Po­der fe­me­nino

Muy Interesante (Chile) - - DOCUMENTO -

A lo lar­go de la his­to­ria mi­les de mu­je­res han con­tri­bui­do al au­men­to del sa­ber con in­ves­ti­ga­cio­nes y des­cu­bri­mien­tos, pe­ro los ta­búes de sus épo­cas les han ne­ga­do el re­co­no­ci­mien­to que me­re­cen. Ser cien­tí­fi­ca es un re­to en el que se tra­ba­ja con­tra to­do ti­po de obs­tácu­los.

Bar­ba­ra Le­wis es uno de los nom­bres que con el pa­so del tiem­po ha sa­li­do del ano­ni­ma­to pa­ra re­so­nar en la his­to­ria de los via­jes al es­pa­cio lo­gra­dos por Es­ta­dos Uni­dos.

A pe­sar de su te­mor pa­ra le­van­tar la mano y ha­cer pre­gun­tas en cla­se cuan­do era es­tu­dian­te, Bar­ba­ra se ma­tri­cu­ló en to­das las cla­ses de ma­te­má­ti­cas que ofre­cía su es­cue­la pre­pa­ra­to­ria en Co­lum­bus, Ohio; des­pués se fue a es­tu­diar la uni­ver­si­dad a Ca­li­for­nia. El amor a los nú­me­ros hi­zo que es­ta chi­ca de ca­be­llo grue­so y ojos co­lor ca­fé cla­ro lle­ga­ra has­ta el La­bo­ra­to­rio de Pro­pul­sión a Reac­ción (JPL, por sus si­glas en in­glés), un cen­tro en el que se cons­tru­yen y ope­ran na­ves es­pa­cia­les no tri­pu­la­das de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Ae­ro­náu­ti­ca y el Es­pa­cio (NASA), que has­ta fi­na­les de la dé­ca­da de los años 50 fue ad­mi­nis­tra­do por el ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos.

En es­te cen­tro ubi­ca­do cer­ca de Los Án­ge­les, el pri­mer pro­yec­to de Bar­ba­ra lle­gó en la dé­ca­da de 1940 con un pro­gra­ma lla­ma­do El Cor­po­ral, que con­sis­tía en un sis­te­ma de mi­sil guia­do con una ca­be­za ex­plo­si­va de 450 ki­los que via­ja­ba a una ve­lo­ci­dad ca­paz de elu­dir un avión de com­ba­te enemi­go.

La la­bor de aque­lla jo­ven de en­ton­ces 19 años con­sis­tía en cal­cu­lar el em­pu­je pro­du­ci­do por el com­bus­ti­ble, una mez­cla de anili­na y áci­do ní­tri­co ro­jo. Ella y el equi­po de ‘compu­tado­ras hu­ma­nas’, co­mo se les lle­gó a co­no­cer y que es­ta­ba in­te­gra­do só­lo por mu­je­res que se en­car­ga­ban de ha­cer cálcu­los con la ayu­da de lá­piz y pa­pel, sin sa­ber­lo es­ta­ban tra­zan­do el ca­mino pa­ra desa­rro­llar un pro­pul­sor hi­per­bó­li­co (com­bi­na­ción de com­bus­ti­ble y oxi­dan­te que reac­cio­nan al po­ner­se en con­tac­to) que vein­te años des­pués ser­vi­ría pa­ra lle­nar los tan­ques de los vehícu­los pa­ra lan­za­mien­to del Pro­yec­to Apo­lo. Aun­que en un prin­ci­pio las de­ce­nas de en­sa­yos que rea­li­za­ban pa­ra cal­cu­lar la tra­yec­to­ria de los mi­si­les ter­mi­na­ban con frag­men­tos irre­co­no­ci­bles ti­ra­dos por to­da la ins­ta­la­ción de prue­bas de Whi­te Sands en Nue­vo Mé­xi­co, ca­da ex­plo­sión más que un fra­ca­so era un nue­vo pa­so pa­ra lle­gar a la me­ta.

Nue­vas alia­das

En mar­zo de 1952 una nue­va in­te­gran­te lle­gó a di­cho gru­po. Al igual que Bar­ba­ra, era aman­te de las ma­te­má­ti­cas y ha­bía es­tu­dia­do ro­dea­da de hom­bres, pe­ro ha­bía un ras­go que la di­fe­ren­cia­ba enor­me­men­te de sus de­más com­pa­ñe­ras: era la pri­me­ra per­so­na afro­ame­ri­ca­na con­tra­ta­da por el ins­ti­tu­to pa­ra ocu­par un pues­to pro­fe­sio­nal.

