Su­cur­sa­les del In­fierno

En las pri­sio­nes se aglu­ti­na a los peo­res in­te­gran­tes de una so­cie­dad, pe­ro tam­bién se dan ahí las más bru­ta­les prác­ti­cas que un go­bierno pue­de ejer­cer so­bre los ciu­da­da­nos. Co­no­ce al­gu­nas de las más te­rri­bles cár­ce­les que han exis­ti­do, o exis­ten, en el c

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Omar Del­ga­do

Un vis­ta­zo a las pri­sio­nes más te­rri­bles del con­ti­nen­te.

Una de las des­gra­cias más gran­des que le pue­de pa­sar a un ser hu­mano es pa­rar en la cár­cel. In­clu­so en paí­ses co­mo Sue­cia o Di­na­mar­ca, don­de las pri­sio­nes ofre­cen con­di­cio­nes si­mi­la­res a un ho­tel de tres es­tre­llas, el con­ver­tir­se en hués­ped de al­gún re­cin­to pe­ni­ten­cia­rio re­pre­sen­ta un trau­ma per­ma­nen­te en la vi­da de mu­chas per­so­nas.

El fi­ló­so­fo fran­cés Mi­chel Fou­cault afir­ma en su li­bro Vi­gi­lar y cas­ti­gar que la re­clu­sión re­pre­sen­ta la más ab­so­lu­ta ma­ni­fes­ta­ción del po­der del Es­ta­do en la me­di­da en que le per­mi­te dis­po­ner irres­tric­ta­men­te del cuer­po del re­clu­so, que es su úni­ca y más ín­ti­ma po­se­sión. Pa­ra él, los Es­ta­dos na­cio­na­les só­lo con­si­de­ra­ron la re­clu­sión co­mo cas­ti­go has­ta des­pués de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa pues an­tes, aun­que exis­tían for­ta­le­zas y re­cin­tos don­de se ais­la­ba a los cri­mi­na­les y de­men­tes, és­tos no te­nían una fun­ción pu­ni­ti­va, sino sa­ni­ta­ria: el ele­men­to en­fer­mo era ex­tir­pa­do y ais­la­do del cuer­po so­cial pa­ra evi­tar o dis­mi­nuir su efec­to per­ni­cio­so. In­clu­so, era muy ex­ten­di­da la prác­ti­ca de en­ce­rrar al pre­so sin su­mi­nis­trar­le agua ni co­mi­da, pa­ra que al tiem­po fa­lle­cie­ra y así de­ja­ra de ser un ries­go pa­ra la co­mu­ni­dad. La re­clu­sión pu­ni­ti­va, en cam­bio, tie­ne co­mo fin man­te­ner al pre­so vi­vo en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles, e ideal­men­te busca dos ob­je­ti­vos: 1) que el in­di­vi­duo cum­pla un tiem­po pre­so co­mo pe­ni­ten­cia a sus crí­me­nes y 2) que exis­ta un pro­ce­so de rein­te­gra­ción y re­in­ser­ción a la so­cie­dad que ofen­dió con su cri­men.

A con­ti­nua­ción se re­pa­sa­rá la his­to­ria de al­gu­nos de los re­cin­tos pe­ni­ten­cia­rios más omi­no­sos del con­ti­nen­te ame­ri­cano. Cons­trui­dos e idea­dos pa­ra reha­bi­li­tar al de­lin­cuen­te, en la prác­ti­ca fue­ron in­fier­nos en los que los pre­sos sa­bían que, en­tre más rá­pi­do mu­rie­ran, más be­nig­na se­ría su es­tan­cia.

La Ro­ca de San Fran­cis­co

En 1775 el ca­pi­tán de fra­ga­ta Juan Ma­nuel de Aya­la zar­pó en un bar­co por pri­me­ra vez de la bahía de San Fran­cis­co. En su tra­yec­to al­can­zó la ma­yor de las tres is­las que do­mi­nan la cos­ta, un tris­te ra­ci­mo de pe­ñas­cos cu­ya prin­ci­pal ca­rac­te­rís­ti­ca era su cu­bier­ta de guano de ga­vio­ta. La llamó Is­la de los Al­ca­tra­ces. A pe­sar de que las au­to­ri­da­res se die­ron cuen­ta de su po­si­ción es­tra­té­gi­ca, de­ci­die­ron no asen­tar­se ahí. Se­ría has­ta 1846, año en que ini­ció la gue­rra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos, que Ju­lian Work­man,

con la anuen­cia del go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia, or­de­nó cons­truir en su su­per­fi­cie el pri­mer fa­ro de la cos­ta oes­te.

