Ca­za­do­res de mi­cro­bios

Un equi­po in­ter­na­cio­nal de cien­tí­fi­cos tra­ba­ja en el Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject, cu­yo ob­je­ti­vo es crear la pri­me­ra ba­se de da­tos de los mi­croor­ga­nis­mos que co­lo­ni­zan la Tie­rra. Ecó­lo­gos, ge­ne­tis­tas, mi­cro­bió­lo­gos y fí­si­cos, en­tre otros, co­la­bo­ran en es­te re

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Laura Cha­pa­rro

Así se reúne la pri­me­ra ba­se de da­tos de mi­croor­ga­nis­mos que co­lo­ni­zan la Tie­rra.

Con só­lo 22 años, Char­les Dar­win se em­bar­có en el via­je de su vi­da. A bor­do del le­gen­da­rio Bea­gle, sur­có los prin­ci­pa­les océa­nos del pla­ne­ta. Ca­da vez que atra­ca­ba en tie­rra fir­me, el bió­lo­go to­ma­ba mues­tras de nu­me­ro­sas es­pe­cies en­dé­mi­cas pa­ra es­tu­diar­las. Su via­je fue el ger­men de una de las teo­rías más in­flu­yen­tes de la cien­cia: la evo­lu­ción de las es­pe­cies fru­to de la se­lec­ción na­tu­ral.

Ca­si dos si­glos des­pués, in­ves­ti­ga­do­res de to­do el mun­do tra­tan de emu­lar al fa­mo­so cien­tí­fi­co con otra aven­tu­ra sin lí­mi­tes, aun­que, en es­te ca­so, los or­ga­nis­mos que ana­li­zan no se ven a sim­ple vis­ta. Su ob­je­ti­vo es es­tu­diar la vi­da mi­cro­bia­na con la me­ga­aven­tu­ra lla­ma­da Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject –en es­pa­ñol, Pro­yec­to del Mi­cro­bio­ma de la Tie­rra–. Las ci­fras dan una idea de su mag­ni­tud: más de 500 cien­tí­fi­cos in­vo­lu­cra­dos, 27,751 mues­tras re­co­gi­das de 43 paí­ses de to­dos los con­ti­nen­tes y más de 2,200 mi­llo­nes de se­cuen­cias de ADN.

El pro­yec­to arran­có en 2010 y ya se han em­pe­za­do a pu­bli­car al­gu­nos da­tos. “Los re­sul­ta­dos es­tán abier­tos a to­do el mun­do”, sub­ra­ya su coor­di­na­dor, Lu­ke R. Thom­pson, quien in­ves­ti­ga en el La­bo­ra­to­rio Ocea­no­grá­fi­co y Me­teo­ro­ló­gi­co del Atlán­ti­co de la NOAA (la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca de Es­ta­dos Uni­dos). El pro­yec­to se cen­tra­li­za en una ba­se de

da­tos en la que los cien­tí­fi­cos es­tán vol­can­do la in­for­ma­ción que van ob­te­nien­do.

Uno de sus fun­da­do­res es el mi­cro­bió­lo­go Jack Gil­bert. La idea de crear una ini­cia­ti­va de es­te ti­po se le ocu­rrió tras ana­li­zar los re­sul­ta­dos de va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes. “Es­ta­ba en­con­tran­do ten­den­cias en el océano y en los sue­los, y que­ría de­ter­mi­nar si esos pa­tro­nes se ha­lla­ban en to­dos los en­tor­nos co­no­ci­dos de la Tie­rra”, re­cuer­da Gil­bert, quien tra­ba­ja en el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal Ar­gon­ne y en la Uni­ver­si­dad de

Chica­go, EUA. Lo que el cien­tí­fi­co que­ría ave­ri­guar era si exis­tía una re­gla uni­ver­sal pa­ra la eco­lo­gía mi­cro­bia­na. “En efec­to, des­cu­brir al­gún su­per­pa­rá­me­tro que im­pul­sa­ra la di­ver­si­dad mi­cro­bia­na y la es­truc­tu­ra de los eco­sis­te­mas mi­cro­bia­nos”, re­su­me.

