Concierto ba­lle­ne­ro

Des­de que Uli­ses se ata­ra a un más­til pa­ra no su­cum­bir al can­to de las si­re­nas, la hu­ma­ni­dad ha es­ta­do em­be­le­sa­da con las vo­ces sub­ma­ri­nas de los gran­des ce­tá­ceos. Aho­ra, nue­vos es­tu­dios de­jan en­tre­ver la cre­cien­te com­ple­ji­dad de la ca­da vez más ame­na­za­da

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Án­ge­la Po­sa­da-Swaf­ford

La bio­acús­ti­ca de los ma­res nos abre las puer­tas a un ma­ra­vi­llo­so mun­do en el que los ma­mí­fe­ros acuá­ti­cos más gran­des del mun­do nos sor­pren­den con sus can­tos.

En me­dio del vas­to océano, una so­li­ta­ria ba­lle­na jo­ro­ba­da emi­te un lla­ma­do dis­tan­te en ba­ja fre­cuen­cia. El so­ni­do, que re­cuer­da al mu­gi­do de una va­ca muy tris­te, via­ja si­guien­do sen­das lar­gas, cur­ván­do­se ma­jes­tuo­sa­men­te en­tre la su­per­fi­cie y el fondo, am­pli­fi­cán­do­se den­tro de la gran cá­ma­ra de ecos que es el abis­mo. Las ex­tra­ña­men­te me­lan­có­li­cas com­po­si­cio­nes pue­den du­rar 20 mi­nu­tos y ser es­cu­cha­das por otros ce­tá­ceos a mi­les de mi­llas de dis­tan­cia. Pe­ro un gru­po de zoó­lo­gos da­ne­ses des­cu­brió que, a di­fe­ren­cia de las gran­des vo­ces de los adul­tos, las ba­lle­nas be­bés les su­su­rran a sus ma­dres.

En un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do el año pa­sa­do en Fun­ctio­nal Eco­logy, Si­mo­ne Vi­de­sen, de la Uni­ver­si­dad de Aar­hus, des­cri­bió el es­tu­dio que hi­zo con su equi­po de in­ves­ti­ga­do­res a un gru­po de ba­lle­nas jo­ro­ba­das –dos ma­dres y ocho ba­lle­na­tos– que na­da­ban en su área de crian­za en las cos­tas de Aus­tra­lia. Vi­de­sen des­cu­brió que ma­dres e hi­jos con­ver­sa­ban en to­nos tan sua­ves que só­lo eran au­di­bles a me­nos de 100 me­tros de dis­tan­cia.

“Son co­mo chi­rri­dos, y al­gu­nos gru­ñi­dos en voz muy ba­ja”, ex­pli­ca en una en­tre­vis­ta. Las jo­ro­ba­das adul­tas son de­ma­sia­do gran­des pa­ra te­ner de­pre­da­do­res na­tu­ra­les, pe­ro las pe­que­ñas, con só­lo cin­co me­tros, son una de las pre­sas fa­vo­ri­tas de las or­cas. Vi­de­sen pien­sa que es­te su­su­rrar ayu­da a man­te­ner a las ba­lle­nas be­bés fue­ra de pe­li­gro. “Es­te ca­nal de co­mu­ni­ca­ción es esen­cial a me­di­da que las fa­mi­lias mi­gran ha­cia las frías aguas an­tár­ti­cas”, di­ce Vi­de­sen, quien se preo­cu­pa por que el cre­cien­te rui­do del trá­fi­co ma­rino pue­da lle­gar a aho­gar es­tos sua­ves lla­ma­dos, se­pa­ran­do a los pe­que­ños de sus ma­dres y po­nién­do­los en ries­go.

Co­mo és­te, úl­ti­ma­men­te ha ha­bi­do una ra­cha de in­tere­san­tes es­tu­dios acer­ca de los pa­rá­me­tros fí­si­cos y fi­sio­ló­gi­cos de la co­mu­ni­ca­ción en­tre ce­tá­ceos, en un es­fuer­zo por en­ten­der la for­ma de sal­va­guar­dar­los de la ca­co­fo­nía de rui­dos sub­ma­ri­nos.

