Car­na­val ro­jo

Muy Interesante (Chile) - - HISTORIA -

Una de las cár­ce­les más in­fa­mes en la his­to­ria de Amé­ri­ca La­ti­na fue la Cár­cel de De­ten­ción de São Pau­lo (A Ca­sa de De­te­nção de São Pau­lo), co­no­ci­da tam­bién co­mo Ca­ran­di­ru. Fue cons­trui­da en 1920 con el fin de po­ner en prác­ti­ca las dis­po­si­cio­nes que ema­na­ban del có­di­go pe­nal bra­si­le­ño de 1890, mis­mo que bus­ca­ba una re­clu­sión más hu­ma­ni­ta­ria pa­ra los pre­sos. Por su­pues­to, los no­bles idea­les que guia­ron a los ar­tí­fi­ces de Ca­ran­di­ru se de­ja­ron de cum­plir al po­co tiem­po y el cen­tro de de­ten­ción se con­vir­tió en uno de los pre­si­dios más pe­li­gro­sos de la re­gión.

El 2 de oc­tu­bre de 1992, jus­to un día an­tes de las elec­cio­nes lo­ca­les, un gru­po de pre­sos se amo­ti­nó a con­se­cuen­cia de un par­ti­do de fut­bol que se lle­va­ba a ca­bo en el pa­be­llón 9. El go­ber­na­dor de aque­lla épo­ca, Luís An­tô­nio Fleury Fil­ho, or­de­nó a su se­cre­ta­rio de se­gu­ri­dad, Pe­dro Fran­co de Cam­pos, y al je­fe de po­li­cía mi­li­tar, el co­ro­nel Ubi­ra­tan Gui­ma­rães, una so­lu­ción lim­pia y rá­pi­da. Los gru­pos de élite po­li­cia­cos en­tra­ron en la pe­ni­ten­cia­ría a san­gre y fue­go, y lue­go de 11 ho­ras de batalla, lo­gra­ron pa­ci­fi­car la pri­sión. Al ter­mi­nar la tri­ful­ca, 111 de los ca­si 7,000 re­clu­sos ha­bían muer­to por im­pac­tos de ba­la de ame­tra­lla­do­ra. Mu­chos de ellos, in­clu­so, pre­sen­ta­ban el ti­ro de gra­cia o la mar­ca de que ha­bían si­do apu­ña­la­dos. Du­ran­te la in­ves­ti­ga­ción se en­con­tró que había cel­das con las pa­re­des prác­ti­ca­men­te ba­ña­das en san­gre, lo que in­di­ca­ba que los po­li­cías ha­bían lle­ga­do a acri­bi­llar a quien es­tu­vie­ra den­tro de ellas, fue­ra o no amo­ti­na­do. La lla­ma­da “ma­sa­cre de Ca­ran­di­ru” se con­vir­tió en la ma­yor vio­la­ción a los de­re­chos hu­ma­nos en la his­to­ria de Bra­sil. Ca­si 21 años des­pués, ape­nas en 2013, los tribunales bra­si­le­ños pro­ce­sa­ron a 26 de los po­li­cías que ac­tua­ron en la pe­ni­ten­cia­ría y a los que se les fin­có res­pon­sa­bi­li­dad por la muer­te de 79 pre­sos. A 23 de es­tos agen­tes de la ley se les con­de­nó a un to­tal de 156 años de cár­cel, al­go iné­di­to en la his­to­ria del país ca­rio­ca.

El Cen­tro de De­ten­ción de São Pau­lo fue de­mo­li­do en 2002. En el te­rreno don­de se en­con­tra­ba se eri­gió el Par­que de la Ju­ven­tud. El co­ro­nel Gui­ma­rães, se­ña­la­do co­mo el prin­ci­pal res­pon­sa­ble, sa­lió ab­suel­to del jui­cio; sin em­bar­go, el 10 de sep­tiem­bre de 2006 ama­ne­ció muer­to a ti­ros en su de­par­ta­men­to, en lo que apa­ren­ta­ba ser una ven­gan­za. Al pa­re­cer, el es­pí­ri­tu de Ca­ran­di­ru lo al­can­zó al fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.