Los pri­me­ros re­sul­ta­dos del pro­yec­to re­fle­jan al­go que va en esa lí­nea. Se­gún Gil­bert, uno de los ha­llaz­gos más in­tere­san­tes con los que se han en­con­tra­do es la dis­tri­bu­ción uni­ver­sal de di­fe­ren­tes ti­pos de bac­te­rias, lo que sig­ni­fi­ca que al­gu­nas es­pe­cies bac­te­ria­nas son las mis­mas a lo lar­go de to­do el pla­ne­ta. El mi­cro­bió­lo­go cree que exis­te una gran ru­ta de dis­tri­bu­ción mun­dial pa­ra los mi­cro­bios, una suer­te de “su­per­au­to­pis­ta mi­cro­bia­na glo­bal”, co­mo él la lla­ma.

En­tre el me­dio mi­llar de in­ves­ti­ga­do­res del pro­yec­to in­ter­na­cio­nal, se en­cuen­tra la es­pa­ño­la Irat­xe Za­rrao­nain­dia. La ge­ne­tis­ta tra­ba­jó con Gil­bert du­ran­te su es­tan­cia pos­doc­to­ral en el ci­ta­do la­bo­ra­to­rio Ar­gon­ne, en Chica­go. Uno de sus es­tu­dios se cen­tró en ana­li­zar los mi­croor­ga­nis­mos asociados a cin­co vi­ñe­dos de Long Is­land, en Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos.

Ayu­da­rá a co­no­cer me­jor a las bac­te­rias y có­mo son sus re­la­cio­nes con el am­bien­te.

De­no­mi­na­ción de ori­gen

Pa­ra es­to, ella y sus co­le­gas ana­li­za­ron las bac­te­rias pre­sen­tes en los di­fe­ren­tes ór­ga­nos de las plan­tas y en el sue­lo. Al com­pro­bar que mu­chos de los mi­cro­bios que es­ta­ban en la uva y lue­go en el mos­to pro­ce­dían del sue­lo, con­clu­ye­ron que, du­ran­te la vendimia, al re­co­lec­tar las uvas y de­jar las ca­jas en el sue­lo, se im­preg­na­ban de bac­te­rias que al fi­nal lle­ga­ban al vino. Tam­bién des­cu­brie­ron que los mi­cro­bios in­fluían en la de­no­mi­na­ción de ori­gen de es­ta be­bi­da.

En Es­pa­ña Za­rrao­nain­dia co­la­bo­ra con el pro­yec­to, aun­que aho­ra con un con­tra­to de Iker­bas­que Re­search Fe­llow en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co (UPV/EHU). En su opi­nión, su pa­so por el la­bo­ra­to­rio de Gil­bert ha si­do de­ci­si­vo pa­ra con­se­guir es­ta opor­tu­ni­dad la­bo­ral. “En es­te ti­po de con­tra­tos lo que se busca es gen­te jo­ven que sea ca­paz de po­ner en mar­cha su pro­pio equi­po”, co­men­ta.

La cien­tí­fi­ca y su gru­po de in­ves­ti­ga­ción ana­li­zan mues­tras de cha­co­lí –un vino tí­pi­co del País Vas­co–, sue­lo y uva de tres de­no­mi­na­cio­nes de ori­gen si­guien­do los mis­mos pro­to­co­los del pro­yec­to. Ade­más tie­nen en mar­cha otros es­tu­dios so­bre mues­tras de agua en es­ta zo­na, en la desem­bo­ca­du­ra ría de Bil­bao, de la reserva de la bios­fe­ra de Ur­dai­bai y so­bre huer­tos eco­ló­gi­cos en el mar­co del Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject.