Fue el ejér­ci­to es­ta­dou­ni­den­se el que, lue­go del Tra­ta­do Gua­da­lu­pe-Hi­dal­go con Mé­xi­co en 1848, no­tó el po­ten­cial es­tra­té­gi­co de la tam­bién lla­ma­da “is­la blan­ca”. Pri­me­ro se cons­tru­yó una for­ti­fi­ca­ción pa­ra alo­jar una guar­ni­ción de sol­da­dos y artillería, y des­pués, du­ran­te la gue­rra ci­vil, “La Ro­ca” sirvió co­mo pri­sión de gue­rra pa­ra re­te­ner a los sol­da­dos su­re­ños y sus sim­pa­ti­zan­tes. Los ge­ne­ra­les del nor­te vie­ron la enor­me po­si­bi­li­dad que Al­ca­traz ofre­cía co­mo pe­ni­ten­cia­ría: ári­da, prác­ti­ca­men­te sin ár­bo­les pa­ra cons­truir hi­po­té­ti­cas bar­cas, y se­pa­ra­da ca­si dos ki­ló­me­tros de la cos­ta ro­dea­da de aguas frías y co­rrien­tes trai­cio­ne­ras ca­pa­ces de aho­gar al me­jor na­da­dor. En 1866, con la Gue­rra de Se­ce­sión ter­mi­na­da y Abraham Lin­coln se­pul­ta­do, el ejér­ci­to de­jó de usar a La Ro­ca co­mo pri­sión.

En 1933 el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia com­pró al ejér­ci­to las ins­ta­la­cio­nes for­ti­fi­ca­das del is­lo­te con el fin de reha­bi­li­tar­las co­mo pri­sión. Al año si­guien­te, la pe­ni­ten­cia­ría de Al­ca­traz ini­ció sus ac­ti­vi­da­des, las cua­les con­clu­ye­ron has­ta 1963.

Al­ca­traz ope­ra­ba con un sis­te­ma dis­tin­to al de las de­más cár­ce­les es­ta­dou­ni­den­ses. En pri­mer lu­gar, im­ple­men­tó el 3x1 (3 pre­sos por un guardia), lo que per­mi­tía te­ner a los in­ter­nos ba­jo es­tric­ta vi­gi­lan­cia las 24 ho­ras del día. En se­gun­do lu­gar, en ella se prac­ti­ca­ba el con­fi­na­mien­to in­di­vi­dual: ca­da pre­so te­nía su pro­pia cel­da. Es­to po­dría pa­re­cer hu­ma­ni­ta­rio, pe­ro no era así: los in­ter­nos es­ta­ban ba­jo un es­tric­to ré­gi­men de si­len­cio, el cual les prohi­bía ha­blar a me­nos que fue­ran in­ter­pe­la­dos por un cus­to­dio. Úni­ca­men­te po­dían con­ver­sar con sus ami­gos du­ran­te el des­can­so do­mi­ni­cal pos­te­rior a los ser­vi­cios re­li­gio­sos. Lo an­te­rior re­pre­sen­ta­ba una tor­tu­ra psi­co­ló­gi­ca in­so­por­ta­ble pa­ra mu­chos de los pre­sos de Al­ca­traz. Por otro la­do, si bien re­ci­bían co­mi­da de bue­na ca­li­dad, abri­go y aten­ción mé­di­ca, to­dos los de­más pri­vi­le­gios –li­bros, vi­si­tas, lla­ma­das te­le­fó­ni­cas– te­nían que ga­nár­se­los con bue­na con­duc­ta.

Du­ran­te los 29 años de La Ro­ca ocu­rrie­ron po­cos mo­ti­nes o he­chos san­grien­tos. El más fa­mo­so fue el co­no­ci­do co­mo “Batalla de Al­ca­traz”, ocu­rri­do del 2 al 4 de ma­yo de 1946 y en el cual mu­rie­ron tres guar­dias y dos pre­sos. Abun­da­ron más los pre­sos que in­ten­ta­ron es­ca­par de la pe­ni­ten­cia­ría. Des­pués de to­do, la bahía de San Fran­cis­co, vi­si­ble des­de la is­la, pa­re­cía es­tar a ti­ro de piedra. Ofi­cial­men­te hu­bo 14 in­ten­tos de fu­ga, en los que se vie­ron in­vo­lu­cra­dos 36 pre­sos. El más cé­le­bre ocu­rrió en 1962, cuan­do tres in­ter­nos lo­gra­ron al­can­zar el océano con una balsa he­cha con im­permea­bles. Los ar­tí­fi­ces de di­cho in­ten­to, Frank Mo­rris, John An­glin y Cla­ren­ce An­glin, ja­más apa­re­cie­ron. Pa­ra las au­to­ri­da­des, los tres se aho­ga­ron en las trai­cio­ne­ras aguas del Pa­cí­fi­co, pe­ro la con­se­ja popular dic­ta que el trío de pre­sos lo­gró eva­dir la jus­ti­cia pa­ra vi­vir has­ta avan­za­da edad en el ano­ni­ma­to. Di­cha eva­sión ins­pi­ró en 1979 la pe­lí­cu­la Fu­ga de Al­ca­traz, di­ri­gi­da por Don Sie­gel y pro­ta­go­ni­za­da por Clint East­wood, en la que se sos­tie­ne la ver­sión de que los tres pre­sos al­can­za­ron la li­ber­tad.

