Es­ce­nas de la his­to­ria

El ju­gue­te que cam­bió al mun­do y pu­so a pen­sar a los ma­te­má­ti­cos. Por Georgina Vega

Muy Interesante (Chile) - - SECCIONES -

El cu­bo de Ru­bik.

Er­nő Ru­bik era pro­fe­sor en la Aca­de­mia de Ar­tes y Tra­ba­jos Ma­nua­les Apli­ca­dos en Bu­da­pest, Hun­gría, cuan­do a comienzos de 1974 se le ocu­rrió cons­truir una fi­gu­ra tri­di­men­sio­nal co­mo una he­rra­mien­ta de en­se­ñan­za pa­ra sus alum­nos. La idea del ar­qui­tec­to y di­se­ña­dor era crear un cu­bo cu­yas par­tes pu­die­ran mo­ver­se in­de­pen­dien­te­men­te sin que la fi­gu­ra se rom­pie­ra. En ma­yo de aquel año, Ru­bik, quien en ese en­ton­ces te­nía 29 años, ter­mi­nó el pro­to­ti­po y lo pre­sen­tó en el sa­lón de cla­ses, sin ima­gi­nar que el mo­de­lo se con­ver­ti­ría en un fe­nó­meno mun­dial.

El gran desafío

La fi­gu­ra te­nía 27 pie­zas de ma­de­ra y ca­da ca­ra es­ta­ba com­pues­ta por tres blo­ques mo­vi­bles, ca­da uno for­ma­do por tres cu­bos. La cons­truc­ción fue un gran desafío: Ru­bik qui­so en­sam­blar las par­tes con li­gas de plás­ti­co, pe­ro és­tas se rom­pie­ron; días des­pués en­con­tró una so­lu­ción: los cu­bos se man­ten­drían uni­dos por ejes cen­tra­les que al mis­mo tiem­po per­mi­ti­rían gi­rar­los.

El ar­qui­tec­to pe­gó pa­pel de di­fe­ren­te co­lor en los cua­dra­dos de ca­da la­do y des­pués em­pe­zó a dar­les vuel­ta a los blo­ques. Se tra­ta­ba de un me­ca­nis­mo nun­ca vis­to. “Fue ma­ra­vi­llo­so ver có­mo, des­pués de unas po­cas vuel­tas, los co­lo­res se mez­cla­ron, apa­ren­te­men­te de ma­ne­ra alea­to­ria. Era tre­men­da­men­te sa­tis­fac­to­rio ver es­te des­fi­le de co­lo­res. Co­mo cuan­do des­pués de una agra­da­ble ca­mi­na­ta en la que has vis­to mu­chos lu­ga­res her­mo­sos de­ci­des volver a ca­sa, yo qui­se volver a la mía y po­ner los cu­bos en orden”, re­la­tó Ru­bik.

Sin em­bar­go, en ese mo­men­to el hún­ga­ro no sa­bía “cuál era el ca­mino a ca­sa”; de­vol­ver el rom­pe­ca­be­zas a su es­ta­do ori­gi­nal, con los co­lo­res ali­nea­dos, se vol­vió otro gran desafío. Y aun­que pa­rez­ca in­creí­ble, tar­dó un mes en re­sol­ver su pro­pio rom­pe­ca­be­zas, lue­go de mu­cho es­tu­diar po­si­bles so­lu­cio­nes. Con­si­de­ran­do que el cu­bo tie­ne 43 tri­llo­nes de com­bi­na­cio­nes po­si­bles, se tra­tó de una proeza.

La Fe­ria de Nú­rem­berg

Tal fue el éxi­to que tu­vo el cu­bo en­tre los alum­nos de Ru­bik, que al año si­guien­te el tam­bién es­cul­tor de­ci­dió tra­mi­tar la pa­ten­te, la cual fue apro­ba­da a ini­cios de 1977. Ese mis­mo año la coo­pe­ra­ti­va Po­li­tech­ni­ka, que ma­nu­fac­tu­ra­ba prin­ci­pal­men­te jue­gos de aje­drez, em­pe­zó a fa­bri­car el nue­vo ju­gue­te con plás­ti­co en lu­gar de ma­de­ra, y a ven­der­lo con el nom­bre de “cu­bo má­gi­co”.

La fi­gu­ra es­tu­vo pron­to en to­das las tien­das de ju­gue­tes de Hun­gría. Pe­ro la reali­dad era que en es­te país, sien­do una re­pú­bli­ca so­cia­lis­ta en ese en­ton­ces, iba a ser com­pli­ca­do que fue­ra co­mer­cia­li­za­da en el ex­tran­je­ro. La his­to­ria cam­bió cuan­do un ven­de­dor lla­ma­do Ti­bor Lac­zi, aman­te de las ma­te­má­ti­cas, des­cu­brió el cu­bo mien­tras to­ma­ba un ca­fé en un res­tau­ran­te; vio a un me­se­ro ju­gan­do con él y le pa­re­ció una ver­da­de­ra ma­ra­vi­lla. Al po­co tiem­po se reunió con Ru­bik pa­ra ha­blar so­bre las gran­des opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio que te­nía el rom­pe­ca­be­zas 3D si era ven­di­do fue­ra de su país.