Otro in­ves­ti­ga­dor que tam­bién es­tá co­la­bo­ran­do en es­te atlas mun­dial mi­cro­biano es Juan Ma­nuel Pe­ral­ta. Aun­que aho­ra mis­mo in­ves­ti­ga en la Es­ta­ción Bio­ló­gi­ca de Do­ña­na, en Es­pa­ña, el bió­lo­go tra­ba­jó un tiem­po en Es­ta­dos Uni­dos con un con­tra­to pos­doc­to­ral de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. Co­mo en el ca­so

de Za­rrao­nain­dia, tu­vo la opor­tu­ni­dad de co­la­bo­rar con otro de los fun­da­do­res del pro­yec­to, en los la­bo­ra­to­rios de Rob Knight de Ca­li­for­nia, EUA.

“El Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject era uno de los ma­cro­pro­yec­tos en los que par­ti­ci­pa­ba el la­bo­ra­to­rio de Knight y era im­pre­sio­nan­te ver có­mo in­for­má­ti­cos, ma­te­má­ti­cos, mi­cro­bió­lo­gos y ecó­lo­gos in­ves­ti­ga­ban jun­tos, re­par­tien­do la car­ga de tra­ba­jo se­gún las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des de ca­da uno”, re­sal­ta Pe­ral­ta.

Du­ran­te su eta­pa en Ca­li­for­nia, pu­do se­cuen­ciar mues­tras que había re­co­gi­do pre­via­men­te en Es­pa­ña, en 2007, y que pa­sa­ron a for­mar par­te del pro­yec­to. Una de las in­ves­ti­ga­cio­nes se cen­tra en el mi­cro­bio­ma de la cás­ca­ra de los hue­vos de una co­mu­ni­dad de aves del su­r­es­te de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca. Aun­que los re­sul­ta­dos es­tán en pro­ce­so de pu­bli­ca­ción, el bió­lo­go ade­lan­ta que di­fe­ren­tes ca­rac­te­rís­ti­cas de las aves –co­mo cons­truir ni­dos abier­tos o usar plu­mas– son im­por­tan­tes a la ho­ra de mo­de­lar su co­mu­ni­dad bac­te­ria­na. En es­tos mi­croor­ga­nis­mos influye más el com­po­nen­te am­bien­tal que la trans­mi­sión di­rec­ta de la ma­dre.

Ni el frío las so­me­te

Otro es­tu­dio se cen­tra en el pa­pel que tie­nen la tem­pe­ra­tu­ra y la hu­me­dad en la mi­cro­bio­lo­gía de los hue­vos de es­tor­nino ne­gro, Stur­nus uni­co­lor. En es­tos mo­men­tos se es­tán ana­li­zan­do los re­sul­ta­dos, aun­que Pe­ral­ta ade­lan­ta que la hu­me­dad del ni­do pa­re­ce afec­tar a la den­si­dad bac­te­ria­na y al mi­cro­bio­ma de la cás­ca­ra de los hue­vos.

Le­jos del cá­li­do cli­ma pe­nin­su­lar, en los te­rri­to­rios de la An­tár­ti­da tam­bién rei­nan las bac­te­rias. El jo­ven Dar­win no pu­do aden­trar­se en el con­ti­nen­te he­la­do a bor­do del Bea­gle, pues se aca­ba­ba de des­cu­brir, pe­ro hoy los cien­tí­fi­cos re­co­rren sus pla­ta­for­mas de hie­lo de ma­ne­ra ca­si ru­ti­na­ria, to­man­do mues­tras de mi­croor­ga­nis­mos que es­tán sumando al atlas mi­cro­biano.