Por ejem­plo, la Ins­ti­tu­ción Ocea­no­grá­fi­ca de Woods Ho­le, en Mas­sa­chu­setts, re­ve­ló en Bio­logy Let­ters dos ele­men­tos an­te­rior­men­te po­co in­ves­ti­ga­dos de los lla­ma­dos de las ba­lle­nas: las on­das de pre­sión, es de­cir, el ti­po de on­da de so­ni­do que em­pu­ja nues­tros tím­pa­nos per­mi­tién­do­nos oír; y el mo­vi­mien­to de las par­tí­cu­las, o sea, la vi­bra­ción fí­si­ca de una sus­tan­cia a me­di­da que el so­ni­do pa­sa a tra­vés de ella. “Ima­gi­ne es­tar sen­ta­do al la­do de una bo­ci­na de dis­co­te­ca a to­do vo­lu­men: lo que us­ted oye son las on­das de pre­sión; y lo que sien­te vi­bran­do en la si­lla es el mo­vi­mien­to de las par­tí­cu­las”, ex­pli­ca el bió­lo­go Aran Moo­ney, lí­der del es­tu­dio.

La sor­pre­sa que se lle­vó Moo­ney con las ba­lle­nas fue que el mo­vi­mien­to de las par­tí­cu­las en el agua se pro­pa­gó mu­cho más le­jos de lo es­pe­ra­do. “Bo­ta­mos los equi­pos por la bor­da y nos pu­si­mos a la de­ri­va, ale­ján­do­nos de las ba­lle­nas a la vez que to­má­ba­mos nues­tros da­tos”, di­ce des­cri­bien­do la sa­li­da de cam­po en la is­la ha­waia­na de Maui.

“A me­di­da que nos apar­tá­ba­mos, nues­tros ins­tru­men­tos se­guían de­tec­tan­do el mo­vi­mien­to de las par­tí­cu­las de ma­ne­ra al­ta y cla­ra. La co­sa es que, cuan­do se tra­ta

Es­te ca­nal de co­mu­ni­ca­ción es esen­cial pa­ra las ba­lle­nas cuan­do mi­gran ha­cia aguas an­tár­ti­cas.

de las can­cio­nes de las ba­lle­nas, el fe­nó­meno del mo­vi­mien­to de par­tí­cu­las no se ha es­tu­dia­do ca­si y re­quie­re de tec­no­lo­gías más so­fis­ti­ca­das co­mo los ace­le­ró­me­tros y los mag­ne­tó­me­tros. Es mu­cho más com­ple­jo que el de las on­das de pre­sión, por lo que no te­ne­mos una idea muy cla­ra de có­mo las par­tí­cu­las se pro­pa­gan a tra­vés del agua o el ai­re.”

Se­gún Moo­ney, aun­que su equi­po no reunió la in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra de­ter­mi­nar si las ba­lle­nas jo­ro­ba­das pue­den sen­tir el mo­vi­mien­to de las par­tí­cu­las, su

hi­pó­te­sis es que sí pue­den. A di­fe­ren­cia de los del­fi­nes y las ba­lle­nas den­ta­das, los hue­sos de los oí­dos de las jo­ro­ba­das es­tán fu­sio­na­dos al crá­neo, por lo que se­rían un en­la­ce di­rec­to a cual­quier vi­bra­ción en el agua. “Eso crea la pre­gun­ta de si su man­dí­bu­la in­fe­rior se­ría una es­pe­cie de dia­pa­són pa­ra di­ri­gir las vi­bra­cio­nes a sus oí­dos.”

Des­de el pun­to de vis­ta evo­lu­ti­vo es­to es in­tere­san­te por­que el pa­rien­te viviente más cer­cano a las ba­lle­nas, el hi­po­pó­ta­mo, pue­de sen­tir el so­ni­do ba­jo el agua usan­do su cuer­po, in­clu­so mien­tras su ca­be­za per­ma­ne­ce afue­ra. Pe­ro los es­tu­dios de Moo­ney po­nen de re­lie­ve una preo­cu­pa­ción más urgente, por­que, di­ce, si las gran­des ba­lle­nas pue­den de­tec­tar el mo­vi­mien­to de par­tí­cu­las, las vi­bra­cio­nes si­mi­la­res ori­gi­na­das por hu­ma­nos po­drían afec­tar se­ria­men­te su ha­bi­li­dad de co­mu­ni­car­se. “La ma­yor par­te del rui­do hu­mano en los océa­nos es de ba­ja fre­cuen­cia, y el ni­vel del so­ni­do se du­pli­ca ca­da diez años. No só­lo el trá­fi­co de bu­ques sino la ex­plo­ra­ción sís­mi­ca en busca de hi­dro­car­bu­ros, la mi­ne­ría y la cons­truc­ción, son ac­ti­vi­da­des que con­tri­bu­yen al mo­vi­mien­to de par­tí­cu­las que pro­pa­gan a lo lar­go de mi­llas ba­jo el agua.”