Cu­rio­sa­men­te, las ca­rac­te­rís­ti­cas que ha­cían de Al­ca­traz la pri­sión ideal tam­bién oca­sio­na­ron su con­de­na. Por un la­do, la is­la no po­día ser autosuficiente, por lo que to­dos los re­cur­sos te­nían que ser lle­va­dos del ex­te­rior. Por otro la­do, la cons­tan­te ac­ción del agua sa­la­da y el ai­re sa­li­tro­so pron­to ero­sio­nó las pa­re­des de con­cre­to del re­cin­to pe­ni­ten­cia­rio, por lo que Ro­bert Ken­nedy, her­mano del pre­si­den­te John F. Ken­nedy, en su pa­pel de fis­cal ge­ne­ral, man­dó ce­rrar de­fi­ni­ti­va­men­te La Ro­ca en 1963.

Ac­tual­men­te fun­cio­na co­mo atrac­ción tu­rís­ti­ca, sien­do la cel­da de Al Ca­po­ne, el cé­le­bre gángs­ter, la más vi­si­ta­da del lu­gar.

El pur­ga­to­rio del Pa­cí­fi­co

Fren­te a las cos­tas del es­ta­do de Na­ya­rit, a 112 ki­ló­me­tros de dis­tan­cia en di­rec­ción no­ro­rien­te, hay un pe­que­ño ar­chi­pié­la­go que des­de la épo­ca de la Co­lo­nia fue bau­ti­za­do co­mo Is­las Ma­rías: Ma­ría Ma­dre, Ma­ría Mag­da­le­na, Ma­ría Cleó­fas y San Jua­ni­to. La ma­yor, Ma­ría Ma­dre, po­see un área de 145 ki­ló­me­tros y en ella, to­da­vía en la ac­tua­li­dad, fun­cio­na la úni­ca co­lo­nia pe­ni­ten­cia­ria me­xi­ca­na de ul­tra­mar.

El uso del con­jun­to is­le­ño co­mo pe­nal ya había si­do pre­vis­to por Ig­na­cio L. Va­llar­ta en el Cons­ti­tu­yen­te de 1857 co­mo una al­ter­na­ti­va a la pe­na de muer­te. Los li­be­ra­les jua­ris­tas bus­ca­ban en la re­dac­ción de su car­ta mag­na ale­jar­se de las atro­ci­da­des de sus an­te­ce­so­res, por lo que con­si­de­ra­ron al­gu­nos lu­ga­res ais­la­dos pa­ra con­fi­nar a los so­cial­men­te in­de­sea­bles. Años des­pués

Por­fi­rio Díaz, en su di­la­ta­da pre­si­den­cia, uti­li­zó te­rri­to­rios ta­les co­mo el Va­lle Na­cio­nal, en Oa­xa­ca, o Quin­ta­na Roo –en aquel tiem­po de­pen­dien­te ad­mi­nis­tra­ti­va­men­te de Yu­ca­tán–, co­mo des­tino pa­ra cri­mi­na­les y di­si­den­tes po­lí­ti­cos. En 1905 el go­bierno me­xi­cano com­pró a do­ña Gi­la Az­co­na viu­da de Car­pe­na las cua­tro is­las Ma­rías con el pro­pó­si­to de ha­bi­li­tar­las co­mo co­lo­nia pe­nal. En ese mo­men­to las is­las eran ex­plo­ta­das co­mo sa­li­ne­ras por un pu­ña­do de obre­ros, por lo que fue ne­ce­sa­rio des­pla­zar vía ma­rí­ti­ma to­dos los ele­men­tos ne­ce­sa­rios pa­ra cons­truir la pe­ni­ten­cia­ría y las uni­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas del pe­nal.

