Mi­tos de la psi­co­lo­gía

La psi­co­lo­gía es­tá en to­dos la­dos, en cual­quier char­la, con un sin­nú­me­ro de te­mas re­la­cio­na­dos. Sin em­bar­go, me­dios de co­mu­ni­ca­ción y re­des so­cia­les se en­car­gan de di­fun­dir fal­se­da­des.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Pa­blo H. Ji­mé­nez

Al­gu­nas ideas so­bre la con­duc­ta hu­ma­na las to­ma­mos de es­tu­dios ses­ga­dos re­pe­ti­dos por con­duc­to­res de te­le­vi­sión, me­dios sen­sa­cio­na­lis­tas o Fa­ce­book: aquí des­mon­ta­mos 10 “psi­co­mi­tos”.

La in­dus­tria de la psi­co­lo­gía popular ha si­do la res­pon­sa­ble de di­se­mi­nar las más va­ria­das creen­cias so­bre el fun­cio­na­mien­to de la men­te hu­ma­na, al­gu­nas de és­tas fal­sas o inexac­tas. Qui­zá la más fa­mo­sa y re­pre­sen­ta­ti­va sea la si­guien­te: “Los hu­ma­nos só­lo uti­li­za­mos el 10% de nues­tra ca­pa­ci­dad ce­re­bral”. Pe­ro cuan­do se pre­gun­ta quién ha si­do el res­pon­sa­ble ori­gi­nal de tal afir­ma­ción, es de­cir, dón­de es­tá la evi­den­cia que ava­le se­me­jan­te engaño, nos en­con­tra­mos con un ca­lle­jón sin sa­li­da. Las más de las ve­ces se le otor­ga au­to­ri­dad a per­so­na­jes del mun­do del espectáculo o de la au­to­ayu­da, quie­nes em­plean es­tos di­chos pa­ra sus pro­pó­si­tos aun­que por lo ge­ne­ral no tie­nen ma­ne­ra con­cre­ta de com­pro­bar­los ni los co­no­ci­mien­tos pro­fe­sio­na­les pa­ra sos­te­ner­los. Sin em­bar­go, es­to no ha si­do obs­tácu­lo pa­ra que en pro­gra­mas ma­tu­ti­nos de te­le­vi­sión, no­ti­cie­ros, pe­lí­cu­las, li­bros de su­pera­ción per­so­nal, re­vis­tas e in­fi­ni­dad de pá­gi­nas de In­ter­net se re­pi­tan has­ta el can­san­cio cien­tos de es­tas fal­sas afir­ma­cio­nes, has­ta que fi­nal­men­te lle­gan a per­pe­tuar­se en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo. Una men­ti­ra re­pe­ti­da mil ve­ces se con­vier­te en ver­dad, y no fal­ta­rá quien ase­gu­re que hay “es­tu­dios que lo con­fir­man”, aun­que no se di­ga cuá­les exac­ta­men­te. Otras creen­cias erró­neas más co­mu­nes son: “Si bus­cas pa­re­ja re­cuer­da que los opues­tos se atraen”, “Na­die sa­be lo que tie­ne has­ta que lo ve per­di­do”, “El de­tec­tor de men­ti­ras es efi­caz pa­ra re­ve­lar la fal­ta de hon­ra­dez”, y qui­zá el más fa­mo­so: “Los sig­nos zo­dia­ca­les pre­di­cen los ras­gos de per­so­na­li­dad de la gen­te”; no obstante, es­to es tan só­lo la pun­ta del ice­berg.

