El sa­cri­fi­cio per­so­nal

En es­ta edi­ción de Muy His­to­ria va­mos a co­no­cer las com­ple­jas o des­ca­be­lla­das mi­sio­nes que con­vir­tie­ron a la in­mo­la­ción en un me­dio más de lu­cha.

Muy Interesante (Chile) - - SUMARIO - Por Ma­nuel Mon­te­ro

En la Se­gun­da Gue­rra Mundial, mu­chos sol­da­dos de las po­ten­cias del Eje y los Alia­dos en­tre­ga­ron sus vi­das en ope­ra­cio­nes sui­ci­das o de al­to ries­go.

Al ano­che­cer del 18 de abril de 1942 em­pe­zó la Ope­ra­ción Doo­little, el pri­mer bom­bar­deo de Es­ta­dos Uni­dos so­bre Ja­pón. Tras el ata­que a Pearl Har­bor en di­ciem­bre, Roo­se­velt dio la or­den de que a la ma­yor bre­ve­dad se rea­li­za­ra una in­cur­sión des­de el ai­re. La ope­ra­ción, muy com­ple­ja, exi­gió in­ten­sos en­tre­na­mien­tos y mo­di­fi­ca­cio­nes téc­ni­cas pa­ra lo­grar que los bom­bar­de­ros des­pe­ga­ran des­de un por­taa­vio­nes. Re­sul­tó tam­bién muy pe­li­gro­sa –las es­ti­ma­cio­nes pre­vias de ba­jas eran del 50%–, pe­ro la mi­sión tu­vo éxi­to. Los da­ños que pro­vo­có no fue­ron gran­des, y cum­plió el ob­je­ti­vo fun­da­men­tal de cas­ti­gar a To­kio y otras ciu­da­des ja­po­ne­sas, mos­tran­do la vo­lun­tad es­ta­dou­ni­den­se de res­pon­der mi­li­tar­men­te en el co­ra­zón del enemi­go. Los avio­nes hu­bie­ron de con­ti­nuar un di­fí­cil via­je a Chi­na, adon­de fi­nal­men­te no to­dos lle­ga­ron.

Ope­ra­cio­nes co­mo la des­cri­ta for­ma­ron par­te de la Se­gun­da Gue­rra Mundial. La vic­to­ria mi­li­tar de­pen­dió de gran­des fac­to­res eco­nó­mi­cos y so­cia­les –las ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas, la dis­po­ni­bi­li­dad de pe­tró­leo, las ha­bi­li­da­des mi­li­ta­res, la mo­ral co­lec­ti­va...–, pe­ro los sa­cri­fi­cios per­so­na­les tu­vie­ron tam­bién su im­por­tan­cia, e in­clu­ye­ron a ve­ces la en­tre­ga vo­lun­ta­ria de la vi­da o la par­ti­ci­pa­ción en ope­ra­cio­nes de enor­me ries­go.

Lo co­lec­ti­vo y lo in­di­vi­dual

Re­sul­ta im­po­si­ble pre­ci­sar la con­tri­bu­ción de ta­les ope­ra­cio­nes al desa­rro­llo de una gue­rra cu­yo de­sen­vol­vi­mien­to de­pen­dió de la mo­vi­li­za­ción de re­cur­sos pro­duc­ti­vos y de la su­bor­di­na­ción so­cial a los ob­je­ti­vos mi­li­ta­res. Gue­rra de ma­sas, una con­tien­da mundial ad­quie­re a ve­ces la fi­so­no­mía de una gue­rra anó­ni­ma, ex­cep­to en las de­ci­sio­nes de los di­ri­gen­tes. Los he­roís­mos de los com­ba­tien­tes que­dan en los re­la­tos ca­si co­mo una no­ta a pie de pá­gi­na, des­per­so­na­li­za­dos. Las ope­ra­cio­nes de al­to ries­go evi­den­cian que tam­bién en la gue­rra de ma­sas ju­gó un pa­pel de­ter­mi­nan­te la ac­ción in­di­vi­dual; no to­do con­sis­tió en el con­tras­te en­tre dis­po­ni­bi­li­da­des de com­bus­ti­ble o en las ca­pa­ci­da­des de pro­du­cir toneladas de ar­ma­men­to o mu­ni­ción. Es­tas en­tre­gas ex­tre­mas for­man ade­más par­te de la ima­gen que se tie­ne de la Se­gun­da Gue­rra Mundial. Las ac­cio­nes de los co­man­dos se pres­tan más al re­la­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co que los con­vo­yes de bu­ques atra­ve­san­do el Atlán­ti­co o la con­cen­tra­ción de mi­llo­nes de hom­bres en el Fren­te del Es­te.