Es­ta mu­jer de nom­bre Ja­nez Law­son egre­só co­mo li­cen­cia­da en in­ge­nie­ría quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Los Án­ge­les (UCLA) y te­nía un gran do­mi­nio de las ma­te­má­ti­cas, lo que la hi­zo acree­do­ra a ser una de las dos mu­je­res que el JPL en­vió a un cur­so a la es­cue­la de ca­pa­ci­ta­ción de IBM pa­ra des­pués in­tro­du­cir a su equi­po de tra­ba­jo la pri­me­ra compu­tado­ra elec­tró­ni­ca, la IBM 701. En esa épo­ca es­te dispositivo era muy di­fe­ren­te a los apa­ra­tos de una so­la pie­za que co­no­ce­mos hoy, pues aqué­lla es­ta­ba in­te­gra­da por 11 com­po­nen­tes se­pa­ra­dos que en con­jun­to pe­sa­ban 9,300 ki­los.

Es­tas mu­je­res en reali­dad te­nían en sus ma­nos al­go más que sim­ples li­bre­tas y nú­me­ros, tam­bién la vi­da de sus co­le­gas si al­guno de sus cálcu­los no re­sul­ta­ba co­rrec­to. Es­to era una enor­me res­pon­sa­bi­li­dad y sa­bían que cual­quier equi­vo­ca­ción ter­mi­na­ría en una ex­plo­sión. Sin em­bar­go, con la ne­ce­si­dad de más ‘compu­tado­ras’ de­bi­do a la ca­rre­ra es­pa­cial pa­ra crear cohe­tes, las nue­vas con­tra­ta­das eran chi­cas con ex­pe­rien­cia más li­mi­ta­da y al­gu­nas, a pe­sar de es­tar ca­pa­ci­ta­das, no ad­qui­rían las ha­bi­li­da­des ne­ce­sa­rias en ma­te­má­ti­cas o cien­cias.

Prue­ba y error

El equi­po del JPL co­men­zó a tra­ba­jar en el Pro­yec­to Or­bi­ter pa­ra di­se­ñar una na­ve es­pa­cial que se pu­die­ra lan­zar mu­cho más le­jos que sus cohe­tes di­se­ña­dos has­ta ese mo­men­to. El gru­po de ‘compu­tado­ras’ y de in­ge­nie­ros tra­ba­ja­ron en con­jun­to pa­ra desa­rro­llar la an­te­na y la car­ca­sa del sa­té­li­te. Ade­más ha­bían da­do con un pun­to cla­ve pa­ra cons­truir­lo: con­si­de­rar múl­ti­ples cohe­tes que se en­cen­die­ran en eta­pas pa­ra po­der­le dar a la na­ve el em­pu­je ne­ce­sa­rio. Sin em­bar­go, sus es­fuer­zos y pla­nes se vi­nie­ron aba­jo en agos­to de 1955 cuan­do el Co­mi­té pa­ra Ca­pa­ci­da­des Es­pe­cia­les del De­par­ta­men­to de De­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos de­ci­dió ele­gir un sa­té­li­te de la Ma­ri­na lla­ma­do Pro­yec­to Van­guard, y no el su­yo. Tras la de­cep­ción, se con­cen­tra­ron en el pro­yec­to Jú­pi­te­rC, el cual tu­vo co­mo fin el lan­za­mien­to se­cre­to del Mi­sil RS-27 Jú­pi­ter-C el 20 de sep­tiem­bre de 1956 en Ca­bo Ca­ña­ve­ral, Flo­ri­da.

Otros pro­yec­tos lle­ga­ron des­pués, co­mo Juno; pe­ro tam­bién fue can­ce­la­do. Ade­más el equi­po de ‘compu­tado­ras hu­ma­nas’ con más ex­pe­rien­cia iba dis­mi­nu­yen­do con­for­me al­gu­na que­da­ba em­ba­ra­za­da, ya que en aque­lla épo­ca no exis­tía la in­ca­pa­ci­dad por ma­ter­ni­dad y al ser ma­más te­nían que re­nun­ciar a su vi­da la­bo­ral, co­mo en el ca­so de Ja­nez.

He­len Ling Chow, una gra­dua­da de la Uni­ver­si­dad de No­tre Da­me, en In­dia­na, EUA, fue otra de las in­te­gran­tes del equi­po del JPL que par­ti­ci­pó en dis­tin­tos pla­nes, en­tre ellos el Pro­yec­to Deal, que bus­ca­ba ha­cer fren­te al lan­za­mien­to del Sput­nik y Sput­nik 2 de la Unión So­vié­ti­ca. El pro­gra­ma con­sis­tía en que el cohe­te lan­za­ría di­cho sa­té­li­te me­dian­te un di­se­ño de cua­tro eta­pas. El equi­po fe­me­nino del JPL pa­sa­ba día y no­che ve­ri­fi­can­do las tra­yec­to­rias que se­gui­ría y cal­cu­lan­do los efec­tos de la tem­pe­ra­tu­ra, ve­lo­ci­dad y pre­sión.

