¿Có­mo te ga­na­rás la vi­da en una dé­ca­da más? Pue­de que en ese mo­men­to ya exis­tan nue­vos ofi­cios. Des­cu­bre las pro­fe­sio­nes del fu­tu­ro.

¿Có­mo te ga­na­rás la vi­da en 10 años? ¿Y en vein­te? Qui­zá no de la for­ma en que lo ha­ces aho­ra. Y pue­de que sea con un ofi­cio que aún no exis­te. Te con­ta­mos cuá­les son los empleos que vie­nen.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ser­gio Pa­rra

Asis­ti­mos al ad­ve­ni­mien­to de una nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial, aca­so más pro­fun­da que las tres pre­ce­den­tes. La pri­me­ra, que tu­vo lu­gar en­tre 1760 y 1830, ter­mi­nó con el pa­pel de es­cla­vos y sier­vos gra­cias al pa­so de la pro­duc­ción ma­nual a la me­ca­ni­za­da. La se­gun­da, al­re­de­dor de 1850, re­du­jo drás­ti­ca­men­te la du­re­za de las la­bo­res agrí­co­las y ar­te­sa­na­les de­bi­do a la elec­tri­ci­dad. La ter­ce­ra lle­gó a mi­tad del si­glo XX con la elec­tró­ni­ca y la tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción y las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. La cuar­ta mul­ti­pli­ca­rá la ve­lo­ci­dad, el al­can­ce y el im­pac­to de los sis­te­mas que pro­du­jo la ter­ce­ra.

Uno de los efec­tos in­me­dia­tos se­rá la des­truc­ción ma­si­va de te­ji­do la­bo­ral. Se­gún un muy ci­ta­do es­tu­dio de 2013 rea­li­za­do por Carl Be­ne­dikt Frey y Mi­chael A. Os­bor­ne, de la Uni­ver­si­dad de Ox­ford, el 47 % de los pues­tos de tra­ba­jo que hoy co­no­ce­mos es­tán en ries­go de des­apa­re­cer; y el 90 % de los que per­ma­nez­can cam­bia­rá de una for­ma ra­di­cal. El mun­do la­bo­ral se trans­for­ma a una ve­lo­ci­dad abru­ma­do­ra a cau­sa de la glo­ba­li­za­ción, las nue­vas tec­no­lo­gías y la cre­cien­te au­to­ma­ti­za­ción, las gran­des con­cen­tra­cio­nes ur­ba­nas y el in­cre­men­to de la ex­pec­ta­ti­va de vi­da.

Qui­zá no sea tan pron­to co­mo anun­cian los após­to­les de las nue­vas tec­no­lo­gías, pe­ro po­cos es­pe­cia­lis­tas du­dan de que a lo lar­go de los pró­xi­mos años ve­re­mos con­so­li­dar­se pro­fe­sio­nes que hoy dan sus pri­me­ros pa­sos –in­ge­nie­ros de vehícu­los au­tó­no­mos, es­pe­cia­lis­tas en im­pre­sión 3D...– y sur­gir otras que cues­ta ima­gi­nar: gran­je­ros de ga­na­do ge­né­ti­ca­men­te mo­di­fi­ca­do, gas­tró­no­mos mo­le­cu­la­res, ur­ba­nis­tas di­gi­ta­les...

La gran trans­for­ma­ción de los tra­ba­ja­do­res tam­bién se­rá psi­co­ló­gi­ca. Ya no de­pen­de­rán tan­to del en­torno geo­grá­fi­co, y la me­ri­to­cra­cia ga­na­rá pe­so, gra­cias a la hi­per­co­nec­ti­vi­dad que pro­por­cio­nan las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Es­te nue­vo per­fil la­bo­ral in­no­va­dor, crea­ti­vo y ca­paz de co­la­bo­rar con los de­más sin im­por­tar el lu­gar don­de uno se en­cuen­tre tie­ne un nom­bre: “know­mad” o nó­ma­da del co­no­ci­mien­to, tér­mino acu­ña­do en 2011 por John Mo­ra­vec, un do­cen­te es­ta­dou­ni­den­se que in­ves­ti­ga el fu­tu­ro del tra­ba­jo y la edu­ca­ción.

