Ru­sia: re­sur­ge la su­per­po­ten­cia

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, la en­ton­ces URSS co­men­zó a per­fi­lar­se co­mo uno de los paí­ses más po­de­ro­sos; hoy en día la Fe­de­ra­ción Ru­sa es uno de los lí­de­res a ni­vel mun­dial.

Muy Interesante (Chile) - - PORTADA - Par­te I Sin re­torno

Una com­bi­na­ción de lí­de­res, acon­te­ci­mien­tos y cam­bios de nom­bre han si­do los ‘in­gre­dien­tes’ que lle­va­ron a la ac­tual Fe­de­ra­ción Ru­sa a co­lo­car­se co­mo uno de los paí­ses más po­de­ro­sos del si­glo XXI, con una in­fluen­cia si­mi­lar a la que tie­nen Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na.

El pri­mer pun­to cla­ve ocu­rrió en 1917, cuan­do el le­van­ta­mien­to popular en Pe­tro­gra­do pro­vo­có la ab­di­ca­ción del zar Ni­co­lás II, quien for­mó par­te de la di­nas­tía Ro­ma­nov, la cual es­tu­vo en el po­der des­de 1613. Ese mis­mo año el mo­vi­mien­to co­no­ci­do co­mo la Gran Re­vo­lu­ción de oc­tu­bre di­ri­gi­do por el lí­der co­mu­nis­ta Vla­dí­mir Ilich Uliá­nov, alias Le­nin, ter­mi­nó de dar fin al ré­gi­men za­ris­ta que go­ber­na­ba en el en­ton­ces lla­ma­do Im­pe­rio ru­so. Es­te acon­te­ci­mien­to tu­vo va­rios fac­to­res, en­tre los cua­les des­ta­ca­ban las mar­ca­das de­sigual­da­des so­cia­les, la pre­ca­ria eco­no­mía en la que que­dó el país tras la Gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa (1904-1905), y los efec­tos de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (1914-1918).

El nue­vo orden económico y so­cial que de­ri­vó tras la Re­vo­lu­ción es­tu­vo mar­ca­do por otro acon­te­ci­mien­to: la san­grien­ta Gue­rra Ci­vil de 1918 a 1922, que de­jó un gran cos­to hu­mano. Al tér­mino de és­ta ocu­rrió el cam­bio de nom­bre a Unión de Re­pú­bli­cas So­cia­lis­tas So­vié­ti­cas (URSS), com­pues­ta por cua­tro re­gio­nes: Ru­sia, Ucra­nia, Bie­lo­rru­sia y Trans­cau­ca­sia (ac­tual­men­te Ar­me­nia, Azer­bai­yán y Geor­gia). Sin em­bar­go, dos años des­pués de que se nom­bra­ra co­mo URSS, Le­nin fa­lle­ció, y en 1924 su su­ce­sor fue Jo­sef Stalin, quien por más de 30 años man­tu­vo un go­bierno to­ta­li­ta­rio, ver­ti­cal y dic­ta­to­rial.

“Le­nin sen­tó las ba­ses de lo que fue la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro real­men­te quien la cons­tru­yó fue Stalin de­bi­do a sus po­lí­ti­cas que bus­ca­ban in­dus­tria­li­zar­la rá­pi­da­men­te. Por ejem­plo, a tra­vés de la co­lec­ti­vi­za­ción del cam­po, de ge­ne­rar una in­dus­tria pe­sa­da que fue­ra el mo­tor del desa­rro­llo económico del país, y de bus­car un tra­to di­fe­ren­cia­do ha­cia las mi­no­rías ét­ni­cas que vi­vían en ese mo­men­to en la Unión So­vié­ti­ca”, men­cio­na el maes­tro Adán Mi­guel Ro­drí­guez Pérez, de la Fa­cul­tad de Cien­cias Po­lí­ti­cas y So­cia­les de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM).