Ta­po­nes de oí­do pa­ra ba­lle­nas

Una nue­va in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Hawái con­tra­rres­ta un po­co es­tas ma­las no­ti­cias. Se­gún el bió­lo­go ma­rino Paul Nach­ti­gall, al­gu­nos ma­mí­fe­ros pue­den pro­te­ger sus oí­dos, al me­nos par­cial­men­te, de ma­ne­ra na­tu­ral. Nach­ti­gall tra­ba­jó con dos es­pe­cies de del­fi­nes, una ba­lle­na be­lu­ga y una or­ca fal­sa, usan­do elec­tro­dos pa­ra me­dir su ac­ti­vi­dad ce­re­bral du­ran­te la eco­lo­ca­ción. Los cien­tí­fi­cos en­via­ron pul­sos de so­ni­dos fuer­tes den­tro del tan­que de los ani­ma­les, y pron­to los ce­tá­ceos apren­die­ron a re­du­cir su sen­si­bi­li­dad de es­cu­cha has­ta en 20 de­ci­be­les.

“Es ge­nial. Es co­mo si se es­tu­vie­ran co­lo­can­do un ta­pón de oí­dos”, ex­pre­sa Nach­ti­gall. “Lo que ha­cía­mos era que les dá­ba­mos una se­ñal au­di­ti­va aler­tán­do­los de que el vo­lu­men del so­ni­do se iba a po­ner más al­to, y en­ton­ces ellos se adap­ta­ban re­du­cien­do su sen­si­bi­li­dad de oír.”

Es­ta ca­pa­ci­dad na­tu­ral de amor­ti­guar el so­ni­do su­gie­re que los in­ves­ti­ga­do­res mi­li­ta­res y las em­pre­sas de ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra po­drían pro­du­cir se­ña­les que les avi­sen a los ani­ma­les an­tes de de­to­nar sus ex­plo­sio­nes de prue­ba. “La pre­gun­ta es si lo que hi­ci­mos en nues­tro la­bo­ra­to­rio se tra­du­ci­ría a los ani­ma­les sal­va­jes”, di­ce.

Vo­ces azu­les

Otras pre­gun­tas que se ha­cen quie­nes es­tu­dian a los ma­mí­fe­ros ma­ri­nos tie­nen que ver más con la co­ne­xión en­tre los lla­ma­dos y su com­por­ta­mien­to. Una de las vo­ces me­nos ex­plo­ra­das en es­te sen­ti­do es la de la ba­lle­na azul. En fe­bre­ro de es­te año in­ves­ti­ga­do­res del Ins­ti­tu­to Ocea­no­grá­fi­co Scripps, en Ca­li­for­nia, anun­cia­ron los re­sul­ta­dos de un es­tu­dio se­gún el cual las enor­mes ba­lle­nas po­drían es­tar usan­do sus en­to­na­cio­nes co­mo hi­los in­vi­si­bles en me­dio de la os­cu­ri­dad del océano pa­ra man­te­ner la dis­tan­cia en­tre in­di­vi­duos, fa­ci­li­tar el apa­rea­mien­to y se­ña­lar la pre­sen­cia de sus pre­sas, en­tre otras co­sas.

Pa­ra en­ten­der me­jor es­tas vo­ca­li­za­cio­nes, los cien­tí­fi­cos ana­li­za­ron más de 4,500 so­ni­dos de ba­lle­nas azu­les mar­ca­das con hi­dró­fo­nos y sen­so­res de pre­sión na­dan­do al­re­de­dor de las is­las Channel en­tre 2002 y 2016. Se­gún la ocea­nó­gra­fa Ana Si­ro­vic, quien en­ca­be­zó al equi­po de in­ves­ti­ga­do­res, el es­tu­dio com­pa­ró tres ti­pos de lla­ma­dos con dis­tin­tos pa­tro­nes de bu­ceo, bus­can­do una co­ne­xión en­tre el can­to y el bu­ceo.

Si­ro­vic des­cu­brió ade­más que los ma­chos tien­den a con­ver­sar más du­ran­te la no­che, cuan­do apa­ren­te­men­te los ani­ma­les no es­tán ali­men­tán­do­se, y que tie­nen un gran re­per­to­rio de so­ni­dos úni­cos, en lu­gar de las can­cio­nes que hi­lan va­rias fra­ses, tan fa­mo­sas en las jo­ro­ba­das. Una su­ge­ren­cia es que és­ta es la ma­ne­ra en que los ma­chos man­tie­nen el ne­xo con su pa­re­ja mien­tras am­bos es­tán bus­can­do ali­men­to. Los lla­ma­dos tam­bién tie­nen que ver con la es­ta­ción del año, las ho­ras del día y la pro­fun­di­dad a la que van, y los más com­ple­jos po­drían ser can­tos de apa­rea­mien­to.