Los de­lin­cuen­tes de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX ha­bla­ban de las Is­las Ma­rías con jus­ti­fi­ca­do te­mor, pues ahí eran en­via­dos, en pri­mer lu­gar, los cri­mi­na­les re­in­ci­den­tes, los de al­ta pe­li­gro­si­dad y los que es­ta­ban más allá de to­da reha­bi­li­ta­ción; lue­go, se con­fi­nó en ellas a los di­si­den­tes po­lí­ti­cos con la in­ten­ción na­da ve­la­da de que ahí ter­mi­na­ran sus días; tam­bién se uti­li­za­ron pa­ra al­ber­gar a los far­ma­co­de­pen­dien­tes y al­cohó­li­cos con el pro­pó­si­to de que el con­fi­na­mien­to y el tra­ba­jo les sir­vie­ran co­mo te­ra­pia pa­ra aban­do­nar el vi­cio. Al fi­nal, y du­ran­te un tiem­po, tam­bién se en­vió a la co­lo­nia pe­nal a pre­sos de ba­ja pe­li­gro­si­dad, quie­nes in­clu­so po­dían via­jar con su fa­mi­lia y asen­tar­se en vi­vien­das in­de­pen­dien­tes del com­ple­jo pe­ni­ten­cia­rio.

Con­tra lo que pu­die­ra pa­re­cer, ir a las is­las no era nin­gún pri­vi­le­gio: la in­sa­lu­bri­dad y el ha­ci­na­mien­to eran la nor­ma. En las cel­das, idea­das pa­ra al­ber­gar a 20 in­ter­nos co­mo má­xi­mo, se lle­gó a aco­mo­dar has­ta 200 per­so­nas. Por otro la­do, aún en la ac­tua­li­dad, a los pre­sos só­lo se les pro­por­cio­nan dos cu­be­tas de agua al día pa­ra su aseo per­so­nal, al­go a to­das vis­tas in­su­fi­cien­te da­das las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas y de tra­ba­jo. El agua pa­ra con­su­mo es tra­ta­da, por lo que los pre­sos son víc­ti­mas cons­tan­tes de en­fer­me­da­des gas­tro­in­tes­ti­na­les.

La prin­ci­pal la­bor de los in­ter­nos, ade­más de pro­du­cir su pro­pio ali­men­to, es tra­ba­jar en las sa­li­ne­ras, desem­pe­ño ago­bian­te en el que la ac­ción del sol y la co­rro­sión de la sal ha­cen que el pre­si­dia­rio pa­dez­ca cons­tan­tes lla­gas en la piel. Por otro la­do, las jor­na­das la­bo­ra­les lle­gan a ser de has­ta 12 ho­ras. En otras pa­la­bras, ir a es­te pa­raí­so tro­pi­cal re­pre­sen­ta un pur­ga­to­rio en la prác­ti­ca. Por otro la­do, du­ran­te el si­glo XX las Is­las Ma­rías con­for­ma­ron un es­pa­cio mí­ti­co-fic­cio­nal que fue abor­da­do con bas­tan­te éxi­to tan­to por es­cri­to­res co­mo por ci­neas­tas, quie­nes bus­ca­ba ha­cer un re­tra­to fi­de­digno de las con­di­cio­nes del pre­si­dio. Es de re­cor­dar­se la dra­má­ti­ca es­ce­na, re­pe­ti­da en va­rias pe­lí­cu­las de la épo­ca de oro del ci­ne me­xi­cano, en la que los pre­sos son con­du­ci­dos a las Is­las por me­dio de las fa­mo­sas cuer­das. Tam­bién se pue­de con­sul­tar la pe­lí­cu­la Las Is­las Ma­rías, di­ri­gi­da por Emi­lio “El In­dio” Fernández y ac­tua­da por Pe­dro In­fan­te, o la pro­di­gio­sa no­ve­la Los mu­ros de agua de Jo­sé Re­vuel­tas, pa­ra en­te­rar­se de las con­di­cio­nes que im­pe­ra­ban en la co­lo­nia pe­nal.

Du­ran­te el se­xe­nio de Ernesto Ze­di­llo (1994-2000) se mo­di­fi­ca­ron las con­di­cio­nes de las is­las: mu­chos de los reos de al­ta pe­li­gro­si­dad fue­ron re­ubi­ca­dos y se de­jó prin­ci­pal­men­te a los in­frac­to­res me­no­res, lo que oca­sio­nó que las is­las se con­vir­tie­ran por unos años en un sis­te­ma de rea­dap­ta­ción so­cial que real­men­te fun­cio­na­ba. Mu­chos de los pre­sos, al ter­mi­nar su con­de­na, de­ci­die­ron que­dar­se y em­pren­der ne­go­cios den­tro del pe­nal. To­do

eso cam­bió con la lle­ga­da de Fe­li­pe Cal­de­rón a la pre­si­den­cia (2006-2012), pues en di­cha ad­mi­nis­tra­ción nue­va­men­te fue­ron en­via­dos pre­sos de al­ta pe­li­gro­si­dad a la co­lo­nia pe­nal (en seis años se re­ci­bie­ron ahí cer­ca de 8,000 pre­sos), lo que oca­sio­nó que vol­vie­ran el ha­ci­na­mien­to y las con­di­cio­nes pre­ca­rias. Mu­chos ex­pre­si­dia­rios, quie­nes ya se ha­bían asen­ta­do, pre­fi­rie­ron re­gre­sar al con­ti­nen­te al ver el cam­bio.