Ca­za­do­res de mi­tos

No hay que sen­tir­se aver­gon­za­dos si al­gu­na vez se ha creí­do en ello; in­clu­so hay psi­có­lo­gos pro­fe­sio­na­les que al no es­tar ac­tua­li­za­dos aún creen en és­tas y otros tan­tos ti­pos de fal­se­da­des. En el si­glo XIX exis­tió una dis­ci­pli­na psi­co­ló­gi­ca de­no­mi­na­da fre­no­lo­gía, la cual pos­tu­la­ba que los ras­gos de per­so­na­li­dad po­dían de­tec­tar­se por las pro­tu­be­ran­cias en el crá­neo, es de­cir, que la for­ma de la ca­be­za de­fi­nía el com­por­ta­mien­to de las per­so­nas. Es­to por su­pues­to no te­nía fun­da­men­tos cla­ros, pe­ro fue una ten­den­cia bas­tan­te popular y du­ran­te una bue­na tem­po­ra­da abun­da­ron los ‘ex­per­tos’ en di­cha ma­te­ria. El an­te­rior es tan só­lo un ejem­plo de “psi­co­mi­to­lo­gía”, co­mo lo han ex­pre­sa­do los doc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses Scott O. Li­lien­feld, Ste­ven Jay Lynn, John Rus­cio y Barry L. Be­yers­tein, quie­nes se han de­di­ca­do a ‘ca­zar’ es­te ti­po de ideas mal fun­da­men­ta­das. El pro­ce­di­mien­to que de­ci­die­ron em­plear co­mo he­rra­mien­ta bá­si­ca pa­ra des­en­mas­ca­rar es­tas ideas ha si­do el me­taa­ná­li­sis, o sea, la

re­vi­sión crí­ti­ca y es­ta­dís­ti­ca de to­dos los es­tu­dios que se re­la­cio­nen con un mis­mo te­ma pa­ra lle­gar, si no a un con­sen­so, al me­nos ob­te­ner in­for­ma­ción ob­je­ti­va so­bre el mis­mo. A me­nu­do las con­clu­sio­nes de mu­chos es­tu­dios di­fun­di­dos en psi­co­lo­gía –y otras cien­cias, de­be de­cir­se– se han rea­li­za­do úni­ca­men­te con una mues­tra muy re­du­ci­da de vo­lun­ta­rios, a ve­ces me­nos de una do­ce­na, pro­ce­den­tes de paí­ses in­dus­tria­li­za­dos, de et­nia eu­ro­pea y sec­tor económico al­to, cu­ya cul­tu­ra y am­bien­te son muy dis­tin­tos al grue­so de la población mun­dial, por lo que di­fí­cil­men­te pue­den to­mar­se co­mo re­fe­ren­cia pa­ra gen­te de reali­da­des tan dis­tin­tas co­mo La­ti­noa­mé­ri­ca, Áfri­ca o Asia. “La gran ma­yo­ría de los en­sa­yos clí­ni­cos que se pu­bli­can tie­nen un ta­ma­ño mues­tral muy pe­que­ño pa­ra dar res­pues­tas de­fi­ni­ti­vas a la gran can­ti­dad de in­te­rro­gan­tes que tie­nen los clí­ni­cos, y el me­taa­ná­li­sis, al com­bi­nar es­tos li­mi­ta­dos es­tu­dios, per­mi­te lle­gar a con­clu­sio­nes más con­fia­bles.”

La abun­dan­cia de me­mes y ar­tícu­los muy cor­tos o ses­ga­dos en re­des so­cia­les co­mo Fa­ce­book lle­van a mu­chas per­so­nas a emi­tir jui­cios o diag­nós­ti­cos psi­co­ló­gi­cos ale­ja­dos de la reali­dad, con­vir­tien­do a las per­so­nas en “psi­có­lo­gos de ca­fé”, aque­llos que en las char­las con los ami­gos creen te­ner su­fi­cien­tes co­no­ci­mien­tos con ba­se en lo que di­cen los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, re­des so­cia­les in­clui­das, y tien­den a pre­fe­ren­ciar aque­llos ti­tu­la­res don­de “un es­tu­dio cien­tí­fi­co” con­fir­me, jus­ti­fi­que o dé so­lu­ción a un ca­so psi­co­ló­gi­co po­lé­mi­co. En es­te sen­ti­do to­dos he­mos si­do psi­có­lo­gos de ca­fé en al­gún mo­men­to de la vi­da.

