Par­te III Lo que vie­ne

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

El re­loj mar­ca­ba las 9:30 de la ma­ña­na. La tem­pe­ra­tu­ra era de ocho gra­dos ba­jo ce­ro, pe­se al ra­dian­te sol. Un tra­je ne­gro, en jue­go con cor­ba­ta ro­ja, fue el ves­tua­rio que el pre­si­den­te de Ru­sia, Vla­dí­mir Putin, usó aquel do­min­go de mar­zo cuan­do co­lo­có su vo­to pre­si­den­cial en la ur­na ins­ta­la­da en la Aca­de­mia de Cien­cias de la ca­lle Ko­si­guin de Mos­cú. Ésa fue su ci­ta más tem­pra­na con las ur­nas des­de que es man­da­ta­rio, y acu­dió con la cla­ra idea de que las vo­ta­cio­nes lo be­ne­fi­cia­rían, tal co­mo lo pre­de­cían los son­deos.

An­te la in­te­rro­gan­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción res­pec­to a los re­sul­ta­dos, su pro­nós­ti­co fue “cual­quie­ra que me per­mi­ta se­guir desem­pe­ñan­do el car­go de pre­si­den­te”. Y así ocu­rrió, el es­cru­ti­nio de­jó muy en cla­ro la pre­fe­ren­cia de los vo­tan­tes: 76.69% de las pa­pe­le­tas. Ci­fra muy por arri­ba de la ob­te­ni­da por su con­trin­can­te que lo­gró el se­gun­do lu­gar, el em­pre­sa­rio co­mu­nis­ta Pá­vel Gru­di­nin, quien só­lo al­can­zó el 11.77% de los su­fra­gios.

Es­ta re­elec­ción lo co­lo­ca co­mo pre­si­den­te de Ru­sia por seis años más, has­ta 2024. Sin em­bar­go, en aquel año al­guien más ten­drá que ocu­par el car­go, ya que las le­yes ru­sas só­lo per­mi­ten que una per­so­na es­té en el po­der dos man­da­tos se­gui­dos. Pe­ro has­ta aho­ra es muy com­pli­ca­do pro­nos­ti­car quién po­dría ocu­par su lu­gar.

En es­tos co­mi­cios, Putin ob­tu­vo de la gen­te ma­yor la ma­yo­ría de los vo­tos que le die­ron el triun­fo. Es­tas per­so­nas son quie­nes vi­vie­ron en la épo­ca so­vié­ti­ca, ellos pa­sa­ron de vi­vir en un país que se con­si­de­ra­ba su­per­po­ten­cia a gran pre­ca­rie­dad en los años 90, pa­ra des­pués lo­grar que con Putin me­jo­ra­ran sus con­di­cio­nes de vi­da.

“Ellos son la ba­se del elec­to­ra­do, es­ta población ma­du­ra y vie­ja que es la ma­yor par­te de los ha­bi­tan­tes de Ru­sia. Pe­ro por otro la­do es­tán los jó­ve­nes que na­cie­ron en los 90, ya que quie­ren otra op­ción pe­ro no la en­cuen­tran y ¿qué ha­cen?, al­gu­nos vo­tan por él y otros de­ci­den no vo­tar. Por eso es que la ma­yor par­te de los ru­sos vo­tan por Putin, por­que real­men­te no hay op­cio­nes. El se­gun­do par­ti­do que más ob­tu­vo vo­tos fue el Par­ti­do Co­mu­nis­ta pe­ro que­dó le­jos, en­ton­ces no es que to­dos quie­ran a Putin, más bien es que no hay op­cio­nes ha­cia dón­de ir­se”, con­si­de­ra el maes­tro Adán Mi­guel Ro­drí­guez Pérez.

Adi­vi­nan­do el fu­tu­ro

Son mu­chas las in­cóg­ni­tas que se tie­nen pa­ra es­te nue­vo man­da­to de Vla­dí­mir Putin, pe­ro sin du­da una de las que más in­cer­ti­dum­bre cau­sa es la re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos, tras el es­cán­da­lo del año pa­sa­do que in­vo­lu­cra­ba al Krem­lin en dar apo­yo a la cam­pa­ña de 2016 del aho­ra pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump. Es­te al­bo­ro­to co­men­zó en enero de 2017 cuan­do la Ofi­ci­na del Di­rec­tor de In­te­li­gen­cia Na­cio­nal lan­zó un re­por­te ti­tu­la­do “Eva­lua­ción de las ac­ti­vi­da­des e in­ten­cio­nes ru­sas en las re­cien­tes elec­cio­nes en los Es­ta­dos Uni­dos”, el cual ase­gu­ra­ba que Vla­dí­mir Putin or­de­nó una cam­pa­ña de in­fluen­cia di­ri­gi­da a da­ñar las po­si­bi­li­da­des de

la can­di­da­ta de­mó­cra­ta Hi­llary Clin­ton y be­ne­fi­ciar a Trump.

En fe­bre­ro pa­sa­do el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia de Es­ta­dos Uni­dos acu­só for­mal­men­te a 13 ciu­da­da­nos y tres com­pa­ñías ru­sas de in­ter­fe­rir en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2016; en­tre los car­gos es­tán cons­pi­ra­ción pa­ra co­me­ter frau­de elec­tró­ni­co, ro­bo de iden­ti­dad, com­prar pu­bli­ci­dad po­lí­ti­ca, de­ni­grar a otros can­di­da­tos y or­ga­ni­zar y pro­mo­ver mí­ti­nes po­lí­ti­cos den­tro de EUA.