Allí, en uno de los lu­ga­res más ex­tre­mos del mun­do, en los Va­lles Se­cos de McMur­do, di­fe­ren­tes ti­pos de ar­queas –mi­croor­ga­nis­mos uni­ce­lu­la­res ca­ren­tes de nú­cleo– y bac­te­rias son ca­pa­ces de so­bre­vi­vir. Se­gún los ex­per­tos, la di­ver­si­dad bac­te­ria­na res­pon­de a las con­di­cio­nes fi­si­co­quí­mi­cas dis­pa­res aso­cia­das a es­tos lu­ga­res an­tár­ti­cos.

En el po­lo opues­to, en el Ár­ti­co, los cien­tí­fi­cos tam­bién es­tu­dian las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas, aun­que la bió­lo­ga Connie Lo­ve­joy, de la Uni­ver­si­dad La­val, en Ca­na­dá, se la­men­ta de la po­ca in­ves­ti­ga­ción que hay. Pa­ra de­mos­trar­lo, ha­ce la prue­ba y busca es­tu­dios en la Web of Scien­ce –una pla­ta­for­ma con ac­ce­so a las prin­ci­pa­les ba­ses de da­tos de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos– que con­ten­gan dos tér­mi­nos: Ár­ti­co y mi­cro­bios. En to­tal apa­re­cen 353 ar­tícu­los, una ci­fra ba­ja si la com­pa­ra­mos con los 4,271 que hay so­bre el Ár­ti­co y los pe­ces, los 1,708 so­bre el Ár­ti­co y las aves, los 1,437 so­bre el Ár­ti­co y el zoo­planc­ton, o los 770 so­bre el Ár­ti­co y el oso po­lar.

“Ha­ce fal­ta más in­ves­ti­ga­ción, por­que allí hay mi­llo­nes de es­pe­cies mi­cro­bia­nas”, re­cla­ma Lo­ve­joy. En el mar­co del pro­yec­to, es­tu­dia có­mo las co­mu­ni­da­des li­li­pu­tien­ses del océano Ár­ti­co es­tán res­pon­dien­do al in­cre­men­to de dió­xi­do de car­bono fru­to del ca­len­ta­mien­to glo­bal.

Aun­que la ma­yo­ría de los mi­cro­bios pre­sen­tes en cos­tas y en zo­nas de agua dul­ce no lo su­fri­rán de ma­ne­ra di­rec­ta –al ha­ber evo­lu­cio­na­do en un en­torno fluc­tuan­te de es­te gas y ha­ber con­se­gui­do adap­tar­se–, las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas de mar abier­to sí se ve­rán per­ju­di­ca­das, in­ca­pa­ces de ha­cer fren­te al au­men­to de la aci­dez de las aguas. En un con­tex­to más am­plio, la bió­lo­ga re­cuer­da que el efec­to prin­ci­pal del CO2 es el ca­len­ta­mien­to del Ár­ti­co.

A la ca­za de la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca

“El au­men­to de las tem­pe­ra­tu­ras tie­ne un efec­to di­rec­to, que se­rá más pro­nun­cia­do en em­bal­ses, la­gos y re­gio­nes cos­te­ras po­co pro­fun­das”, enu­me­ra Lo­ve­joy, y aler­ta so­bre las con­se­cuen­cias en la cir­cu­la­ción oceá­ni­ca, al­go que tam­bién afec­ta a las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas.

Co­mo en es­tas in­ves­ti­ga­cio­nes se es­tá se­cuen­cian­do el ADN de los mi­croor­ga­nis­mos, ca­bría pre­gun­tar­se si la in­for­ma­ción ge­né­ti­ca nos dará pis­tas so­bre la evo­lu­ción de las es­pe­cies, emu­lan­do de nue­vo a Dar­win. “Es muy di­fí­cil desa­rro­llar un tra­ba­jo ex­pe­ri­men­tal so­bre la evo­lu­ción de nue­vas es­pe­cies, por­que el pro­ce­so lle­va mi­llo­nes de años, más tiem­po que el pe­rio­do pro­me­dio de finan­cia­mien­to de una sub­ven­ción o de una te­sis doc­to­ral”, iro­ni­za Rob Knight, cofundador del pro­yec­to y di­rec­tor del Cen­tro pa­ra la In­no­va­ción en Mi­cro­bio­ma en la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San Die­go, EUA.