Las Is­las Ma­rías, en es­pe­cial las que no es­tán po­bla­das por el hom­bre –Mag­da­le­na, Cleó­fas y San Jua­ni­to–, con­tie­nen eco­sis­te­mas en­dé­mi­cos y es­pe­cies ani­ma­les y ve­ge­ta­les úni­cas, por lo que en 2010 fue­ron de­cla­ra­das por la UNES­CO Re­ser­vas de la Bios­fe­ra. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con­for­ma­rían la pri­me­ra pri­sión en el mun­do en al­can­zar di­cho es­ta­tus.

“La gui­llo­ti­na se­ca”

Co­mo la ma­yo­ría de las po­ten­cias eu­ro­peas del si­glo XIX, Fran­cia po­seía te­rri­to­rios en ul­tra­mar. El más ex­ten­so se en­con­tra­ba al nor­te de Bra­sil y for­ma­ba par­te de una tría­da de co­lo­nias conocidas co­mo las Gu­ya­nas: la in­gle­sa, la ho­lan­de­sa y la fran­ce­sa. La co­rres­pon­dien­te a Fran­cia te­nía ade­más un pe­que­ño ar­chi­pié­la­go fren­te a sus cos­tas co­no­ci­do co­mo las Is­las de la Sal­va­ción. De ellas, la más cé­le­bre fue bau­ti­za­da co­mo la Is­la del Dia­blo por el te­rri­ble uso al que se le des­ti­nó.

A comienzos del si­glo XIX, Na­po­león I in­ten­tó ex­ten­der sus do­mi­nios ha­cia Amé­ri­ca. Lue­go de la hu­mi­lla­ción que re­pre­sen­tó la in­de­pen­den­cia de Hai­tí en 1804, de­ci­dió que no per­de­ría más te­rri­to­rios. Por lo mis­mo, le ofre­ció a 12,000 de sus ve­te­ra­nos de gue­rra tie­rras en la Gu­ya­na. Los que acep­ta­ron, al lle­gar des­cu­brie­ron que aque­llos te­rri­to­rios dis­ta­ban mu­cho de ser el pa­raí­so que les ha­bían anun­cia­do. La ma­yo­ría de los co­lo­nos mu­rie­ron en me­nos de cin­co años, diez­ma­dos por la ma­la­ria y por los pe­li­gros in­he­ren­tes a la jun­gla, y los su­per­vi­vien­tes se re­fu­gia­ron en las Is­las de la Sal­va­ción has­ta que fue­ron res­ca­ta­dos. Qui­zá es­ta ex­pe­rien­cia le dio al go­bierno fran­cés la idea de que sus co­lo­nias tro­pi­ca­les te­nían po­ten­cial co­mo pre­si­dio.

En 1832, año en que se dio en Fran­cia una de las más san­grien­tas re­be­lio­nes en­tre re­pu­bli­ca­nos y mo­nar­quis­tas, se or­de­nó que los po­cos co­lo­nos que que­da­ban en la Gu­ya­na cons­tru­ye­ran los pri­me­ros edi­fi­cios de re­clu­sión. Si bien és­tos fue­ron fin­ca­dos en pri­me­ra ins­tan­cia en lo que era el te­rri­to­rio con­ti­nen­tal –en es­pe­cí­fi­co, en Ca­ye­na, la ca­pi­tal–, al co­rrer del tiem­po se pro­yec­tó uti­li­zar al país en­te­ro co­mo pe­nal en­vian­do a los pri­sio­ne­ros de más al­ta pe­li­gro­si­dad a las is­las y de­jan­do el apa­ra­to ad­mi­nis­tra­ti­vo en las ins­ta­la­cio­nes con­ti­nen­ta­les.

Lue­go de 1840, de­bi­do a las múl­ti­ples re­be­lio­nes y al­za­mien­tos, el an­ti­guo sis­te­ma pe­ni­ten­cia­rio fran­cés –que uti­li­za­ba a las for­ta­le­zas y ar­se­na­les co­mo pri­sio­nes– es­ta­ba a pun­to del co­lap­so. Ade­más de ser cos­to­so, el he­cho de te­ner a pre­sos de al­ta pe­li­gro­si­dad cer­ca de las gran­des ur­bes del país in­co­mo­da­ba a los ciu­da­da­nos del im­pe­rio. Por lo mis­mo, en 1852 Na­po­león III de­cre­tó que los 6,000 pri­sio­ne­ros que lan­gui­de­cían en las pri­sio­nes en sue­lo fran­cés fue­ran lle­va­dos a la Gu­ya­na. Por su­pues­to, los cri­mi­na­les no irían a dis­fru­tar de la bri­sa ma­ri­na ni de la pla­ya, pues de­bían pro­du­cir su pro­pia co­mi­da y los in­su­mos que pu­die­ran ne­ce­si­tar.