Has­ta el mo­men­to ésa es la in­ves­ti­ga­ción más ex­ten­sa del con­tex­to de com­por­ta­mien­to li­ga­do a los lla­ma­dos de las ba­lle­nas azu­les en esa re­gión del Pa­cí­fi­co.

Pa­va­rot­tis del océano

Pe­ro son las jo­ro­ba­das, las Pa­va­rot­tis del océano, las que tra­di­cio­nal­men­te han aca­pa­ra­do la aten­ción de la cien­cia en ma­te­ria de bio­acús­ti­ca de mis­ti­ce­tos (ba­lle­nas de bar­bas, sin dien­tes). Des­de que Ro­ger Payne (el pri­me­ro en ca­li­fi­car los lla­ma­dos de las jo­ro­ba­das co­mo “can­cio­nes”) hi­cie­ra un tra­ba­jo pio­ne­ro pa­ra en­ten­der es­tas com­po­si­cio­nes ha­ce más de cua­tro dé­ca­das, no se ha­bían pre­sen­ta­do es­fuer­zos im­por­tan­tes en es­te sen­ti­do.

No fue sino has­ta 2007 cuan­do se des­cu­brió que las gran­des ba­lle­nas pro­du­cen sus so­ni­dos de ba­ja fre­cuen­cia uti­li­zan­do unos do­ble­ces en la la­rin­ge que ha­cen las ve­ces de cuer­das vo­ca­les en los ma­mí­fe­ros te­rres­tres. Has­ta ese mo­men­to se pen­sa­ba que es­te ti­po de es­truc­tu­ras es­ta­ba au­sen­te en las ba­lle­nas. Pe­ro aho­ra se sa­be que no só­lo tie­nen do­ble­ces vo­ca­les, sino que su la­rin­ge es­tá ro­dea­da de múscu­los muy po­de­ro­sos que ayu­dan a con­traer­se y ex­pan­dir­se al sa­co la­rín­geo, con­vir­tién­do­lo en un ór­gano muy re­so­nan­te.

Más re­cien­te­men­te, en 2016, in­ves­ti­ga­do­res es­ta­dou­ni­den­ses y fran­ce­ses pu­bli­ca­ron un es­tu­dio en la re­vis­ta Na­tu­re ana­li­zan­do al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas

Los ma­chos de ba­lle­na azul tien­den a con­ver­sar más du­ran­te la no­che, cuan­do no es­tán ali­men­tán­do­se.

de los can­tos de las jo­ro­ba­das ma­cho du­ran­te sus temporadas de apa­rea­mien­to, que ha­bían si­do omi­ti­das has­ta aho­ra, y que po­drían re­fle­jar as­pec­tos co­mo el es­ta­do fí­si­co del ani­mal.

Se­gún los au­to­res de la Fa­cul­tad Icahn de Me­di­ci­na de Mon­te Si­naí en Nue­va York, y Uni­ver­si­dad de la Sor­bo­na, en Fran­cia, en los can­tos de apa­rea­mien­to de las jo­ro­ba­das exis­ten ras­gos “ines­ta­bles y no li­nea­les”, ta­les co­mo sal­tos abrup­tos de fre­cuen­cia, vi­bra­cio­nes irre­gu­la­res en los do­ble­ces de la la­rin­ge, y un cier­to ‘caos’ don­de se pro­du­cen so­ni­dos errá­ti­cos que no obstante aca­rrean in­for­ma­ción y son par­te esen­cial de las me­lo­días.

La hi­pó­te­sis es que es­tos so­ni­dos no li­nea­les, cuan­do son in­ten­cio­na­les, di­cen co­sas acer­ca de la ba­lle­na que los emi­te: un po­der su­pe­rior, o una des­tre­za ma­yor, que ayu­da­rán al ma­cho a en­con­trar una com­pa­ñe­ra. Mien­tras que cuan­do son ac­ci­den­ta­les po­drían in­di­car un mal fun­cio­na­mien­to, por ejem­plo una pa­rá­li­sis, una he­ri­da, una anor­ma­li­dad, fa­ti­ga o fal­ta de al­gu­na des­tre­za.