Ade­más de es­tu­diar los mi­cro­bios de cien­tos de eco­sis­te­mas y es­pe­cies, los cien­tí­fi­cos no han que­ri­do de­jar de la­do al ser hu­mano y a su so­pa bac­te­ria­na. En el li­bro Yo soy yo y mis pa­rá­si­tos

El cuer­po hu­mano al­ber­ga a unos 100 bi­llo­nes de mi­croor­ga­nis­mos.

(2017), la pe­rio­dis­ta Kath­leen McAu­lif­fe cal­cu­la que nues­tra co­mu­ni­dad mi­cro­bió­ti­ca es­tá com­pues­ta por unos cien bi­llo­nes de or­ga­nis­mos, en­tre bac­te­rias, hon­gos, pro­to­zoos, vi­rus y otros mi­cro­bios. Es­ta co­mu­ni­dad tan nu­me­ro­sa se tra­du­ce en una ma­sa de po­co más de 200 gra­mos.

En 2008 el Hu­man Mi­cro­bio­me Pro­ject se pro­pu­so ca­rac­te­ri­zar par­te de es­tos mi­croor­ga­nis­mos en una ini­cia­ti­va de los Ins­ti­tu­tos Na­cio­na­les de Sa­lud de Es­ta­dos Uni­dos. El atlas de los mi­cro­bios de la Tie­rra va un pa­so más allá. “En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, el Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject ha mues­trea­do una di­ver­si­dad mu­cho más ri­ca de las co­mu­ni­da­des mi­cro­bia­nas de la Tie­rra. Tam­bién mu­chos más há­bi­tats hu­ma­nos”, sub­ra­ya su coor­di­na­dor.

En la obe­si­dad y las aler­gias

Uno de los lu­ga­res de nues­tro cuer­po don­de más bac­te­rias ha­bi­tan es el in­tes­tino. Los in­ves­ti­ga­do­res es­tu­dian el pa­pel de es­tos mi­croor­ga­nis­mos en la obe­si­dad, un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca que va en au­men­to. Aun­que es un fe­nó­meno muy com­ple­jo en el que pro­ba­ble­men­te in­flu­yan va­rios fac­to­res, Pao­la Piom­bino, in­ves­ti­ga­do­ra del De­par­ta­men­to de Cien­cias Agrí­co­las de la Uni­ver­si­dad de Ná­po­les Federico II, en Ita­lia, e in­te­gran­te del pro­yec­to, des­ta­ca que en va­rios es­tu­dios se ha en­con­tra­do una mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal y sa­li­val al­te­ra­da en pa­cien­tes obe­sos.

“To­do ti­po de sen­sa­cio­nes ora­les, co­mo el sa­bor o la tex­tu­ra, se mo­du­lan me­dian­te el flu­jo y la com­po­si­ción sa­li­val”, ex­pli­ca Piom­bino. Se­gún sus tra­ba­jos, la obe­si­dad po­dría es­tar re­la­cio­na­da con una per­cep­ción sen­so­rial al­te­ra­da de los ali­men­tos.

Si des­de 1975 la obe­si­dad ca­si se ha tri­pli­ca­do en to­do el mun­do, se­gún da­tos de la OMS, y ya afec­ta al 13% de los adul­tos, las en­fer­me­da­des alér­gi­cas no se que­dan atrás: aque­jan al 20% de la población. Los mi­cro­bios tam­bién po­drían es­tar de­trás de

es­tos pa­de­ci­mien­tos. Aquí en­tra en jue­go el di­rec­tor de or­ques­ta de la co­mu­ni­dad mi­cro­bia­na: el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio. “Su fun­ción prin­ci­pal es ad­mi­nis­trar nues­tras re­la­cio­nes con los mi­cro­bios”, des­cri­be el pe­rio­dis­ta Ed Yong en el li­bro Yo con­ten­go mul­ti­tu­des (2017).