El pro­fe­sio­nal que no se for­me con­ti­nua­men­te que­da­rá en des­ven­ta­ja

Se­gún la pe­rio­dis­ta Ra­quel Ro­ca, au­to­ra del li­bro Knowmads. Los tra­ba­ja­do­res del fu­tu­ro, es­tos nue­vos pro­fe­sio­na­les re­pre­sen­ta­rán el 45% de la fuer­za la­bo­ral en 2020. Ha­bla­mos de tra­ba­ja­do­res que asu­men que ne­ce­si­ta­rán for­mar­se du­ran­te to­da su vi­da pa­ra man­te­ner el rit­mo de una so­cie­dad en con­ti­nua y rá­pi­da trans­for­ma­ción, en la que pro­ba­ble­men­te ha­ya más pa­ra­dos y nu­me­ro­sos “pues­tos de tra­ba­jo low cost, con suel­dos ba­jos, pa­ra

per­so­nas con es­ca­sa cua­li­fi­ca­ción”, co­mo es­cri­be en su obra

El mun­do que vie­ne Juan Martínez-Ba­rea, em­ba­ja­dor pa­ra

Es­pa­ña de la Uni­ver­si­dad de la Sin­gu­la­ri­dad, una ins­ti­tu­ción aca­dé­mi­ca de Si­li­con Va­lley li­de­ra­da por la NA­SA y Goo­gle.

No son me­ras es­pe­cu­la­cio­nes, si aten­de­mos a al­gu­nos da­tos so­bre las em­pre­sas más in­flu­yen­tes de hoy. You­Tu­be fue fun­da­da en 2005 por tres per­so­nas; cuan­do Goo­gle la com­pró al año si­guien­te por 1,650 mi­llo­nes de dó­la­res, so­lo te­nía 65 em­plea­dos, así que el va­lor de ca­da uno de ellos equi­va­lía a 25 mi­llo­nes de dó­la­res. Cuan­do Fa­ce­book ad­qui­rió Ins­ta­gram en 2012 por mil mi­llo­nes de dó­la­res, en es­ta com­pa­ñía so­lo tra­ba­ja­ban tre­ce per­so­nas.

Y un ejem­plo más de es­ta nue­va eco­no­mía re­vo­lu­cio­na­ria: la su­ma de los be­ne­fi­cios de to­dos los co­mer­cios, ca­de­nas de res­tau­ran­tes y su­per­mer­ca­dos de la lis­ta For­tu­ne 500, que reúne a las qui­nien­tas ma­yo­res em­pre­sas es­ta­dou­ni­den­ses, es me­nor que los be­ne­fi­cios de Ap­ple, con una par­ti­cu­la­ri­dad: es­te co­lo­so tec­no­ló­gi­co em­plea a 76.000 per­so­nas; y los co­mer­cios, su­per­mer­ca­dos y ca­de­nas de res­tau­ran­tes ci­ta­dos, a 5,6 mi­llo­nes.

Los cam­bios tec­no­ló­gi­cos siem­pre han al­te­ra­do la can­ti­dad (y la esen­cia) de los empleos dis­po­ni­bles, pe­ro lo que ha­ce di­fe­ren­te a es­ta cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial es la ver­ti­gi­no­sa ve­lo­ci­dad, la pro­fun­di­dad y la am­pli­tud de las trans­for­ma­cio­nes la­bo­ra­les. ¿Ten­dre­mos tra­ba­jo en el fu­tu­ro? ¿Có­mo se­rá? ¿Qué nue­vas pro­fe­sio­nes sur­gi­rán pa­ra pa­liar la inevi­ta­ble des­truc­ción de pues­tos cau­sa­da por la au­to­ma­ti­za­ción y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial? He­mos reuni­do diez de los ám­bi­tos pro­fe­sio­na­les en los que, tal vez, pue­das ha­cer­te fuer­te cuan­do arre­cie la tec­no­lo­gía.