En oca­sio­nes el sa­cri­fi­cio per­so­nal se con­vir­tió en lo que se pue­de con­si­de­rar un ar­ma es­pe­cí­fi­ca. Fue el ca­so de los ka­mi­ka­zes, un ti­po de com­ba­te que con­vir­tió el sui­ci­dio en un me­dio de lu­cha: la vi­da se da­ba a cam­bio de des­truir un bar­co enemi­go. La idea lle­gó cuan­do los avan­ces es­ta­dou­ni­den­ses fue­ron so­ca­van­do las po­si­bi­li­da­des mi­li­ta­res de Ja­pón.

Una efi­ca­cia más psi­co­ló­gi­ca que real

El re­cur­so ex­tre­mo fue for­mar a mi­les de jó­ve­nes co­mo avia­do­res pa­ra un úni­co vue­lo, en el cual el pi­lo­to se lan­za­ría con su avión so­bre los bu­ques enemi­gos. En­ten­die­ron que era la úni­ca ma­ne­ra

Las ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les con es­ca­so mar­gen pa­ra la su­per­vi­ven­cia fue­ron cons­tan­tes en la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

de con­tra­rres­tar la su­pe­rio­ri­dad na­val de EUA. Mi­les de vo­lun­ta­rios se apres­ta­ron a de­fen­der así Ja­pón, en­tre­gan­do su vi­da por los in­tere­ses co­lec­ti­vos y la su­per­vi­ven­cia na­cio­nal. Se asu­mió que re­pre­sen­ta­ban el ca­rác­ter de la so­cie­dad ja­po­ne­sa, dis­pues­ta a sub­su­mir al in­di­vi­duo den­tro de la co­mu­ni­dad, con una com­ple­ta dis­po­si­ción al sa­cri­fi­cio per­so­nal. Los es­ta­dou­ni­den­ses se en­con­tra­ron con una for­ma de ata­que di­fí­cil de con­tra­rres­tar, que pro­vo­ca­ba el pá­ni­co en sus tri­pu­la­cio­nes: fue el úni­co ti­po de com­ba­te que no ha­bían pre­vis­to, ex­pli­ca­rían lue­go.

Sin em­bar­go, los es­tu­dios han evi­den­cia­do que el re­cur­so a los ka­mi­ka­zes no fue una bue­na op­ción mi­li­tar. Tu­vo efec­to psi­co­ló­gi­co, pe­ro es­ca­sa efi­ca­cia. Se cal­cu­la que el 89% de las ope­ra­cio­nes fra­ca­sa­ron. Mu­rie­ron unos 4,000 ka­mi­ka­zes, pe­ro la ma­yo­ría no al­can­zó sus ob­je­ti­vos. Hun­die­ron unos 50 bar­cos y, aun­que en al­gún com­ba­te na­val tu­vie­ron un pa­pel des­ta­ca­do, en con­jun­to el ba­lan­ce fue es­ca­so pa­ra los re­cur­sos em­plea­dos. Su vo­lun­ta­rie­dad fue re­la­ti­va: aun­que hu­bie­ra patriotas en­tu­sias­tas, es­tu­vo con­di­cio­na­da por el sen­ti­do ja­po­nés del ho­nor, en el que la co­bar­día aver­gon­za­ba a to­da la fa­mi­lia. Al­gu­nos avia­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos com­pren­die­ron que su sui­ci­dio obli­ga­do era un des­pil­fa­rro mi­li­tar. Los pi­lo­tos, con las ca­bi­nas sol­da­das y sin tren de ate­rri­za­je, em­pren­dían un via­je sin re­torno ni, mu­chas ve­ces, pre­pa­ra­ción su­fi­cien­te. Ade­más, los es­ta­dou­ni­den­ses apren­die­ron al fi­nal a com­ba­tir­los. Los ka­mi­ka­zes fue­ron, en de­fi­ni­ti­va, uno de los gran­des fra­ca­sos de la gue­rra.