Ma­lo pa­ra la me­mo­ria

La psi­co­lo­gía, la dis­ci­pli­na que me­dian­te es­tu­dios busca com­pren­der los pro­ce­sos men­ta­les, sen­sa­cio­nes, per­cep­cio­nes y com­por­ta­mien­to de los se­res hu­ma­nos, es in­men­sa­men­te popular por­que los in­di­vi­duos bus­ca­mos ex­pli­ca­ción y ali­vio a nues­tras an­sie­da­des y de­fec­tos, pe­ro tam­bién por un ge­nuino de­seo por me­jo­rar con­duc­tas y há­bi­tos de convivencia so­cial. Bus­can­do una no­ta al azar al mo­men­to de la re­dac­ción de es­te ar­tícu­lo, en­con­tra­mos es­te vis­to­so ti­tu­lar: “El se­den­ta­ris­mo tam­bién es ma­lo pa­ra la me­mo­ria, di­ce nue­vo es­tu­dio”, se­gún cons­ta en un ar­tícu­lo de Eu­ro­pa Press. El tí­tu­lo sin du­da es atrac­ti­vo, ideal pa­ra atraer vi­si­tas a las pá­gi­nas que lo van a re­pro­du­cir sin ana­li­zar­la, y que se­rá com­par­ti­do in­fi­ni­dad de ve­ces en Fa­ce­book. Es muy pro­ba­ble que los lec­to­res otor­guen cre­di­bi­li­dad a es­ta afir­ma­ción, aun­que sin to­mar­se la mo­les­tia de leer el ar­tícu­lo com­ple­to. La fuen­te ori­gi­nal del es­tu­dio se­gún con­sig­nan es la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les, aun­que no hay li­ga que nos di­ri­ja al si­tio de la ins­ti­tu­ción o la re­vis­ta ar­bi­tra­da don­de se pu­bli­có. Sin em­bar­go, men­cio­nan que la mues­tra se hi­zo con “35 per­so­nas de en­tre 45 y 75 años”. A con­ti­nua­ción, en un par de lí­neas, se acla­ra que se ob­ser­vó la ac­ti­vi­dad ce­re­bral de los su­je­tos me­dian­te un es­cá­ner, y de in­me­dia­to se lle­ga a la con­clu­sión que da nom­bre a la no­ta. Pe­ro sal­vo es­tos am­bi­guos da­tos, los cua­les ya son bas­tan­te li­mi­ta­dos co­mo pa­ra afir­mar cual­quier co­sa, y el acla­rar has­ta el fi­nal de la no­ta que “los in­ves­ti­ga­do­res es­pe­ran se­guir a un gru­po de per­so­nas du­ran­te más tiem­po pa­ra pro­fun­di­zar en los re­sul­ta­dos”, no se da cuen­ta del tí­tu­lo del es­tu­dio, ni si és­te ha si­do pu­bli­ca­do en al­gu­na re­vis­ta cien­tí­fi­ca de re­vi­sión por pa­res. Tam­po­co se men­cio­na cuál fue real­men­te su pro­ce­di­mien­to

for­mal, así co­mo las con­di­cio­nes en las que se lle­vó a ca­bo. Más preo­cu­pan­te es que tam­po­co se men­cio­ne el nom­bre y es­pe­cia­li­dad del res­pon­sa­ble o res­pon­sa­bles. Da­do que el se­den­ta­ris­mo ha si­do ob­je­to de nu­me­ro­sos es­tu­dios de sa­lud en los úl­ti­mos años, y es­ta con­di­ción sin du­da no trae bue­nos re­sul­ta­dos a la sa­lud de los hu­ma­nos, cual­quier per­so­na po­dría dar la ‘in­ves­ti­ga­ción’ por vá­li­da, sin de­te­ner­se a re­fle­xio­nar en el con­tex­to, o pen­sar que la me­mo­ria tie­ne múl­ti­ples fac­to­res que in­ci­den en su for­ma­ción y de­te­rio­ro co­mo pa­ra ha­cer una ge­ne­ra­li­za­ción de es­te ta­ma­ño.

