fu­tu­ro, y es una am­bi­cio­sa apues­ta del CIAT pa­ra rein­ven­tar lo que se­rá un ban­co de ger­mo­plas­ma del si­glo XXI.

“Aun­que te­ne­mos to­do es­te ma­te­rial con­ser­va­do en el ban­co actual, to­da­vía sa­be­mos muy po­co acerca de esas se­mi­llas”, ex­pli­ca. “Pre­ten­der sa­car del cuar­to frío esas 38,000 es­pe­cies de fri­jol, por ejem­plo, plan­tar­las en el cam­po y bus­car ca­da uno de sus ras­gos ge­né­ti­cos pa­ra se­lec­cio­nar lo que los cul­ti­va­do­res quie­ren, es im­po­si­ble. Pe­ro aho­ra te­ne­mos una nue­va opor­tu­ni­dad, ba­sa­da en se­cuen­cia­ción ge­né­ti­ca, y la po­de­mos apro­ve­char del mis­mo mo­do en que se usa la me­di­ci­na per­so­na­li­za­da”.

PRUE­BAS. En el CIAT de Ca­li se cul­ti­van en el la­bo­ra­to­rio las plan­tas de fri­jol que lue­go se sem­bra­rán pa­ra es­tu­diar si sus ras­gos, pro­duc­to del tra­ba­jo ge­né­ti­co, son lo que se es­pe­ra­ba.

RE­PO­SI­TO­RIO. Una pe­que­ña par­te del gran ‘in­ven­ta­rio’ de plan­tas que se ha­lla en la Bó­ve­da Glo­bal de Se­mi­llas, en Sval­bard, No­rue­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.