1. Crea­dor de reali­dad vir­tual y au­men­ta­da

Ha­ce años que la reali­dad vir­tual pro­por­cio­na in­gre­sos a quie­nes sa­ben bus­car­se la vi­da en­tre có­di­go y grá­fi­cos. Por ejem­plo, hay di­se­ña­do­res que se ga­nan el suel­do crean­do ro­pa vir­tual pa­ra los per­so­na­jes de ese mun­do fic­ti­cio que es Se­cond Li­fe, la pla­ta­for­ma on­li­ne que ha lle­ga­do a es­tar ha­bi­ta­da por más de un mi­llón de ava­ta­res –ma­ne­ja­dos por igual nú­me­ro de usua­rios de car­ne y hue­so– que van al tra­ba­jo o a la uni­ver­si­dad, tie­nen ci­tas, di­ri­gen ne­go­cios, etc.

Si­guien­do con los uni­ver­sos de men­ti­ra, en eBay en­con­tra­mos ofer­tas de es­pa­das má­gi­cas y otros ac­ce­so­rios pa­ra vi­deo­jue­gos de rol mul­ti­ju­ga­dor ma­si­vo, co­mo Ul­ti­ma On­li­ne y World of War­craft, que cuen­tan con mi­llo­nes de se­gui­do­res a ni­vel glo­bal. Quien crea es­tas he­rra­mien­tas se lle­va un buen di­ne­ro por ellas.

Es­tas no­ve­do­sas for­mas de ha­cer ca­ja son so­lo la pun­ta del ice­berg. El tra­ba­jo del fu­tu­ro de mu­cha gen­te, pues, qui­zá no se ha­lle en el mun­do real, sino en el en­torno de un videojuego o en una red so­cial. En una fe­cha tan cer­ca­na co­mo 2025, mi­llo­nes de per­so­nas pa­sa­rán ho­ras to­dos los días tra­ba­jan­do, ju­gan­do y apren­dien­do en en­tor­nos de reali­dad vir­tual ca­da vez más in­mer­si­vos y rea­lis­tas, se­gún sos­tie­ne el in­for­me “To­mo­rrow’s Jobs” (Los tra­ba­jos del ma­ña­na), ela­bo­ra­do el año pa­sa­do por ex­per­tos de Microsoft y la con­sul­to­ra bri­tá­ni­ca The Fu­tu­re La­bo­ra­tory.

Con la im­plan­ta­ción de la reali­dad au­men­ta­da –tec­no­lo­gía que su­per­po­ne in­for­ma­ción di­gi­tal so­bre el mun­do real–, ca­da vez se­rán más ne­ce­sa­rios pro­fe­sio­na­les de dis­tin­tas ra­mas pa­ra dar for­ma a es­te nue­vo mun­do en­ri­que­ci­do con da­tos: por ejem­plo, his­to­ria­do­res pa­ra me­jo­rar la ex­pe­rien­cia en los mu­seos, ex­per­tos en ur­ba­nis­mo pa­ra ha­cer lo pro­pio en las ca­lles de las ciu­da­des, etc. Las po­si­bi­li­da­des edu­ca­ti­vas y cí­vi­cas que per­mi­ten es­tas tec­no­lo­gías re­que­ri­rán de per­so­nas for­ma­das en hu­ma­ni­da­des, pe­ro tam­bién en la úl­ti­ma tec­no­lo­gía.