Tam­bién los ale­ma­nes tu­vie­ron su fuer­za ka­mi­ka­ze, el Es­cua­drón Leó­ni­das, crea­do tras ven­cer las re­ti­cen­cias de los man­dos na­zis an­te la idea un cuer­po de ale­ma­nes sui­ci­das. Sus in­te­gran­tes –unos cua­ren­ta– fir­ma­ban un do­cu­men­to en el que acep­ta­ban su even­tual muer­te, pe­ro al pa­re­cer su efi­ca­cia era ma­yor si te­nían al­gu­na po­si­bi­li­dad de so­bre­vi­vir: la en­tre­ga te­nía sus lí­mi­tes, por tan­to. Iban a pi­lo­tar los V-1, en los que se reali­zó la mo­di­fi­ca­ción per­ti­nen­te pa­ra ello, pe­ro no lle­ga­ron a uti­li­zar­se. En­tre las ope­ra­cio­nes sui­ci­das de la avia­ción ale­ma­na está la des­truc­ción de va­rios puen­tes ten­di­dos por los rusos so­bre el Oder. Los 35 pi­lo­tos que mu­rie­ron fue­ron ce­le­bra­dos co­mo hé­roes, pe­ro fue un al­to cos­to pa­ra unos re­sul­ta­dos re­la­ti­va­men­te re­du­ci­dos.

Por su par­te, los “torpe­dos hu­ma­nos” ita­lia­nos im­pli­ca­ron un ries­go ex­tre­mo. Dos bu­zos mon­ta­ban so­bre un pe­que­ño sub­ma­rino, con ex­plo­si­vos que ad­he­rían a la qui­lla del bar­co enemi­go. El ma­ne­jo de es­ta em­bar­ca­ción exi­gía en­tre­na­mien­to, pe­ri­cia y valor. Su prin­ci­pal ope­ra­ción tu­vo lu­gar en Ale­jan­dría, en di­ciem­bre de 1941. Tres torpe­dos hu­ma­nos lo­gra­ron ac­ce­der al puer­to tras sal­var mi­nas y re­des. La ope­ra­ción tu­vo éxi­to; da­ñó se­ria­men­te a dos aco­ra­za­dos y un bu­que cis­ter­na bri­tá­ni­cos , de­ján­do­los fue­ra de ser­vi­cio. Los seis tri­pu­lan­tes fue­ron cap­tu­ra­dos.

Pa­ra su­bir la mo­ral a la Re­sis­ten­cia

La Ope­ra­ción An­tro­poi­de pla­neó ma­tar a Rein­hard Hey­drich, el na­zi bru­tal que go­ber­na­ba Che­cos­lo­va­quia con el tí­tu­lo de Pro­tek­tor y una la-

men­ta­ble efi­ca­cia re­pre­so­ra. No era un ob­je­ti­vo mi­li­tar, sino po­lí­ti­co. Los pro­mo­to­res del aten­ta­do en­ten­die­ron que re­sul­ta­ba cru­cial pa­ra man­te­ner la mo­ral de la Re­sis­ten­cia. Hu­bo du­das y al­gu­na re­ti­cen­cia, por pre­ver una cos­to­sa re­pre­sión so­bre la po­bla­ción. Dos che­cos lle­va­ron el pe­so de la ope­ra­ción. Des­pués de una in­ten­sa pre­pa­ra­ción en Gran Bre­ta­ña, sal­ta­ron en pa­ra­caí­das so­bre Che­cos­lo­va­quia. Tras con­tac­tar con la Re­sis­ten­cia y re­ci­bir su ayu­da, pre­pa­ra­ron du­ran­te me­ses el aten­ta­do. És­te tu­vo lu­gar en Pra­ga en ma­yo de 1942. Hey­drich mu­rió una se­ma­na des­pués. Y se des­en­ca­de­nó la re­pre­sión, que fue fe­roz. Los au­to­res del aten­ta­do pu­die­ron es­con­der­se un tiem­po has­ta que, por una de­la­ción, fue­ron lo­ca­li­za­dos en una igle­sia. Se sui­ci­da­ron an­tes de ser apre­sa­dos. Su ges­ta no tu­vo se­cue­las mi­li­ta­res, pe­ro fue un es­tí­mu­lo en la lu­cha de los par­ti­sa­nos fren­te al na­zis­mo, que per­dió su apa­rien­cia de in­vul­ne­ra­bi­li­dad.

