Ocea­nía

Muy Interesante (Chile) - - GEOGRAFÍA -

La creen­cia co­mún de que la Tie­rra nos ha re­ve­la­do ya la prác­ti­ca to­ta­li­dad de sus se­cre­tos, si ha­bla­mos des­de el pun­to de vis­ta del geó­gra­fo, ob­via dos ma­ti­ces esen­cia­les: el pri­me­ro es que el 70% de la su­per­fi­cie del pla­ne­ta es­tá cu­bier­to por agua, y el se­gun­do es que nues­tro co­no­ci­mien­to de los océa­nos es enor­me­men­te es­ca­so. Car­to­gra­fiar los océa­nos con el mis­mo de­ta­lle que pres­ta­mos a los con­ti­nen­tes es una de las asig­na­tu­ras pen­dien­tes de la geo­gra­fía. Y no hay me­jor ejem­plo pa­ra en­ten­der nues­tras la­gu­nas de co­no­ci­mien­to en la ma­te­ria que a tra­vés de los se­cre­tos, aún in­con­ta­bles, de la Fo­sa de las Ma­ria­nas. Ubi­ca­da jun­to a las Is­las Ma­ria­nas, en aguas del Pa­cí­fi­co Oc­ci­den­tal, en­tre Ja­pón y Nue­va Gui­nea, al­ber­ga el fon­do ma­rino más pro­fun­do del pla­ne­ta, que lle­ga a al­can­zar los 10,900 me­tros. Has­ta la fe­cha úni­ca­men­te dos sub­ma­ri­nos tri­pu­la­dos han lo­gra­do to­car fon­do (y nun­ca en el pun­to de ma­yor pro­fun­di­dad), el ba­tis­ca­fo Tries­te en 1960, y el Deep­sea Cha­llen­ger, tri­pu­la­do por el ci­neas­ta Ja­mes Ca­me­ron, en 2012. Es muy po­co lo que sa­be­mos de la flo­ra y fauna que ha­bi­ta en es­te re­mo­to rincón del gran azul. En­tre los 3,000 y los

6,000 me­tros la bio­di­ver­si­dad es la pro­pia de una sel­va tro­pi­cal, pe­ro más allá de ese lí­mi­te la Fo­sa es un po­zo de os­cu­ri­dad del que ape­nas sa­be­mos na­da, sin du­da uno de los gran­des re­tos de la ex­plo­ra­ción sub­ma­ri­na en las dé­ca­das por ve­nir.

En pleno si­glo XXI, exis­ten un pu­ña­do de rin­co­nes del mun­do re­par­ti­dos por to­dos los con­ti­nen­tes que si­guen sien­do un enig­ma pa­ra los car­tó­gra­fos.

Ocea­nía fue la úl­ti­ma fron­te­ra de la ex­plo­ra­ción geo­grá­fi­ca du­ran­te los si­glos XVIII y XIX, y aun­que por en­ci­ma del ni­vel del mar el con­ti­nen­te guar­da ya po­cos se­cre­tos, si­guen que­dan­do desafíos abier­tos pa­ra ex­plo­ra­do­res in­tré­pi­dos. El me­jor ejem­plo de ello es Pa­pua Nue­va Gui­nea, cu­ya po­bla­ción es­tá ma­yo­ri­ta­ria­men­te con­cen­tra­da en las tie­rras ba­jas en las pro­xi­mi­da­des de la cos­ta. El in­te­rior de la is­la es tan­to o más im­pe­ne­tra­ble que el Ama­zo­nas y la den­si­dad de la sel­va si­gue es­con­dien­do mis­te­rios que la cien­cia aún no ha si­do ca­paz de acla­rar y que los ma­pas no han po­di­do aún car­to­gra­fiar. Uno de esos rin­co­nes inex­plo­ra­dos son las lla­ma­das Mon­ta­ñas Es­tre­lla, ubi­ca­das en la par­te oc­ci­den­tal de la is­la, uno de los lu­ga­res más hú­me­dos del glo­bo, que acu­mu­la has­ta 10,000 mm de agua por año, tal es la in­ten­si­dad y fre­cuen­cia de las llu­vias. La pri­me­ra ex­pe­di­ción a es­tas inac­ce­si­bles mon­ta­ñas la pro­ta­go­ni­zó el ho­lan­dés Jan Sneep en 1959, con el pro­pó­si­to de car­to­gra­fiar la re­gión y re­co­pi­lar to­da la in­for­ma­ción po­si­ble acer­ca de las tri­bus que la ha­bi­tan. Las li­mi­ta­cio­nes lo­gís­ti­cas y téc­ni­cas pro­pi­cia­ron que la ex­pe­di­ción no ob­tu­vie­ra los re­sul­ta­dos desea­dos. Los pro­mi­nen­tes acan­ti­la­dos de pie­dra ca­li­za co­no­ci­dos co­mo Mu­ro de Hin­den­burg di­fi­cul­tan ex­tra­or­di­na­ria­men­te la pros­pec­ción del te­rri­to­rio. Las mi­nas de co­bre, dia­man­tes y oro que con­tie­ne la con­vier­ten en un “tro­feo” muy atrac­ti­vo, pe­ro has­ta la fe­cha só­lo dos pros­pec­cio­nes sis­te­má­ti­cas, a fi­na­les de los años 60 y en 2010, si bien muy pro­me­te­do­ras, han po­di­do ser lle­va­das a ca­bo.

IN­TE­GRAN­TES DE LA TRIBU HULI WIGMEN, el mu­ro hin­den­burg (DER) y las mon­ta­ñas es­tre­lla (arri­ba), en Pa­púa Nue­va Gui­nea.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.