En los si­guien­tes años, cer­ca de 15,000 pre­sos fue­ron tras­la­da­dos a la Gu­ya­na, don­de vi­vie­ron con­di­cio­nes que de se­gu­ro a mu­chos les hi­cie­ron ex­tra­ñar las frías ga­le­ras de los cas­ti­llos fran­ce­ses: tem­pe­ra­tu­ras de has­ta 40 ºC con hu­me­dad cer­ca­na al 100%, jor­na­das de tra­ba­jo de 14 ho­ras en los cam­pos de ali­men­to (ma­yo­ri­ta­ria­men­te yuca), en­fer­me­da­des co­mo la ma­la­ria y el pa­lu­dis­mo, y un tra­to más que bru­tal por par­te de los cus­to­dios, quie­nes acos­tum­bra­ban con­de­nar a muer­te al pre­so que co­me­tie­ra la me­nor in­frac­ción. Se­gún las ci­fras de la pri­me­ra épo­ca del pe­nal (1852-1867), había una ta­sa de mor­tan­dad del 26%, por lo que la co­lo­nia pe­nal fue bau­ti­za­da en los ba­rrios ba­jos pa­ri­si­nos co­mo la “gui­llo­ti­na se­ca”, por las es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de su­per­vi­ven­cia que re­pre­sen­ta­ba pa­ra el po­bre in­fe­liz que fue­ra en­via­do allá.

Ca­be men­cio­nar que, si bien to­do el país Gu­ya­na era un com­ple­jo sis­te­ma pe­nal don­de la sel­va era la ver­da­de­ra mu­ra­lla que im­pe­día a los pre­sos es­ca­par con éxi­to, la Is­la del Dia­blo re­pre­sen­ta­ba la peor po­si­bi­li­dad pa­ra un pre­so de­bi­do a que en ella se con­fi­na­ba a los peo­res cri­mi­na­les y don­de las con­di­cio­nes sa­ni­ta­rias eran nu­las. Así pues, quien caía en la is­la era al­ta­men­te pro­ba­ble que ja­más vol­vie­ra a sa­lir.

Uno de los re­clu­sos más ilus­tres de la Is­la del Dia­blo fue Al­fred Drey­fus, pro­ta­go­nis­ta del fa­mo­so texto Yo acu­so de Émi­le Zo­la. Otro ilus­tre pre­so fue Hen­ri Cha­rriè­re, quien lle­gó a la Gu­ya­na en 1931 acu­sa­do de ase­si­nar a un ex­plo­ta­dor de mu­je­res y quien, lue­go de sie­te in­ten­tos de fu­ga, fi­nal­men­te lo­gró eva­dir­se a Ve­ne­zue­la en 1941, don­de ter­mi­nó sus días. Cha­rriè­re es­cri­bió sus vi­ven­cias en el li­bro Pa­pi­llon, que se con­vir­tió en un fe­nó­meno edi­to­rial en 1968. No tan cé­le­bre co­mo Cha­rriè­re, pe­ro sí más tras­cen­den­te a ni­vel so­cial, fue

Re­né Bel­be­noît, un la­drón de me­dio pe­lo que lle­gó a la is­la en 1920, pues en su es­tan­cia de 15 años lo­gró es­cri­bir lo que se­rían las me­mo­rias más bru­ta­les del pe­nal: La gui­llo­ti­na se­ca. Di­cho li­bro, pu­bli­ca­do en 1938, años des­pués de que Bel­be­noît es­ca­pó de la Gu­ya­na, fue pie­za cla­ve pa­ra que el go­bierno fran­cés de­ci­die­ra clau­su­rar de­fi­ni­ti­va­men­te la co­lo­nia pe­nal en 1953. Hoy día, el te­rri­to­rio al­ber­ga la pla­ta­for­ma de lan­za­mien­to que uti­li­za la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea pa­ra en­viar al es­pa­cio sus cohe­tes Ariane. Cu­rio­sa­men­te, de los cer­ca de 300 ha­bi­tan­tes ac­tua­les del te­rri­to­rio, la ma­yo­ría son des­cen­dien­tes de an­ti­guos pre­sos que de­ci­die­ron que­dar­se en el te­rri­to­rio.

