PULP FIC­TION

Muy Interesante (Chile) - - EN PORTADA - PA­RA SA­BER MÁS www.gob.mx/im­ju­ve Ins­ti­tu­to Me­xi­cano de la Ju­ven­tud

Aun­que son muy va­ria­dos los te­mas de­di­ca­dos a jó­ve­nes, la li­te­ra­tu­ra co­no­ci­da por su tér­mino en in­glés co­mo “young adult” es­tá en­fo­ca­da mu­chas ve­ces en desa­rro­llar su ma­du­rez y la for­ma en que en­tien­den el mun­do que les ro­dea, de­bi­do a que es­tán di­ri­gi­dos a una au­dien­cia de en­tre 12 y 20 años de edad. Ge­ne­ral­men­te los jó­ve­nes leen por­que al­guien de su círcu­lo so­cial les re­co­mien­da un li­bro, y al ha­cer­lo es­ta­ble­cen un la­zo afec­ti­vo con los ami­gos. En Ale­ma­nia y los Paí­ses Ba­jos sur­gió un gé­ne­ro li­te­ra­rio des­ti­na­do a es­te sec­tor, de­no­mi­na­do “psi­co­li­te­ra­tu­ra” o “li­te­ra­tu­ra in­trap­sí­qui­ca”, y abor­da con­flic­tos emo­cio­na­les y afec­ti­vos re­la­cio­na­dos con la ado­les­cen­cia. En Es­ta­dos Uni­dos co­bra­ron es­pe­cial au­ge las sa­gas de cien­cia fic­ción y fan­ta­sía, con­for­man­do un só­li­do mer­ca­do que se ex­ten­dió a fran­qui­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas. La po­pu­la­ri­dad de es­tas no­ve­las re­cuer­da la épo­ca do­ra­da de las ‘no­ve­las pulp’, tex­tos de las pri­me­ras dé­ca­das del si­glo XX cu­yos di­ver­sos te­mas y pre­cio ac­ce­si­ble los hi­cie­ron bas­tan­te po­pu­la­res. Al igual que en pleno si­glo XXI, sus te­mas gi­ran al­re­de­dor de los sub­gé­ne­ros cien­cia fic­ción, fan­ta­sía y te­rror. El si­guien­te tex­to es un ex­trac­to de la no­ve­la

The Pa­ra­gon, de la es­cri­to­ra me­xi­ca­na So­fía Agui­le­ra, re­pro­du­ci­do con au­to­ri­za­ción de la au­to­ra:

Co­rrí ha­cia Ash­ley, quien ya­cía en el sue­lo, y la le­van­té to­mán­do­la de la cin­tu­ra. Sus me­ji­llas ha­bían per­di­do to­do el co­lor, pe­ro no es­ta­ba he­ri­da. Só­lo te­nía unas va­ri­tas se­cas ato­ra­das en el ca­be­llo y el la­do de­re­cho de su blu­sa es­ta­ba man­cha­do de lo­do.

—Va­mos —di­jo Lu­ke.

—No tan rá­pi­do — nos gi­ra­mos. Mis pies es­ta­ban cla­va­dos en el sue­lo co­mo las raí­ces de un ár­bol. Era el ofi­cial de la po­li­cía que ha­bía ata­ca­do a mis pa­dres. Lle­gó des­de la ca­rre­te­ra y es­ta­ba a unos me­tros de dis­tan­cia apun­tán­do­me a la ca­be­za con su ar­ma.

Arran­có a Ash­ley de mi la­do. Ella gri­ta­ba y se mo­vía in­quie­ta.

El ofi­cial pu­so su enor­me bra­zo iz­quier­do al­re­de­dor del cue­llo de ella y pre­sio­nó el ar­ma con­tra su ca­be­za. Ash­ley gi­mió al ver el ar­ma y de­jó de mo­ver­se.

—To­dos us­te­des ven­drán con­mi­go tran­qui­la­men­te. No ne­ce­si­ta­mos cau­sar más con­fu­sión —di­jo. Mo­vió la mano in­di­cán­do­nos que em­pe­zá­ra­mos a ca­mi­nar, pe­ro Lu­ke sa­cu­dió la ca­be­za.

El ofi­cial se rio bur­lán­do­se de él y di­jo: —Ella va a sa­lir las­ti­ma­da, y es­toy bas­tan­te se­gu­ro de que us­te­des no quie­ren que eso su­ce­da —aga­rró a Ash­ley del hom­bro y la obli­gó a arro­di­llar­se. Ella gi­mió pe­ro él pre­sio­nó con más fuer­za. Él me son­rió, mos­tra­do una hi­le­ra de dien­tes chue­cos.