2. Pro­su­mi­dor

La pro­duc­ti­vi­dad y el ba­jo cos­te pro­pi­cia­dos por los ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos per­mi­ten que mu­chos bie­nes de con­su­mo se pue­dan di­gi­ta­li­zar, lo que equi­va­le a de­cir que tie­nen un cos­te mar­gi­nal ce­ro. Es de­cir, que cues­ta ca­si lo mis­mo fa­bri­car una uni­dad que mi­les de ellas. En unos mi­nu­tos, cual­quie­ra pue­de abrir

El 47 % de los pues­tos de tra­ba­jo que co­no­ce­mos van a des­apa­re­cer. Y los que que­den cam­bia­rán de for­ma ra­di­cal.

una tien­da on­li­ne, por ejem­plo, y lan­zar­se a ven­der pro­duc­tos co­mo can­cio­nes en for­ma­to di­gi­tal. Es­ta reali­dad per­mi­ti­rá que naz­ca un hí­bri­do en­tre pro­duc­tor y con­su­mi­dor al que se lla­ma­rá pro­su­mi­dor, tal y co­mo se­ña­la el so­ció­lo­go y eco­no­mis­ta es­ta­dou­ni­den­se Je­remy Rif­kin en su li­bro La so­cie­dad de cos­te mar­gi­nal ce­ro: “El an­ti­guo pa­ra­dig­ma ba­sa­do en pro­pie­ta­rios y tra­ba­ja­do­res, en ven­de­do­res y con­su­mi­do­res, em­pie­za a res­que­bra­jar­se”. Martínez-Ba­rea tam­bién abun­da en ello: “Va­mos ha­cia un mun­do en el que, de for­ma pro­gre­si­va, los tra­ba­jos fi­jos des­apa­re­ce­rán, y don­de ca­da tra­ba­ja­dor se­rá un em­pre­sa­rio, y su em­pre­sa él mis­mo”. Un pro­su­mi­dor, pues, pro­du­ci­rá a pe­que­ña es­ca­la, con­su­mi­rá y tam­bién com­par­ti­rá ca­da vez más sus pro­pios bie­nes y ser­vi­cios gra­cias a pla­ta­for­mas di­gi­ta­les y re­des so­cia­les. Uber, Airbnb y em­pre­sas si­mi­la­res son so­lo la tí­mi­da avan­za­di­lla de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma: en po­co tiem­po, con monedas vir­tua­les co­mo los bit­coins, que no res­pon­den a una au­to­ri­dad pú­bli­ca cen­tral, las per­so­nas ha­rán transac­cio­nes eco­nó­mi­cas se­gu­ras sin in­ter­me­dia­rios, de igual a igual.

Rif­kin de­no­mi­na es­te mo­de­lo pro­co­mún co­la­bo­ra­ti­vo. “Los pro­su­mi­do­res sus­ti­tu­yen a los ven­de­do­res y com­pra­do­res, la li­ber­tad de com­par­tir ven­ce a los de­re­chos de pro­pie­dad, el ac­ce­so cuen­ta más que la pro­pie­dad, las re­des sus­ti­tu­yen a los mer­ca­dos y el cos­te mar­gi­nal de crear in­for­ma­ción, ge­ne­rar ener­gía, ma­nu­fac­tu­rar pro­duc­tos y for­mar a los es­tu­dian­tes es ca­si nu­lo”.

3. Hu­ma­nis­ta di­gi­tal

En Es­pa­ña, so­lo el 10 % de los uni­ver­si­ta­rios es­tu­dian tí­tu­los de Ar­tes y Hu­ma­ni­da­des. Sin em­bar­go, las vie­jas dis­ci­pli­nas ten­drán una nue­va vi­da si sus se­gui­do­res se for­man tam­bién en las nue­vas tec­no­lo­gías. Las hu­ma­ni­da­des pue­den vi­vir una ines­pe­ra­da épo­ca de es­plen­dor gra­cias a una trans­ver­sa­li­dad en la edu­ca­ción que eli­mi­ne la ob­so­le­ta lí­nea di­vi­so­ria en­tre cien­cias y le­tras.

Al­go de es­to sa­be Pilar Man­chón, se­vi­lla­na de 45 años que es­tu­dió Fi­lo­lo­gía In­gle­sa y com­ple­tó su for­ma­ción con un doc­to­ra­do en Lin­güís­ti­ca Compu­tacio­nal por la Uni­ver­si­dad de Stan­ford y es­tu­dios de Cien­cia Cog­ni­ti­va y Len­gua­je Na­tu­ral en la Uni­ver­si­dad de Edim­bur­go, ade­más de pa­sar por el MIT. Hoy es la di­rec­ti­va prin­ci­pal en los pro­yec­tos de co­mu­ni­ca­ción hom­bre-má­qui­na en con­tex­tos in­te­li­gen­tes de Ama­zon.