Gran­des éxi­tos y so­no­ros fra­ca­sos

Tam­bién los na­zis rea­li­za­ron ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les de al­to ries­go. En­tre ellas des­ta­ca el res­ca­te de Mus­so­li­ni, quien tras ser des­ti­tui­do en ju­nio de 1943, en sep­tiem­bre se en­con­tra­ba re­clui­do en un ho­tel del Gran Sas­so, en un lu­gar de im­po­si­ble ac­ce­so te­rres­tre en los Ape­ni­nos. La Ope­ra­ción Ro­ble fue di­ri­gi­da por Ot­to Skor­zeny, en­ton­ces co­ro­nel de las SS, que lle­ga­ría a ser el ex­per­to ale­mán en sa­bo­ta­jes, es­pio­na­je y ac­cio­nes de ries­go. Uti­li­zó pla­nea­do­res, con pa­ra­cai­dis­tas que lle­va­ron a ca­bo el ata­que por sor­pre­sa en el que fue li­be­ra­do el lí­der fas­cis­ta. El éxi­to lo ce­le­bra­ron en Ale­ma­nia co­mo la mues­tra de que el ré­gi­men man­te­nía ca­pa­ci­dad de reac­ción. La uni­dad ale­ma­na de­di­ca­da a ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les con­ti­nuó ac­tuan­do du­ran­te to­da la gue­rra.

Las or­ga­ni­za­cio­nes bri­tá­ni­cas con ese ob­je­ti­vo es­tu­vie­ron más es­truc­tu­ra­das. El SAS (Spe­cial Air Ser­vi­ce) na­ció en 1941, al or­ga­ni­zar­se los pri­me­ros co­man­dos en el nor­te de Áfri­ca. La idea era lan­zar­los en la re­ta­guar­dia del enemi­go pa­ra pro­vo­car da­ños, sa­bo­ta­jes y con­fu­sión. La uni­dad com­ba­tió en el de­sier­to y des­pués en Ita­lia. Or­ga­ni­za­do en re­gi­mien­tos, en mar­zo de 1944 el SAS con­ta­ba con unos 2,000 hom­bres, quie­nes re­ci­bían ins­truc­ción es­pe­cia­li­za­da. Tu­vo una par­ti­ci­pa­ción muy ac­ti­va en los días si­guien­tes al des­em­bar­co de Nor­man­día, bus­can­do so­bre to­do da­ñar las vías de co­mu­ni­ca­ción con el ob­je­ti­vo de re­tra­sar la res­pues­ta ale­ma­na. Pos­te­rior­men­te, in­ter­vino en las ac­cio­nes que con­du­je­ron a la in­va­sión de Ale­ma­nia en Francia, Bél­gi­ca o No­rue­ga. La crea­ción de un cuer­po mi­li­tar es­ta­ble pa­ra ac­cio­nes es­pe­cia­les fue una no­ve­dad de la Se­gun­da Gue­rra Mundial.