Mi co­ra­zón la­tía con­tra mi pe­cho y ca­da vez me cos­ta­ba más tra­ba­jo res­pi­rar.

Él era un ase­sino. Me ha­bía qui­ta­do a mi fa­mi­lia, pe­ro no me iba a qui­tar a Ash­ley. Na­die po­dría ha­cer­lo. Yo no es­ta­ba dis­pues­to a per­der a la úni­ca per­so­na que me que­da­ba en la vi­da, y aca­ba­ría con cual­quie­ra que fue­ra una ame­na­za con­tra su se­gu­ri­dad.

Sen­tí en­ton­ces que mis ma­nos es­ta­ban ca­lien­tes. Muy ca­lien­tes. Era un ca­lor que co­men­za­ba en las ye­mas de los de­dos y se ex­pan­día con ra­pi­dez por mi mano. Po­día sen­tir que el ca­lor se in­cre­men­ta­ba en mi mano, pe­ro por al­gu­na ra­zón no me pro­du­cía dolor. Al con­tra­rio, sen­tía co­mo si li­be­ra­ra al­go que te­nía ocul­to, que le exi­gía a mi cuer­po ser li­be­ra­do. Po­día sen­tir­lo en to­do el cuer­po. Era una cuer­da suel­ta que se ha­bía ro­to.

Tem­blé fu­rio­so. Nun­ca an­tes ha­bía sen­ti­do tan­to enojo. Es­te hom­bre no te­nía de­re­cho de ame­na­zar­me en esa for­ma.

La son­ri­sa des­apa­re­ció del ros­tro del po­li­cía. Sus ojos se abrie­ron más y re­du­jo la fuer­za con la que su­je­ta­ba a mi Ash­ley. El ros­tro de ella pa­li­de­ció, pen­sé que se iba a des­ma­yar.

—¿Qué pa­sa…? —di­jo el po­li­cía. Avan­cé pri­me­ro con tor­pe­za y de­jé caer to­do mi pe­so con­tra él. Am­bos caí­mos al sue­lo. Mo­ví las ma­nos y su­je­té su cue­llo. No me ha­bía per­ca­ta­do de al­go. Mis ma­nos es­ta­ban ro­dea­das de fue­go, pe­ro eso no me im­por­ta­ba por­que no me do­lía. Pu­se mis ma­nos ar­dien­tes en su ca­ra y él gri­tó y se re­tor­ció, tra­tan­do de ale­jar mis ma­nos con­ver­ti­das en bra­sas. Él gri­tó de dolor y lue­go em­pe­zó a res­pi­rar con di­fi­cul­tad. Se­gun­dos des­pués de­jó de mo­ver­se. El olor de su piel cha­mus­ca­da era ho­rren­do. Por al­gu­na ra­zón las fla­mas de mis ma­nos me hi­cie­ron sen­tir lleno de vi­da.

Me pu­se de pie y me ale­jé. Mi­ré a Ash­ley, que es­ta­ba al la­do de Lu­ke. Am­bos te­nían la vis­ta fi­ja en mis ma­nos ar­dien­tes. ¿Era és­ta mi ha­bi­li­dad? ¿Era ca­paz de con­tro­lar el fue­go? Mi­ré a mis ami­gos de nue­vo, pe­ro no de­cían pa­la­bra. Las lla­mas pro­du­cían un cos­qui­lleo en mi piel. No que­ma­ba ni me cau­sa­ba dolor, pa­re­cía que nun­ca se iba a ex­tin­guir.

Frag­men­to de The Pa­ra­gon, de So­fi Agui­le­ra (2018). Edi­to­rial Po­rrúa.

doc­to­ra Val­dez Gon­zá­lez, aun­que se tra­ta de una ge­ne­ra­ción con gran in­fluen­cia de las re­des so­cia­les –don­de el uso de dis­po­si­ti­vos co­mo el ce­lu­lar ha­ce que la ma­yor par­te de los da­tos que con­su­men sean de Fa­ce­book o Ins­ta­gram, y tie­nen ac­ce­so a la in­for­ma­ción–, el pro­ble­ma es có­mo dis­cer­nir so­bre ella. “El ac­ce­so a la in­for­ma­ción es el signo de es­ta ge­ne­ra­ción”, afir­ma Gon­zá­lez, “aun­que no por ello he­mos lo­gra­do re­ver­tir cier­tos pro­ce­sos im­por­tan­tes, co­mo el em­ba­ra­zo en la ado­les­cen­cia. Cir­cu­la en in­ter­net, en las re­des, in­for­ma­ción so­bre có­mo se pue­den pro­te­ger, cuá­les son los mé­to­dos an­ti­con­cep­ti­vos, qué ha­cer, qué no ha­cer, y con­tra­rio a lo que uno es­pe­ra­ría con to­da es­ta in­for­ma­ción, la ta­sa de em­ba­ra­zos ado­les­cen­tes se ha man­te­ni­do cons­tan­te. Por mu­cha in­for­ma­ción que se dis­tri­bu­ya, no se con­si­gue que los chi­cos y chi­cas la apro­pien”.