El desa­rro­llo de la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial en to­das sus ver­tien­tes es la pun­ta de lan­za de mu­chas em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas, que ne­ce­si­ta­rán ex­per­tos en ló­gi­ca, fi­ló­so­fos y lin­güis­tas que per­mi­tan crear ru­ti­nas de aná­li­sis, apren­di­za­je, co­mu­ni­ca­ción y de­ci­sión pa­ra es­tos nue­vos sis­te­mas que in­ter­ac­tua­rán con el ser hu­mano. Cy­corp, una em­pre­sa de Te­xas, se de­di­ca a co­di­fi­car el co­no­ci­mien­to hu­mano pa­ra tras­la­dar­lo a las má­qui­nas. Y con­tra­ta li­cen­cia­dos en Fi­lo­so­fía.

4. Pe­rio­dis­ta 3.0

El pe­rió­di­co Los An­ge­les Ti­mes usa un soft­wa­re que es­cri­be no­ti­cias de úl­ti­mo mi­nu­to con los da­tos que re­ci­be. Quill, un sis­te­ma de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, re­dac­ta una no­ti­cia bre­ve en trein­ta se­gun­dos. Se­gún Ste­ven Levy, re­dac­tor de la re­vis­ta de tec­no­lo­gía Wi­red, an­tes de 2030, el 90% de las in­for­ma­cio­nes se­rán es­cri­tas por al­go­rit­mos. Y ca­da vez más per­so­na­li­da­des y gen­te co­rrien­te dan la no­ti­cia a tra­vés de Twit­ter o You­Tu­be, sal­tán­do­se la la­bor de in­ter­me­dia­ción del re­por­te­ro.

¿Y si los pro­fe­sio­na­les se de­di­ca­ran a ase­so­rar y ofre­cer vi­si­bi­li­dad al pe­rio­dis­mo ciu­da­dano, co­mo pro­po­ne el in­flu­yen­te pe­rio­dis­ta es­ta­dou­ni­den­se Jeff Jar­vis? “Pue­den ayu­dar a blo­gue­ros in­de­pen­dien­tes y co­rres­pon­sa­les co­mu­ni­ta­rios a lo­grar co­ber­tu­ra en sus ciu­da­des, ofre­cién­do­les con­te­ni­dos, pro­mo­ción, tec­no­lo­gía, re­des pu­bli­ci­ta­rias, for­ma­ción y me­dios pa­ra co­la­bo­rar”. Uno de

Va­mos ha­cia un mun­do con muy po­cos tra­ba­jos fi­jos y en el que ca­da uno se­rá su pro­pio je­fe.

los ca­sos más es­pec­ta­cu­la­res de pe­rio­dis­mo ciu­da­dano es el de Ohm­yNews, en Co­rea del Sur. Sus cin­cuen­ta pro­fe­sio­na­les se­lec­cio­nan, edi­tan y com­ple­tan los ar­tícu­los es­cri­tos por mi­les de afi­cio­na­dos.

5. Tec­no­ju­ris­ta

Los dro­nes re­crea­ti­vos pro­vis­tos de cá­ma­ras de al­ta de­fi­ni­ción plan­tean ame­na­zas des­co­no­ci­das a la pri­va­ci­dad. Si pi­sar el jar­dín del ve­cino pue­de ti­pi­fi­car­se co­mo alla­na­mien­to de mo­ra­da, no ocu­rre lo mis­mo al so­bre­vo­lar­lo con un vehícu­lo aé­reo no tri­pu­la­do. Un so­lo cam­po –el de los dro­nes– sir­ve pa­ra de­mos­trar que ne­ce­si­ta­mos nue­vas le­yes y abo­ga­dos y jue­ces ca­pa­ces de apli­car­las e in­ter­pre­tar­las, in­te­rro­gán­do­se, por ejem­plo, so­bre quién es el due­ño –si lo hay– del es­pa­cio aé­reo por en­ci­ma de las pro­pie­da­des.