Pe­ro es­te sis­te­ma no siem­pre fun­cio­na co­mo de­be­ría. “Es pe­li­gro­so si ata­ca los ob­je­ti­vos equi­vo­ca­dos, co­mo mo­lé­cu­las tri­via­les inofen­si­vas que es­tán en el ai­re o en los ali­men­tos (aler­gias), nues­tros pro­pios te­ji­dos (en­fer­me­da­des au­to­in­mu­nes) o el con­te­ni­do o mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal (en­fer­me­da­des in­fla­ma­to­rias del in­tes­tino)”, des­ta­ca Graham Rook, ca­te­drá­ti­co del Cen­tro de Mi­cro­bio­lo­gía Clí­ni­ca de la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Londres.

El mi­cro­bió­lo­go re­cuer­da que los me­ca­nis­mos de con­trol que im­pi­den que es­tos ob­je­ti­vos sean ata­ca­dos por el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio se es­ta­ble­cen en los pri­me­ros años de vi­da. Si un be­bé no se ex­po­ne a una mi­cro­bio­ta di­ver­sa, es­tos me­ca­nis­mos se­rán de­fi­cien­tes y el sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio ata­ca­rá al pro­pio or­ga­nis­mo cuan­do no de­be­ría.

Las ce­sá­reas, la au­sen­cia de lac­tan­cia o la in­ges­ta de an­ti­bió­ti­cos du­ran­te el em­ba­ra­zo di­fi­cul­tan que la población mi­cro­bia­na de la ma­dre pa­se al hi­jo. En la infancia, el abu­so de an­ti­bió­ti­cos y la fal­ta de con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, don­de ha­bi­tan mi­llo­nes de mi­croor­ga­nis­mos, li­mi­tan la bio­di­ver­si­dad de la mi­cro­bio­ta, al­go que tam­bién afec­ta a la edad adul­ta, co­mo re­cuer­da Rook.

Bue­na com­pa­ñía

“Es­tar con per­so­nas per­mi­te la trans­mi­sión y el in­ter­cam­bio de mi­cro­bio­tas. Quie­nes vi­ven ais­la­dos tie­nen una bio­di­ver­si­dad en dis­mi­nu­ción y pro­ble­mas de sa­lud”, aña­de. Lo que re­sul­ta po­si­ti­vo pa­ra nues­tros mi­cro­bios es el con­tac­to con perros, que traen or­ga­nis­mos del en­torno na­tu­ral al ho­gar, o se­guir una die­ta va­ria­da y equi­li­bra­da co­mo la me­di­te­rrá­nea, por­que en­ri­que­ce la mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal.

Los ex­per­tos lle­van años de­mos­tran­do có­mo los mi­cro­bios, aun­que cau­sen en­fer­me­da­des tan vi­ru­len­tas co­mo la ma­la­ria, tam­bién pue­den ser el me­jor re­me­dio pa­ra pre­ve­nir­las o in­clu­so cu­rar­las. En 2008 el gas­tro­en­te­ró­lo­go Ale­xan­der Kho­ruts, pro­fe­sor de Me­di­ci­na en la Uni­ver­si­dad de Min­ne­so­ta, EUA, con­si­guió cu­rar a una pa­cien­te de 61 años que, de­bi­do a la bac­te­ria Clos­tri­dium dif­fi­ci­le, su­fría dia­rreas sin con­trol y lle­gó a los 26 ki­los de pe­so. Me­dian­te una co­lo­nos­co­pia, el mé­di­co reali­zó un tras­plan­te de mi­cro­bio­ta fe­cal do­na­da por su ma­ri­do. La bac­te­ria de­sa­pa­re­ció y la mu­jer se cu­ró.