El día que te­nían pro­gra­ma­do pa­ra su lan­za­mien­to és­te se re­tra­só de­bi­do a los vien­tos que azo­ta­ban Ca­bo Ca­ña­ve­ral, sin em­bar­go la no­che del lu­nes 31 de enero de 1958 Es­ta­dos Uni­dos po­nía en ór­bi­ta su pri­mer sa­té­li­te, el Ex­plo­rer 1, gra­cias al ar­duo tra­ba­jo de es­tas mu­je­res. Tras es­te acon­te­ci­mien­to hu­bo al­tos y ba­jos den­tro de la ex­plo­ra­ción es­pa­cial, por ejem­plo el fra­ca­so del lan­za­mien­to del Ex­plo­rer 2, del cual su cuar­to cohe­te no en­cen­dió. Qué tan le­jos y cuán al­to vo­la­ría la ae­ro­na­ve de­pen­día de los cálcu­los que es­tas mu­je­res ha­cían y re­gis­tra­ban en hi­le­ras de nú­me­ros en sus li­bre­tas. En al­gu­nas oca­sio­nes pa­ra te­ner una co­pia de es­tos da­tos usa­ban pa­pel car­bón ama­ri­llo por de­ba­jo del mi­li­mé­tri­co; en es­te ti­po de ho­jas ca­da pun­to que se po­nía sig­ni­fi­ca­ba la al­tu­ra que el cohe­te al­can­za­ría. In­clu­so es­tos cálcu­los se vol­vían par­te del en­tre­te­ni­mien­to cuan­do las ‘compu­tado­ras’ ha­cían com­pe­ten­cias pa­ra ver quién des­ci­fra­ba más rá­pi­do cier­tas ecua­cio­nes, co­mo si de re­sol­ver un acer­ti­jo en el me­nor tiem­po po­si­ble se tra­ta­ra.

El desem­pe­ño de es­te gru­po de mu­je­res ha­cía que ellas y los in­ge­nie­ros con los que tra­ba­ja­ban (so­la­men­te hom­bres) hi­cie­ran los cálcu­los a mano an­tes de con­fiar en el dispositivo de IBM que ha­bían ad­qui­ri­do an­te­rior­men­te y el nue­vo pro­duc­to que ha­bía lle­ga­do, la IBM 704, pues re­que­ría re­pa­ra­cio­nes cons­tan­tes pe­se a ser más po­de­ro­sa que la IBM 701.

Las “compu­tado­ras

hu­ma­nas” eran mu­je­res en­car­ga­das de ha­cer cálcu­los con lá­piz y pa­pel.

Cam­bio de pla­nes

En 1958 re­ci­bie­ron una no­ti­cia que en­fo­có su ca­mino so­la­men­te a la ex­plo­ra­ción es­pa­cial, ya que con la crea­ción de la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal de Ae­ro­náu­ti­ca y el Es­pa­cio (NASA), la la­bor del la­bo­ra­to­rio pa­sa­ría a en­fo­car­se a “pla­ni­fi­car y eje­cu­tar mi­sio­nes lu­na­res y pla­ne­ta­rias sin tri­pu­la­ción, ade­más de desa­rro­llar los cohe­tes ne­ce­sa­rios pa­ra lo­grar­lo”, y de­ja­ron a un la­do los pro­yec­tos ar­ma­men­tís­ti­cos que tam­bién eran ad­mi­nis­tra­dos por el

ejér­ci­to de Es­ta­dos Uni­dos. Aun­que ha­bían que­da­do en se­gun­do lu­gar lue­go de que los so­vié­ti­cos les ga­na­ran en man­dar el pri­mer sa­té­li­te y en lan­zar la pri­me­ra na­ve que vo­la­ra cer­ca de la Lu­na, su ob­je­ti­vo era cla­ro: ga­nar­les en lle­gar a la su­per­fi­cie lu­nar. Sin em­bar­go, en oc­tu­bre de 1959 la Unión So­vié­ti­ca con­si­guió de­jar­los en se­gun­do lu­gar con el ate­rri­za­je de la na­ve es­pa­cial no tri­pu­la­da Lu­na 2.