¿Y qué pa­sa­rá con los de­re­chos di­gi­ta­les? ¿Se pue­de con­si­de­rar que es­ta­mos ro­ban­do un bien di­gi­tal cuan­do en reali­dad so­lo ob­te­ne­mos una co­pia y el ori­gi­nal si­gue en po­der de su due­ño le­gí­ti­mo? La im­plan­ta­ción de crip­to­mo­ne­das co­mo el bit­coin y otras for­mas de in­ter­cam­bio exi­gi­rán abo­ga­dos ver­sa­dos en es­tas nue­vas reali­da­des.

6. Cien­tí­fi­co de da­tos

Los da­tos son la ma­te­ria pri­ma más abun­dan­te en la Tie­rra. Se­gún IBM, ca­da día se ge­ne­ran más de 2,5 tri­llo­nes de by­tes de da­tos de to­do ti­po, des­de nues­tras ca­rre­ras por el par­que a los his­to­ria­les clí­ni­cos de los pa­cien­tes o las com­pras que ha­ce­mos en lí­nea. El re­to es bu­cear en­tre to­da esa in­for­ma­ción y ob­te­ner pa­tro­nes que nos di­gan al­go cohe­ren­te y va­lio­so. Esa es la ta­rea de los cien­tí­fi­cos de da­tos: ana­li­zar e in­ter­pre­tar la in­for­ma­ción ge­ne­ra­da en in­ter­net, al­go im­pres­cin­di­ble en la eco­no­mía del si­glo XXI. Es­tos es­pe­cia­lis­tas, mez­cla de es­ta­dís­ti­cos, ma­te­má­ti­cos y pro­gra­ma­do­res, fi­gu­ran ya en­tre los más co­ti­za­dos.

Su la­bor es im­pres­cin­di­ble pa­ra cual­quier em­pre­sa que quie­ra ofre­cer pro­duc­tos o ser­vi­cios per­so­na­li­za­dos, pe­ro tam­bién al­can­za al sec­tor de la lo­gís­ti­ca, la ad­mi­nis­tra­ción o la sa­lud. Por ejem­plo, Goo­gle Flu Trends es una he­rra­mien­ta es­ta­dís­ti­ca que ras­trea las bús­que­das en Goo­gle re­la­cio­na­das con los sín­to­mas de

Los ar­queó­lo­gos di­gi­ta­les se en­car­gan de in­ves­ti­gar la repu­tación on­li­ne de un clien­te pa­ra bo­rrar sus trapos su­cios.

la gri­pe, lo que per­mi­te sa­ber an­tes que las au­to­ri­da­des sa­ni­ta­rias dón­de es­tá a pun­to de sur­gir un bro­te de es­ta en­fer­me­dad.

7. Asis­ten­te sa­ni­ta­rio de la ter­ce­ra edad

Cui­dar a la población an­cia­na va a ser una sa­li­da pro­fe­sio­nal in­te­li­gen­te. Los sis­te­mas sa­ni­ta­rios se en­fren­tan al re­to de ofre­cer co­ber­tu­ra a una población ca­da vez más en­ve­je­ci­da. Se­gún la OMS, en 2030 la es­pe­ran­za de vi­da su­pe­rará los no­ven­ta años en al­gu­nos paí­ses desa­rro­lla­dos, y en Es­pa­ña se­rá de 83,47 años en los hom­bres y de 88,07 en las mu­je­res.