“Ru­sia co­men­zó su cam­pa­ña con­tra Es­ta­dos Uni­dos en 2014, mu­cho an­tes de que yo anun­cia­ra que me iba a pos­tu­lar a pre­si­den­te. Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes no se vie­ron afec­ta­dos. La cam­pa­ña Trump no hi­zo na­da ma­lo, ¡no hay cons­pi­ra­ción!”, fue el men­sa­je con el que se de­fen­dió el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Do­nald Trump a tra­vés de su cuen­ta de Twit­ter. Sin em­bar­go, la in­ves­ti­ga­ción, di­ri­gi­da por el fis­cal es­pe­cial Ro­bert Mue­ller, quien fue di­rec­tor del FBI de 2001 a 2013, si­gue su cur­so.

Por otra par­te, otras cues­tio­nes que se ten­drán que re­sol­ver du­ran­te el pró­xi­mo man­da­to de Putin son el re­for­za­mien­to de la in­dus­tria mi­li­tar ru­sa y la re­la­ción con Chi­na. Aun­que tam­bién tie­ne gran re­le­van­cia el co­mer­cio del pe­tró­leo y los ener­gé­ti­cos, ya que son la ba­se prin­ci­pal de su eco­no­mía y Es­ta­dos Uni­dos es­tá bus­can­do qui­tar­le clien­tes a Ru­sia.

“Es in­cier­to có­mo se va a ca­rac­te­ri­zar es­te man­da­to por­que ob­via­men­te hay mu­chos des­ajus­tes in­ter­na­cio­na­les que van a ir dan­do una res­pues­ta a Ru­sia. Se ob­ser­va un dis­tan­cia­mien­to apa­ren­te con Es­ta­dos Uni­dos por­que sí ha ha­bi­do ac­cio­nes de es­te país con­tra Ru­sia, pe­ro to­da­vía no se en­mar­can en una ma­yor con­fron­ta­ción”, con­si­de­ra el aca­dé­mi­co de la UNAM.

Tal vez uno de los ele­men­tos cla­ve en es­te nue­vo man­da­to sea el uso de va­lo­res co­mo el pa­trio­tis­mo y la so­li­da­ri­dad so­cial, que han si­do par­te cen­tral en las ini­cia­ti­vas de Vla­dí­mir Putin des­de el co­mien­zo de su ca­rre­ra en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca de Ru­sia. “La idea de va­lo­res co­mu­nes y úni­cos de­ri­van de la his­to­ria ru­sa que da­ta del si­glo XIX y, por lo tan­to, no de­be es­tar co­nec­ta­do úni­ca­men­te a Putin. Di­cho eso, hay un víncu­lo en­tre las in­ter­pre­ta­cio­nes pa­sa­das del pen­sa­mien­to es­la­vó­fi­lo tem­prano y el con­ser­va­dor ac­tual pun­to de vis­ta del li­de­raz­go ru­so”, men­cio­na la in­ves­ti­ga­do­ra Vee­ra Lai­ne, del Ins­ti­tu­to Fi­lan­dés de Asun­tos In­ter­na­cio­na­les, en un ar­tícu­lo ti­tu­la­do Na­cio­na­lis­mo es­ta­tal en la Ru­sia de hoy.

El me­jor es­ce­na­rio pa­ra Ru­sia, de acuer­do con el in­ves­ti­ga­dor de la UNAM, se­rá mo­der­ni­zar su eco­no­mía pa­ra no de­pen­der

Es in­cier­to có­mo se va a ca­rac­te­ri­zar es­te man­da­to por­que ob­via­men­te hay mu­chos des­ajus­tes in­ter­na­cio­na­les que van a ir dan­do una res­pues­ta a Ru­sia.

de Eu­ro­pa, ade­más de pro­fun­di­zar su re­la­ción ener­gé­ti­ca con Chi­na, In­dia, Ja­pón y Co­rea del Sur. Tam­bién ten­dría que bus­car man­te­ner una po­lí­ti­ca prag­má­ti­ca y me­jo­rar su re­la­ción con Es­ta­dos Uni­dos. Sin em­bar­go, un pun­to vi­tal es ha­cer cre­cer su eco­no­mía pa­ra di­na­mi­zar al país y que los vie­jos ‘fan­tas­mas’ no re­gre­sen. Aun­que cla­ro, tam­bién es­tá la­ten­te el peor es­ce­na­rio, don­de exis­ta un ma­yor de­te­rio­ro de sus re­la­cio­nes con Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, el cual reac­ti­ve la lla­ma­da “con­ti­nui­dad de la Gue­rra Fría” que en tér­mi­nos geo­po­lí­ti­cos des­es­ta­bi­li­za­ría tan­to a Ru­sia co­mo al mun­do. Só­lo el tiem­po di­rá, aún es muy tem­prano pa­ra sa­ber­lo.

To­do es po­si­ble en Ru­sia.

EN LA CI­MA. (Izq.) Los pre­si­den­tes de Ru­sia y Es­ta­dos Uni­dos, Vla­dí­mir Putin y Do­nald Trump. Am­bos es­tán in­vo­lu­cra­dos en un es­cán­da­lo so­bre la su­pues­ta in­ter­fe­ren­cia de Ru­sia en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de EUA. (Der.) Putin con el pre­si­den­te de la FI­FA, Gianni In­fan­tino, al co­mien­zo de la Gi­ra del Tro­feo de la Co­pa Mun­dial de la FI­FA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.