Es­tos cam­bios de­ri­va­ron en la par­ti­ci­pa­ción de la URSS en la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (1939 a 1945) tras la rup­tu­ra en 1941 del pac­to de no agre­sión que te­nía con Ale­ma­nia, co­no­ci­do co­mo Rib­ben­trop Mó­lo­tov; eso fue el de­to­nan­te pa­ra que al ter­mi­nar es­te con­flic­to mi­li­tar, la Unión So­vié­ti­ca se con­vir­tie­ra en una su­per­po­ten­cia, ya que fue uno de los dos ven­ce­do­res; el otro fue Es­ta­dos Uni­dos.

Nue­va ca­ra

Los ga­na­do­res se re­par­tie­ron Eu­ro­pa en blo­ques y tras esa di­vi­sión te­rri­to­rial se dio ini­cio a otro acon­te­ci­mien­to cla­ve pa­ra la con­so­li­da­ción de la URSS co­mo su­per­po­ten­cia: la Gue­rra Fría. Du­ran­te es­te he­cho que du­ró de 1945 (aun­que al­gu­nas fuen­tes con­si­de­ran que ini­ció en 1947, cuan­do se acu­ñó el tér­mino) a 1991, la Unión So­vié­ti­ca y Es­ta­dos Uni­dos tu­vie­ron gran ac­tua­ción in­ter­na­cio­nal y crea­ron su pro­pia zo­na de in­fluen­cia no so­la­men­te en el con­ti­nen­te eu­ro­peo, sino que tra­ta­ron de ex­pan­dir sus pro­yec­tos a Áfri­ca, Amé­ri­ca La­ti­na y Asia. Es­to tra­jo con­si­go con­flic­tos en­tre los paí­ses que ha­bían si­do alia­dos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y con ello se desata­ron al­gu­nos en­fren­ta­mien­tos.

“Los dos paí­ses em­plea­ron dis­tin­tos mé­to­dos, aun­que nun­ca lle­ga­ron a lan­zar un ata­que di­rec­to y to­tal con­tra sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios. La crea­ción de alian­zas ri­va­les, la pres­ta­ción de ayu­da mi­li­tar y eco­nó­mi­ca a los Es­ta­dos que eran clien­tes suyos y a los que as­pi­ra­ban a ser­lo, una ma­si­va y cos­to­sa ca­rre­ra ar­ma­men­tis­ta, las cam­pa­ñas de pro­pa­gan­da, el es­pio­na­je, la gue­rra de gue­rri­llas, la lu­cha con­tra la sub­ver­sión y los ase­si­na­tos po­lí­ti­cos fue­ron mé­to­dos que usa­ron”, de­ta­lla el his­to­ria­dor es­ta­dou­ni­den­se Ro­nald E. Po­was­ki en su li­bro La Gue­rra Fría: Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca, 1917-1991.

En 1953 la Unión So­vié­ti­ca pa­só por una des­es­ta­bi­li­za­ción tras la muer­te de Stalin, y bus­có acer­car­se a Es­ta­dos Uni­dos en una “co­exis­ten­cia pa­cí­fi­ca”, por así lla­mar­la, du­ran­te el go­bierno de Ni­ki­ta Jrush­chov, que du­ró des­de di­cho año has­ta 1964.

“Cuan­do es­to su­ce­de ve­mos una Unión So­vié­ti­ca que du­ran­te la épo­ca de la Gue­rra Fría es más apa­rien­cia que real­men­te una su­per­po­ten­cia. No te­nía un apa­ra­to económico in­dus­trial que le per­mi­tie­ra com­pe­tir con el ca­pi­ta­lis­mo de Es­ta­dos Uni­dos o de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, por­que había ma­yor­men­te un in­ter­cam­bio de pro­duc­tos. En los años 80 em­pie­zan a sur­gir gran­des pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y des­em­pleo. La ob­so­les­cen­cia del apa­ra­to pro­duc­ti­vo so­vié­ti­co va a ayu­dar a Mi­jaíl Gor­ba­chov (pre­si­den­te de 1990 a 1991) a ge­ne­rar dos po­lí­ti­cas pa­ra re­for­mar la URSS: la glás­nost (de transparencia) y la pe­res­troi­ka (eco­nó­mi­ca)”, men­cio­na el in­ves­ti­ga­dor de la UNAM.