Has­ta el fin del mun­do

En la pun­ta de la Amé­ri­ca del Sur se en­cuen­tra Tie­rra del Fue­go, la úl­ti­ma fron­te­ra a don­de lle­ga­ron los con­quis­ta­do­res es­pa­ño­les en sus ex­pe­di­cio­nes y ho­gar de los re­cios pa­ta­go­nes. Ahí se si­túa la que es con­si­de­ra­da la ciu­dad más aus­tral del mun­do: Us­huaia. Su nom­bre pro­vie­ne del ya­gán y sig­ni­fi­ca “Bahía al fondo”. Fun­da­da en 1884, tie­ne una tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio anual de 5.7 º C, y du­ran­te el in­vierno el ter­mó­me­tro pue­de lle­gar has­ta los -25 ºC. Es­tá ro­dea­da por un sis­te­ma de bos­ques ma­ga­llá­ni­cos y la­gos que per­mi­ten que la vi­da ahí sea re­la­ti­va­men­te be­nig­na... ex­cep­to pa­ra los in­ter­nos de la lla­ma­da “cár­cel del fin del mun­do”

El 15 de sep­tiem­bre de 1902 se co­lo­có en las afue­ras del en­ton­ces vi­llo­rrio la pri­me­ra piedra de la que se es­pe­ra­ba fue­ra la pri­sión mo­de­lo de Ar­gen­ti­na. Cons­ta­ba de cin­co pa­be­llo­nes co­lo­ca­dos en dis­tri­bu­ción ra­dial pa­ra fa­ci­li­tar su con­trol y vi­gi­lan­cia. Fue inau­gu­ra­da en 1904 y de in­me­dia­to se po­bló de in­ter­nos pro­ve­nien­tes de to­do el te­rri­to­rio ar­gen­tino: des­de sim­ples la­dro­nes de ga­lli­nas has­ta ase­si­nos a san­gre fría. A pe­sar de que el pre­si­dio en un ini­cio es­ta­ba pen­sa­do pa­ra ga­ran­ti­zar a los pre­sos los re­qui­si­tos mí­ni­mos de sa­lu­bri­dad y con­fort, pron­to las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas ta­les co­mo la hu­me­dad, el sa­li­tre del mar y el frío con­vir­tie­ron a Us­huaia en si­nó­ni­mo de muer­te. Neu­mo­nías, en­fer­me­da­des de los pul­mo­nes y las in­fa­mes con­di­cio­nes de tra­ba­jo que im­pe­ra­ban ha­cían que el tra­ba­jo del se­pul­tu­re­ro nun­ca ter­mi­na­ra. Otro fac­tor im­por­tan­te en la te­rri­ble fa­ma del pre­si­dio era el ha­ci­na­mien­to: di­se­ña­da pa­ra 380 in­ter­nos, Us­huaia lle­gó a te­ner en su au­ge a ca­si 600 pre­sos, to­dos dis­tri­bui­dos de dos en dos o de cua­tro en cua­tro en cel­das de en­tre dos a cua­tro me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie. Con la au­sen­cia de ser­vi­cios sa­ni­ta­rios mí­ni­mos, ca­da cel­da era un fo­co de in­fec­ción.

Us­huaia con­ta­ba con di­ver­sos ta­lle­res en los que los pre­sos po­dían apren­der y ejer­cer al­gún ofi­cio, co­mo car­pin­te­ría, he­rre­ría o me­cá­ni­ca. Ade­más los in­ter­nos eran cons­tan­te­men­te re­que­ri­dos pa­ra tra­ba­jos en el ex­te­rior, don­de se de­di­ca­ban a ta­lar los ce­rros cer­ca­nos o a des­bro­zar tie­rras pa­ra cul­ti­vo. Si un pre­so in­ten­ta­ba huir, de­bía en­fren­tar el he­cho de que pa­ra ale­jar­se de la ciu­dad ten­dría que es­ca­lar las úl­ti­mas mon­ta­ñas de la cor­di­lle­ra de los Al­pes y ca­mi­nar ha­cia el nor­te por cien­tos de ki­ló­me­tros des­po­bla­dos y tem­pe­ra­tu­ras cer­ca­nas a ce­ro. Las con­di­cio­nes geo­grá­fi­cas de Us­huaia ofre­cían ar­gu­men­tos lo su­fi­cien­te­men­te con­tun­den­tes pa­ra di­sua­dir a cual­quie­ra que pen­sa­ra en eva­dir­se.

