Par­te II El fa­vo­ri­to

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

En la ma­yo­ría de sus fo­to­gra­fías apa­re­ce con un sem­blan­te rec­to y ca­si siem­pre sin son­reír. La pa­la­bra ca­ris­má­ti­co no es un adjetivo con el que sue­lan des­cri­bir­lo, pe­ro a pe­sar de ello es uno de los hom­bres más in­flu­yen­tes en la ac­tua­li­dad. Uno de los paí­ses más gran­des y po­de­ro­sos del mun­do es­tá ba­jo su po­der: la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Se tra­ta del ac­tual pre­si­den­te ru­so Vla­dí­mir Putin, quien lle­va tres man­da­tos, dos co­mo pre­si­den­te y uno co­mo Pri­mer Mi­nis­tro, que su­man 18 años en el po­der. Es­te político li­de­ra un país que heredó al­gu­nos ‘po­de­res’ de la Unión So­vié­ti­ca co­mo el derecho de ve­to en el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das (ONU), y las ar­mas nu­clea­res de la URSS y de al­gu­nos paí­ses co­mo Ka­za­jis­tán y Ucra­nia pa­ra ad­mi­nis­trar­las. Aque­lla po­ten­cia mun­dial tie­ne al­gu­nos pro­ble­mas co­mo el se­pa­ra­tis­mo, el te­rro­ris­mo y una cri­sis eco­nó­mi­ca que azo­ta des­de 2015 pe­ro que se ha ‘di­fu­mi­na­do’ a tra­vés del vie­jo na­cio­na­lis­mo ru­so.

Hoy en día Ru­sia es­tá en la mira mun­dial y es­to se de­be a que tie­ne gran­des for­ta­le­zas, ase­gu­ra Adán Mi­guel Ro­drí­guez Pérez, tam­bién in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad de Es­tu­dios Su­pe­rio­res (FES) Ara­gón de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co. Al­gu­nas de ellas son su gran ta­ma­ño, su apa­ra­to mi­li­tar, su ri­que­za en ma­te­rias pri­mas, y si es que lo­gra con­so­li­dar su ac­tual alianza con Chi­na e In­dia, ten­dría una ma­yor pro­yec­ción en la re­gión Asia-Pa­cí­fi­co y con ello con­se­gui­ría con­te­ner la ex­pan­sión de la Or­ga­ni­za­ción del Tra­ta­do del Atlán­ti­co Nor­te (OTAN) ha­cia Asia Cen­tral y el Cau­ca­so, es­pa­cios vi­ta­les pa­ra él.

Sin em­bar­go, su ma­yor for­ta­le­za es su pro­pio di­ri­gen­te, quien pro­vie­ne de una es­cue­la ba­sa­da en la se­gu­ri­dad y eso lo usa co­mo pri­mi­cia pa­ra el po­si­cio­na­mien­to geo­po­lí­ti­co de Ru­sia. Lo que ha­ce pen­sar que mien­tras es­té en el po­der, lo que Putin va a bus­car es lle­var a la Fe­de­ra­ción Ru­sa a ser de nue­vo una gran po­ten­cia mun­dial.

“Un pun­to muy im­por­tan­te es el na­cio­na­lis­mo ru­so. És­te es una for­ta­le­za por­que em­pie­za a en­fo­car el pe­li­gro. Los pro­ble­mas de Ru­sia no se de­ben a los pro­ble­mas del país, sino a la ame­na­za ex­ter­na; en­ton­ces fren­te a eso hay una población que em­pie­za a acos­tum­brar­se a lo que vi­ve pe­ro le echa la cul­pa de esa si­tua­ción al mun­do. Es­to evi­ta que cai­ga en pro­ble­mas co­mo los que vi­vió en los años 90”, de­ta­lla el aca­dé­mi­co.

Des­de la caí­da

En aque­llos años, tras la caí­da del co­mu­nis­mo, el país su­frió una re­es­truc­tu­ra­ción no so­la­men­te en su nom­bre, sino tam­bién en el sis­te­ma político y económico que exis­tía has­ta ese mo­men­to. Sin em­bar­go, las me­di­das im­pues­tas en esa dé­ca­da no tra­je­ron mu­chos be­ne­fi­cios, ya que los lla­ma­dos “li­be­ra­les” que com­par­tían ideas con el en­ton­ces pre­si­den­te Bo­ris Yel­tsin, quien ocu­pó el car­go de 1991 a 1999, de­ci­die­ron im­plan­tar re­for­mas rápidas que pro­vo­ca­ron una hi­per­in­fla­ción que di­sol­vió los aho­rros y de­va­luó los sa­la­rios y pensiones, pro­vo­can­do una agu­da cri­sis.

Yel­tsin nom­bró en di­ciem­bre de 1999 a Vla­dí­mir Putin, ex je­fe del Co­mi­té pa­ra la Se­gu­ri­dad del Es­ta­do (co­no­ci­do co­mo KGB), co­mo Pri­mer Mi­nis­tro de Ru­sia, y en el 2000 se po­si­cio­nó co­mo pre­si­den­te des­pués de ga­nar los co­mi­cios con el 52.94% de las vo­ta­cio­nes. Es­tan­do en el man­do, uno de los pri­me­ros cam­bios que hi­zo fue res­ta­ble­cer el po­der cen­tral con un nue­vo mo­de­lo de go­bierno ba­sa­do en un sis­te­ma de sie­te “su­per­dis­tri­tos”, y una de las decisiones que lo con­so­li­dó en el agra­do del pú­bli­co fue la ac­tua­ción del país al co­men­zar la se­gun­da gue­rra con Che­che­nia, la cual lo afian­zó co­mo “el lí­der que pue­de sa­car a los ru­sos de sus pro­ble­mas”, pues cre­ció el na­cio­na­lis­mo de la población.