Preo­cu­pa­dos por el per­sis­ten­te aco­so de la mi­to­psi­co­lo­gía, Li­lien­feld y sus co­le­gas co­la­bo­ra­ron pa­ra pu­bli­car el li­bro Los 50 gran­des mi­tos de la psi­co­lo­gía popular (2010), en el que re­sal­tan la im­por­tan­cia de for­mar un sen­ti­do crí­ti­co ha­cia las no­ti­cias de la cien­cia en ge­ne­ral, y de la psi­co­lo­gía en par­ti­cu­lar. Aun­que ha cum­pli­do ocho años de su apa­ri­ción, no re­sul­ta sor­pren­den­te com­pro­bar su vi­gen­cia, en es­pe­cial de­bi­do al au­ge de las no­ti­cias fal­sas en re­des so­cia­les, al­go que los au­to­res te­nían muy cla­ro al mo­men­to de su pu­bli­ca­ción. Creer en los mi­tos de la psi­co­lo­gía po­dría ser no­ci­vo, afir­man, cuan­do se to­man co­mo ba­se pa­ra emi­tir jui­cios o to­mar decisiones. Si un juez cree que la me­mo­ria es exac­ta y ope­ra co­mo una gra­ba­do­ra ní­ti­da de imá­ge­nes, po­dría con­de­nar equi­vo­ca­da­men­te a un acu­sa­do ba­sán­do­se en la de­cla­ra­ción inexac­ta de un tes­ti­go pre­sen­cial que se­pa men­tir con elo­cuen­cia so­bre un he­cho ocu­rri­do va­rios años atrás. Peor aún, creer que los de­tec­to­res de men­ti­ras son in­fa­li­bles, cuan­do exis­te un lar­go his­to­rial de cri­mi­na­les que sa­ben muy bien có­mo con­tro­lar sus im­pul­sos pa­ra en­ga­ñar a la má­qui­na. Asi­mis­mo, creer que cas­ti­gar a los hi­jos es un buen re­me­dio pa­ra mo­di­fi­car con­duc­tas, uno de los mi­tos más vie­jos del re­per­to­rio de la psi­co­lo­gía popular, sue­le ter­mi­nar en de­cep­ción cuan­do los ac­tos in­de­sea­bles se vuel­ven más fre­cuen­tes –y pro­vo­can un re­cuer­do de­sa­gra­da­ble en los me­no­res–. La creen­cia en psi­co­mi­to­lo­gías tam­bién tie­ne da­ños in­di­rec­tos. Por ejem­plo, creer que con úni­ca­men­te gra­ba­cio­nes de au­to­ayu­da su­bli­mi­nal es su­fi­cien­te pa­ra ba­jar de pe­so, ha­rá que quie­nes creen en ello in­vier­tan tiem­po, di­ne­ro y es­fuer­zo en un tra­ta­mien­to inú­til, en lu­gar de es­for­zar­se por se­guir pro­gra­mas de re­duc­ción de pe­so con fun­da­men­tos le­gí­ti­mos. O al­go más mun­dano, co­mo de­ci­dir romper re­la­cio­nes sen­ti­men­ta­les por­que “un es­tu­dio de gra­fo­lo­gía” in­di­ca –fal­sa­men­te– que la le­tra in­cli­na­da de su pa­re­ja es in­di­ca­dor de es­qui­zo­fre­nia. Pe­ro más im­por­tan­te aún, re­to­man­do una ob­ser­va­ción del as­tró­no­mo Carl Sa­gan, es que “si no dis­tin­gui­mos en­tre mi­to y reali­dad en un cam­po del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co –co­mo en la psi­co­lo­gía–, tam­bién po­dría­mos de­jar de ha­cer­lo fá­cil­men­te en otras áreas muy im­por­tan­tes de la so­cie­dad mo­der­na”. Di­fun­dir las bon­da­des del pen­sa­mien­to crí­ti­co re­sul­ta fun­da­men­tal en una épo­ca en la que abun­dan las no­ti­cias fal­sas, pe­ro so­bre to­do mi­tos lar­ga­men­te en­rai­za­dos so­bre la con­duc­ta hu­ma­na.

És­te no es un ar­tícu­lo que pre­ten­da ser de con­sul­ta sino só­lo in­for­ma­ti­vo, por lo que se su­gie­re a quie­nes ten­gan in­quie­tu­des so­bre su pro­pia sa­lud men­tal acu­dir con un psi­có­lo­go o psi­quia­tra con cé­du­la pro­fe­sio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.