Po­co des­pués de ello, Bar­ba­ra tu­vo que de­jar el de­par­ta­men­to de­bi­do a su em­ba­ra­zo. Pa­ra esa fe­cha ha­bía con­se­gui­do po­si­cio­nar­se co­mo la je­fa de las compu­tado­ras hu­ma­nas, y su pues­to fue re­em­pla­za­do por He­len. In­clu­so el gru­po lle­gó a co­no­cer­se co­mo “las chi­cas de He­len”, aun­que se lla­ma­ban a sí mis­mas “la her­man­dad”. Me­ses des­pués He­len tam­bién se em­ba­ra­zó pe­ro al con­tra­rio de las de­más mu­je­res que ha­bían de­ja­do su tra­ba­jo, ella se au­xi­lió de sus va­ca­cio­nes y su per­mi­so por en­fer­me­dad pa­ra es­tar con su be­bé tras el par­to y re­gre­sar a tra­ba­jar des­pués. Su en­tu­sias­mo por ser ma­dre y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po hi­zo que lla­ma­ra a Bar­ba­ra y le ofre­cie­ra re­gre­sar a tra­ba­jar a su equi­po. En la dé­ca­da de 1960 so­la­men­te el 25% de las mu­je­res que te­nían hi­jos de me­nos de 18 años for­ma­ban par­te del cam­po la­bo­ral, lo que ha­cía a He­len y Bar­ba­ra par­te de es­tas ex­cep­cio­nes.

Pa­ra esas fe­chas, la Lu­na no era su úni­co ob­je­ti­vo y por ello lo­gra­ron en di­ciem­bre de 1962 que la na­ve es­pa­cial Ma­ri­ner hi­cie­ra su ma­yor acer­ca­mien­to a Ve­nus y lo­gra­ra es­ca­near­lo con ayu­da de me­di­do­res in­fra­rro­jos y de ra­dia­ción de mi­cro­on­das. És­ta fue su pri­me­ra vic­to­ria an­te los so­vié­ti­cos e im­pul­sa­ba enor­me­men­te a Es­ta­dos Uni­dos en la lla­ma­da ca­rre­ra es­pa­cial.

Pe­se a su ex­ce­len­te tra­ba­jo, el avan­ce de la tec­no­lo­gía fue mer­man­do su la­bor pe­ro me­jo­ran­do la ra­pi­dez de los cálcu­los. Las compu­tado­ras elec­tró­ni­cas iban des­pla­zan­do en di­fe­ren­tes lu­ga­res a las hu­ma­nas y los ru­mo­res de que lo mis­mo pa­sa­ría en el JPL eran ca­da vez ma­yo­res. No obs­tan­te, el equi­po de tra­ba­jo ya no fun­gía so­la­men­te co­mo ‘compu­tado­ras’, tam­bién co­mo las pri­me­ras pro­gra­ma­do­ras de compu­tación de la NASA, lo que to­da­vía les da­ba un res­pi­ro, por­que no só­lo bas­ta­ba con ser bue­nas en ma­te­má­ti­cas sino tam­bién sa­ber eje­cu­tar pro­gra­mas en sus ‘co­le­gas elec­tró­ni­cos’ de IBM.

En ju­lio de 1964 el lan­za­mien­to con éxi­to del Ran­ger 7 re­pre­sen­tó un pa­so más pa­ra Es­ta­dos Uni­dos en la ca­rre­ra es­pa­cial, lue­go de que la na­ve man­da­ra las pri­me­ras se­ña­les des­de la su­per­fi­cie de la Lu­na. La pla­ni­cie lle­na de crá­te­res fue vis­ta por pri­me­ra vez por los hu­ma­nos, gra­cias al gru­po de compu­tado­ras hu­ma­nas e in­ge­nie­ros de la NASA.

Los cam­bios pro­fe­sio­na­les y per­so­na­les fue­ron mu­chos den­tro de es­te gru­po que tra­ba­jó por dé­ca­das de­mos­tran­do que la cien­cia y los nú­me­ros no son ex­clu­si­vos de los hom­bres. Es­tas gran­des mu­je­res y otros nom­bres más co­mo Bar­ba­ra (Barby) Can­right (la pri­me­ra compu­tado­ra hu­ma­na), Ma­cie Ro­berts, Mel­ba Nead y Su­san Fin­ley, han si­do re­cor­da­dos no so­la­men­te por la jo­ven es­cri­to­ra es­ta­dou­ni­den­se Nat­ha­lia Holt en su li­bro Las mu­je­res de la NASA (Ri­se of the Roc­ket Girls, 2016), sino por to­das las per­so­nas que di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te han par­ti­ci­pa­do en las ope­ra­cio­nes de es­ta agen­cia es­pa­cial pa­ra lle­var las pri­me­ras son­das a la Lu­na, Ve­nus y Mar­te.

21 DE FIES­TA. Es­ta fo­to­gra­fía fue to­ma­da en la ce­le­bra­ción del 25 aniver­sa­rio de He­len Ling en JPL, en 1979. (1)Bar­ba­ra Le­wis. (2)He­len.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.