La cár­cel del fin del mun­do era tam­bién cé­le­bre por la bru­ta­li­dad de sus cus­to­dios. Pues­to que go­za­ban de po­der ab­so­lu­to y de im­pu­ni­dad, no era ra­ro que los guar­dias gol­pea­ran has­ta la muer­te a un pre­so só­lo por ca­pri­cho. Al­gu­nas de las prác­ti­cas tris­te­men­te cé­le­bres de Us­huaia eran las lla­ma­das “ca­rre­ras de ca­ba­llos”, en las que por me­dio de la­ti­ga­zos y azo­tes se obli­ga­ba a co­rrer a los in­ter­nos a tra­vés de los pa­be­llo­nes has­ta ha­cer­los re­ven­tar. No era inusual que los pre­sos cho­ca­ran con­tra la pa­red o ro­da­ran en el pi­so pa­ra no le­van­tar­se más, víc­ti­mas del ago­ta­mien­to ex­tre­mo al que eran so­me­ti­dos.

Al­gu­nos de los hués­pe­des de Us­huaia aún for­man par­te del ima­gi­na­rio san­grien­to ar­gen­tino: ahí es­tu­vo pre­so el ase­sino se­rial Ca­ye­tano San­tos Go­dino, el cé­le­bre Pe­ti­so Ore­ju­do, quien a sus 18 años ya había ma­ta­do bru­tal­men­te a por lo me­nos me­dia do­ce­na de ni­ños y quien, se di­ce, mu­rió apa­lea­do por sus com­pa­ñe­ros de cel­da al ma­tar a un pe­que­ño ga­to. Tam­bién es­tu­vo Ma­teo Banks, mul­ti­ho­mi­ci­da que ase­si­nó a san­gre fría a ocho per­so­nas –in­clu­yen­do a su cu­ña­da y sus so­bri­nas– só­lo pa­ra que­dar­se con una pro­pie­dad. Otro cé­le­bre in­terno fue el anar­quis­ta Si­món Ra­do­witzky, res­pon­sa­ble del bom­ba­zo que ma­tó al je­fe de po­li­cía Ra­món Fal­cón en 1909 y que mar­có el ini­cio de una cruel re­pre­sión de di­si­den­tes po­lí­ti­cos por par­te de las fuer­zas del Es­ta­do. Iró­ni­co fue el he­cho de que al des­cuar­ti­za­dor Mi­guel Ernst, apo­da­do “Se­rru­chi­to”, quien di­vi­dió el cuer­po de su so­cio de ne­go­cios pa­ra arro­jar­lo en un la­go, se le ha­ya asig­na­do el tra­ba­jo de tro­zar las re­ses que ser­vían de ali­men­to pa­ra los re­clu­sos.

El 21 de mar­zo de 1947 se fir­mó el de­cre­to que clau­su­ra­ba de­fi­ni­ti­va­men­te el pre­si­dio del fin del mun­do. La Ma­ri­na ar­gen­ti­na lo uti­li­zó co­mo guar­ni­ción en las si­guien­tes dé­ca­das. Hoy res­guar­da tam­bién un mu­seo de si­tio.

Con­cep­ción Ace­ve­do de la Lla­ta, co­no­ci­da po­pu­lar­men­te co­mo la “Ma­dre Con­chi­ta”, im­pli­ca­da en el ase­si­na­to del pre­si­den­te Ál­va­ro Obre­gón, fue una de las más cé­le­bres pre­sas de las Is­las Ma­rías.

CA­LLE­JÓN SIN SA­LI­DA. As­pec­to del co­rre­dor prin­ci­pal de la cár­cel de Al­ca­traz, al que se le co­no­cía co­mo ‘Broad­way’. Otras par­tes de la in­fa­me pri­sión te­nían nom­bres de ca­lles fa­mo­sas de Es­ta­dos Uni­dos.

IS­LA DE LA SO­LE­DAD. (Izq.) Reos de las Is­las Ma­rías en la fi­la de la co­mi­da, en una fo­to sin fe­cha. (Aquí) Po­li­cías fe­de­ra­les y per­so­nal mi­li­tar cus­to­dian el traslado de reos al com­ple­jo pe­ni­ten­cia­rio de Is­las Ma­rías.

IN­JUS­TI­CIA. Ilustración que mues­tra al sol­da­do fran­cés Al­fred Drey­fus (1859-1935), acu­sa­do fal­sa­men­te de es­pio­na­je por las au­to­ri­da­des fran­ce­sas, du­ran­te su es­tan­cia en la Is­la del Dia­blo.

IN­FIERNO. Pri­sio­ne­ros en la Is­la del Dia­blo, en la Gu­ya­na Fran­ce­sa, du­ran­te su jor­na­da la­bo­ral. 1909.

EX­TRE­MA. Vis­ta del pe­nal de la ciu­dad de Us­huaia, en la pro­vin­cia de Tie­rra del Fue­go, 3,000 kms al sur de Bue­nos Ai­res, Ar­gen­ti­na. Es con­si­de­ra­da la más aus­tral del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.