La ge­ne­ra­ción con­for­ma­da por los na­ci­dos a fi­na­les del si­glo XX y prin­ci­pios del si­glo XXI se en­fren­ta­rá a un país, a una cul­tu­ra y a un mun­do en trans­for­ma­ción. A di­fe­ren­cia de sus pa­dres y abue­los, tie­nen más in­for­ma­ción dis­po­ni­ble, re­cur­sos na­tu­ra­les li­mi­ta­dos, una cul­tu­ra glo­bal di­ver­sa, eco­no­mía en trans­for­ma­ción y el co­lap­so de los pa­ra­dig­mas po­lí­ti­cos. Qui­zá lo mis­mo se di­jo de sus an­te­ce­so­res, pe­ro lo cier­to es que su mo­men­to ha lle­ga­do. Tal vez sea muy tem­prano pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co. El tiem­po y las cir­cuns­tan­cias se en­car­ga­rán de ha­cer­les de­mos­trar su ca­rác­ter. Cuan­do pre­gun­to a Val­dez por al­gún con­se­jo que pu­die­ra dar a la Gen Z, aña­de: “Los jó­ve­nes se en­fren­tan a una to­ma de

Los vi­deo­jue­gos y re­des so­cia­les en­se­ña­ron a los Gen Z a tra­ba­jar en equi­po con in­te­gran­tes en to­do el mun­do.

de­ci­sio­nes en la que su pro­pia voz ni si­quie­ra es es­cu­cha­da. Y me re­fie­ro a sus de­ci­sio­nes más co­ti­dia­nas. ‘Qué voy a es­tu­diar’, por ejem­plo. De pron­to ellos y ellas de­ci­den una ca­rre­ra por se­guir al no­vio o a la no­via, la ca­rre­ra que es­co­gie­ron ya no les gus­tó y no se atre­ven a de­ser­tar o vol­ver a to­mar un nue­vo ca­mino. Quie­ren tra­ba­jar, ini­ciar un pe­que­ño ne­go­cio, for­mar una pa­re­ja, quie­ren, quie­ren, quie­ren, tie­nen mu­chos que­re­res y mu­chas as­pi­ra­cio­nes. Lo que su­gie­ro es to­mar las de­ci­sio­nes que los ha­gan fe­li­ces, y en fun­ción de eso ten­dre­mos una po­bla­ción con me­jor bie­nes­tar, que se sien­ta sa­tis­fe­cha. Pa­ra to­mar­las, la so­cie­dad y por su­pues­to el go­bierno tie­nen que ge­ne­rar es­te ti­po de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra que to­men es­tas de­ci­sio­nes”.

Pien­so en los cua­tro ami­gos. “Mis pa­pás son muy bue­nos, me han ayu­da­do en mu­chas co­sas y me en­se­ñan otras, aun­que ten­ga­mos nues­tras di­fe­ren­cias”, di­ce Ana. Al es­cu­char la gra­ba­ción de la en­tre­vis­ta, me oi­go pre­gun­tar­les so­bre su in­fan­cia. De fon­do se al­can­za a per­ci­bir el ba­ru­llo pro­vo­ca­do por los y las fans de Harry Sty­les. “Me acuer­do de Club Pen­guin”, di­ce Car­los con­ven­ci­do, re­fi­rién­do­se al po­pu­lar jue­go en lí­nea. Una de ellas, no pue­do dis­tin­guir si es Ana o Va­nia, co­men­ta con iro­nía “era fe­liz y no lo sa­bía”.

Los cua­tro ríen con la ocu­rren­cia. No los co­noz­co, ni sus con­tex­tos, pe­ro sé que en ese mo­men­to ellos son fe­li­ces, y lo sa­ben.

CAM­BIO DE ESTAFETA. La Ge­ne­ra­ción Z pron­to se­rá el re­le­vo de losmi­llen­nial en el mun­do la­bo­ral. Los de ma­yor edad vo­ta­ron por pri­me­ra vez en las elec­cio­nes de 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.