En 1979 Lac­zi asis­tió a la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Ju­gue­te de Nú­rem­berg, Ale­ma­nia, la más im­por­tan­te y gran­de del mun­do, don­de se ex­hi­ben las úl­ti­mas no­ve­da­des y se ha­cen los con­tac­tos co­mer­cia­les. No se pre­sen­tó co­mo un ex­po­si­tor ofi­cial; se pa­seó por la fe­ria ju­gan­do con el cu­bo y lue­go se las in­ge­nió pa­ra ha­blar con el bri­tá­ni­co Tom Kre­mer, fun­da­dor de la em­pre­sa Se­ven Towns Ltd.

Al ver el fun­cio­na­mien­to de la fi­gu­ra, el em­pre­sa­rio ex­per­to en ju­gue­tes no tu­vo nin­gu­na du­da so­bre la gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio que te­nía en sus ma­nos, así que sin pen­sar­lo mu­cho de­ci­dió li­cen­ciar­la pa­ra em­pe­zar su dis­tri­bu­ción mun­dial. Al po­co tiem­po, Kre­mer con­si­guió que la com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se Ideal Toy se en­car­ga­ra de ello.

Adic­ción glo­bal

En un ini­cio el ju­gue­te em­pe­zó a ven­der­se co­mo “cu­bo má­gi­co”, pe­ro des­pués de­ci­die­ron cam­biar­le el nom­bre. La em­pre­sa es­ta­dou­ni­den­se pla­nea­ba bau­ti­zar­lo co­mo “The Gor­dian Knot” o “In­ca Gold”, has­ta que se les ocu­rrió que de­be­ría lle­var el nom­bre de su crea­dor. “Por mi bo­ca, sue­na ex­tra­ño lla­mar­lo cu­bo de Ru­bik. Si ten­go un hi­jo, lo lla­mo ‘mi hi­jo’, no el ‘ni­ño de Ru­bik’ o la ‘ni­ña de Ru­bik’. Na­tu­ral­men­te, des­pués de cua­ren­ta años, ten­go una re­la­ción con mi cu­bo”, co­men­tó el in­ven­tor hún­ga­ro en 2014.

La fi­gu­ra lle­gó en 1980 a las prin­ci­pa­les tien­das de Londres, Nue­va York y Pa­rís, y

lue­go muy pron­to a gran par­te del pla­ne­ta. Aca­pa­ró tan­to la aten­ción que ese año y el si­guien­te en va­rias fe­rias in­ter­na­cio­na­les ga­nó el pre­mio al me­jor ju­gue­te. En los tres pri­me­ros años des­pués del lan­za­mien­to, se ven­die­ron al­re­de­dor de 100 mi­llo­nes de uni­da­des en to­do el mun­do, lo que lo con­vir­tió en el ju­gue­te más popular; en el más ven­di­do de la His­to­ria. Chi­cos y gran­des que­rían uno y se les veía du­ran­te ho­ras tra­tan­do de re­sol­ver­lo.

Rá­pi­da­men­te se for­ma­ron clu­bes pa­ra ju­gar y es­tu­diar las po­si­bles so­lu­cio­nes. Tam­bién apa­re­cie­ron ma­nua­les que ex­pli­ca­ban pa­so a pa­so có­mo lo­grar­lo.

Al­gu­nos de ellos fue­ron es­cri­tos por ma­te­má­ti­cos des­ta­ca­dos, co­mo el es­ta­dou­ni­den­se David Sing­mas­ter, quien en 1981 pu­bli­có el li­bro No­tes on Ru­bik’s ‘Ma­gic Cu­be’, el cual si­gue sien­do una re­fe­ren­cia obli­ga­da en­tre los afi­cio­na­dos a es­te jue­go.

En 1981 se lle­vó a ca­bo el pri­mer cam­peo­na­to mun­dial de cu­bo de Ru­bik en Bu­da­pest. El es­ta­dou­ni­den­se de ori­gen viet­na­mi­ta Minh Thai, de 16 años, con­quis­tó el pri­mer lu­gar al re­sol­ver­lo en 23 se­gun­dos. Des­de aquel año se lle­van a ca­bo mu­chas com­pe­ten­cias. Tan só­lo la World Cu­be As­so­cia­tion ce­le­bra más de 700 al año en to­do el mun­do.

So­bre el fe­nó­meno que pro­vo­có el ju­gue­te, el fi­ló­so­fo y pro­fe­sor Dou­glas Hofs­tad­ter es­cri­bió en la re­vis­ta Scien­ti­fic Ame­ri­can: el cu­bo de Ru­bik fue “un mo­de­lo y una me­tá­fo­ra de to­do lo que es pro­fun­do y her­mo­so en la cien­cia”.

Y a pe­sar de que el rit­mo de ven­tas no se man­tu­vo, si­gue sien­do muy popular. Has­ta 2014, cuan­do el ju­gue­te cum­plió cua­ren­ta años, se ha­bían ven­di­do 350 mi­llo­nes de uni­da­des. Ade­más to­da­vía se pu­bli­can li­bros acer­ca de él y los afi­cio­na­dos con­ti­núan su­bien­do tu­to­ria­les a You­Tu­be y lo­gran­do mi­les de vi­si­tas.

PRO­TO­TI­PO DE MA­DE­RA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.