Vien­to so­lar y cie­lo de co­lo­res

Muy Interesante (Chile) - - ESPACIO -

Uno de los fe­nó­me­nos pro­vo­ca­dos por el vien­to de par­tí­cu­las car­ga­das pro­ve­nien­tes del Sol que lle­ga has­ta nues­tro pla­ne­ta son las au­ro­ras bo­rea­les. Nues­tra es­tre­lla es una gi­gan­tes­ca bo­la de gas com­pues­ta prin­ci­pal­men­te por hi­dró­geno y he­lio. Su nú­cleo, con una tem­pe­ra­tu­ra de 15 mi­llo­nes de gra­dos, fu­sio­na exi­to­sa­men­te el hi­dró­geno ca­len­tan­do el gas a su al­re­de­dor, y cuan­do un gas se ca­lien­ta mu­cho, se io­ni­za; es de­cir, se le qui­tan o agre­gan elec­tro­nes a sus áto­mos de­jan­do un aglo­me­ra­do de par­tí­cu­las eléc­tri­ca­men­te car­ga­das. Cuan­do es­tas par­tí­cu­las, que en un prin­ci­pio se en­cuen­tran atra­pa­das en los bu­cles del cam­po mag­né­ti­co so­lar, lo­gran es­ca­par de él, via­jan a mi­les de ki­ló­me­tros por se­gun­do en to­das di­rec­cio­nes.

Tras un par de días de viaje apro­xi­ma­da­men­te y si­guien­do una ru­ta has­ta nues­tro pla­ne­ta, es­tas par­tí­cu­las car­ga­das lle­gan y cho­can con el cam­po mag­né­ti­co de la Tie­rra, el cual ac­túa co­mo una cu­bier­ta pro­tec­to­ra que im­pi­de que las par­tí­cu­las in­gre­sen por el ecua­dor y la­ti­tu­des cer­ca­nas a él. En­ton­ces, es ahí don­de los po­los mag­né­ti­cos Nor­te y Sur en­tran en ac­ción, pro­te­gién­do­nos de la ra­dia­ción so­lar y atra­pan­do es­tas par­tí­cu­las in­tru­sas. En es­tos dos pun­tos (Po­los Nor­te y Sur) es don­de su­ce­de to­da la ac­ción. Bá­si­ca­men­te es aquí don­de se ge­ne­ran es­tas be­llas lu­mi­nis­cen­cias de co­lo­res. En el Po­lo Nor­te les lla­ma­mos au­ro­ras bo­rea­les y en el Po­lo Sur les de­ci­mos au­ro­ras aus­tra­les. Cuan­do las par­tí­cu­las pro­ce­den­tes del Sol cho­can con­tra los áto­mos y mo­lé­cu­las de nues­tra at­mós­fe­ra, prin­ci­pal­men­te oxí­geno y ni­tró­geno, és­tos en­tran en un es­ta­do ex­ci­ta­do de ener­gía, pe­ro al ca­bo de un tiem­po vuel­ven a su ni­vel fun­da­men­tal de me­nor ener­gía. Es en­ton­ces cuan­do es­te ex­ce­so ener­gé­ti­co lo de­vuel­ven en for­ma de luz y eso es lo que ve­mos: her­mo­sas au­ro­ras de di­fe­ren­tes co­lo­res y for­mas.

El co­lor ver­de/ama­ri­llo se de­be prin­ci­pal­men­te a la in­ter­ac­ción con el oxí­geno, el co­lor azu­la­do al ni­tró­geno y el ro­jo/púr­pu­ra al he­lio. Las au­ro­ras bo­rea­les son vi­si­bles prin­ci­pal­men­te en los me­ses de sep­tiem­bre a mar­zo pues es ne­ce­sa­rio que ha­ya ba­jas tem­pe­ra­tu­ras en la at­mós­fe­ra te­rres­tre.

RÁFAGAS ES­PA­CIA­LES. El vien­to so­lar es­tá com­pues­to prin­ci­pal­men­te de pro­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.