Diez años des­pués, la te­ra­pia si­gue sien­do efi­caz pa­ra tra­tar la in­fec­ción. “Es una com­pli­ca­ción de los tra­ta­mien­tos con

an­ti­bió­ti­cos, que en es­tos pa­cien­tes diez­man a los mi­cro­bios in­tes­ti­na­les na­ti­vos. La ino­cu­la­ción de una mi­cro­bio­ta sa­lu­da­ble res­tau­ra la com­po­si­ción nor­mal de los mi­cro­bios en es­tas per­so­nas”, afir­ma Kho­ruts. En lu­gar de una mo­les­ta co­lo­nos­co­pía, aho­ra el pa­cien­te só­lo de­be to­mar, con el es­tó­ma­go va­cío, cáp­su­las en las que se han in­clui­do los mi­cro­bios se­pa­ra­dos de las heces del do­nan­te, pre­via­men­te es­tu­dia­do y se­lec­cio­na­do por el equi­po mé­di­co. El tra­ta­mien­to se ha uti­li­za­do pa­ra in­ten­tar cu­rar otras en­fer­me­da­des don­de las bac­te­rias tie­nen un pa­pel im­por­tan­te, co­mo la obe­si­dad o las au­to­in­mu­nes, pe­ro por el mo­men­to los re­sul­ta­dos no han si­do sa­tis­fac­to­rios.

Pe­se a los avan­ces que los cien­tí­fi­cos han con­se­gui­do en las úl­ti­mas dé­ca­das, los mi­cro­bios si­guen sien­do los gran­des des­co­no­ci­dos de la cien­cia ac­tual. Mien­tras no se­pa­mos cuá­les son sus fun­cio­nes exac­tas, es­ta­re­mos a cie­gas. “Des­cu­brir el po­ten­cial de la mi­cro­bio­ta es uno de los gran­des re­tos bio­mé­di­cos de es­te si­glo”, sos­tie­ne Rook. Ini­cia­ti­vas co­mo Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject tra­tan de sa­car a es­tos or­ga­nis­mos del ano­ni­ma­to y nos recuerdan lo in­sig­ni­fi­can­tes que so­mos fren­te a un ejér­ci­to tan nu­me­ro­so co­mo si­len­cio­so.

Pseu­do­mo­nas ver­su­ta –a la de­re­cha–.

¡OTRA PA­RA LA CO­LEC­CIÓN! Aún que­dan mu­chos mi­cro­bios por des­cu­brir. Una in­ves­ti­ga­ción in­ter­na­cio­nal ha ha­lla­do re­cien­te­men­te, en la An­tár­ti­da, una nue­va bac­te­ria: la

DA­TOS BÁ­SI­COS. El Earth Mi­cro­bio­me Pro­ject ha ob­te­ni­do más de 2,200 mi­llo­nes de se­cuen­cias de ADN. A la iz­quier­da, en pri­mer plano, Jack Gil­bert, cofundador del ma­cro­pro­yec­to, re­co­lec­tan­do mues­tras en un vi­ñe­do de Long Is­land, Es­ta­dos Uni­dos.

BE­NÉ­FI­CAS. Un be­bé que a dia­rio to­ma unos 500 u 800 ml de le­che ma­ter­na re­ci­be en­tre 100,000 y 10 mi­llo­nes de bac­te­rias. En­tre ellas, las más fre­cuen­tes son los Staphy­lo­coc­cus –en es­ta ima­gen–, Strep­to­coc­cus,

En­te­ro­coc­cus, Lac­to­coc­cus, Weis­se­lla y Leu­co­nos­toc.

HECES QUE CU­RAN. Las pas­ti­llas re­lle­nas de ma­te­ria fe­cal, cu­yo ob­je­ti­vo es re­co­lo­ni­zar el in­tes­tino con bac­te­rias bue­nas, po­drían ser una te­ra­pia efec­ti­va pa­ra cier­tas pa­to­lo­gías.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.