“De to­das las re­for­mas abor­da­das por el go­bierno de Vla­dí­mir Putin, la más sig­ni­fi­ca­ti­va fue la de las Fuer­zas Ar­ma­das, pa­ra con­ver­tir­las en el ins­tru­men­to de la po­lí­ti­ca ex­te­rior ru­sa en el es­pa­cio pos­tso­vié­ti­co y Si­ria. Las dos gue­rras de Che­che­nia (19941996 y 1999-2009) y la muer­te de 118 ma­ri­nos en el ac­ci­den­te del sub­ma­rino nu­clear K-141 Kursk el 12 de agos­to de 2000 en el mar de Ba­rents, re­ve­la­ron el de­cli­ve del Ejér­ci­to y de la Ar­ma­da. La de­ci­sión de re­es­truc­tu­rar las Fuer­zas Ar­ma­das fue to­ma­da en

De to­das las re­for­mas abor­da­das por el go­bierno de Vla­dí­mir Putin, la más sig­ni­fi­ca­ti­va fue la de las Fuer­zas Ar­ma­das, pa­ra con­ver­tir­las en el ins­tru­men­to de la po­lí­ti­ca ex­te­rior ru­sa en el es­pa­cio pos­tso­vié­ti­co y Si­ria.

2003 pe­ro por fal­ta de re­cur­sos co­men­zó cin­co años des­pués, en 2008”, men­cio­na el texto El pu­ti­nis­mo, sis­te­ma político de Ru­sia, pu­bli­ca­do por el Real Ins­ti­tu­to El­cano.

Du­ran­te la pri­me­ra eta­pa de sus man­da­tos, lo que Putin bus­có fue re­afir­mar el con­trol de Mos­cú fren­te al res­to de la Fe­de­ra­ción Ru­sa, de­bi­do a que exis­tían al­gu­nos te­rri­to­rios que que­rían ser más au­tó­no­mos y te­nían más pri­vi­le­gios que el pro­pio Po­der Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral. Es­to lo lo­gró ha­cien­do una cen­tra­li­za­ción de la ad­mi­nis­tra­ción don­de el cen­tro es Mos­cú.

Ade­más otra cues­tión muy im­por­tan­te fue el pe­tró­leo, ya que po­ne el ám­bi­to ener­gé­ti­co co­mo ba­se pa­ra el crecimiento económico de Ru­sia y su mo­der­ni­za­ción; y su acer­ca­mien­to a Es­ta­dos Uni­dos y apo­yo a la lu­cha con­tra el te­rro­ris­mo tras la caí­da de las To­rres Ge­me­las el 11 de sep­tiem­bre de 2001.

A la mira

En 2012, cuan­do re­gre­sa al po­der des­pués de ser Pri­mer Mi­nis­tro du­ran­te el go­bierno de Di­mi­tri Med­vé­dev (2008-2012), lo que busca es pro­te­ger los in­tere­ses del país. Es­to lo in­ten­ta pri­me­ro con la con­so­li­da­ción de las lla­ma­das re­vo­lu­cio­nes de co­lo­res (mo­vi­mien­tos que de­fien­den su ca­rác­ter no vio­len­to) en el es­pa­cio so­vié­ti­co y des­pués con bus­car la ne­ga­ti­va a la am­plia­ción de la OTAN. Ade­más tam­bién bus­có in­mis­cuir­se en la gue­rra ci­vil en Si­ria por­que es­te país es una zo­na es­tra­té­gi­ca en la ru­ta de ener­gé­ti­cos y de co­mu­ni­ca­ción en Me­dio Orien­te, y por­que ahí Ru­sia tie­ne dos ba­ses mi­li­ta­res.

“Po­de­mos de­cir que en el pri­mer man­da­to lo que va a bus­car es coope­rar con Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa por­que to­dos sa­bían la de­bi­li­dad de Ru­sia y sus pro­ble­mas in­ter­nos. En el que va de 2012 a 2018 lo que bus­ca­rá es pro­te­ger los in­tere­ses geo­po­lí­ti­cos de Ru­sia y un dis­cur­so na­cio­na­lis­ta que lo re­fuer­ce co­mo el lí­der que ne­ce­si­ta el país fren­te a los pro­ble­mas eco­nó­mi­cos que tie­ne”, ase­gu­ra el aca­dé­mi­co de la UNAM.

Su gran po­pu­la­ri­dad du­ran­te es­te man­da­to la ga­nó pro­ba­ble­men­te con la ane­xión de Cri­mea a Ru­sia en 2014; es­te acon­te­ci­mien­to re­sal­tó el na­cio­na­lis­mo y el or­gu­llo na­cio­nal y és­tos los usó co­mo ins­tru­men­tos de cohe­sión so­cial.

“El pu­ti­nis­mo só­lo pue­de man­te­ner­se evo­lu­cio­nan­do ha­cia un ré­gi­men aún más au­to­crá­ti­co y na­cio­na­lis­ta que usa­rá las ha­za­ñas mi­li­ta­res, la po­lí­ti­ca ex­te­rior y el sen­ti­mien­to an­ti­oc­ci­den­tal de la población ru­sa co­mo su prin­ci­pal mo­tor”, con­clu­ye el do­cu­men­to del Real Ins­ti­tu­to El­cano.

CON­TROL. El pre­si­den­te ru­so Vla­dí­mir Putin du­ran­te una reunión del Krem­lin re­la­cio­na­da con las me­di­das de se­gu­ri­dad que se apli­ca­rán du­ran­te la Co­pa Mun­dial de la FI­FA es­te año.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.