Es­ta reali­dad se tra­du­ci­rá en una gran de­man­da de es­pe­cia­lis­tas pa­ra tra­tar des­de di­ver­sos en­fo­ques la ca­li­dad de vi­da de los en­fer­mos de alz­héi­mer y otras do­len­cias li­ga­das a la ve­jez. Se van a ne­ce­si­tar pro­fe­sio­na­les cua­li­fi­ca­dos en geriatría, ge­ron­to­lo­gía, me­di­ci­na, psi­co­lo­gía, nu­tri­ción y cien­cias del de­por­te, que de­be­rán es­tar fa­mi­lia­ri­za­dos con la tec­no­lo­gía. Ya hay in­te­li­gen­cias ar­ti­fi­cia­les co­mo la de Wat­son, el or­de­na­dor de IBM, ca­pa­ces de diag­nos­ti­car en­fer­me­da­des con más pre­ci­sión y a ma­yor ve­lo­ci­dad que un mé­di­co.

8. Im­pre­sor 3D

La im­pre­sión 3D, tam­bién co­no­ci­da co­mo fa­bri­ca­ción adi­ti­va, pro­du­ce ob­je­tos me­dian­te la acu­mu­la­ción de fi­nas ca­pas de ma­te­rial. El plás­ti­co es el más co­mún, pe­ro tam­bién se pue­de im­pri­mir con me­tal y cien­tos de ele­men­tos di­fe­ren­tes. Es­ta tec­no­lo­gía, que ape­nas co­mien­za a dar sus pri­me­ros pa­sos, abre

la puer­ta a una nue­va era de ob­je­tos per­so­na­li­za­dos, y eso in­clu­ye los im­plan­tes de hue­so o las pró­te­sis cor­po­ra­les. De he­cho, la bio­im­pre­sión de te­ji­dos y ór­ga­nos es una de las pró­xi­mas re­vo­lu­cio­nes de la me­di­ci­na. ¿Pa­ra qué do­nar ór­ga­nos si po­de­mos im­pri­mir­los? Ya exis­ten em­pre­sas que ex­plo­ran es­te po­ten­cial. Or­ga­no­vo, una com­pa­ñía con se­de en San Die­go (EE. UU.), fa­bri­ca hí­ga­dos hu­ma­nos ex­pe­ri­men­ta­les y te­ji­do óseo me­dian­te la im­pre­sión 3D de ma­te­rial que con­tie­ne cé­lu­las hu­ma­nas. Es­tán arran­can­do, pe­ro su ob­je­ti­vo es lle­gar a im­pri­mir cual­quier te­ji­do cor­po­ral.

El desa­rro­llo de es­ta téc­ni­ca pue­de in­ver­tir el mo­de­lo tra­di­cio­nal de pro­duc­ción en fá­bri­cas, has­ta el pun­to de que sus pro­pa­gan­dis­tas au­gu­ran un fu­tu­ro en el que to­dos dis­pon­dre­mos de una pe­que­ña fac­to­ría en nues­tras ca­sas pa­ra crear ca­si to­do lo que ne­ce­si­te­mos. Qui­zá se pa­san de en­tu­sias­tas, pe­ro sí es cier­to que cre­ce­rá de for­ma es­pec­ta­cu­lar la de­man­da de ex­per­tos tan­to en las im­pre­so­ras 3D co­mo en la crea­ción de di­se­ños im­pri­mi­bles. Las po­si­bi­li­da­des de es­te sec­tor al­can­za­rán múl­ti­ples sec­to­res. In­clu­so el de la res­tau­ra­ción. Ha­brá chefs de to­do ti­po de ali­men­tos im­pre­sos en 3D, y es­ta téc­ni­ca per­mi­ti­rá “com­bi­nar los in­gre­dien­tes de una for­ma úni­ca y sin­cro­ni­zar sa­bo­res y texturas sin pre­ce­den­tes”, co­mo es­cri­be en su li­bro El au­ge de los ro­bots Mar­tin Ford, em­pre­sa­rio de Si­li­con Va­lley. En opi­nión de es­te ex­per­to en tec­no­lo­gía, el ma­yor im­pac­to la­bo­ral de la im­pre­sión 3D ten­drá lu­gar en la cons­truc­ción. Em­pie­zan a di­se­ñar­se im­pre­so­ras ca­pa­ces de fa­bri­car ca­sas o edi­fi­cios pie­za a pie­za, lo que ame­na­za el empleo de los 110 mi­llo­nes de per­so­nas que hoy tra­ba­jan en es­te sec­tor.