Uno de los as­pec­tos en que se pue­de no­tar es­ta apa­rien­cia, ase­gu­ra, es en cues­tio­nes mi­li­ta­res y es­pa­cia­les, pues tras el lan­za­mien­to de la bom­ba ató­mi­ca a Hi­ros­hi­ma y Na­ga­sa­ki, se desata una ca­rre­ra de mi­si­les ba­lís­ti­cos que con­lle­va a que en 1957 la URSS lan­ce al es­pa­cio el sa­té­li­te Sput­nik. Pe­ro a pe­sar de es­ta ca­rre­ra y que pa­re­cie­ra que la Unión So­vié­ti­ca lle­va la de­lan­te­ra, real­men­te sus mi­si­les son más de­fi­cien­tes y cos­to­sos que los que em­pie­za a fa­bri­car Es­ta­dos Uni­dos.

A par­tir de los años 80, va­rios fac­to­res pro­vo­can la de­sin­te­gra­ción de la URSS. Al­gu­nos de ellos fue­ron la si­tua­ción eco­nó­mi­ca con un apa­ra­to pro­duc­ti­vo ob­so­le­to, su de­pen­den­cia en la pro­duc­ción de pe­tró­leo y gas, la ge­ron­to­cra­cia del ré­gi­men so­vié­ti­co (es de­cir, que el po­der es­tá en ma­nos de per­so­nas de edad avan­za­da) y la in­va­sión so­vié­ti­ca a Af­ga­nis­tán (de 1978 a 1991). Aun­que tam­bién la idea del na­cio­na­lis­mo es otro fac­tor con gran in­fluen­cia, ya que sur­gen mo­vi­mien­tos na­cio­na­lis­tas en las re­pú­bli­cas que con­for­ma­ban la Unión So­vié­ti­ca y que quie­ren in­de­pen­di­zar­se, co­mo los Paí­ses Bál­ti­cos (Es­to­nia, Le­to­nia y Li­tua­nia), Geor­gia, Ar­me­nia y Azer­bai­yán.

En di­ciem­bre de 1991 y tras la trai­ción de Bo­ris Yel­tsin, quien fue­ra se­cre­ta­rio del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Ru­sia, él fir­ma con los al­tos man­dos de Ucra­nia y Bie­lo­rru­sia un do­cu­men­to lla­ma­do Tra­ta­do de Bie­lo­rru­sia o Tra­ta­do de Be­la­vez­ha pa­ra de­sin­te­grar la URSS y ge­ne­rar 15 nue­vos paí­ses. Tras es­te acon­te­ci­mien­to, la Unión So­vié­ti­ca adop­tó el nom­bre de Fe­de­ra­ción Ru­sa o Ru­sia, co­mo ac­tual­men­te se le co­no­ce. A par­tir de esa épo­ca, el país que co­mien­za a des­pun­tar pa­ra to­mar el li­de­raz­go es Chi­na, con quien la URSS había ro­to acuer­dos en 1962.

¿El fan­tas­ma del co­mu­nis­mo?