A fin de cuen­tas, to­do tie­ne una ex­pli­ca­ción cien­tí­fi­ca. Pe­ro cuan­do se tra­ta de ba­lle­nas, la par­te emo­ti­va pe­sa so­bre­ma­ne­ra en cual­quier au­dien­cia. Y la mú­si­ca es la mano de­re­cha de las emociones.

Por eso uno nun­ca ol­vi­da la pri­me­ra vez que es­cu­cha los can­tos de una yu­bar­ta (o jo­ro­ba­da). Ha­ce un par de dé­ca­das, cuan­do el in­ge­nie­ro elec­tró­ni­co co­lom­biano Jorge Rey­nolds in­ten­ta­ba ha­cer un eco­car­dio­gra­ma del co­ra­zón de una de es­tas cria­tu­ras a bor­do de un sub­ma­rino na­val, que­da­mos de pron­to en­vuel­tos en lo que po­dría des­cri­bir­se co­mo un poe­ma de amor lí­qui­do que hi­zo vi­brar las pa­re­des me­tá­li­cas del cas­co. Mien­tras es­cu­chá­ba­mos ex­ta­sia­dos, Rey­nolds gra­bó va­rios mi­nu­tos de una sui­te de so­ni­dos atrom­pe­ta­dos, mi­tad ele­fan­te y mi­tad ga­to, que se con­ver­tían en gru­ñi­dos ba­jos dan­do lu­gar a un chi­rri­do agudo, co­mo el de un de­do que pa­sa so­bre un glo­bo de cau­cho in­fla­do, pa­ra ter­mi­nar con el tro­tar de un ca­ba­llo, un ron­ro­neo co­que­to, una ver­ja me­tá­li­ca sin acei­tar que se abre con len­ti­tud, y aca­bar con ese le­gen­da­rio la­men­to in­creí­ble­men­te nos­tál­gi­co. El so­na­ris­ta nos llamó en­ton­ces la aten­ción ha­cia su pan­ta­lla: una ba­lle­na es­ta­ba col­ga­da bo­ca­ba­jo jus­to fren­te a no­so­tros.

¿Se­re­mos ca­pa­ces de sal­va­guar­dar la in­te­gri­dad del mun­do só­ni­co de los ce­tá­ceos, pre­ser­van­do su sis­te­ma de co­mu­ni­ca­ción pa­ra el pró­xi­mo si­glo?

Ha­bría que po­ner­se en los za­pa­tos, o me­jor en las ale­tas, de una ba­lle­na jo­ro­ba­da na­ci­da en la cos­ta pa­cí­fi­ca sudamericana. Qui­zá el pri­mer son­so­ne­te que es­cu­che en su vi­da no sea la voz de su ma­dre, sino la re­so­nan­cia de al­gún bu­que de car­ga cru­zan­do el Ca­nal de Pa­na­má. De ahí en ade­lan­te, siem­pre oi­rá rui­dos. En­ten­de­rá los chas­qui­dos de los ca­ma­ro­nes y las lan­gos­tas, los ron­cos que­ji­dos de los par­gos y el concierto de jazz que for­man los cor­vi­nos en las no­ches de lu­na lle­na. Dis­tin­gui­rá los te­rre­mo­tos dis­tan­tes, el cru­jir de los tém­pa­nos con­tra el fondo y las desem­bo­ca­du­ras de los ríos. Y so­bre to­do apren­de­rá de me­mo­ria el trueno de los bu­ques de pa­sa­je­ros, el es­pe­luz­nan­te re­tum­bar me­tá­li­co de los con­te­ne­do­res co­mer­cia­les, el sor­do pul­sar de los tan­que­ros, y el te­nue ron­ro­neo de los sub­ma­ri­nos que tra­tan de pa­sar inad­ver­ti­dos.

An­tes de que el trá­fi­co ma­rino per­mea­ra los ma­res con sus hé­li­ces, ha­ce al­gu­nos si­glos, el lla­ma­do de una ba­lle­na de ale­ta po­día ex­ten­der­se ca­si 21,000 ki­ló­me­tros den­tro del ca­nal de so­ni­do pro­fun­do. Hoy ese can­to no pa­sa de los 1,000 ki­ló­me­tros. Acús­ti­ca­men­te hablando, na­da­mos en un océano em­po­bre­ci­do.

BA­LLE­NA AZUL Y BALLENATO

OR­CA

DEL­FI­NES

BA­LLE­NA DEN­TA­DA

BA­LLE­NA AZUL

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.