Hoy ya exis­ten ho­te­les en que los em­plea­dos son ro­bots.

9. Pla­ni­fi­ca­dor de iden­ti­dad di­gi­tal

Nues­tros es­ta­dos de Fa­ce­book, nues­tros tuits, las fotos que subimos a Ins­ta­gram… To­do ese ma­te­rial va con­for­man­do una suer­te de iden­ti­dad di­gi­tal que pue­de de­fi­nir­nos tal y co­mo lo ha­ce un per­fil psi­co­ló­gi­co, las hue­llas dac­ti­la­res o una prue­ba de ADN. Nues­tra iden­ti­dad on­li­ne es­tá ad­qui­rien­do tan­to o más pe­so que la of­fli­ne o de car­ne y hue­so, y eso va a ir a más. Pa­ra con­tro­lar nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal, nues­tra pri­va­ci­dad y nues­tra se­gu­ri­dad en la Red han na­ci­do di­ver­sos per­fi­les pro­fe­sio­na­les con un gran fu­tu­ro por de­lan­te.

Uno de es­tos nue­vos empleos es el de pla­ni­fi­ca­dor de iden­ti­dad di­gi­tal. ¿A qué se de­di­ca quien lo ejer­ce? A di­se­ñar el per­fil que una em­pre­sa o un in­di­vi­duo quie­re ofre­cer en el ma­yor es­ca­pa­ra­te del mun­do: in­ter­net. Es­ta la­bor tam­bién pue­de in­cluir la lim­pie­za de los erro­res co­me­ti­dos en el pa­sa­do –fotos inapro­pia­das, co­men­ta­rios es­ca­bro­sos...–, que de­jan un ras­tro on­li­ne muy di­fí­cil de bo­rrar. De he­cho, ha sur­gi­do un es­pe­cia­lis­ta en es­ta ta­rea de blan­quea­mien­to del pa­sa­do. Nos re­fe­ri­mos a los ar­queó­lo­gos di­gi­ta­les, ata­rea­dos en in­ves­ti­gar la repu­tación di­gi­tal de las per­so­nas pa­ra en­con­trar sus trapos su­cios y ocul­tar­los.

Otro de los tra­ba­jos con fu­tu­ro en es­te cam­po es el de ge­ren­te de mar­ca per­so­nal o per­so­nal brand manager, en­car­ga­do de ayu­dar a los pro­fe­sio­na­les a pla­ni­fi­car sus ca­rre­ras o a bus­car nue­vas opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les.

Si un ro­bot te va a qui­tar el pues­to, ade­lán­ta­te y conviértete en el cons­truc­tor del ro­bot. Es un he­cho: las má­qui­nas van a que­dar­se con mu­chos de nues­tros tra­ba­jos, aun­que la ima­gen de un an­droi­de en la ofi­ci­na es so­bre to­do una fan­ta­sía de cien­cia fic­ción. Es más pro­ba­ble que te man­de al pa­ro al­gún soft­wa­re que ha­ga tu ta­rea me­jor y más rá­pi­do que tú.

10. In­ge­nie­ro en ro­bó­ti­ca

Sin em­bar­go, es cier­to que los ro­bots van a ser los pro­ta­go­nis­tas en las fá­bri­cas y en nu­me­ro­sos empleos que no re­quie­ran crea­ti­vi­dad. Es­pe­cia­li­zar­se en di­se­ñar­los se­rá el equi­va­len­te al tra­ba­jo fi­jo del pa­sa­do. Las má­qui­nas hu­ma­noi­des es­ta­rán por to­das par­tes: ya hay ho­te­les en los que los em­plea­dos son ro­bots, los ejér­ci­tos de las gran­des po­ten­cias tra­ba­jan en sol­da­dos ar­ti­fi­cia­les y se han di­se­ña­do al­gu­nos pa­ra acom­pa­ñar y cui­dar a ni­ños, en­fer­mos y an­cia­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.