“En 1991 fue el fin de la URSS, la muer­te de una uto­pía, pe­ro no sig­ni­fi­có la ex­tin­ción del co­mu­nis­mo, da­da la su­per­vi­ven­cia di­rec­ta de su le­ga­do en Chi­na, Viet­nam, o Cu­ba, e in­di­rec­ta en re­gí­me­nes de opre­sión y mi­se­ria (Ve­ne­zue­la, Ni­ca­ra­gua). Tam­po­co can­ce­ló la exi­gen­cia de se­guir lu­chan­do con­tra la in­jus­ti­cia so­cial”,

Le­nin sen­tó las ba­ses de lo que fue la Unión So­vié­ti­ca, pe­ro real­men­te quien la cons­tru­yó fue Stalin de­bi­do a sus po­lí­ti­cas que bus­ca­ban in­dus­tria­li­zar­la rá­pi­da­men­te.

es­cri­bió en un ar­tícu­lo de opi­nión pa­ra el dia­rio es­pa­ñol El País, el his­to­ria­dor ma­dri­le­ño An­to­nio Elorza.

Sin em­bar­go, por su par­te el maes­tro Adán Mi­guel Ro­drí­guez con­si­de­ra que ac­tual­men­te ya no que­da gran in­fluen­cia de los par­ti­dos co­mu­nis­tas. “Hay una cri­sis ideo­ló­gi­ca en Eu­ro­pa de los par­ti­dos de iz­quier­da, aho­ra ya no pre­sen­tan esos pa­tro­nes de cam­bio o de me­jo­ras so­cia­les que se die­ron du­ran­te la épo­ca de la Gue­rra Fría. Es­to ha con­tri­bui­do a que sur­jan ten­den­cias ul­tra­na­cio­na­lis­tas y tam­bién lla­ma­das po­pu­lis­tas en mu­chos paí­ses que an­tes fue­ron co­mu­nis­tas. Ya no hay una di­fe­ren­cia en­tre ser so­cial­de­mó­cra­ta o con­ser­va­dor; fren­te a ellos la vie­ja iz­quier­da es­tá en una gran cri­sis en Eu­ro­pa”, di­ce.

Aun­que el co­mu­nis­mo ca­yó en Ru­sia en 1991, y ac­tual­men­te el Krem­lin, con Vla­dí­mir Putin co­mo pre­si­den­te, es quien tie­ne el po­der en aquel país que lle­va el tí­tu­lo de ser el más ex­ten­so del mun­do, al pa­re­cer exis­te un pa­trón en­tre ellos y que ade­más en­ca­ja con el de la épo­ca za­ris­ta. És­te es, a de­cir de Ro­drí­guez, que “en los tres mo­men­tos no se ha bus­ca­do ser un ac­tor im­por­tan­te den­tro de las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les”. Por ejem­plo, en la épo­ca za­ris­ta se bus­có mo­der­ni­zar­se al es­ti­lo orien­tal pa­ra crear un gran im­pe­rio; y lo lo­gra­ron en el si­glo XIX. Es­te mis­mo pa­trón lo si­guió Stalin al bus­car que des­pués de la Re­vo­lu­ción ru­sa la Unión So­vié­ti­ca se con­vir­tie­ra en un país desa­rro­lla­do rá­pi­da­men­te to­man­do un mo­de­lo de desa­rro­llo pro­pio que le va a per­mi­tir lo­grar­lo. En la ac­tual épo­ca de Putin tam­bién se tie­ne ese pro­yec­to de ver­se co­mo un país no oc­ci­den­tal ni orien­tal, sino más bien bus­car su pro­pia ru­ta con­si­de­ra­da co­mo la vía eu­ra­siá­ti­ca, la cual busca, a tra­vés de un sen­ti­mien­to na­cio­na­lis­ta, pro­te­ger los in­tere­ses na­cio­na­les pa­ra re­po­si­cio­nar a Ru­sia co­mo po­ten­cia.

¡FÍRMALE! Leo­nid Kuch­ma, pre­si­den­te de Ucra­nia; Sta­nis­lav Shush­ke­vich, pre­si­den­te de Bie­lo­rru­sia; Bo­ris Yel­tsin; y el pre­si­den­te del Con­se­jo Mi­nis­te­rial de Bie­lo­rru­sia, Vya­ches­lav Ke­bich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.