Pe­ro no to­das las ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les cul­mi­na­ron con éxi­to. Por ejem­plo, las pri­me­ras que reali­zó el SAS en el de­sier­to no pro­du­je­ron los des­con­cier­tos pre­vis­tos y fra­ca­sa­ron de ma­ne­ra ro­tun­da. En­tre 1942 y 1943 hu­bo tres in­cur­sio­nes pa­ra des­truir en No­rue­ga las ins­ta­la­cio­nes que pro­du­cían óxi­do de deu­te­rio –uti­li­za­ble en un ar­ma ató­mi­ca– que no con­si­guie­ron su ob­je­ti­vo; só­lo tu­vo éxi­to la ope­ra­ción que se lle­vó a ca­bo el si­guien­te año, ce­le­bra­da co­mo un gran lo­gro aun­que el da­ño cau­sa­do fue me­nor del es­pe­ra­do. No tu­vie­ron éxi­to su­ce­si­vos in­ten­tos bri­tá­ni­cos de hun­dir al aco­ra­za­do Tir­pitz, el prin­ci­pal bu­que ale­mán, uno de ellos uti­li­zan­do torpe­dos hu­ma­nos. El des­em­bar­co alia­do en Diep­pe (agos­to de 1942), que ini­cia­ron los co­man­dos, cons­ti­tu­yó un fra­ca­so ro­tun­do. Por el la­do hitle­riano fra­ca­só la Ope­ra­ción Greif, que bus­ca­ba pro­vo­car con­fu­sión en­tre los Alia­dos que ata­ca­ban por las Ar­de­nas en­vian­do sol­da­dos ale­ma­nes con uni­for­mes es­ta­dou­ni­den­ses: fue­ron des­cu­bier­tos y eje­cu­ta­dos.

Se­gun­da Gue­rra Mundial sui­ci­da

Las ope­ra­cio­nes es­pe­cia­les que im­pli­ca­ban el sui­ci­dio de los com­ba­tien­tes o un es­ca­so mar­gen pa­ra la su­per­vi­ven­cia ju­ga­ron un pa­pel de­ci­si­vo en al­gu­nas de las ac­cio­nes mi­li­ta­res. En to­do ca­so, for­man par­te del en­fren­ta­mien­to glo­bal pro­pio de la Se­gun­da Gue­rra Mundial, pues los gol­pes de efec­to re­per­cu­tían en la mo­ral co­lec­ti­va, fun­da­men­tal en la gue­rra de ma­sas. Fue­ron via­bles por las po­si­bi­li­da­des de ac­cio­nes re­pen­ti­nas que pro­por­cio­na­ban los avan­ces téc­ni­cos: los nue­vos sub­ma­ri­nos, avio­nes, ex­plo­si­vos... Las imá­ge­nes de la Pri­me­ra Gue­rra Mundial se re­du­cen ca­si en ex­clu­si­va al en­fren­ta­mien­to de ma­sas anó­ni­mas des­de las trin­che­ras. En el con­flic­to de 1939-1945, desem­pe­ña­ron tam­bién un pa­pel des­ta­ca­do las ac­cio­nes in­di­vi­dua­les, o de pe­que­ñas uni­da­des, en ope­ra­cio­nes de al­to ries­go.

Es­ta­lla la gue­rra en Eu­ro­pa

4 Sa­cri­fi­cio per­so­nal por una cau­sa. En la Se­gun­da Gue­rra Mundial mu­chos hom­bres en­tre­ga­ron su vi­da en ope­ra­cio­nes de al­to ries­go o di­rec­ta­men­te sui­ci­das. Los pi­lo­tos ka­mi­ka­zes ja­po­ne­ses fue­ron los más co­no­ci­dos. En la ima­gen, los res­tos su­mer­gi­dos de un avión tor­pe­de­ro ni­pón Na­ka­ji­ma B5N en aguas de Nue­va Gui­nea.

Ase­si­nar al ase­sino. La Ope­ra­ción An­tro­poi­de fue el aten­ta­do con­tra el sá­di­co Reichs­pro­tek­tor de Bohe­mia y Mo­ra­via, Rein­hard Hey­drich(en la foto, en 1941 en­tran­do al cas­ti­llo de Pra­ga).

Un fra­ca­so sin pa­lia­ti­vos. Los co­man­dos alia­dos que des­em­bar­ca­ron en agos­to de 1942 en el puer­to de Diep­pe, Francia, for­ma­dos por uni­da­des ca­na­dien­ses y bri­tá­ni­cas, fue­ron re­pe­li­dos por los na­zis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.